ADVERTENCIA:
Esta página utiliza menús y elementos desplegables para facilitar la navegabilidad.
Debido a que su Navegador no soporta JavaScript, estos elementos han sido desplegados automáticamente para permitirle el acceso a la información.

Gobierno de Canarias

Estás en:

Notas de Prensa / Organigrama / VISTA DE IMPRESIÓN

El Gofio Canario y la Miel de Tenerife avanzan hacia la obtención de sellos de calidad europeos


18-11-2011 ... 10:22  -  Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas

El Gobierno de Canarias aprueba la inscripción de ambos productos en el registro comunitario de Indicaciones Geográficas Protegidas y Denominaciones de Origen respectivamente

Estos distintivos supondrían el reconocimiento de la UE a la producción isleña y un impulso importante a su promoción y comercialización

Distinguen su calidad y singularidad e implican que sólo los productos isleños obtenidos con los controles requeridos se vendan aludiendo a las Islas

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias ha emitido la decisión favorable en relación a las solicitudes de inscripción de la Indicación Geográfica Protegida "Gofio Canario" y de la Denominación de Origen "Miel de Tenerife" en los correspondientes Registros comunitarios, según recoge el Boletín Oficial de Canarias (BOC) del 15 de noviembre de 2011.

Las solicitudes y los pliegos de condiciones de ambos productos- donde se justifica la singularidad de los mismos y su historia asociada al Archipiélago- se remitirán a continuación a la Comisión Europea- a través del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM)- que habilitará una protección nacional transitoria para estas producciones durante el periodo en que el expediente es sometido a la última fase de información pública, previa al dictamen de decisión definitiva y su inscripción en el registro comunitario.

Dicha protección nacional supondría que sólo la producción isleña obtenida bajo los controles y certificación requeridos podrán comercializarse aludiendo al Archipiélago, evitando así la competencia desleal y posibles fraudes; al tiempo que permite ofrecer al consumidor un producto con un origen y calidad diferencial certificados, y sobre todo, crear una marca colectiva que vincula la imagen del producto al territorio.

"Por todo ello este trámite constituye un paso muy importante hacia la obtención definitiva de estos distintivos que suponen el reconocimiento de la UE a la calidad diferenciada y singularidad de los productos isleños y al buen hacer de nuestros productores, al tiempo que se fomenta un esfuerzo colectivo que redunda en una mejora de la promoción y comercialización del producto", señaló el consejero de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Ejecutivo regional, Juan Ramón Hernández.

En los pliegos de condiciones se fijan la descripción, las materias primas o los tipos en el caso de la miel de productos protegidos, así como sus características organolépticas-las que se refieren a su aspecto visual, sabor, olor y tacto- y fisicoquímicas-; la descripción de la zona geográfica en la se producen; y los elementos que prueban que el producto es originario de dicha región. Se establecen también los métodos de obtención, así como las normas de etiquetado para estos productos.

En dichos documentos se explican los vínculos de cada producto con el medio geográfico y se designa al Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA)-organismo autónomo adscrito a la Consejería de Agricultura del Gobierno de Canarias-, como autoridad encargada de la verificación del cumplimiento de estos requisitos.

La Indicación Geográfica Protegida (IGP) para el gofio y la Denominación de Origen Protegida (DOP) para la miel de Tenerife, constituyen figuras de protección que hacen referencia a una región, un lugar determinado o, en casos excepcionales a un país, que sirven para designar un producto agrario o alimenticio; permitiendo que las marcas distinguidas pasen a tener reconocimiento comunitario y por tanto puedan beneficiarse de la protección y acciones que tiene prevista la normativa comunitaria para alimentos de calidad diferenciada.

La diferencia entre ambas figuras reside en que la DOP se atribuye exclusivamente a variedades autóctonas, con un marcado vínculo geográfico, propias de una zona determinada como ocurre con la Miel de Tenerife, mientras la IGP se refiere a productos que no proceden de variedades locales, pero cuya calidad es el resultado de la influencia del clima y el suelo junto a prácticas y técnicas tradicionales vinculadas a un lugar concreto, como sucede con el Gofio.

"Conscientes de las cualidades y las excelencias de nuestras productos agroalimentarios, desde el Gobierno de Canarias nos hemos propuesto que el mayor número de producciones agrarias de las Islas obtengan sellos de calidad europeos, distintivos de los que disfrutan ya nuestros vinos y quesos- los cuales cuentan con 10 Denominaciones de Origen Protegidas y 3 respectivamente- y hemos centrado nuestros esfuerzos en productos como el plátano, las papas, el gofio, la miel o la sal marina obtenida de las salinas de las Islas", apuntó el titular del Área.


Producciones de calidad

El Gofio es un producto originario de Canarias que constituye el alimento más tradicional del Archipiélago y un referente de identidad, cuyas prácticas de elaboración conservan la esencia de las técnicas tradicionales utilizadas por los aborígenes canarios.

Pese a la incorporación de sistemas mecánicos mínimos para la realización de algunas de las fases del proceso de elaboración, como la limpieza y la molturación de cereal, se siguen conservando gracias a la experiencia del maestro molinero tanto el fundamento del tostado como del molido, procedimientos que le aportan una particular autenticidad a la vista, olfato y al tacto. Así, en muchas industrias, se han desarrollado fórmulas para obtener los mejores gofios desde el punto de vista organoléptico, partiendo de recetas antiguas trasmitidas de padres a hijos.

Según un estudio realizado por el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria (ICCA) sobre usos y actitudes de la población canaria hacia el gofio, éste es visto por la población de las Islas como un "producto de toda la vida", con el que se han criado muchos de los encuestados, que evoca recuerdos de la infancia y que se consume principalmente mezclado con leche.

Cabe destacar su elevada presencia en los hogares canarios donde tiene mayor protagonismo que otros competidores como el café soluble, los cereales de desayuno o el cacao en polvo. Los motivos que aducen los entrevistados para su consumo hacen referencia a su gusto/sabor y la costumbre/tradición.

Las mieles producidas en Canarias tienen como principal sello de identidad la aportación de la flora endémica del Archipiélago, lo que da lugar a unas variedades con singulares características organolépticas. Es el caso de la miel de Retama del Teide, una variedad especialmente apreciada que se produce a partir del néctar de esta especie endémica que está presente en el área del Parque Nacional de Las Cañadas de El Teide.

Además de la singularidad de la flora autóctona, cabe destacar que las Islas cuentan con una subespecie exclusiva, la Abeja Negra Canaria, una joya de la biodiversidad que ha logrado adaptarse a las particularidades del clima y floración locales. Las mieles canarias son también el fruto del saber hacer y la experiencia de nuestros apicultores y albergan la esencia de una producción artesanal.

Información

Boletín de Noticias en SMS

© Gobierno de Canarias