ADVERTENCIA:
Esta página utiliza menús y elementos desplegables para facilitar la navegabilidad.
Debido a que su Navegador no soporta JavaScript, estos elementos han sido desplegados automáticamente para permitirle el acceso a la información.

Gobierno de Canarias

Estás en:

Notas de Prensa / Organigrama / VISTA DE IMPRESIÓN

Murray Perahia y la Academy of St Martin in the Fields protagonistas de lujo en la clausura del Festival


15-02-2012 ... 11:17  -  Consejería de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda

Perahia, una leyenda viva del piano, dirigirá obras de Beethoven, Ries y Schubert el domingo 19, en el Auditorio de Tenerife

En el Alfredo Kraus se interpretarán piezas de Haendel, Mozart y Haydn, el sábado 18

El Festival de Música de Canarias pondrá un brillante y excepcional cierre a su edición 2012 con los conciertos que ofrecerá, los días 18 y 19 de febrero, en los dos auditorios capitalinos, una de las principales orquestas de cámara del mundo, famosa por su puro y refinado sonido como por su excepcional musicalidad: la Academy of St. Martin en the Fields. La formación británica estará dirigida por la aclamada batuta, así como por uno de los más apreciados y solicitados pianistas de nuestro tiempo, Murray Perahia, para interpretar dos programas distintos en cada uno de los coliseos, por expreso deseo del director. En Gran Canaria se podrá escuchar la Obertura Alcina de Haendel; el Concierto para piano nº 27 de Mozart y la Sinfonía nº 101 de Haydn. En Tenerife, pondrá brillante cierre al Ciclo, la Obertura "Liska" oder "Die Hexe von Gyllensteen", op. 164, de Ferdinad Ries, el Concierto para piano, nº 2 en Si bemol Mayor, op. 19, de Beethoven y la Sonata para piano, en Do Mayor, D 812 "Grand Duo" de Schubert

Orquesta y director-solista visitan por vez primera el Festival de Canarias, seleccionando para su debut a compositores que a juicio de Carlos Vilchez, autor del programa de mano del concierto de clausura, en Tenerife, "conforman en sí mismos una cadena generacional y estilística que va desde el último clasicismo al romanticismo pleno de Schubert.

La potente formación de cámara británica que nos visita, después de sus cincuenta años de su fundación, ha sido definida por el periódico The Times como poseedora de un aura que no tiene ninguna otra orquesta británica.

Por su parte, Murray Perahia, en los más de treinta y cinco años de su trayectoria concertística ha llegado a ser uno de los más apreciados y solicitados pianistas de nuestro tiempo. Actúa en los principales centros musicales y con las más prestigiosas orquestas internacionales. Es Director Invitado Principal de la Academy of St Martin in the Fields, con la que ha realizado giras como director y solista en Estados Unidos, Europa, Japón y Sureste de Asia.

Nacido en Nueva York, comenzó a tocar el piano a los cuatro años y, más tarde, se matriculó en el Mannes College, graduándose en dirección y composición. Pasaba los veranos en Marlboro, donde colaboró con músicos como Rudolph Serkin, Pau Casals y los miembros del Budapest Quartet. Por entonces, también estudió con Mieczyslaw Horszowski. Mantuvo una estrecha amistad con Vladimir Horowitz, cuya perspectiva y personalidad fueron una fuerte inspiración. En 1973 ofreció su primer concierto en el Festival de Aldeburgh, donde colaboró estrechamente con el compositor Benjamin Britten y el tenor Peter Pears, acompañando a este último en numerosos recitales de lieder.

Durante la temporada 2009/10 ofreció recitales por Norteamérica y en el Carnegie Hall. En Europa ha realizado giras con la Academy of St. Martin in the Fields en Londres, París, Berlín, Praga y con la Tonhalle Orchester dirigida por Bernard Haitink en Zurich. En 2009 interpretó el Concierto núm. 4 de Beethoven con las orquestas filarmónicas de Israel y de Berlín bajo la dirección de Zubin Mehta.

Su trabajo discográfico es amplio y variado. En 2009 Sony Classical editó las Partitas núms. 1, 5 y 6 de Bach. Anteriormente grabó las Sonatas para piano núms. 14, 26 y 28 de Beethoven y las Partitas núms. 2, 3 y 4 de Bach. Recibió dos premios Grammy por sus grabaciones de los Estudios Op. 10 y Op. 25 de Chopin, y las Suites inglesas núms. 1, 3 y 6 de Bach. También ha sido distinguido con varios premios Gramophone. En 1988, Sony Classical editó un conjunto de cuatro CDs conmemorando sus 25 años de grabaciones para este sello

The Academy of St. Matin in the Fields
Fundada en 1958 con un grupo de destacados músicos londinenses sin director, la Academy of St. Matin in the Fields ofreció su primer concierto en la iglesia homónima el 13 de noviembre de 1959. Su debut discográfico tan solo dos años después tenía "precisión, esmero, consumada musicalidad y más sensibilidad estilística que todas las orquestas de cámara europeas en su conjunto" (Denis Stevens).

La orquesta comenzó a ser muy solicitada especialmente en los estudios de grabación y rápidamente creció también en tamaño y repertorio. Sir Neville Marriner dejó entonces su violín y tomó la batuta de la dirección, pero el espíritu colegiado y la flexibilidad del conjunto original continúa siendo la principal seña de identidad de la Academy. Hoy en día, la Academy of St. Matin in the Fields se presenta en diversas formaciones que abarcan desde la orquesta de cámara hasta la orquesta sinfónica.

