RSS
Inicio
Hacienda
22 de septiembre del 2015 - 17:08

Más de 5.000 familias canarias renunciaron a su herencia en los últimos siete años

El Gobierno trata de evitar que muchos de esos bienes vayan a parar a las arcas del Estado, bonificando al 99 por ciento el Impuesto de Sucesiones y Donaciones

La consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias, Rosa Dávila, explicó  en la Cámara autonómica que 5.062 familias canarias se vieron obligadas a renunciar a sus herencias durante el periodo 2007-2014 e incidió en que el objetivo de la bonificación del 99% del Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que entrará en vigor el próximo 1 de enero, es evitar que el Gobierno central se quede con muchos de esos bienes.

Dávila informó de que desde la Agencia Tributaria Canaria se ha realizado un análisis de los datos de recaudación de 2015 porque es muy previsible que el comportamiento y la evolución del Impuesto de Sucesiones y Donaciones sean muy parecidos durante el próximo año. "Podemos concluir que la medida fiscal supondrá un ahorro aproximado para los contribuyentes de 66,1 millones de euros".

Ésta reducción del impuesto se llevará a cabo sin tener en cuenta el nivel de patrimonio previo porque "el grueso de las liquidaciones, más del 99%, son presentadas por los que menos tienen". Asimismo, "la relevancia de lo que han de pagar por este impuesto los patrimonios previos más elevados es relativa y, sin embargo, su bonificación puede ayudar a incentivar el consumo, que es uno de los grandes caballos de batalla para la salida definitiva de la crisis", afirmó.

Rosa Dávila recordó que, según las últimas estadísticas del Consejo General del Notariado, en Canarias se renuncia cada día a 3,3 herencias, un dato que ha ido incrementándose a lo largo de los estos últimos años de crisis económica. Además, detalló que "el incremento interanual en 2014 fue, nada más y nada menos que del 40%".

Durante su intervención afirmó que el Gobierno de Canarias no tiene la potestad para eliminar el impuesto porque se trata de un tributo estatal, "pero sí se puede sí reducir su aplicación para que los residentes en las Islas paguen sólo una parte simbólica". El objetivo de esta bonificación es que la gente no se vea obligada a renunciar a los bienes que heredan de sus familiares y, además, es una forma de mejorar su capacidad adquisitiva para incentivar el consumo

Los principales indicadores económicos dibujan un escenario económico más positivo que el de los últimos años, por ese motivo, Dávila explicó que "la filosofía del Ejecutivo canario es que ahora la bonificación de este impuesto redundará en una mayor actividad económica y contribuirá a la lucha contra la economía sumergida".

 
ÚLTIMAS NOTICIAS  |  LO MÁS LEIDO