Está en:

P. R. Picopaloma y Pico de El Sauzal

  P. R. Picopaloma y Pico de El Sauzal

Plan de Recuperación del picopaloma, Lotus berthelotii, y pico de El Sauzal, Lotus maculatus

El picopaloma, Lotus berthelotii Masf., es una planta endémica de Tenerife que cuenta con tres subpoblaciones: dos de ellas localizadas en el interior del Espacio Natural Protegido Parque Natural de La Corona Forestal (LIC ES7020054) y la tercera en la Reserva Natural Integral de Pinoleris (LIC ES7020047). Su reducido número de ejemplares (la mayoría de ellos plantados), la falta de reproducción sexual en la naturaleza y la escasez de sus localizaciones ha motivado que se encuentre en una situación crítica por lo que se encuentra incluida en la categoría de “en peligro de extinción” tanto en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas, como en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

Lotus maculatus Breitf. es conocido como pico de El Sauzal siendo también un endemismo exclusivo de Tenerife. La única población conocida en la actualidad se ubica en la costa de El Sauzal, en el interior del Espacio Natural Protegido Paisaje Protegido de Costa de Acentejo. La otra localidad conocida de la especie en el roque de Tierra en Anaga, no se ha vuelto a detectar desde el año 2004. La situación de esta especie es alarmante, ya que la única población existente cuenta con apenas una treintena de ejemplares que se encuentran sometidos a una fuerte presión antrópica derivada de la accesibilidad de su hábitat.

El presente Plan ha tenido en cuenta para su elaboración tanto la información existente como los datos obtenidos del seguimiento y las actuaciones puntuales de conservación que sobre estas especie se han realizado hasta el momento. Se plantea en él, una estrategia de choque orientada a disminuir el riesgo de extinción a corto-medio plazo, basando la recuperación precaria de los taxones en un aumento significativo del número de ejemplares existentes conservando y aumentando, en la medida de lo posible, la diversidad genética actual; y, por otro lado, ampliando el número de núcleos poblacionales de modo que el picopaloma y el pico de El Sauzal, puedan hacer frente a la aparición de fenómenos estocásticos negativos no previstos. Se añaden además, otras medidas complementarias para erradicar/minimizar las amenazas en las poblaciones actuales y en los nuevos núcleos a introducir, con la finalidad de garantizar su supervivencia y mejorar su estado de conservación.

Aprobación definitiva, DECRETO 68/2007, de 2 de abril.