Está en:

Energía

  Energía

La energía es la base en la que se sustentan los sistemas sociales y económicos. Las sociedades modernas precisan de elevados consumos de energía para asegurar aspectos esenciales de su desarrollo como el transporte, la iluminación, la producción de alimentos o el funcionamiento de las fábricas. De hecho, las sociedades más avanzadas son las que más energía consumen.

En la Tierra, la principal fuente de energía es la radiación solar. Buena parte de la misma se almacena en forma de combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo o el gas natural, que junto con los minerales radiactivos constituyen los principales recursos energéticos de las sociedades desarrolladas. No obstante, frente a estas fuentes convencionales existen los flujos naturales de energía, o fuentes renovables, como la energía hidroeléctrica, la solar, la geotérmica, la del mar, la del viento o la energía de la biomasa.

En Canarias, la dependencia de las energías fósiles importadas alcanza el 98% sobre el total de energía primaria consumida. Frente a este panorama marcado por la dependencia, las islas presentan una disponibilidad muy alta de fuentes de energía renovables que aún no han sido suficientemente explotadas. A esto hay que añadir que en los territorios insulares las tecnologías basadas en el aprovechamiento de las fuentes renovables gozan de una adaptabilidad y flexibilidad que contrasta con la rigidez que caracteriza el aprovechamiento de las energías fósiles.


Más información