Está en:

Atmósfera

 

La atmósfera, la capa gaseosa de unos 2.000 km que rodea La Tierra es imprescindible para el sostenimiento de la vida terrestre y la conservación de las condiciones de aislamiento térmico y material respecto del espacio exterior. La atmósfera está formada por cinco grandes capas o regiones y compuesta por gases y aerosoles.

La atmósfera terrestre está sufriendo modificaciones en su composición química, fruto de la inmisión de gases en proporciones diferentes o ajenos a su composición natural, producidos por las actividades humanas. Esta alteración es la causa de problemas como la subida global de las temperaturas (el Cambio Climático), la destrucción de la capa de ozono, la modificación de la dinámica atmosférica, la lluvia ácida, entre otros. También afecta al conjunto de seres vivos y a la salud de las personas.

En el archipiélago canario la estrecha relación entre los estados de la atmósfera y los factores geográficos como la latitud, la corriente oceánica fría y la orografía son los responsables del clima y de la enorme variedad de ambientes climáticos que se distinguen entre unas islas y otras, y en cada una de ellas. Estos “microclimas” han sido un elemento fundamental en el mantenimiento de la gran biodiversidad existente en estas islas. A su vez, es importante entender el funcionamiento de las masas de aire que afectan al archipiélago, para conocer el alcance de las afecciones derivadas de la contaminación.


Más información