ADVERTENCIA:
Esta página utiliza menús y elementos desplegables para facilitar la navegabilidad.
Debido a que su Navegador no soporta JavaScript, estos elementos han sido desplegados automáticamente para permitirle el acceso a la información.

Gobierno de Canarias

Estás en:

Notas de Prensa / Organigrama / VISTA DE IMPRESIÓN

El nuevo Reglamento de Piscinas para uso colectivo en Canarias busca reducir los riesgos sanitarios a los usuarios


09-09-2005 ... 13:35  -  Consejería de Sanidad

El Consejo de Gobierno aprobó el miércoles, 7 de septiembre de 2005, este texto normativo de aplicación a piscinas de nueva construcción

El Consejo de Gobierno del pasado miércoles, 7 de septiembre de 2005, aprobó el nuevo Reglamento Sanitario de Piscinas de Uso Colectivo en la Comunidad Autónoma de Canarias, cuyo objeto es conseguir una adecuada protección de la salud de los usuarios de piscinas, reduciendo el potencial riesgo sanitario derivado del uso y disfrute de estas instalaciones.

El nuevo texto normativo destaca una reclasificación de las piscinas, el preceptivo y vinculante informe sanitario en la licencia municipal, nuevos parámetros de calidad o la supresión de barreras arquitectónicas.

El Decreto es de aplicación a las piscinas de nueva construcción, o a aquellas que estando en funcionamiento realicen modificaciones estructurales de los vasos. No obstante, en el plazo de 2 años, las que estén en funcionamiento tendrán que contar con Sala de máquinas, Almacén de productos químicos y Sistema de registro del volumen de agua del vaso.

La exigencia de socorrista se excluye en Comunidades de Propietarios o Complejos o establecimientos en que se desarrollen actividades turísticas cuya capacidad no exceda de 20 unidades alojativas, mientras que en la Regulación anterior, la Orden de la Consejera de Sanidad de 2 de marzo 1989, se exigía a todas las piscinas sin exclusión "personal capaz de prestar funciones de socorrista¿.

Se establece la necesidad de realizar cursos de formación de socorrista con una duración mínima de 30 horas y con reconocimiento de oficialidad, convalidando titulaciones y estableciendo plazos para su realización.

En definitiva, la normativa introduce un modelo nuevo de gestión de las instalaciones, donde los responsables de las piscinas deberán incorporar un sistema de autocontrol en sus protocolos de actuación. Este autocontrol traslada a los titulares de las instalaciones la responsabilidad de las actuaciones relativas tanto al control de dichas instalaciones como al correcto mantenimiento de las condiciones de funcionamiento, al objeto de que no se deriven riesgos para la población.
La nueva regulación ha sido consensuada con todos los sectores implicados, tanto públicos como privados, incorporándose al texto las alegaciones y observaciones efectuadas a través de un amplio trámite de audiencia que, sin duda, ha perfeccionado al proyecto.

Información

Boletín de Noticias en SMS

© Gobierno de Canarias