RSS
Inicio
Sostenibilidad
17 de julio del 2018 - 15:30

Política Territorial propiciará una mesa regional para coordinar los trabajos de los cabildos insulares en la lucha contra el picudín que afecta a las palmeras

Nieves Lady Barreto informa en el Parlamento de Canarias sobre las medidas previstas para el control de esta plaga

La consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, anunció hoy en el Parlamento regional que propiciará la creación de una mesa regional para coordinar la actuación conjunta entre administraciones para luchar contra la plaga de picudín (Diocalandra frumenti) que afecta a numerosos palmerales de las Islas.

"La presencia de la Diocalandra frumenti en Canarias fue detectada en el año 1998 en Gran Canaria y, en el año 2016, ya estaba presente en todas las islas del Archipiélago a excepción de El Hierro", explicó Nieves Lady Barreto.

Las larvas de esta especie afectan a las hojas de manera escalonada, comenzando la infección desde las hojas externas hacia las interiores, provocando la muerte del ejemplar en un periodo de siete a diez años. Además, la presencia de la Diocalandra provoca un aumento de otras enfermedades que son letales para la palmera canaria.

La expansión de esta plaga es especialmente preocupante en Gran Canaria, donde ha afectado a la práctica totalidad de las palmeras canarias utilizadas en jardinería entre Mogán y Las Palmas de Gran Canaria hasta la cota de 200 metros. No obstante, lo más preocupante es que ya está afectando de manera progresiva a palmeras y palmerales naturales en barrancos del sur y del suroeste de Gran Canaria, algunos tan singulares como Arteara, Ayagaures o el Aserradero.

"Hay que recordar que los palmerales son hábitats prioritarios de interés comunitario y dado que esta plaga constituye una amenaza de gran nivel para la conservación de este tipo de entornos, se entiende necesario que se aborden medidas de control y lucha en la misma línea que las utilizadas en su momento contra el picudo rojo", señaló la consejera.

Nieves Lady Barreto recordó las acciones llevadas a cabo desde la Consejería de Agricultura, que es quien tiene las competencias en esta materia a través del área de Sanidad Vegetal, entre ellas la orden publicada en 2007 en la que se declaró la existencia de las plagas producidas por el picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus) y el picudín (Diocalandra frumenti) y se establecieron las medidas fitosanitarias para la erradicación y control de ambas especies. "Aunque los resultados fueron bastante positivos para el picudo y se ha logrado su erradicación en las Islas, en el caso del picudín no se obtuvieron resultados positivos en su control, con el consecuente incremento de su dispersión por toda la geografía insular".

Desde la Consejería de Agricultura, con la colaboración del Servicio de Planificación Natural y el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias, se ha testado la eficacia de la hormona de agregación para la captura de la Diocalandra.

Desde el año 2014, y en el marco del Plan de Trabajo establecido en la Comisión Técnica de Palmerales de Gran Canaria, se están desarrollando trabajos de naturalización y mejora ambiental del Palmeral de Cabo Verde, en el término municipal de Moya.

También se han realizado numerosos trabajos de diagnosis y de posibles actuaciones sobre los palmerales de Gran Canaria, realizados por Gestión del Medio Rural a petición de la Dirección General de Agricultura.

"El esfuerzo realizado hasta ahora por los cabildos insulares, no ha dado los resultados esperados y actualmente la situación de los palmerales naturales es crítica. La relajación en el control de las prácticas silvícolas y en el tratamiento de los residuos generados en las podas de palmeras ha contribuido también a la elevada extensión actual de la plaga de picudín", explicó Barreto.

El Cabildo de Gran Canaria ha llevado a cabo numerosas iniciativas relacionadas con la conservación de la palmera y los palmerales en la isla. Sin embargo, todo este esfuerzo no ha dado los resultados esperados y actualmente la situación de los palmerales naturales es bastante crítica. La relajación en el control de las prácticas silvícolas y en el tratamiento de los residuos generados en las podas de palmeras ha contribuido también a la elevada extensión actual de la plaga de Diocalandra.

La situación requiere una actuación coordinada desde una mesa regional con la participación de la distintas consejerías del Gobierno de Canarias, cabildos insulares, universidades y centros de investigación en la que se aborde la modificación de la Orden de 29 de octubre de 2007 con el fin de revisar las medidas de control y de erradicación específicas para Diocalandra frumenti y promover actuaciones de divulgación en la línea de lo realizado con el picudo rojo.

Por otro lado, desde la Dirección General de Protección de la Naturaleza se coordinará el trabajo conjunto de vigilancia y control de los palmerales naturales, principalmente en la Isla de Gran Canaria, que es la más afectada.

Nieves Lady Barreto recordó que la conservación de palmeras y palmerales es uno de los objetivos de la Dirección General de Protección de la Naturaleza, tanto por su carácter de símbolo de Canarias como por su importancia ecológica.

A principios de este año presentamos el 'Mapa de palmeras canarias', un documento que contabiliza más de medio millón de palmeras en las Islas, concretamente 555.731, de las cuales 542.680 corresponden a palmeras canarias (Phoenix canariensis) y 13.051 a palmeras datileras (Phoenix dactylifera) u otras que presentan características híbridas.

Con la elaboración de este material, Canarias cuenta por primera vez con un mapa regional de estas características, en el que se señala la ubicación precisa de todos los ejemplares detectados a través de fotos aéreas u ortofotos disponibles en los años de elaboración de este producto.

"Nos preocupa el estado de conservación del conjunto de palmerales de las Islas, que se ve amenazado por el abandono de los cultivos ya que, muchas veces, la pérdida de la práctica agrícola propicia el secado de ejemplares que han estado habituados a un aporte periódico de agua. También nos preocupa la presencia de especies exóticas, especialmente predadoras de las palmeras y la hibridación con otras palmeras que contribuye a la alteración de las características genéticas originales de la palmera canaria. Por ello pueden detectarse palmeras con características intermedias a las dos especies en algunos lugares del Archipiélago", detalló.

 
ÚLTIMAS NOTICIAS  |  LO MÁS LEIDO