RSS
Inicio
Política Territorial y Sostenibilidad
18 de julio del 2017 - 15:35

Nieves Lady Barreto explica en el Parlamento que la recuperación del pinzón azul es un mérito de los biólogos de toda la Administración pública

Los trabajos de recuperación de esta especie endémica de Gran Canaria se iniciaron en 1991
Nieves Lady Barreto, en el Parlamento.

La consejera de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, ha explicado hoy en sesión parlamentaria que la recuperación del pinzón azul de Gran Canaria es un mérito imputable al grupo de trabajo integrado por técnicos de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, del Cabildo insular y expertos externos.

En su intervención, recordó que los trabajos de recuperación del pinzón azul se iniciaron en el año 1991 de la mano del Servicio de Biodiversidad de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, "cuyos técnicos han realizado desde entonces una excelente labor en favor de la recuperación de esta especie endémica de Gran Canaria". Nieves Lady Barreto hizo hincapié en la profesionalidad del equipo implicado en el proyecto de recuperación, que cuenta con el total respaldo de la Consejería en el desarrollo de su importante trabajo.

La consejera señaló, igualmente, que el Gobierno discrepa con el contenido y con las formas de las declaraciones vertidas por un técnico del Cabildo de Gran Canaria en los medios de comunicación. "Desde la Consejería no vamos a entrar en discusiones al respecto. Creemos que lo que se debe hacer es apoyar sin fisuras este proyecto para la recuperación de una especie endémica de gran valor, trabajando como hemos hecho hasta ahora de forma coordinada entre todas las administraciones, expertos externos e instituciones".

Las primeras medidas para la recuperación de este ave, que cuenta con la mayor protección posible a nivel legislativo, datan de 1991, cuando la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias comenzó a implementar un programa de conservación específico con el objetivo de recuperar esta especie amenazada. Las líneas de actuación se centraron en la obtención de información básica acerca de su biología y ecología, así como de los posibles factores de incidencia negativa, dada la extremada rareza y la falta de información acerca de esta especie en situación crítica.

En 1993 se ultimaron las primeras instalaciones para la cría experimental en cautividad, cuyo objetivo era establecer los protocolos de manejo y reproducción en cautividad de la especie.

El programa de conservación se benefició del apoyo financiero de la Unión Europea, a través de dos proyectos LIFE, el primero entre los años 1995 y 1997 (que comprendía financiación de acciones para más especies), y el segundo entre 1999 y 2002, esta vez con financiación exclusiva para el pinzón azul. Además de continuar con las actuaciones ya iniciadas y de emprender algunas otras, uno de los objetivos del segundo LIFE fue la redacción y aprobación de un Plan de Recuperación, finalmente aprobado en 2005.

Este Plan, que fue uno de los primeros que se publicaron en la Comunidad Autónoma de Canarias, y con una vigencia de cinco años, constituyó un hito importante para la recuperación del pinzón azul, cuya gestión fue encomendada al Cabildo de Gran Canaria. Entre los logros del mencionado Plan caben destacar, entre otros, los esfuerzos realizados en el programa de cría en cautividad, el cual ha dado buenos resultados en lo que a producción de ejemplares se refiere, habiéndose iniciado también las labores de reintroducción/reforzamiento en otros pinares. No obstante, muchos de los aspectos y acciones contempladas en este Plan de Recuperación quedaron pendientes de ejecución, lo que llevó a la elaboración de un segundo Plan.

Plan de 2013 y proyecto LIFE PINZÓN

El Plan de Recuperación de 2013 se presenta como una continuación del anterior, aunque con unos objetivos más concretos, prestando una atención especial a la formación de nuevos núcleos de población de cara a incrementar tanto la población como el área de ocupación del pinzón azul. Asimismo, se presta especial atención al funcionamiento del Plan, que se debe desarrollar a partir de un Grupo de Trabajo específico y desde un enfoque que permita abordar los cambios necesarios, adaptando las estrategias de manejo en función a los resultados que se vayan obteniendo o ante la aparición de nuevos escenarios. Este Grupo de Trabajo, constituido por técnicos de la Consejería del Gobierno de Canarias, del Cabildo de Gran Canaria y expertos externos, debe supervisar colegiadamente la ejecución del Plan. Actualmente, dicho de Grupo de Trabajo se encuentra inoperativo desde el pasado año 2016 y a la espera de convocatoria por parte del Cabildo insular.

