RSS
Inicio
Educación
26 de junio del 2018 - 13:52

El CIFP César Manrique participa en un proyecto educativo junto a alumnado y profesorado de Cabo Verde

Dentro del proyecto Azimut 2018, estudiantes y docentes realizarán un documental sobre la erupción de 2014 de Pico do Fogo y participarán en unas jornadas interculturales para conocer la realidad del país caboverdiano
Estudiantes y docentes realizarán un documental sobre la erupción de 2014 de Pico do Fogo y participarán en unas jornadas interculturales

Un equipo compuesto por nueve estudiantes y tres docentes canarios, del Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP) César Manrique de Tenerife, se acaba de desplazar hoy hasta Cabo Verde donde participarán, junto a alumnado de este país, en el proyecto Azimut 2018. Con el foco en África. En este contexto, se celebrarán unas jornadas interculturales en las que se conocerá la realidad del país, los proyectos que se están ejecutando en el mismo, y, además, aprovecharán para realizar prácticas conjuntas que consistirán en la elaboración de un cortometraje documental sobre la erupción acaecida el pasado 23 de noviembre de 2014 en Pico do Fogo, el pico caboverdiano más alto.

El director general de Formación Profesional y Educación de Adultos, Manuel Jorge, que estuvo esta mañana acompañando al equipo del CIFP César Manrique en el aeropuerto, antes de su partida hacia Cabo Verde, felicitó tanto al profesorado como al alumnado por "esta interesante iniciativa del Departamento de Imagen y Sonido del centro formativo, que pretendemos impulsar, tanto desde el Gobierno de Canarias como desde el Cabildo de Tenerife, para que nuestro alumnado pueda vivir una experiencia única como esta que aúna la cooperación internacional con la Formación Profesional Integral y que les puede aportar un aprendizaje esencial para su posterior inserción laboral".

Asimismo, Jorge explicó que esta idea va en la línea del proyecto 'Enlaza', "con el que el Gobierno de Canarias se ha propuesto remodelar por completo la Formación Profesional en el Archipiélago y afianzar su vinculación con políticas de empleo y el mercado laboral". Y es que, tal y como explicó, precisamente, "Enlaza contempla entre sus principales líneas de actuación, la mejora de la calidad de la FP, utilizando como instrumentos la gestión del conocimiento y el trabajo en redes de colaboración, e incorporando, además, la innovación en la actividad docente del profesorado y, por supuesto, también la internacionalización de los proyectos que se abordan en los centros formativos, tal y como estamos haciendo con Azimut 2018". Todo ello, sentenció, "con el convencimiento de que la formación profesional debe desempeñar un papel preponderante en el desarrollo de un nuevo modelo social, económico y cultural en Canarias".

Así, la finalidad del Proyecto Azimut 2018. Con el foco en África, que cuenta con el apoyo de la Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Tenerife, es que el el alumnado de los ciclos formativos de la rama de Imagen y Sonido impartidos en este centro conozcan la realidad de Cabo Verde y puedan acceder a una nueva experiencia educativa.

Se trata de incrementar las capacidades del alumnado, mejorando el conocimiento que tienen sobre Cabo Verde y facilitando la participación en cada edición en un taller de formación audiovisual, junto a otros jóvenes del entorno africano-macaronésico. Como complemento a este trabajo, el proyecto incluye la realización conjunta de un cortometraje documental sobre diferentes temáticas que unen a Canarias con África, así como un making-of que recoja la experiencia y ayude a la difusión del proyecto.

De esta forma, se ha seleccionado el País de Cabo Verde por los numerosos proyectos que Canarias desarrolla en el mismo, ya que este hecho facilita la comprensión de la importancia de la situación de Canarias geográficamente respecto del continente africano, y las estrechas relaciones que se mantienen para fomentar la colaboración entre ambos archipiélagos para impulsar el desarrollo socioeconómico de Cabo Verde y, a su vez, la internacionalización de Canarias.

