RSS
Inicio
Sostenibilidad
04 de abril del 2018 - 14:15

Nieves Lady Barreto informa sobre la puesta en marcha del plan de seguimiento ambiental en Gran Tarajal

Se prolongará durante un año con la toma de muestras periódicas del agua y sedimentos y con el seguimiento de la evolución del ecosistema marino de la zona

La consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, informó hoy en comisión parlamentaria sobre la puesta en marcha del plan de seguimiento ambiental en Gran Tarajal que se prolongará durante un año para detectar posibles afecciones tras el hundimiento de 8 embarcaciones en el muelle durante el paso de la borrasca Emma hace ahora un mes.

Barreto señaló que dentro de este seguimiento ambiental se realizarán recogidas de muestras y análisis periódicos con el fin de detectar si los compuestos derramados se han introducido en el medio marino y su posible incidencia sobre la calidad de las aguas y el sedimento, sobre los organismos y, en general, sobre el ecosistema marino de esta zona costera de Fuerteventura.

Se han fijado diez estaciones en las que se tomarán diferentes tipos de muestras para caracterizar la calidad del agua y el sedimento analizando la presencia de metales pesados, hidrocarburos y materia orgánica. Asimismo, se dispondrán materiales absorbentes sobre todas las superficies de los hábitats presentes para analizar los componentes absorbidos. Finalmente, se hará un seguimiento de los organismos vivos, tanto bacterias como macrofauna y meiofauna. La primera recogida de muestras se realizó el pasado 26 de marzo y la periodicidad irá variando: inicialmente, un mes y, más adelante, bimensual y trimestral,  para finalizar el 14 de marzo de 2019.

Tal y como recordó la consejera, el 28 de febrero, con todo el Archipiélago en alerta por fenómenos costeros por el paso de la borrasca Emma, se produjo el hundimiento de la primera embarcación en el muelle de Gran Tarajal, lo que determinó la activación, por parte del Gobierno de Canarias, del  Plan Específico de Contingencias por Contaminación Marina Accidental (PECMAR), al tiempo que la viceconsejera de Medio Ambiente, Blanca Pérez, se desplazaba a Gran Tarajal para ejercer su labor como directora del Plan.

La prolongación de las malas condiciones en el mar provocaron, entre el 28 de febrero y el 1 de marzo, el hundimiento o varamiento de 8 de las 9 embarcaciones amarradas en el puerto. Según información aportada por la empresa consignataria, la flota contenía en sus depósitos un total de 147 toneladas de gasoil, que en su mayoría estaba alojado en tres gabarras.

Al tiempo que se producían los daños, se detectó una importante contaminación de manchas oleosas y basura de los barcos que, por la acción del oleaje y el viento, quedó confinada dentro del puerto, y solo algunas manchas ligeras y pequeñas salieron a mar abierto, explicó Barreto, que destacó que entre los días 2 y 6 de marzo se concentraron las acciones más importantes de eliminación de contaminantes.

Para ello, se colocaron 600 metros de barreras flotantes de contención y, a través de un novedoso y eficaz sistema de mantas absorbentes desarrollado por investigadores de la ULPGC se extrajeron del agua 36,5 toneladas de hidrocarburos, a lo que se sumaron otras 3,5 toneladas extraídas por sistemas tradicionales de succión. Para la limpieza de las superficies se utilizó, igualmente, un material granulado desarrollado también por la ULPGC. En este punto, la consejera hizo hincapié en la importante labor de investigación que se lleva a cabo en las universidades canarias y que se materializa en innovaciones como las referidas.

Nieves Lady Barreto destacó que en Gran Tarajal se concentraron medios de Puertos Canarios, Dirección General de Seguridad y Emergencias, Salvamento Marítimo, Cabildo de Fuerteventura y un equipo de buzos de la Armada desplazado desde Gran Canaria en un buque de Acción Marítima, además de voluntarios de la Cofradía de Pescadores y del Club de Pesca Deportiva Faro de la Entallada.

La consejera recordó, asimismo, que desde un primer momento se ha llevado un control periódico de la calidad del aire y de la calidad del agua en las zonas de baño aledañas por parte de la Viceconsejería de Medio Ambiente y la Dirección General de Salud Pública.

A partir del 7 de marzo, mientras se mantiene el proceso de descontaminación y limpieza, con vigilancia de barreras, succión de manchas de aceite y dispersión mecánica de manchas en el mar, los trabajos se han orientado, en primer lugar, a la extracción de la carga contaminante contenida en los barcos para después proceder al corte y desmonte de las pontonas para su remoción. Para ello, Puertos Canarios realizó dos contrataciones de emergencia y adjudicó los trabajos que se prevé que finalicen a mediados del mes de mayo.

Las maquinarias (camiones y retroexcadoras, principalmente), los contenedores, las piezas de las barcazas y otros restos han sido transportados hasta una zona habilitada en el Complejo Ambiental de Zurita para su posterior procesamiento por un gestor autorizado.

El 11 de marzo de inició el plan de biorremediación diseñado por el experto Jesús Cisneros con la colaboración de la Viceconsejería de Medio Ambiente consistente en la dispersión de microorganismos inocuos que se alimentan de hidrocarburos. Se distribuyeron por la rampa y las paredes verticales del muelle y, con la ayuda de una embarcación, por la zona exterior y la escollera. La mejoría en la limpieza del agua se hizo evidente en las primeras 12 horas.

Estas labores de biorremediación se seguirán desarrollando durante la ejecución de los trabajos de extracción de las embarcaciones ya que el movimiento de las mismas genera nuevos aportes de hidrocarburos al agua.