Está en:

Consulta de Tributos REF y Tributos Propios

Consulta NO VINCULANTE n° 38


  • Fecha salida:  19/04/1994
  • Impuesto:  IGIC
  • Legislacion: 
    • - Ley 20/1991;
  • Texto consulta: Visto el escrito presentado en la Consejería de Economía y Hacienda, por la entidad consultante, el día 29-03-94 (R.E.2189), en el que se formula consulta sobre diversas cuestiones relativas al Impuesto General Indirecto Canario (IGIC,) esta Dirección General, en uso de la atribución conferida en la Disposición Adicional Décima Tres de la Ley 20/1.991, de 7 de junio, de Modificación de los Aspectos Fiscales del Régimen Económico y Fiscal de Canarias (en adelante Ley 20/1.991) en relación con la letra e) del apartado 4, del artículo 26, del Decreto del Gobierno de Canarias 230/1.991, de 20 de septiembre, emite la siguiente contestación:

    PRIMERO.- El instante plantea diversas cuestiones relativas a la correcta manera en que ha de proceder, en relación al IGIC, una determinada sociedad constituida a principios del presente ejercicio y que desarrolla las actividades que se describen a continuación con sus correspondientes epígrafes del I.A.E.:

    a) 504.1.- Instalaciones eléctricas en general.
    b) 673.2.- Cafés y bares.
    c) 654.5.- Comercio al por menor de carburante.
    d) 644.1.- Comercio al por menor de artículos de confitería.
    e) 655.3.- Comercio al por menor de carburantes.

    En concreto, formula las siguientes cuestiones:

    1º.-Régimen de actividad comercial en que se encuadra.
    2º.-Dado que las actividades a) y c) generan gastos comunes exclusivos de las mismas, prorrata a aplicar relativa a dichos gastos.
    3º.- Prorrata a aplicar en relación a la adquisición de servicios para su utilización en común en todas las actividades.

    SEGUNDO.- El apartado 3 del artículo 10 de la Ley 20/1991, regula que, a efectos del IGIC, se considerarán comerciantes minoristas los sujetos pasivos en quienes concurran los siguientes requisitos:

    a).- Que realicen con habitualidad ventas de bienes muebles o semovientes sin haberlos sometido a proceso alguno de fabricación, elaboración o manufactura, por sí mismos o por medio de terceros (sin que se consideren operaciones de transformación las operaciones que a tal efecto se relacionan en la Ley).
    b).- Que la suma de las contraprestaciones correspondientes a las entregas de dichos bienes a quienes no tengan la condición de empresarios o profesionales o a la Seguridad Social, efectuadas durante el año precedente, hubiera excedido del 70% del total de las realizadas.

    La vulneración de alguno -o ambos- de estos requisitos implica de manera automática la no consideración del sujeto pasivo como comerciante minorista, y siempre a efectos del Impuesto.
    La verificación o no de lo expuesto se deberá contrastar, como resulta lógico, en relación únicamente a aquellas actividades económicas gravadas por el Impuesto, desarrolladas por el sujeto pasivo, que tengan carácter comercial (es decir, aquellas cuyo contenido venga constituido precisamente por la realización de las entregas comerciales de bienes). Asimismo, caso de que el sujeto pasivo desarrolle dos o más actividades comerciales (tal es el supuesto que se trata) dicho contraste deberá realizarse con independencia para cada una de ellas.
    A los efectos señalados en el párrafo anterior, se refutarán actividades comerciales distintas aquellas que tengan asignados grupos diferentes en la Clasificación Nacional de Actividades Económicas (C.N.A.E.).
    Acorde con los criterios normativos expuestos, corresponde al sujeto pasivo determinar el régimen comercial que en cada caso le resulte aplicable, en base a sus auténticas y personales circunstancias.

    TERCERO.- El artículo 34 de la Ley 20/1991 -dada nueva redacción por el Real Decreto-Ley 21/1993, de 29 de diciembre-, dispone, en su apartado 1, que los sujetos pasivos que realicen actividades económicas en sectores diferenciados de la actividad empresarial o profesional deberán aplicar con independencia el régimen de deducciones respecto de cada uno de ellos.
    El apartado 2 del citado precepto determina que se considerarán, con carácter general, empresarios y profesionales aquellos en los que concurran los siguientes requisitos:

    - Que las actividades económicas realizadas sean distintas (es decir, que tengan asignados grupos diferentes en la C.N.A.E.).
    - Que los regímenes de deducción aplicables difiriesen en más de 50 puntos porcentuales.