Reconocida por sus excelentes interpretaciones y premiadas grabaciones el conjunto mantiene una completa agenda de conciertos al más alto nivel. Además de las actuaciones con Sir Neville Marriner y Kenneth Sillito, colabora con algunos de los más renombrados músicos de la actualidad, como Murray Perahia (Principal Director Invitado desde 2000), Joshua Bell, Julia Fischer, Julian Rachlin, Janine Jansen y Anthony Marwood.
En septiembre de 2011 el prestigioso violinista Joshua Bell es nombrado Director Musical de la Academy of St Martin in the Fields, la primera persona que recibe este título desde que Sir Neville Marriner la fundara hace cincuenta y tres años. Sir Neville Marriner es ahora Presidente Vitalicio.

Programa en el Auditorio Alfredo Kraus
Haendel fue un gran maestro de la orquestación. Con el tiempo, las oberturas y algunos otros números orquestales de sus óperas y oratorios desempeñan en muchas ocasiones la función de piezas de concierto como en este concierto con «Alcina». Se estrenó con éxito el 8 de Abril de 1735 en el Teatro Covent Garden de Londres. La pieza tiene la forma tradicional de la obertura francesa. Sólo ocho días antes de estrenar esta obra, Haendel concluyó su obertura.

Mozart completó su último concierto para piano en enero de 1791, casi tres años después del Concierto «de la Coronación» K.537. Si hay un adjetivo que se repite en todas las reseñas de la obra es de "otoñal", ya que, como en otras composiciones de este año, posee un aire de resignación y de adiós. Gran parte de la obra es inquieta, realzada por el uso incesante de la modulación y su marcado estilo cromático. En ella Mozart omitió los clarinetes, las trompetas y los timbales, volviendo a la orquestación más convencional que utilizaba en 1785. Aún así, el tono ha cambiado.Mozart no se priva de seguir experimentando y lanza nuevas búsquedas en su escritura. De ello resulta una amalgama de medias tintas y colores tornasolados que demuestran su consumado arte en la armonía Sin saber con certeza si Mozart tuvo el presentimiento de que componía el último concierto de su vida, el oyente se maravillará de su belleza.

Las sinfonías del Haydn maduro sigue teniendo la forma de los cuatro movimientos clásicos. La Sinfonía núm.101, en re mayor, «El reloj» fue compuesta entre 1793 y 1794 y estrenada ese mismo año el 31 de marzo bajo su dirección. Corresponde a un conjunto de sinfonías que se denominan Sinfonías «de Londres» y que las forman aquellas que están numeradas entre la 93 y la 104, que fue su última creación sinfónica. La sinfonía obtuvo su apodo por el segundo movimiento que comienza con un "tic-tac" en los fagotes y las cuerdas en pizzicato.

Haydn fue el primer maestro supremo que hizo que la sinfonía y la sonata fueran los principales vehículos de sus pensamientos. A juicio de Sebastián León, autor del programa, el compositor "mantuvo su preeminencia hasta que apareció Beethoven, pues Mozart, a pesar de lo grandiosas que son algunas de sus sinfonías, en muy pocas ocasiones prestó al género la misma atención que Haydn. Ningún sinfonista posterior ha superado la posición de Haydn; ninguno pudo hacer otra cosa que igualarle, pues hasta Beethoven, en cierta forma, apenas pudo aventajarle".

El programa en el Auditorio de Tenerife
Ferdinand Ries (1784-1838) fue su secretario, alumno y amigo Beethoven.. Pero también fue un compositor dotado de un gran talento creativo, quizá minusvalorado por ser coetáneo de una generación de compositores mayúsculos. Apunta el crítico Vilchez que "perteneció a lo que podríamos denominar generación bisagra que media entre el último clasicismo y el primer romanticismo, es decir, aquellos que vivieron (y expresaron) el cambio de era".

Ferdinad Ries escribió tan sólo dos óperas. La segunda de ellas, escrita en 1831, se tituló «Liska o La Bruja de Gyllensten». Una obra que no escapa a la influencia beethoveniana de sus primeros años, aunque es cierto que en su época de madurez logró desarrollar un lenguaje propio y brillante. "Un sonido y una musicalidad extraordinarias para una música ligera y, al mismo tiempo, impetuosa y dramática", comenta Carlos Vilchez.

Mientras que Ries componía esta ópera, su mentor, Beethoven, había muerto hacía cuatro años. Para la composición de su Segundo Concierto para piano en si bemol mayor habría que retrotraerse a 1792, en sus últimos meses en Bonn. La redacción de la primera versión tuvo lugar entre 1794 y 1795, año en que se estrenó con el propio compositor de solista, mientras que la segunda versión fue finalizada en 1798. Esta obra supone una de las culminaciones de la influencia clasicista en el corpus del compositor.

Franz Schubert ya explora un romanticismo consolidado a través del piano como instrumento de referencia. Sin embargo, no es difícil intuir en ellos un sentido orquestal en su construcción y desarrollo. «Comparando esta obra con sus otras sonatas se comprende que sólo puede analizarse como si se tratara de una obra orquestal», tal como afirmara Robert Schumann en relación al «Grand Duo» de Franz Schubert. Muchos músicos posteriores a él se dieron cuenta de este hecho. Hoy en día se conservan al menos cinco orquestaciones de esta obra realizadas tras su fallecimiento, la primera de ellas de Joseph Joachim, que es la que escucharemos en el Festival, que data de 1855.

Schubert escribió la Sonata en do mayor D. 812 en 1824, tan solo cuatro años antes de su muerte, durante una estancia en Zseliz. La obra no sería publicada hasta 1837, nueve años después de su muerte, con el título de «Grand Duo», del que no existe evidencia que fuese idea del compositor.

The Academy of St Martin in the Fields - 1407,65 Kb The Academy of St Martin in the Fields
Murray Perahia, director y pianista - 821,99 Kb Murray Perahia, director y pianista

Información

Boletín de Noticias en SMS

© Gobierno de Canarias