RSS
Inicio
Política Territorial y Sostenibilidad
06 de septiembre del 2017 - 19:59

El informe elaborado por los expertos Javier Arístegui, Antonio González y Mar Benavides concluye que los blooms de microalgas se forman en aguas abiertas

Los expertos de la ULPGC y del Institut de Recherche pour le Développement corroboran que se trata de un fenómeno natural vinculado al cambio climático

Los doctores en Oceanografía Javier Aristegui, Antonio González y Mar Benavides han presentado hoy el informe que han elaborado de manera conjunta sobre la presencia de la cianobacteria Trichodesmium en aguas de Canarias y los episodios de acumulación masiva en el verano de 2017. Los expertos señalan que las imágenes vía satélite, así como las tomadas por los helicópteros del GES, indican que los blooms se forman en aguas abiertas, se acumulan en zonas de convergencia y son arrastrados hacia las costas siguiendo los patrones de circulación costera.

Javier Arístegui, coordinador de este equipo de investigadores, es catedrático de Ecología y profesor de Oceanografía Biológica en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, director del Servicio Integral de Tecnología Marina (SITMA) y miembro del Instituto de Oceanografía y Cambio Global (IOCAG). Recientemente ha sido seleccionado por la ONU como experto para la redacción del informe "IPCC Special Report on the Ocean and Cryosphere in a Changing Climate (2017-2019)".

Antonio J. González Ramos es doctor en Ciencias del Mar, profesor titular en la  ULPGC, miembro del Servicio Integral de Tecnología Marina (SITMA) y de la División de Robótica y Oceanografía Computacional (SIANI) de la ULPGC.

Mar Benavides es doctora en Oceanografía por la ULPGC donde realizó su tesis sobre "Cianobacterias fijadoras de N2" . Recientemente, ha sido contratada como por el French National Research Institute for Sustainable Development (IRD), Mediterranean Institute of Oceanography (MIO), Marseille, Francia.

Su línea principal de investigación es el estudio de los procesos de fijación de N2 por organismos diazotróficos del plancton marino: bacterias, cianobacterias y corales hermatípicos. Ha trabajado en USA, Alemania, Dinamarca, Francia, Holanda y Nueva Caledonia y es miembro del "N2 Fixation Working Group" del "Ocean Carbon & Biogeochemistry Program", que reúne a los mejores especialistas mundiales en cianobacterias y bacterias diazotróficas.

El informe elaborado por este grupo de expertos señala que el Trichodesmium no es una cianobacteria invasora ya que, de hecho, vive en aguas de Canarias durante todo el año formando filamentos aislados. Son los aumentos anómalos de temperatura, la disminución del viento (que incrementa la estratificación del agua) y los aportes de polvo sahariano los que favorecen que esta microalga aumente su tasa de reproducción y se acumule en la superficie del mar formando los llamados blooms.

"Hay registros de blooms en los tres grandes océanos, pero los más extensos se dan en aguas tropicales y subtropicales del Océano Atlántico y en el Pacífico Sur Occidental"

Durante su intervención, Javier Arístegui recordó que en Canarias los episodios de 2004 y 2011 se produjeron por las causas ya señaladas. La diferencia con lo ocurrido en este verano de 2017 es que las condiciones que favorecen el desarrollo de los blooms se han mantenido, de forma más o menos continuada, a lo largo de casi tres meses con temperaturas anormalmente elevadas, reducción considerable de la intensidad del viento, la casi desaparición del Alisio y varias intrusiones de aerosoles (polvo sahariano).

"En las últimas décadas –señaló Arístegui- la temperatura superficial del agua en Canarias ha ido aumentando progresivamente y lo seguirá haciendo en el futuro debido al calentamiento global. La evidencia de este aumento de temperatura se ha visto reflejada en la invasión y acantonamiento en las Islas de una gran variedad de especies marinas en los últimos años procedentes de regiones más cálidas y tropicales".

Los expertos explican en su informe que no han encontrado ninguna evidencia de que el agua procedente de vertidos residuales en la costa haya podido reactivar o producir estos blooms costeros de Trichodesmium. Su desarrollo ha seguido un patrón coherente en todas las islas, independientemente de que estuvieran o no potencialmente afectadas por áreas con vertidos.

Según indicaron, cuando las manchas son arrastradas a la costa, quedan a menudo retenidas en playas, bahías y muelles, adquiriendo un aspecto lechoso de color verde o púrpura y olor desagradable, lo que indica que el bloom está en fase terminal y sin capacidad de reactivarse con ningún aporte de nutrientes.

Durante la fase terminal, el Trichodesmium vierte al medio enormes cantidades de amonio, pigmentos y materia orgánica, junto con otros metabolitos secundarios como toxinas. "Apenas hay una decena de estudios que hayan tratado los efectos de la toxicidad de Trichodesmium y no conocemos casos registrados de toxicidad directa sobre personas, más allá de procesos de dermatitis, irritación de mucosas o estrés respiratorio" puntualizaron.

El informe está disponible para su consulta y descarga en la siguiente dirección: http://www.gobiernodecanarias.org/opencmsweb/export/sites/medioambiente/piac/galerias/descargas/Documentos/informacion_ambiental/Informe-VMA-Bloom-Trichodesmium_SITMA-reducido.pdf

 
ÚLTIMAS NOTICIAS  |  LO MÁS LEIDO