RSS
Inicio
Educación y Universidades
27 de diciembre del 2016 - 15:16

El sistema educativo de Canarias mejora su equidad en el último año

La Consejería de Educación y Universidades refuerza la atención al alumnado con necesidades especiales, la enseñanza de idiomas y amplía la gratuidad de los libros de texto, entre otras medidas

La Consejería de Educación y Universidades del Gobierno de Canarias ha desarrollado durante el año 2016 un intenso trabajo orientado a mejorar la cohesión territorial, socioeconómica e, incluso, dentro de los grupos de cada uno de los centros escolares de Canarias. La consejera del área, Soledad Monzón, señala que las políticas aplicadas derivan del convencimiento de que la Educación "debe crecer, mejorar de forma conjunta, con medidas que garanticen un sistema educativo inclusivo y equitativo, que atienda y potencie el valor de todo nuestro alumnado".

Así, una de las principales medidas promovidas este año es el impulso a la gratuidad de los libros de texto. La medida se ha ampliado a todos los niveles educativos, alcanzando Bachillerato, Formación Profesional y Enseñanza Infantil, con una dotación que ha pasado de 3,8 millones de euros a más de 8 millones.

Al final de los 3 años para los que se ha diseñado el programa de extensión de esta gratuidad de libros de texto, serán 100.000 los estudiantes beneficiados y la inversión superará los 24 millones de euros.

Por otra parte, en el balance anual, Educación destaca cómo ha asumido con fondos propios la totalidad del programa de Desayunos Escolares, que ha acogido durante el primer trimestre del curso a más de 11 mil estudiantes. La inversión en esta política se ha duplicado, alcanzando los 2,8 millones de euros, para lograr que todo el alumnado tenga al menos una comida de calidad al día. "Pero no solo el dinero hace que el sistema educativo canario sea ahora más equitativo que hace un año", según la consejera. "También la mejor gestión de las ayudas y el anticipo en los pagos contribuyen a disminuir las diferencias entre el alumnado".

En este sentido, Soledad Monzón ponía como ejemplo las becas universitarias. El esfuerzo por garantizar el acceso a la Educación Superior se ha traducido en que, por primera vez, los plazos de matrícula de las dos universidades públicas canarias hayan sido los mismos, con una ampliación del fraccionamiento de los pagos, desde los 4, hasta los 6 plazos por curso. Así, las familias de quienes superan los umbrales para recibir una beca y no tienen matrícula gratuita, al menos pueden afrontar en más plazos la educación de sus hijos e hijas.

Y para quienes sí tienen derecho a las ayudas, se ha realizado un importante esfuerzo en la implantación de aplicaciones informáticas que han permitido, por primera vez, que todos los trámites de solicitud de beca se pudieran hacer en línea. El resultado habla por sí solo: si el año pasado el 90 por ciento de las becas se solicitaron en papel, este curso ese mismo porcentaje correspondió a solicitudes telemáticas.

Se trata de un avance que, unido al perfeccionamiento de las aplicaciones de gestión, ha posibilitado que ya se hayan resuelto casi 12.500 solicitudes, de las poco más de 16.000 presentadas. Así, cada cabeza de familia sabrá antes de que termine el año si se ha admitido su petición o no, lo que les permitirá planificar mucho mejor sus gastos.

"Este año hemos querido, además, dar un paso en favor de la cohesión territorial del Archipiélago, con una medida diseñada directamente para paliar el coste de la doble insularidad", destacó Soledad Monzón. La consejera subrayó que "no se concibe una Comunidad Autónoma ultraperiférica y fragmentada que ha de defender unida sus especificidades ante el Estado y Europa, si no comienzan a reconocerse las diferencias reales que existen entre las islas capitalinas y el resto". De esta forma, sentenció, "si no podemos multiplicar por siete todos los estudios, lo que sí podemos hacer es ayudar a quienes viven con el coste de esa doble insularidad y, por falta de una oferta cercana, han de trasladarse a las islas capitalinas para seguir formándose". Esa es la razón de que se haya reforzado la política de becas con el pago de 4 billetes gratis por curso académico para el alumnado universitario, de FP Superior y Enseñanzas Artísticas que se vea obligado a cambiar su lugar de residencia por una isla capitalina.

Como última medida de fomento de la equidad, la consejera destacó el apoyo que se brinda a las personas con necesidad de un apoyo extra en las aulas. En este sentido, Monzón señaló que se destinan más de 3,3 millones de euros a esos refuerzos y que para 2017 se ha añadido medio millón más.

Este presupuesto se traduce en medidas como la ampliación de la presencia de intérpretes de lengua de signos en estudios tan individualizados como los de Formación Profesional o el aumento del número de aulas Enclave, donde el alumnado con más necesidad de atención puede formarse y convivir en centros ordinarios, contribuyendo a la normalización de esas diferencias ya desde las primeras etapas educativas.

