IV.2.A. Reducción o interrupción de la prestación funcionarial.

 

1. Funcionarios que realizan la jornada de trabajo reducida en un medio o un tercio, por razón de guarda legal.

2. Funcionarios con jornada inferior a la norma excluida la razón de guarda legal.

3. Ejercicio del derecho de huelga.

4. Suspensión provisional de funciones.

5. Excedencia para el cuidado de hijos.

6. Reducción de jornada de las funcionarias víctimas de violencia de género que así lo acreditaren mediante los informes de los servicios sociales o de salud:

Tendrán derecho a la reducción de jornada con disminución proporcional de la retribución, o a la reordenación del tiempo de trabajo en los términos que establezca la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias.

7. Excedencia por razón de violencia sobre la mujer funcionaria:

Las funcionarias públicas víctimas de violencia de género, para hacer efectiva su protección o su derecho a la asistencia social integral, tendrán derecho a solicitar la situación de excedencia sin necesidad de haber prestado un tiempo mínimo de servicios previos y sin que resulte de aplicación ningún plazo de permanencia en la misma.

Durante los seis primeros meses tendrán derecho a la reserva del puesto de trabajo que desempeñaran, siendo computable dicho período a efectos de ascensos, trienios y derechos pasivos.

No obstante, cuando de las actuaciones de tutela judicial resultase que la efectividad del derecho de protección de la víctima lo exigiere, se podrá prorrogar por períodos de tres meses, con un máximo de dieciocho, el período en el que, de acuerdo con el párrafo anterior, se tendrá derecho a la reserva del puesto de trabajo, con idénticos efectos a los señalados en dicho párrafo.

Nota:El derecho a las licencias reseñadas está matizada por Jurisprudencia diversa, debiendo analizarse el caso particular de cada empleado. Así, los Tribunales han reconocido el Derecho a la excedencia por cuidado de hijo a interinos con más de 5 años de empleo y, por otra parte, lo han denegado a interinos que han solicitado su disfrute por segunda vez para el cuidado del mismo hijo, sirviendo estos supuestos como ejemplos de la variedad de resoluciones judiciales. Por tanto, se insiste en la conveniencia de analizar cada caso particular de forma independiente, acudiendo incluso al asesoramiento de los Servicios Jurídicos de la CAC, cuando la cuestión no ofrezca respuesta sencilla. Por otra parte, en ningún caso debe extenderse de forma indiscriminada a todos los supuestos de excedencia, el reconocimiento del derecho que hace el Tribunal Constitucional exclusivamente con respecto a la excedencia por cuidado de hijos.

  • Tribunal Constitucional (Sala Segunda) Sentencia núm. 240/1999 de 20 diciembre RTC 1999\240, Fundamento de Derecho 4:

"En primer lugar debe tenerse presente que la razón última por la que se reconoce el derecho a la EXCEDENCIA voluntaria para el cuidado de los hijos menores responde a la necesidad de cooperar al efectivo ejercicio del deber constitucional de los padres de prestar asistencia de todo orden a los hijos durante la minoría de edad (art. 39.3 CE) y de contribuir a la efectiva realización del principio rector de la política social que establece que los poderes públicos aseguran la protección social de la familia (art. 39.1 CE). La previsión de la EXCEDENCIA responde, pues, a principios y exigencias de relieve constitucional, aunque ciertamente no se proclama en nuestra Constitución ningún derecho a gozar de la EXCEDENCIA voluntaria para el cuidado de los hijos, ni puede negarse, desde la perspectiva constitucional, la posibilidad de que el legislador reconozca el disfrute de este derecho al personal vinculado a la Administración de forma estable y en cambio lo niegue a aquellas personas que por motivos de urgencia y de necesidad del servicio lo desempeñan de forma provisional en tanto no se provean las plazas por funcionarios de carrera. El interés público de la prestación urgente del servicio puede, pues, en hipótesis, justificar la decisión de que quienes ocupan interinamente plazas de plantilla no puedan a su vez dejarlas temporalmente vacantes aunque sea para atender a bienes o valores constitucionalmente relevantes como son el cuidado de los hijos y la protección de la familia .

Sin embargo, esta posible justificación del trato diferenciado pierde fundamento, desde la perspectiva constitucional que aquí nos ocupa, cuando se aplica a una persona como la recurrente cuya vinculación de servicio con la Administración supera los cinco años. En este supuesto, la denegación de la solicitud de la EXCEDENCIA voluntaria sobre la única base del carácter temporal y provisional de la relación funcionarial y de la necesidad y urgencia de la prestación del servicio, propia de la configuración legal de la vinculación de los funcionarios interinos , resulta en extremo formalista y la restricción del derecho a la EXCEDENCIA resulta claramente desproporcionada. En este caso no concurre la causa que podía justificar la negación de la titularidad de un derecho relacionado con un bien dotado de relieve constitucional, ni la diferencia de trato entre los dos tipos de personal al servicio de la Administración .

