GOBIERNO DE CANARIAS - PÁGINA PRINCIPAL CONSEJERIA DE EDUCACION CULTURA Y DEPORTES - PÁGINA PRINCIPAL
REVISTA DE LA INSPECCIÓN - Nº 1 - SEGUNDA ÉPOCA . ABRIL 2006
Por Antonio Medina Medina.

(1914-2005) 

            El destino se llevó recientemente a nuestra amiga y compañera María Paz Sáenz Tejera, Inspectora de Educación de la provincia de Las Palmas durante tantos y tantos años. Mujer ejemplar como ciudadana, como educadora, como inspectora y como madre, dedicó gran parte de su vida, la que verdaderamente trasciende, a formar personas, asesorar educadores, supervisar centros de enseñanza, colaborando con la administración en la búsqueda de soluciones a los problemas que se encontraba. Quienes la conocimos, guardamos de ella un extraordinario e imborrable recuerdo por los valores y cultura que atesoró y transmitió.

Fotografía hecha en 1934, con su abuelo Santiago Tejera Ossavarry y sus hermanos Ángel (fallecido en la Guerra Civil) y, a su lado, Santiago.

 Nacida en Las Palmas de Gran Canaria el 25 de diciembre de 1914 Su padre se llamaba Ángel Sáenz Torres y su madre María del Pino Tejera Quesada. Pasó sus primeros años en la calle Triana, y en el edificio que hace esquina entre las calles Obispo Codina y Juan de Quesada. Se casó con José María de La Concha, práctico del Puerto de La Luz, tuvieron dos hijas, María Paz y María Lourdes. Luego vivió en nº 343 de la calle León y Castillo. Siempre vivió en Las Palmas y, en verano y cuando su marido se jubiló, se trasladaban a San Mateo, a su finca Miracumbres. Tras la muerte de don José María de La Concha, se casó, en segunda nupcias, con el teniente general del aire, don Andrés Asensi Álvarez Arenas. Vivió en Ciudad Jardín, calle Góngora, en las viviendas del Ejército del Aire. Cuando su marido fue destinado a Madrid, vivieron en la Calle Princesa, nº 6.

Estudió en el colegio de Las Dominica donde destacó por su interés y aprovechamiento. Conseguía siempre excelentes notas en todas las asignaturas, pero también se ganó muchas reprimendas por lo mucho que le gustaba hablar. Falleció en Las Palmas de Gran Canaria el día 28 de septiembre de 2005.

A la edad de 19 años, superó el examen de suficiencia de maestra en la Escuela Normal de Las Palmas y se le expidió el título de Maestra de Primera Enseñanza, lo que la habilitaba para ejercer la profesión docente en la Enseñanza Primaria el 30 de diciembre de 1933. La secretaria y auxiliar de Pedagogía de la Escuela Normal del Magisterio Primario de Las Palmas, doña María de la Soledad González Rodríguez, certificó el 20 de junio de 1933 que doña María de la Paz Sáenz Tejera, natural de Las Palmas, de 19 años verificó el pago exigido por las disposiciones vigentes para la expedición del título de Maestra de Primera Enseñanza

Fotografía en la Escuela Normal de Magisterio en 1933

De visita por las escuelas a lomo de mula en Gran Canaria en 1957.

 

De visita por la isla de Lanzarote.

Su vida profesional comenzó como Maestra interina en el Carrizal de Ingenio desde el día 2 de mayo de 1934 al 11 de noviembre del mismo año; destino que no llegó a ejercer, dado que, inmediatamente fue nombrada en Telde el 12 de noviembre de 1934, tras superar la Oposición de acceso al Magisterio Primario, a la escuela unitaria nº 1 de Telde, destino que conservó desde el 12 de noviembre de 1934 hasta el 2 de junio de 1938.

