RSS
Inicio
Intervenciones
16 de octubre del 2015 - 14:16
16/10/15

Acto de Apertura de la Actividad del Consejo Consultivo de Canarias

Intervención del presidente del Gobierno de Canarias
Clavijo en el acto de apertura del Consejo Consultivo de Canarias.
Clavijo en el acto de apertura del Consejo Consultivo de Canarias.

Muchas de las decisiones o creaciones del ser humano se aprecian mejor con el paso de los años. Así ocurre a nivel individual, sin duda, pero también a nivel colectivo, con las normas y herramientas con las que nos dotamos para garantizar nuestra convivencia en sociedad. El propio funcionamiento de las instituciones que conforman el Estado de Derecho va dando la medida de su pertinencia, y la apreciación del servicio que prestan a la sociedad aumenta conforme su trabajo va tomando cuerpo con el tiempo.

Los Consejos Consultivos nacieron como órganos de autogobierno de las comunidades autónomas. Su función principal, velar por la correcta adecuación entre las leyes autonómicas y el bloque constitucional compuesto por los Estatutos de Autonomía y la Constitución, además de apoyar el funcionamiento de las maquinaria administrativa, garantizando la corrección de los procedimientos.

En Canarias, nuestro Estatuto establece que el Consejo Consultivo es el órgano supremo de consulta de la Comunidad Autónoma, a diferencia de lo que ocurre en otros territorios, que lo son exclusivamente del Gobierno.

Desde su creación en 1984, el Consejo Consultivo de Canarias ha cumplido con independencia y objetividad las funciones que le corresponden, velando por la legalidad de las normas, garantizando que los procedimientos administrativos sean ajustados y, en definitiva, defendiendo los derechos e intereses de los ciudadanos.

Más de tres décadas de funcionamiento dan como resultado un amplio número de dictámenes emitidos. Y es probablemente ahora, cuando esos dictámenes emitidos a lo largo de los años sobre los más variados asuntos -jurídicos, constitucionales o administrativos- conforman un cuerpo doctrinal independiente y objetivo enormemente útil, cuando se puede apreciar en su justa medida el servicio que presta a la sociedad canaria el Consejo Consultivo.

Hoy, los informes del Consultivo se configuran como una referencia objetiva que guía el trabajo de las administraciones, y ése es un aspecto que, en definitiva, nos beneficia a todos, administradores y administrados.

Hemos dicho en más de una ocasión que uno de los primeros compromisos de este Gobierno será la simplificación administrativa, empezando por la que afecta a la gestión del planeamiento como herramienta imprescindible para facilitar la actividad económica.

Aligerar la maraña burocrática en la que se ha convertido la tramitación de expedientes, simplificando el sistema y evitando duplicidades y pasos innecesarios y engorrosos en sucesivas instancias, es un objetivo que nos hará más competitivos y eficaces.

En ese camino, el Consejo Consultivo se constituye como una herramienta y un instrumento para velar por la corrección y adecuación de nuestras leyes y procedimientos. Su función como "garante" de la legalidad eleva nuestro nivel de exigencia y contribuye a que todos rememos en la misma dirección.

Iniciamos hoy la actividad anual del Consejo Consultivo, casi coincidiendo con el inicio de una nueva legislatura y de una nueva forma de hacer las cosas.

Un periodo en el que tenemos la voluntad y el deber de aprovechar que la coyuntura económica comienza a ser favorable, para cimentar la transformación económica de Canarias.

Con ese objetivo, desde el respeto a la independencia y a la objetividad imprescindibles en el quehacer del Consejo Consultivo, deseo y espero que en esta nueva etapa podamos avanzar unidos en la modernización de la Administración y los cambios que la sociedad canaria demanda y necesita.

Muchísimas gracias.