RSS
Inicio
Sostenibilidad
12 de diciembre del 2017 - 15:03

Los nuevos planes de emergencias de Canarias entrarán en vigor tras ser homologados hoy por el Consejo Nacional de Protección Civil

La Comisión Permanente reunida en Madrid ha dado el aprobado definitivo

El Consejo Nacional de Protección Civil ha aprobado la homologación de los nuevos planes de Atención de Emergencias por Inundaciones (PEINCA) y de Atención de Emergencias por Riesgo Radiológico (RADICAN) elaborados por la Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias. Asimismo, ha dado el visto bueno a la actualización y modificación de los planes de Atención de Emergencias por Riesgo Vulcanológico (PEVOLCA) y el de Riesgo Sísmico (PESICAN).

Este órgano dependiente del Ministerio del Interior reunió hoy en Madrid a su Comisión Permanente bajo la presidencia del secretario de Estado de Interior, Luis Aguilera Ruiz, y con la participación de la directora general de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias , Nazaret Díaz, y el subdirector de Protección Civil y Emergencias, Néstor Padrón.

El Consejo Nacional de Protección Civil es el órgano de cooperación en esta materia entre la Administración General del Estado, las Comunidades Autónomas y la administración local, representada por la Federación Española de Municipios y Provincias. Este ente tiene como objetivo contribuir a una actuación eficaz, coherente y coordinada de las administraciones competentes frente a las emergencias.

Los planes de emergencia de Canarias fueron remitidos al Consejo Nacional el pasado mes de abril para su homologación después de ser aprobados por la Comisión Autonómica de Protección Civil.  Su entrada en vigor tendrá lugar en los próximos días tras su publicación en el BOC.

El Plan de Atención de Emergencias por Inundaciones (PEINCA) es el resultado del esfuerzo del Gobierno de Canarias por reducir los daños producidos por las inundaciones mediante la reducción del riesgo. Para ello, a través de este documento, se determinan una serie de medidas que van desde la autoprotección de la población hasta una mejor coordinación de los medios, recursos y personal disponible así como por la identificación, análisis y evaluación de las zonas propensas a sufrir inundaciones.

El Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Radiológico (RADICAN) define, por su parte, las medidas de protección e información a la población en supuestos de emergencias radiactivas que ocurran o tengan consecuencias en Canarias, estableciendo la estructura organizativa y los procedimientos de intervención para estas situaciones. Cataloga los medios y recursos específicos asignados al Plan para facilitar y agilizar su movilización haciendo un uso racional de ellos y establece los procedimientos de comunicación entre los organismos implicados.

En cuanto a los planes actualizados, la modificación del Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Vulcanológico (PEVOLCA) introduce como principal novedad el semáforo volcánico del color naranja. "Canarias es la única Comunidad Autónoma volcánicamente activa del Estado. Las características de una emergencia volcánica, su probabilidad de ocurrencia, así como las importantes consecuencias en un territorio limitado y ampliamente poblado nos exigen los máximos esfuerzos en la materia a través de una gestión integral del riesgo", señala Nazaret Díaz.

El Plan contempla la estructura organizativa y funcional para la intervención en emergencias por riesgo volcánico, garantizando así una respuesta coordinada, ágil y eficiente de todas las administraciones públicas para hacer frente a crisis sismovolcánicas que puedan dar lugar a erupciones, tanto aéreas como submarinas, y a las emergencias derivadas de las mismas.

Por su parte, el Plan de Atención de Emergencias por Riesgo Sísmico (PESICAN) establece la organización y los procedimientos de actuación de aquellos servicios del Gobierno de Canarias y, en su caso, de otras entidades públicas y privadas que sean necesarios para asegurar una respuesta rápida, eficaz y eficiente ante las diferentes situaciones sísmicas que puedan afectar al Archipiélago. Regula, además, la estructura organizativa y funcional para la intervención en emergencias por terremotos y zonifica el territorio de la Comunidad Autónoma en función del peligro sísmico.

El Plan establece, por otro lado, los procedimientos de información a la población y su difusión, asegurando su continuidad a través de un proceso educativo en los centros de formación y las organizaciones sociales.

 
ÚLTIMAS NOTICIAS  |  LO MÁS LEIDO