Está en:

Aguas

  Aguas

El agua dulce es un recurso escaso e indispensable para la vida. Se trata, por tanto, de un patrimonio que ha de ser especialmente conservado y protegido, sobre todo en los frágiles y dependientes territorios insulares, dada las dificultades que conlleva su obtención.

El agua constituye, sin duda alguna, un factor crítico para el desarrollo social, económico y ambiental en Canarias. Sin embargo, la capacidad de los sistemas hidráulicos insulares para cumplir con los servicios ambientales y con las necesidades de la población, ha sido ya sobrepasada con creces. En paralelo, la evolución de las series de datos hidrometeorológicos de las últimas décadas muestran un aumento progresivo de las temperaturas, y un descenso de la precipitación total media que, salvo años excepcionales, ha dado lugar a una disminución de la recarga natural de los acuíferos.

Una utilización racional de los recursos hídricos disponibles y el uso de alternativas a los métodos convencionales de explotación, deben considerarse las principales medidas estratégica para la gestión del agua en Canarias. Por otra parte, es imprescindible una adecuada gestión de las aguas residuales, que permita la reutilización de este importante recurso, al tiempo que minimice los impactos sobre la salud de las personas y los entornos naturales.


Más información