Bilingüismo

El año 2016 ha sido también el del fomento del bilingüismo en las aulas canarias, con un ambicioso Plan de Impulso a las Lenguas Extranjeras (PILE), que permitirá sentar las bases de la enseñanza de idiomas durante la próxima década, para que cobre la relevancia adecuada en los centros escolares.

Con la aplicación de este Plan, que comienza de forma piloto en los 455 centros del Archipiélago con la denominada metodología CLIL y de forma más intensiva en 14 de ellos, se pretende que el alumnado de primaria termine su formación con un nivel A2 en lengua extranjera, que alcance el B1 al término de la Secundaria y que finalice el Bachillerato con un nivel mínimo de B2, es decir, con la destrezas suficientes como para poder manejarse sin dificultad en esa segunda lengua.

Una enseñanza que, como la de idiomas, también necesitaba de cambios sustanciales en algunos aspectos es la Formación Profesional. Fruto del intenso trabajo desarrollado en el último año, el Consejo Canario de Formación Profesional aprobó en octubre pasado el ambicioso proyecto Enlaza, en el que Educación y Empleo se dan la mano, para remodelar por completo la FP canaria, un proyecto que permitirá en el futuro dar un servicio casi "a la carta" a las empresas que necesiten formación.

En este nuevo sistema de Formación Profesional, cada persona recibirá orientación y atención personalizada, para encontrar la formación que mejor se adapte a su perfil y contribuir así a reducir las cifras de abandono escolar temprano en el Archipiélago. El proyecto arranca con dos millones de euros de presupuesto inicial y permitirá flexibilizar la formación del alumnado más joven, pero también de los ocupados y los desempleados de Canarias, que podrán acceder a una oferta mucho más amplia de formación continua durante toda la vida.

Otra área donde el trabajo ha sido continuo, en palabras de la consejera, es la de la nueva financiación universitaria que, si bien no se ha podido completar en 2016, sí que está ya muy avanzada. Las universidades, sus consejos sociales y el Gobierno debaten ya sobre un documento de bases, con tres líneas de financiación: Por una parte, la financiación básica de gastos de funcionamiento e infraestructuras, basada en un criterio de suficiencia financiera; por otra, la financiación por resultados, que responde al criterio de eficiencia y premia la mejora en la calidad docentes, investigadora y de gestión; y, por último, una tercera vía de financiación, basada en los proyectos de excelencia, tanto de la Comunidad Autónoma, como de las propias universidades, que se denominado como la línea Estratégica de la futura financiación universitaria.

En el resto de niveles educativos, Soledad Monzón destacó los avances experimentados en 2016 en el área de nuevas tecnologías. Como resumen, señaló que el segundo y tercer ciclo de Primaria ya tienen sus aulas digitalizadas y sólo falta mejorar la conectividad en ese segundo ciclo y digitalizar las aulas de primer ciclo de Primaria, una labor que se desarrolla paulatinamente, de forma que, para 2018, todas las aulas de Primaria e Infantil estarán dotadas con pantallas multitáctiles interactivas, que mejorarán la experiencia de aprender todo lo que los docentes deseen.

Por otra parte, en Secundaria, se ha invertido ya un millón de euros en renovar las 'Aulas Medusa', -que en algunos casos se están comenzando a quedar obsoletas-, con nueva tecnología, basada en un formato más ligero y que facilitará la operatividad de estas aulas, a las que, además, se dotará de impresoras en 3D, para mantener las posibilidades de acceso del alumnado a la vanguardia tecnológica.

Estas iniciativas, según avanzó la titular del Departamento, aumentarán su potencial cuando la extensión de la conectividad por banda ancha a todos los centros escolares de las Islas se haya completado. Soledad Monzón destacó la suscripción, este año, del "convenio con el ente público Red.es, que permitirá una inversión de más de 14 millones de euros para este fin".

Por último, en el balance anual de la Consejería, Monzón recordó el impulso sustancial que se ha dado a las infraestructuras. En este sentido, explicó que la construcción de nuevos centros educativos resultó especialmente perjudicada a raíz de la crisis económica y de la supresión por parte del Estado del PIEC para infraestructura educativa, lo que ha restado 40 millones de euros anuales desde 2012 para la construcción de nuevos centros, su reparación, ampliación y reforma, o su accesibilidad.

Sin embargo, sólo en 2016 son más de nueve millones de euros los que se han invertido desde el Gobierno en obras de seguridad y salud, de accesibilidad o ampliación, para mejorar las condiciones de escolarización de los centros. Además, después de una legislatura completa con escasa obra nueva, se han licitado ya en sólo un año 5 centros completamente nuevos y la ampliación de otro, como son el CEIP La Destila, el IES Haría, el CEO Playa Blanca, en Lanzarote, el CIFP Llanos de Aridane, en La Palma, el CEIP Villaverde, en Fuerteventura, y el nuevo edificio del CIFP Agüimes, en Gran Canaria.