RSS
Inicio
Empleo
02 de enero del 2019 - 11:52

Empleo refuerza la inserción laboral de medio millar de personas en gran desventaja social

Las entidades que desarrollarán los proyectos se comprometen a conseguir puestos de trabajo para, al menos, 136 personas

El Servicio Canario de Empleo (SCE) ha resuelto las subvenciones de los Itinerarios Integrados de Inserción laboral (PIIL), en los que se invertirán un total de 4.041.600 euros para llevar a cabo acciones destinadas a favorecer la inserción de 426 personas en gran desventaja social. Esta partida permitirá financiar 29 proyectos dirigidos a orientar hacia la formación y la integración laboral a 261 personas en riesgo de exclusión social, 150 desempleadas con discapacidad y 15 inmigrantes. Al finalizar el proyecto, al menos 136 accederán a un puesto de trabajo.

El director del SCE, Sergio Alonso, explica que "con estos programas se llega a personas con muchísimas dificultades, escasa o nula formación que a menudo carecen de habilidades y no se pueden incluir en otros programas de subvenciones y ayudas en materia de formación para el empleo". "Los y las profesionales que les atienden en estos servicios de orientación -prosigue- realizan una intervención personalizada, adaptada a las necesidades concretas de cada participante, y les acompañan durante todo el proceso".

Los 29 proyectos subvencionados este año se dirigirán a impartir formación y orientación laboral en certificados profesionales como operaciones básicas de cocina, atención a personas dependientes, viveros y jardines, agricultura, actividades administrativas o atención al cliente, entre otros.

Los itinerarios integrados de inserción laboral están enmarcadas dentro del Fondo Social Europeo y a través de ellos el Gobierno de Canarias promueve la inserción laboral de personas en riesgo de exclusión social, con discapacidad e inmigrantes.

Los proyectos que desarrollan las entidades, y que deben tener como mínimo un total de mil horas, comienzan con la acogida y diagnóstico de cada caso, prosiguen con una acción formativa adaptada a sus particularidades y necesidades, reciben apoyo para favorecer su inserción laboral con técnicas de búsqueda de empleo y se le gestionan prácticas no laborales en empresas.

Los destinatarios de estos itinerarios de inserción laboral son personas en desventaja social que estén desempleadas e inscritas en la oficina de empleo y que se encuentran dentro de los colectivos de personas en exclusión social o en riesgo de padecerla, inmigrantes y personas con discapacidad física, psíquica y/o sensorial. Más del 55% de las personas destinatarias del proyecto deberán ser mujeres, priorizándose dentro de este colectivo a las mujeres que hayan sido víctimas de violencia de género.

La finalidad de estos proyectos es mejorar la empleabilidad y la inserción laboral de los colectivos a los que van dirigidos, aumentando su competitividad y proporcionando a las personas desempleadas con especiales dificultades el apoyo que necesitan, que por su naturaleza no se pueden incluir en otros programas de subvenciones y ayudas en materia de formación para el empleo, con el fin de que obtengan los conocimientos y prácticas adecuadas que mejoren su capacitación profesional.

 
ÚLTIMAS NOTICIAS  |  LO MÁS LEIDO