INFORMACIÓN IMPORTANTE SOBRE COOKIES

Este portal web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita. Las cookies no se utilizan para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee. Dispone de más información en nuestra Política de Cookies.

Está en:

Igualdad en las condiciones laborales de mujeres y hombres

Las mujeres sufren numerosas formas de discriminación laboral, determinadas por condicionantes específicos de género, que requieren una intervención desde enfoques y métodos que tengan en cuenta estos obstáculos, explícitos o implícitos, y un enfoque transversal

La realidad configura un perfil de peores condiciones laborales para las mujeres que para los hombres, a lo largo de una vida laboral más corta y con ingresos inferiores en todos los conceptos (salario base y complementos salariales), así como dificultades de promoción y estabilidad. La maternidad, el periodo de crianza y las responsabilidades del cuidado familiar siguen constituyendo una rémora en su posición en el mercado de trabajo. Las mujeres tienen más dificultades para encontrar empleo, ser autónomas o constituir empresas. Su mayor participación en el sector servicios, en la contratación temporal y en la jornada a tiempo parcial condiciona sus oportunidades laborales y los derechos derivados de éstas, como el salario y las prestaciones por desempleo o jubilación. Pese a ser mayoría entre la población activa con estudios superiores, no acceden ni permanecen en el mercado de trabajo en similares condiciones que los hombres. 

Las discriminaciones laborales, directas o indirectas, afectan al acceso al empleo, las circunstancias y relaciones laborales, la contratación, la retribución, la promoción, la formación ocupacional y profesional,  la segregación horizontal (sectores de la economía feminizados y masculinizados) y vertical (barreras para promocionar), la presencia en los órganos de representación, la vulnerabilidad laboral y las posibilidades de conciliación laboral, personal y familiar.

La plena integración laboral de las mujeres y su desarrollo profesional es un objetivo prioritario de las políticas de igualdad, puesto que el trabajo es la primera garantía del derecho a la autonomía económica y el desarrollo personal.

El empleo en la Ley canaria de igualdadDesplegar

La respuesta en la Estrategia autonómicaDesplegar

Recursos específicos en Canarias y otros de interésDesplegar