    La actividad principal, con sus accesorias (aquellas cuyo volumen de operaciones no exceda del 5% del de la primera y, además, contribuyan a su realización) y las actividades económicas distintas cuyos porcentajes de deducción no difiriesen en más de 50 puntos procentuales con el de aquella, constituirán un solo sector diferenciado; por otro lado, las actividades distintas de la principal cuyos porcentajes de deducción difiriesen en más de 50 puntos procentuales con el de ésta, constituirán otro sector diferenciado del principal.
    En todo caso, tendrán asimismo la consideración de actividades diferenciadas (letra b' del artículo 34.2), entre otras, las actividades acogidas a los regímenes especiales simplificado y las realizadas por comerciantes minoristas que resulten exentas del Impuesto, en virtud de lo dispuesto en el artículo 10.1.27, de la Ley (modificado por el Real Decreto Ley 7/1993, de 21 de mayo).
    No obstante lo expuesto, cuando se efectúen adquisiciones o importaciones de bienes o servicios para su utilización en común en varios sectores de actividad diferenciados serán de aplicación las normas de la Ley que regulan la prorrata general.
    Se resalta pues el hecho de que el régimen de deducción que en su caso resulte aplicable viene determinado no por las diferentes actividades desarrolladas, sino por los diferentes sectores diferenciados en que se agrupan dichas actividades.
    A efectos clarificadores, procede distinguir los siguientes posibles supuestos, en relación a las tres actividades comerciales desarrolladas por el sujeto pasivo -las cuales han sido nominadas anteriormente como actividades c), d) y e)- :

    A.- El sujeto pasivo tiene, respecto de todas las actividades comerciales que desarrolla, la consideración de comerciante minorista, a efectos del IGIC, ya que concurren los requisitos estipulados al efecto en el artículo 10.3 de la Ley 20/1991, ya referidos en este escrito.
    B.- El sujeto pasivo tiene la consideración de comerciante minorista, a efectos del IGIC, respecto a las actividades comerciales d) y e); no ocurre ello en relación a la actividad c) al no verificarse en cuanto a ella alguno -o ambos- de los requisitos mencionados, no teniendo, por tanto, el sujeto pasivo la consideración de comerciante minorista, siempre a efectos del Impuesto, por el desarrollo de dicha actividad.
    C.- No concurren, para ninguna de las actividades de que se trata, los requisitos previstos en la Ley, lo cual implica que el sujeto pasivo no tiene la consideración de comerciante minorista -a efectos del IGIC- respecto de ninguna de ellas. Asimismo, se parte de la hipótesis de que ninguna actividad está acogida al régimen simplificado. Se distinguen, a priori, los siguientes sectores diferenciados:
    SUPUESTO A
    * Sector diferenciado 1
    Formado por las siguientes actividades:
    - Instalaciones eléctricas (504.1)
    - Cafés y bares (673.2)
    Se trata de actividades sujetas y no exentas, cuyo porcentaje de deducción aplicable es, en principio, del 100%.
    * Sector diferenciado 2
    Formado por las siguientes actividades comerciales:
    - Comercio al por menor de maquinaria (654.5).
    - Comercio al por menor de artículos de confitería (644.1).
    - Comercio al por menor de carburantes (655.3). Se trata de actividades sujetas y exentas (art. 10.1.27, de la Ley 20/19919 cuyo porcentaje de deducción es, por tanto, del 0%.
    SUPUESTO B
    * Sector diferenciado 1
    Formado por las siguientes actividades:
    - Instalaciones eléctricas (504.1)
    - Cafés y bares (673.2)
    - Comercio al por menor de maquinaria (644.1).
    Todas ellas son actividades sujetas y no exentas (en relación a la actividad comercial, se reitera que el sujeto pasivo no tiene, a efectos del IGIC, consideración de comerciante minorista, con independencia de que a efectos del I.A.E. sí tenga dicha consideración), siendo por tanto en principio el porcentaje de deducción aplicable del 100%.
    * Sector diferenciado 2
    Integrado por las siguientes actividades:
    - Comercio al por menor de artículos de confitería (644.1)
    - Comercio al por menor de carburantes (655.3).
    Actividades ambas sujetas y exentas cuyo porcentaje de deducción aplicable es del 0%. En los dos supuestos expuestos resultará de aplicación la regla de prorrata, caso de soportarse cuotas del IGIC derivadas de adquisiciones comunes a ambos sectores (sin que quepa confundir, en ningún caso, sector con actividad). Así, si se producen gastos comunes a las actividades a) y c), en el supuesto A) deberá aplicarse la regla de prorrata, lo que no ocurre en el supuesto B).
    SUPUESTO C
    Se distingue un único sector diferenciado integrado por todas las actividades que desarrolla el sujeto pasivo. Dado que todas ellas son actividades sujetas y no exentas, el porcentaje de deducción aplicable es en principio del 100%, sin que proceda, en consecuencia, la aplicación de la regla de prorrata.

