RSS
Inicio
Cultura
17 de enero del 2017 - 13:20
33FIMC

Las hermanas Katia y Marielle Labèque protagonizan otro de los grandes conciertos del Festival de Música de Canarias

Las pianistas actuarán hoy, martes 17, en el Auditorio Alfredo Kraus, y el miércoles 18, en el Auditorio de Tenerife Adán Martín
Las aclamadas pianistas, junto al director del 33 FIMC, mantuvieron hoy un encuentro con los medios informativos

Las hermanas Katia y Marielle Labèque regresan al Festival de Música de Canarias como protagonistas de uno de los grandes conciertos programados en su 33 edición, en el que interpretarán a dos pianos un repertorio centrado en el siglo XX, con 'La consagración de la Primavera' de Igor Stranvisky y 'Sonata para dos pianos y percusión', de Bela Bartok.  Los conciertos, en los que las pianistas estarán acompañadas por percusionistas de la Orquesta de Radio Francia, serán hoy martes 17 de enero en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria, y el miércoles 18 en el Auditorio de Tenerife Adán Martín, ambos las 20.30 horas.

Las aclamadas pianistas presentaron hoy a la prensa, junto al coordinador del festival, Nino Díaz, los conciertos que ofrecen en esta 33 edición. Tras más de 40 años de carrera en común, afirmaron que siguen unidas "porque nos ilusionamos con cada nuevo proyecto". Destacaron que el repertorio escogido es "muy complejo", por su alta exigencia física y de concentración. "Acabamos agotadas, es un programa que aún podemos asumir, pero quizá dentro de unos años sería muy difícil".

Comenzarán con 'La consagración de la Primavera', la obra maestra del Stravinsky de vanguardia, compuesta para los Ballets de Diaghilev en 1913. Las Labèque recordaron que el maestro ruso decía "que podría tocarla al piano, pero no sabía cómo escribirla exactamente para la orquesta", por lo que en realidad la partitura que interpretarán es la "adaptación" del propio Stravinsky.

En la segunda parte, avanzarán más de tres décadas del pasado siglo para interpretar a Bartok: la 'Sonata para dos pianos y percusión' -origen del posterior concierto sinfónico del mismo título-, una obra en la que se deja entrever en el húngaro cierta influencia del propio Stravinsky y de la obra a interpretar en la primera parte, y en la que según Katia y Marielle Labèque, "el piano se convierte en otro instrumento de percusión".

Conciertos y charlas

Ambas sesiones, en Gran Canaria y Tenerife, estarán precedidas por una charla introductoria al programa, a partir de las 20:00 horas, una de las novedades del FIMC en esta edición. Será a cargo de la musicóloga Marina Hervás, colaboradora del Festival y responsable de su blog oficial. La experta estará también a disposición para responder posibles preguntas planteadas por los asistentes.

Para Hervás, 'La consagración de la Primavera', es "una obra fascinante" y "muy transgresora a ojos de la sociedad de la época'. Explica que Stravinsky "quería retratar un ritual pagano en Rusia. Lo interesante es que no hay una historia, sino que toda la obra es un puro presente. La obra se abre con unos jóvenes quietos que esperan en un monte. Una anciana se acerca y les comienza a instruir en los secretos de la naturaleza. Se aproxima el sabio y un grupo de mujeres. El sonido de la música les lleva a una danza cuyo desenfreno los lleva hasta el éxtasis. Hay una contienda con una tribu vecina. El sabio, finalmente, encauza las energías liberadas hacia la adoración de la madre tierra. En la segunda parte, una mujer es elegida para bailar hasta la muerte como sacrificio para el dios Yarilo. Así que esta parte, fundamentalmente, se concentra en esa danza y la muerte de la chica". Así pues, la obra, que explora los límites del cuerpo, la sexualidad y el éxtasis, supuso un escándalo en la época.

De otra parte, sobre la 'Sonata para dos pianos y percusión Sz. 110' es para muchos, según el crítico Rafael Banus, "no solamente la culminación de la música de cámara de Béla Bartók sino que, junto al 'Cuarteto nº 5' y la 'Música para cuerda, percusión y celesta', representa la triada de obras maestras del compositor húngaro. Obras, sin duda, cercanas en el tiempo y en el estilo y absolutamente geniales". Escrita en 1937, esta pieza era verdaderamente pionera y original, al asociar los pianos a la percusión, que por aquella época estaba aún en desarrollo.

Las entradas para los conciertos pueden adquirirse desde 20 euros en las plataformas www.entradas.com (Gran Canaria) y  www.auditoriodetenerife.com (Tenerife) así como en las taquillas de los dos recintos.

Katia y Marielle Labèque

Las hermanas Katia y Marielle Labèque poseen un agudo contraste musical y forman un dúo con una gran comunicación, sincronización y energía. Recibieron sus primeras enseñanzas de la mano de su madre, la pianista italiana Ada Cecchi (antigua alumna de Marguerite Long). La popularidad les llegó por su grabación a dos pianos de la Rhapsody in Blue de Gershwin (una de las primeras grabaciones de música clásica en conseguir un Disco de Oro). Desde entonces han desarrollado una impresionante carrera.

Han tocado con las orquestas y festivales más prestigiosas del mundo. Han sacaco al mercado el CD "Sisters" bajo su propio sello discográfico KML Recordings, con una selección de obras que han sido representativas en su carrera profesional y en su vida personal. En 2015 su espectáculo "Love Stories" con una nueva obra "Star Cross'd Lovers" escrita por David Chalmin, se estrenó en la Philharmonie de París. Esta composición original para dos pianos, guitarra eléctrica y batería está basada en el drama de Shakespeare "Romeo y Julieta". Ese mismo año interpretaron el estreno mundial, en Los Angeles, del concierto compuesto para ellas de Philip Glass, junto a la Los Angeles Philarmonic y Gustavo Dudamel. Esta obra fue estrenada en 2016 en España junto a la Orquesta Nacional y bajo la dirección de Dennis Russell Davies.