Está en:

Caza

La práctica de la caza representa en Canarias una importante actividad de ocio, que cuenta con una gran tradición y arraigo popular. La caza, realizada de forma racional y ordenada, contribuye a controlar las poblaciones cinegéticas y a mantener el equilibrio de muchas especies animales introducidas en las Islas. Sin embargo, por su propia naturaleza puede resultar una actividad peligrosa y causar diversos tipos de problemas ambientales.

La actividad cinegética requiere una ordenación y un control capaz de evitar los posibles impactos negativos asociados a la misma, al tiempo que garantice el cuidado de los recursos naturales, la conservación y preservación de las especies y los ecosistemas autóctonos, el paisaje, así como el respeto al resto de usuarios del monte público y a los animales domésticos que acompañan en la cacería.


Más información