RSS
Inicio
Sostenibilidad
16 de noviembre del 2018 - 10:17

Política Territorial, Fundación Bancaria ‘la Caixa’ y Fundación CajaCanarias colaboran con el Ministerio para la Transición Ecológica en el mantenimiento de una reserva de olmos para toda España

La actuación se desarrolla en dos parcelas ubicadas en la Finca El Rincón de La Laguna, en Tenerife, y en la Finca de Osorio de Teror, en Gran Canaria
Visita a parcela genética de olmos.
Visita a parcela genética de olmos.

La Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, la Fundación Bancaria 'la Caixa' y Fundación CajaCanarias colaboran en el mantenimiento de una reserva genética de olmos de todo el país. Para ello se han acondicionado dos parcelas, una se encuentra en la zona de Las Mercedes, en La Laguna (Tenerife), concretamente en la Finca El Rincón, en Mesa Mota, y la otra se localiza en el interior de la Finca de Osorio, en el municipio de Teror (Gran Canaria).

Después de un exhaustivo estudio previo, realizado en el año 2005, en el que se evaluaba la inexistencia de la grafiosis en Canarias, así como la distribución real de las diferentes especies de olmos plantados antiguamente en las islas, se concluyó que entre los lugares más adecuados para proceder a su cultivo se encontraban los municipios de La Laguna (Tenerife) y Teror (Gran Canaria), donde ya existían poblaciones de olmos con más de 100 años de antigüedad. Entre los objetivos específicos de este estudio estaba el determinar los requerimientos ambientales necesarios para garantizar el cultivo de las tres especies de olmos endémicos de la península ibérica (Ulmus laevis, Ulmus minor y Ulmus glabra) y qué territorios en Canarias eran capaces de ofrecer esos requisitos para favorecer un mejor comportamiento del cultivo.

Las diferentes actuaciones de acondicionamiento de estas parcelas genéticas de olmos se han venido desarrollando durante los últimos años en el marco de los continuos convenios de colaboración anuales suscritos por la Consejería y ambas fundaciones para el desarrollo de actuaciones de 'Recuperación y Conservación del Entorno Natural en Canarias'. Mientras que la plantación inicial de las distintas variedades de olmos y su cuidado previo se englobó dentro de un acuerdo Canarias-Estado, entre el departamento autonómico y el Ministerio para la Transición Ecológica, que está actualmente en fase de renovación.

La colaboración canaria en el establecimiento de bancos vegetales de conservación ha convertido a las Islas en un 'arca de Noé' para la especie, ya que el Archipiélago es la única región del país libre de grafiosis, una enfermedad causada por un hongo que puede acabar en pocos meses con olmos centenarios.

El fin último de estos convenios es crear una reserva ante el peligro existente de pérdida de los recursos genéticos de esta especie en el territorio peninsular.

En el caso del acuerdo entre el departamento autonómico y la Fundación Bancaria 'la Caixa' y la Fundación CajaCanarias, los trabajos han sido desarrollados con la contratación de varias personas en riesgo de exclusión social. Tareas de vallado, podas, reconstrucción de muros perimetrales o limpieza y desbroce del terreno son algunas de las labores realizadas gracias a la puesta en marcha de esta actuación con un presupuesto de 20.000 euros, para la presente anualidad, aportados por ambas fundaciones.

Una vez acondicionadas ambas parcelas, éstas se encuentran bajo el cuidado y la supervisión de técnicos de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias que se encargan de evaluar su evolución y garantizar su permanencia. Se trabaja para preservar distintas variedades de olmos procedentes de diversas regiones peninsulares a partir de material (semillas) no contaminado. Con esta iniciativa se intentar mantener, mediante su conservación "ex situ", árboles con altos niveles de diversidad genética y en número suficiente para restituir la especie en su entorno natural una vez se consiga controlar la grafiosis.

La enfermedad holandesa del olmo (DED, por sus siglas en inglés) o grafiosis es una enfermedad causada por los hongos Ophiostoma ulmi y O. novo-ulmi. Éstos son capaces de matar rápidamente a un árbol vigoroso en pocos meses al interrumpir el transporte hídrico. El hongo se desarrolla a partir de esporas transportadas por coleópteros escolítidos del género Scolytus. Los olmos enfermos difunden en el aire compuestos químicos que son detectados a gran distancia por insectos y los induce a encaminarse hacia el árbol emisor sobre el cual se reproducen. Estos hongos fueron introducidos en Europa durante el siglo pasado, expandiéndose rápidamente en varios frentes epidémicos.

Los olmos en territorio peninsular llevan décadas sufriendo el ataque de esta enfermedad foránea que se ha convertido en una plaga que ha diezmado sus poblaciones, aniquilando su presencia en los ecosistemas de ribera y acabando con ejemplares emblemáticos y singulares.

El Programa Español del Olmo se inició en el año 1986 promovido por el antiguo Instituto para la Conservación de la Naturaleza (ICONA). Actualmente, se sigue trabajando en la mejora y conservación de los olmos ibéricos con el fin último de recuperar el uso forestal y ornamental de la especie. En este contexto, Canarias, una de las zonas de la Unión Europea libres de la enfermedad de la grafiosis, se constituye como el territorio ideal para el desarrollo del cultivo del olmo con el objetivo de mejorar la conservación, evaluación y uso de los recursos genéticos de los mismos.

Desde el momento en que la grafiosis se convirtió en una epidemia, se han venido desarrollándo multitud de esfuerzos orientados a lograr la detención y erradicación de la misma y a conseguir restaurar las menguadas poblaciones de olmos: tratamientos dirigidos a contener la enfermedad, tratamientos curativos sobre los olmos infectados y utilización de especies resistentes.

 
ÚLTIMAS NOTICIAS  |  LO MÁS LEIDO