Azimut persigue convertirse en los próximos años en un referente entre los proyectos educativos desarrollados en Canarias. Sus fines generales son el de procurar una experiencia profesional exigente con la formación académica del alumnado, justo antes de su incorporación al mercado laboral, así como estrechar lazos de comunicación entre los jóvenes de Canarias y su entorno geográfico más cercano. Asimismo, se procura una visión nacida en el Archipiélago sobre la realidad del resto de África y Macaronesia, que pueda posteriormente ser difundida entre la población canaria por medios audiovisuales, así como cooperar en el desarrollo de los medios audiovisuales y en la educación de los jóvenes del entorno macaronésico y africano.

Trabajo en equipo

El proyecto será desarrollado conjuntamente por el alumnado y profesorado del CIFP César Manrique y del Instituto Universitário de Arte, Tecnología e Cultura de Mindelo (Sa Vicente-Cabo Verde).

Tras un proceso de selección, contactos previos, así como las reuniones protocolarias mantenidas entre el director general de Formación Profesional y Educación de Adultos, Manuel Jorge, y la consejera de Acción Exterior del Cabildo de Tenerife, Delia Herrera, con los ministros caboverdianos de Cultura e Industrias Creativas, Abraão Vicente, y de Agricultura y Medio Ambiente, Gilberton Silva, que mostraron su apoyo al proyecto, estos estudiantes canarios se ha desplazado hoy a la isla de Sao Vivente, donde se celebrarán las jornadas interculturales en la que conocerán detalles de la realidad de ese país y su relación con Canarias. A continuación, en la Ilha de Fogo conocerán otros proyectos que existen con Cabo Verde, entre ellos el de restauración de las bodegas destruidas en la erupción volcánica de 2014, completando sus actividades, junto a sus compañeros caboverdiandos, en la colaboración para el rodaje de un cortometraje documental.

Asimismo, un pequeño equipo no deberá perder detalle de lo que ocurra para divulgar los objetivos y resultado de Azimut, a partir de un making-of.

Superado el rodaje, un grupo de estudiantes caboverdianos viajará a Canarias para participar del proceso de montaje del documental y asistir al inicio del curso académico, junto al resto del equipo, superando así algunas de las barreras que separan los dos archipiélagos.

El documental, con un enfoque humano

La fase de pre-producción de Azimut se ha estado desarrollando durante los primeros meses de 2018. El rodaje del documental y la realización del taller formativo en la Isla de Sao Vicente está previsto para los meses de junio y julio, variando el plazo en función de las exigencias del trabajo. La postproducción (edición y montaje) se acometerá coincidiendo con el inicio del próximo curso escolar.

Pico do Fogo (Pico de Fuego) es el pico más alto de Cabo Verde. Alcanza los 2.829 metros (9.281 pies) sobre el nivel del mar. Diecinueve años después de su última erupción, el 23 de noviembre de 2014 entró en erupción, invadiendo la lava la zona de cultivos de viña existentes en la caldera. La localidad fue desalojada debido a la proximidad de la lava, que alcanzó y destruyó la sede del parque nacional y las primeras casas de la localidad de Portela. Tras una semana de erupción, el volcán engulló un total de 400 hectáreas de terreno y 18 casas, quedándose a solo tres metros de la localidad Cha das Caldeiras. En Portela acabó con más de 50 casas. A raíz de la destrucción de gran parte de las casas, instalaciones, propiedades y cultivos de los habitantes de la zona por la erupción del volcán, la población ha intentado reconstruir su forma de vida en el lugar que siempre fue su hogar.

El equipo Azimut realizará un documental sobre este hecho, desde su variable más social, concentrándose en conocer las consecuencias para la población casi cuatro años después. El trabajo -en portugués y con subtítulos en inglés y español- mostrará la lucha de la población para reivindicar su identidad, su sentimiento de pertenencia y su derecho de formar parte de un paisaje tan hermoso como hostil, tras un desastre natural que amenazó su supervivencia.

El punto de vista será lo más cercano a la gente afectada y al terreno, tratando, por medio de sonidos e imágenes, de hacer sentir la comunión con la tierra y el sentimiento de pertenencia a pesar de la desolación y la destrucción.