RSS
Inicio
Sostenibilidad
28 de mayo del 2018 - 12:58

Política Territorial abre expediente de inspección ambiental a la Central Térmica de Granadilla por el incidente del pasado viernes

Según informa Endesa, la desestabilización de la combustión durante un ensayo de modificaciones en una caldera ocasionó un aumento en las emisiones de partículas y presencia de humo negro en la chimenea de emisión

La Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, a través de la Dirección General de Protección de la Naturaleza, ha abierto un expediente de inspección ambiental ante el incidente ocurrido el pasado viernes, 25 de mayo, en la Central Térmica de Granadilla.

Tal y como detalla el informe remitido a última hora de ayer por Endesa, titular de las instalaciones, ese día, durante el desarrollo de unos ensayos de modificaciones en la caldera del grupo de vapor 2, se produce una desestabilización de la combustión en este equipo, que ocasiona un aumento en las emisiones de partículas y presencia de humo negro en la chimenea de emisión.

Según detalla el comunicado, el incidente se produce entre las 13:22 y las 16:20 horas del viernes, durante las pruebas realizadas en la caldera para su adaptación a la normativa ambiental que entrará en vigor en 2020. La instalación retomó la configuración habitual de la caldera a las 16:20 horas de ese mismo día, sin incidentes posteriores.

Si bien el informe remitido por Endesa concluye que la incidencia no ha tenido impacto sobre la calidad del aire o el medio marino y que se trata de una situación transitoria por unas pruebas programadas, la Dirección General de Protección de la Naturaleza ha abierto un expediente de inspección ambiental no reglamentaria dentro del cual se investigará en detalle el alcance del incidente y su posible afección a los niveles de emisión de contaminantes a la atmósfera, en los niveles de calidad del aire, y en las emisiones de vertidos al mar.

Así, se requerirá al titular de las instalaciones, dentro del marco de la autorización ambiental integrada actualmente vigente, para que, a la mayor brevedad, entregue un informe completo de las actuaciones tomadas y de los niveles de emisión a la atmósfera y vertidos al mar. Cabe recordar que la instalación tiene obligación de monitorizar en continuo sus emisiones de contaminantes a la atmósfera y los parámetros básicos de emisión al mar.

En función de resultados de la inspección ambiental, la Dirección General pondrá en conocimiento de la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural los hechos acontecidos, a los efectos de sus competencias en materia de disciplina ambiental según la normativa de prevención y control integrados de la contaminación.