Está en:

Cetáceos

Canarias constituye un lugar de interés especial, a nivel mundial, en relación con la riqueza y diversidad de cetáceos presentes en sus aguas. Aspectos como la ubicación geográfica del archipiélago y su carácter de islas oceánicas, favorecen la aproximación de cetáceos de hábitos oceánicos, pudiendo encontrar tanto especies de ambientes cálido-templados (las más numerosas) como elementos de latitudes más septentrionales, que llegan hasta las islas bajo la influencia de la Corriente Fría de Canarias, así como algunos casos de especies tropicales.

Todo ello ha dado lugar a considerar al archipiélago como un punto de alta diversidad específica de cetáceos, con 30 especies presentes de las 31 reconocidas en la Macaronesia y de las 87 especies conocidas a nivel mundial. Esta cifra representa el 34,5% de las especies conocidas mundialmente, el 77 % de las 39 registradas en la vertiente sur del Atlántico nororiental (de Gibraltar al Ecuador) y el 60,0 % de las especies del Atlántico norte.

Delfines Calderón_gris

El Gobierno de Canarias viene tomando medidas para la conservación de estas especies, tanto a través del desarrollo de normativa específica como con actuaciones de gestión directa o fomentando la investigación, el seguimiento de las poblaciones y las labores de divulgación sobre estos animales y su importancia.

Todos los cetáceos en Canarias tienen la consideración de protegidos, bien por estar en el catálogo mencionado o en el anexo IV de la Directiva Europea Hábitat de las especies de interés comunitario que requieren una protección estricta. Además, en el archipiélago hay 12 áreas marinas protegidas declaradas en razón a los cetáceos, en particular por el delfín mular, eso supone una superficie de 157.313,02 ha. Se trata de áreas incluidas en la Red Natura 2000 europea que engloba las áreas prioritarias para Europa para su conservación.

Además, Canarias está designada como Zona Marina de Especial Sensibilidad por la Organización Marítima Internacional (IMO), lo que le confiere una especial protección en lo referente a problemas derivados de la contaminación marina.

Además de su importancia biológica, los cetáceos tienen también una importancia cultural y económica elevada, claramente reflejada en la actividad del turismo de observación de cetáceos (Whale-watching). Esta actividad cuenta en Canarias con una regulación específica pionera en Europa y una de las más completas a nivel internacional.

Respecto a los cetáceos varados, el Gobierno de Canarias lleva años promoviendo y coordinando un seguimiento de los mismos para obtener información de los factores causantes de la muerte de estos animales e información biológica sobre los mismos, para lo cual se cuenta con la colaboración de especialistas en temas biológicos y patológicos. En este sentido cada año varan en nuestras costas una media de 50 cetáceos que constituyen una importante fuente de información de interés científico y conservacionista.