Está en:

Recomendaciones para el ciudadano

  Recomendaciones para el ciudadano

Los residuos que se generan el ámbito doméstico deben de ser gestionados desde el hogar de forma diferenciada. Para que su tratamiento posterior sea eficaz, los residuos deben salir de casa, perfectamente clasificados y separados. Para ello, cada ayuntamiento dispone de contendores especiales donde depositar los diferentes tipos de residuos.

 En la tabla siguiente se detalla los diferentes residuos y su depósito en el contendor correspondiente:

CONTENEDOR AZUL: PAPEL Y CARTÓN
NO
Folios, papel de regalo
Folletos
Revistas, periódicos
Cartón (envases de galletas, cereales, tabaco…)

Papel sanitario (papel higiénico, servilletas, kleenex…)
Papel o cartón con restos orgánicos
CONTENEDOR AMARILLO: ENVASES
NO
Envases metálicos (latas bebida, conservas…)
Envases brick (leche o zumos…)
Envases plástico (botellas aguas o zumos, bandejas de alimentos, detergentes, champús…)

Plástico que no sea envase (cubos, juguetes, pañales…)
IGLÚ VERDE: VIDRIO
NO
Botellas, tarros (conservas, potitos…)
Frascos (cosméticos, perfumes…)
Frascos de medicinas
Cerámica, porcelana, copas
Restos ventanas, espejos
Bombillas, tubos fluorescentes
PUNTOS LIMPIOS
Papel, cartón, tetrabriks, vidrio, PVC y otros plásticos
Metales (somieres, electrodomésticos,...), madera
Tubos fluorescentes, bombillas
Pinturas, barnices
Material inerte procedente de pequeñas obras domésticas (hasta un máximo de 250 Kg por entrega y día)
Restos vegetales, aceites de cocina, frigoríficos
Aceites usados y baterías de automóviles, pilas
Medicamentos, sprays, y radiografías
Aparatos electrónicos y sus componentes (tóner, cartuchos de tinta de impresoras…)