Este plan tiene una vigencia de 5 años y una evaluación del coste de ejecución de 773.400 euros, mediante actuaciones que debe acometer el Cabildo como órgano gestor.

Por otro lado, en 2015 se puso en marcha, con un 60% de aportación de fondos LIFE (de un presupuesto total de 1.123.860€), el Life+Pinzón: Proyecto de ampliación del área de distribución y del tamaño poblacional de la especie prioritaria. Este proyecto se desarrolla dentro de la Red Natura 2000 y tiene como principales objetivos favorecer el hábitat del pinzón azul de Gran Canaria y aumentar su población.

Este proyecto fue presentado y está coordinado por la empresa pública estatal TRAGSA y colabora en el, en calidad de socios beneficiarios, el Cabildo de Gran Canaria y la propia Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad de Gobierno de Canarias. El proyecto tiene vigencia hasta 2020 y las acciones que prevé ejecutar se encuentran mayoritariamente incluidas en el Plan de Recuperación.

La gestión de este proyecto se organiza en torno a una Comisión de Seguimiento integrada por representantes de la Viceconsejería de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, del Cabildo de Gran Canaria, de la empresa pública estatal TRAGSA, del Director Técnico del Proyecto, y de dos Asesores Científicos externos que pertenecen al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El Gobierno de Canarias, tras la ejecución del primer programa de conservación y los dos primeros proyectos LIFEs, transfirió al Cabildo de Gran Canaria en 2002 una importante infraestructura de medios para la cría en cautividad y una no menos importante base de conocimientos sobre la especie. Hay que tener en cuenta que, con anterioridad a 1991, este ave era prácticamente desconocida en términos científicos y técnicos. Por tanto, el Cabildo insular no parte de cero y los medios aportados por el Gobierno le permiten progresar adecuadamente con la cría en cautividad y las repoblaciones, a pesar de la merma de las poblaciones del pinzón tras el incendio de verano de 2007 y los obstáculos de la dirección del primer plan de recuperación a la supervisión de la ejecución de sus actuaciones por parte del Gobierno en el ejercicio de sus funciones de alta inspección.

En la actualidad, el Gobierno colabora estrechamente y sin reservas con todas las Administraciones Públicas implicadas, con empresas públicas, con instituciones científicas y con expertos reconocidos regional, nacional e internacionalmente en la conservación del pinzón azul de Gran Canaria. Objetivamente, en la actualidad se han alcanzado las mayores cuotas de colaboración.

Esta estrecha colaboración sustenta el desarrollo del actual plan de recuperación de la especie aprobado en el año 2013 y del Proyecto Life+ PINZON.

318 individuos en 2016

Como resultado de este trabajo conjunto, la población de pinzón azul de Gran Canaria ha experimentado un crecimiento continuado que casi ha triplicado la población de 122 individuos a la que quedó reducida esta especie tras el incendio de 2007. Desde la puesta en marcha del nuevo plan de recuperación y el proyecto LIFE, la población ha seguido aumentando hasta alcanzar en 2016 el mayor tamaño poblacional registrado jamás (317 individuos), con unos 279 pinzones en la Reserva Natural de Inagua, a los que habría que añadir un mínimo de otros 38 ejemplares observados en La Cumbre, donde el número real posiblemente sea mayor. Por otro lado, entre los años 2010 y 2016 se han liberado un total de 121 ejemplares en los pinares de la Cumbre, 78 de ellos en el marco del actual Plan de Recuperación y del proyecto Life+PINZON.

Tras estos logros, en la parte que le corresponde, financiera y técnicamente, se encuentra siempre el Gobierno de Canarias. La Consejería de Política Territorial, Sostenibilidad y Seguridad seguirá trabajando cooperativamente con los agentes implicados en la recuperación del pinzón azul de Gran Canaria.