Está en:

Producción de residuos


La Ley 22/2011 tiene como objetivo, entre otros, mejorar la trazabilidad del residuo, permitir una mayor claridad y sistematización en el seguimiento de las obligaciones de los productores, así como simplificar las cargas administrativas; enmarcado todo ello en un proceso de sustitución de la supervisión previa de la administración, por un control a posteriori, de tal manera que no se ralentice el inicio de las actividades económicas. Esta forma de proceder no debe de suponer una pérdida de control por parte de la administración, sino un cambio en el momento en el que éste se lleva a cabo.

La generación de los residuos

  • Consecuencias ambientales de los residuos.  Desplegar
  • Riesgos para la salud  Desplegar

Obligaciones del productor de residuos

La Ley 22/2011 tiene como objetivo, entre otros, mejorar la trazabilidad del residuo, permitir una mayor claridad y sistematización en el seguimiento de las obligaciones de los productores, así cómo simplificar las cargas administrativas, enmarcado todo ello en un proceso de sustitución de la supervisión previa de la administración, por un control a posteriori, de tal manera que no se ralentice el inicio de las actividades económicas. Esta forma de proceder no debe suponer una pérdida de control por parte de la administración, sino un cambio en el momento en el que éste se lleva a cabo.

Por ello, el productor de residuos sólo está obligado a presentar una comunicación al inicio de su actividad de producción, estableciéndose además una serie de obligaciones a posteriori.

Además, se incluye, como novedad, la obligación de comunicar la producción de Residuos no Peligrosos las entidades o empresas que generen más de 1000 t/año.

  • Productor de residuos no peligrosos de más de 1000 t./año.  Desplegar
  • Productor de residuos peligrosos.  Desplegar