    CUARTO.- En el caso de que, acorde con lo hasta aquí descrito, el sujeto pasivo tuviera que efectivamente aplicar la regla de prorrata respecto de cuotas soportadas en adquisiciones de bienes y servicios para su utilización en común en diversos sectores de actividad, y en relación a la solicitud de determinación de la misma que a tal efecto el instante realiza en su escrito de consulta, se ponen de manifiesto los siguientes extremos:
    -El artículo 107 de la Ley General Tributaria determina de manera expresa que las contestaciones tributarias tendrán carácter de mera información y no de acto administrativo. Una consulta tributaria, por tanto, no puede llevar aparejada, en ningún caso, ninguna solicitud ni petición que suponga, bien promover la realización de un acto administrativo, o bien, como en el caso presente, definir las pautas de comportamiento fiscal de un contribuyente. En consecuencia no procede emitir juicio alguno sobre las tres cuestiones planteadas en relación al régimen de actividad comercial en el que se incluye porrata a aplicar. Sin perjuicio de lo señalado, se pone de manifiesto que, acorde con lo regulado en el artículo 38 de la Ley 20/1991, la prorrata de deducción provisionalmente aplicable cada año natural será la determinada en base a las operaciones del año precedente. No obstante, el apartado 2 del artículo citado prevé que los sujetos pasivos que no puedan calcular dicha prorrata por no haber iniciado sus operaciones sujetas al Impuesto durante el año anterior [...], podrán practicar la deducción aplicando un porcentaje provisional aprobado por la Consejería de Economía y Hacienda del Gobierno Autónomo de Canarias. A tales efectos (y en consonancia con lo dispuesto en el artículo 6 del Decreto 182/1992, de 15 de diciembre, por el que se aprueban las normas de gestión, liquidación, recaudación e inspección del IGIC y la revisión de los actos dictados en aplicación del mismo) el sujeto pasivo deberá solicitar la aprobación correspondiente mediante escrito que contenga propuesta del porcentaje provisional a aplicar, presentado en la Consejería de Economía y Hacienda (la cual en todo caso podrá fijar un porcentaje distinto del propuesto).

    QUINTO.- Procede, por último, recordar al instante que si bien las entregas de bienes efectuadas por comerciantes no minoristas en el desarrollo de su actividad comercial se encuentran -en principio- sujetas y no exentas del Impuesto, cuando las mismas tengan por destinatarios a quienes no tengan la condición de empresarios o profesionales, o los bienes por ellos adquiridos no estén relacionados con el ejercicio de las actividades empresariales o profesionales, el margen minorista de dichas entregas se encuentra exento del IGIC, de tal manera que los sujetos pasivos deberán repercutir en factura a los diversos adquirentes el IGIC que resulte de aplicar el tipo correspondiente sólo sobre el margen mayorista -calculado éste como el resultado de aplicar el precio medio de venta que resulte de las entregas de bienes muebles o semovientes de igual naturaleza que los mismos sujetos pasivos realicen a comercientes minoristas-.

    Todo lo cual, con el alcance previsto en el artículo 107 de la Ley General Tributaria, en la redacción dada por la Ley 10/85, de 26 de abril, comunico a Vd. a los efectos oportunos.

Actualizado  14/12/2012