Dicho con otras palabras, no existe justificación objetiva y razonable desde la perspectiva del art. 14 CE para, en orden al disfrute de un derecho legal relacionado con un bien constitucionalmente relevante como el del cuidado de los hijos, dispensar, a un funcionario interino que lleva más de cinco años ocupando una plaza, un tratamiento jurídico diferente y perjudicial respecto del dispensado a los funcionarios de carrera, con el único argumento de que legalmente su relación con la Administración es provisional <<en tanto no se provea por funcionarios de carrera>>. Con ello no se trata de afirmar que ante situaciones de interinidad de larga duración las diferencias de trato resulten en todo caso injustificadas desde la perspectiva del art. 14 CE, sino de destacar que pueden serlo en atención a las circunstancias del caso y, muy especialmente, a la transcendencia constitucional del derecho que recibe un tratamiento desigual.

Es más, en el presente supuesto esa vulneración del derecho a la igualdad conlleva, como hemos avanzado, un quebrantamiento del derecho a no ser discriminado por razón de sexo, alegación en la que pone especial énfasis la recurrente."

  • Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León, Sentencia núm. 1457/2006 de 20 julio RJCA 2006\745:

"CUARTO.- Con el anterior criterio se sigue la misma solución adoptada por la Sala de lo Contencioso de Palma de Mallorca en la sentencia de fecha 4 de octubre de 2005 , que conoció de un supuesto idéntico. En la misma se señaló:

<<La doctrina de la sentencia 240/99 ( RTC 1999, 240) (del Tribunal Constitucional) puede sintetizarse del siguiente modo:

1. No en todo caso son injustificadas desde la perspectiva del artículo 14 de la Constitución ( RCL 1978, 2836) las diferencias de trato entre funcionarios de carrera y funcionarios interinos, aunque estos se encuentren en situación de interinidad de larga duración.

2. La diferencia de trato entre funcionarios de carrera y funcionarios interinos en situación de interinidad de larga duración puede ser injustificada desde la perspectiva del artículo 14 de la Constitución, pero solo "en atención a las circunstancias del caso y, muy especialmente, a la trascendencia constitucional del derecho que recibe un tratamiento desigual".

3. Que la protección específica de la maternidad de los períodos pre y posnatales es un derecho con trascendencia constitucional ?artículos 9.2. y 39.1.? y, siendo las mujeres las que de forma casi exclusiva solicitan la excedencia para el cuidado de hijos, la diferencia de trato entre funcionarias de carrera y funcionarias interinas produce una discriminación por razón de sexo que no es admisible desde la perspectiva del artículo 14 de la Constitución.

Esa doctrina, reiterada en las sentencias del Tribunal Constitucional números 203/00 ( RTC 2000, 203) 20/01 ( RTC 2001, 20) no afecta a "...la facultad de la Administración de proceder a la cobertura reglamentaria de la plaza conforme a criterios organizativos generales".

Se añadía: "Con todo, en lo que en nuestro caso ha de importar, cabe señalar que la Ley 2/89 otorga ( LIB 1989, 34)la consideración de personal de la Comunidad Autónoma, además de al personal eventual y laboral, a los funcionarios, de carrera o interinos ?artículo 6 ? y establece también que el funcionario interino cesa cuando la plaza se cubra por funcionario de carrera o cuando lo acuerde la Administración por no ser necesarios sus servicios ?artículo 8 ?, de modo que esa ocupación provisional del puesto de trabajo vacante, que es lo que en el caso del funcionario interino se da, no conjuga sino muy excepcionalmente con el cese temporal de la relación de trabajo, que es en lo que consiste la situación administrativa de excedencia voluntaria...">>

Y termina diciendo: <<Llegados a este punto, cabe ya concluir que mientras en el caso de cuidado de hijos y la protección a la familia la denegación de excedencia a funcionaria interina comporta, como así señalan las sentencias antes mencionadas, diferencia de trato injustificada, justamente en atención a la relevancia constitucional de aquellos valores, cuando la excedencia se pretende, como aquí ocurre, para desarrollo durante dos años de trabajo como Farmacéutico Interino Residente, aún sin descorrer el provecho que para el Sr. Franco puede suponer, sin embargo, ni se pone en juego el derecho constitucional que invoca ni opera otro cualquiera que patrocine la decisión como la que aquí se pretende>>.