El 3 de junio de 1938 tomó posesión como inspectora provincial de Las Palmas de Gran Canaria. Anteriormente había estado como inspectores don Antonio Beltrán, como inspector Jefe; y doña Isabel Alvarado Moreno, como Secretaria. En el Acta de la Inspección, de fecha 19 de septiembre de 1938, figuraba ya como inspector jefe, don Joaquín Mª Aracil Ibarra y como Secretaria doña María Paz Sáenz Tejera. En esta sesión se trató el fallecimiento del hermano de  María Paz en Extremadura. En la sesión del día 22 de septiembre de 1938, EN en la que continúa figurando como inspector jefe don Joaquín Mª Aracil Ibarra y como secretaria doña María Paz; se leyó un telegrama del jefe del Servicio Nacional de Primera Enseñanza en el que se nombraba como inspectora Jefe a doña María Paz Sáenz Tejera. María Paz compartió las tareas de la inspección con doña María Jesús Ramírez Álvarez y don Juan Pérez Pérez. 

En marzo de 1939, doña María Paz fue asignada a la zona de inspección nº 1 que comprendía 99 escuelas de Las Palmas de Gran Canaria, 26 de San Lorenzo, 13 de Santa Brígida, 15 de San Mateo, 17 de Teror y 12 de Valleseco.En el consejo de inspección de 2 de septiembre de 1939, se trató el calendario escolar, el horario, los símbolos y saludos y varios aspectos muy importantes a tener en cuenta en la formación del alumnado de estos años. 

El 25 de febrero de 1939 tomó posesión como Inspectora Jefe Provincial de las Palmas de Gran Canaria, puesto que desempeñaría hasta su cese en la Inspección de Las Palmas de Gran Canaria el 30 de agosto de 1972. Estuvo 28 años como inspectora Jefe. En 1943 compartían las tareas de inspección las mismas personas, doña María Paz, don Juan Pérez y doña María Jesús Ramírez y se enviaron unos trabajos para la exposición escolar organizada por la Inspección, con el carácter de museo pedagógico. Se mostró siempre preocupada por las faltas de asistencia del alumnado, por lo que se acordó remitir un escrito al Gobernador Civil para que a su vez se instara a los ayuntamientos a cumplir con el deber de asistencia de los niños.

En 1947, se incorporó a la Inspección de Las Palmas, doña Cándida Cadenas Campos, pasando a la secretaría Juan Pérez Pérez. Se agradecieron los servicios prestados de los inspectores provisionales, doña María Jesús Ramírez y don Juan Pérez. Se incorporó don Francisco Hernández Monzón, que pasó a ser Secretario, y continuaba de inspectora Jefe, doña María Paz.

Se fundó la biblioteca Pedagógica de la Inspección También en este mismo año se elaboró el proyecto para la publicación mensual  del Boletín de Educación. Un año después, se planteó la elaboración de un fichero de maestros públicos y privados, según se recogía en la Ley de Educación Primaria de 17 de julio de 1845, así como la celebración de una semana pedagógica.

El 17 de abril de 1947, doña María Paz solicitó excedencia voluntaria por pasar al Cuerpo de Inspectores. Según relata su hija, siempre iba a misa antes de visitar las escuelas y siempre iba acompañada de alguien conocido y cuando no la acompañaba de alguna persona conocida y cuando no iba con alguien de su confianza, lo hacía con sus hijas, pues según decía, “estaba mal visto ir sola en su coche tan temprano”, sobre las seis de la mañana.

            Acompañada en la mesa de la inspectora doña Cándida Cadenas y del inspector don Francisco Hernández Monzón.

En la reunión de la inspección correspondiente al mes de noviembre de 1948, se trató, entre otros asuntos, los elogios y felicitaciones recibidos por la publicación del primer número de Boletín de Educación de la Inspección y sobre el mobiliario para el nuevo despacho de la inspectora Jefe, doña María Paz: una librería-armario, una mesa, vitrina, sillón, silla, diván y dos sillones. Los maestros doña María Jesús Ramírez y don Juan Pérez Pérez trabajaban en la Inspección como maestros agregados.

En sucesivas reuniones, siempre presididas por doña María Paz, se trataron diversos temas de interés referidos a adultos, cambios de locales de escuelas, temas culturales, enfermedades de maestros y maestras, permisos, circulares, viviendas para inspectores y delegado administrativo, actos de fin de curso, cambios de zona de inspectores, oposiciones a Magisterio Primario, itinerarios de inspectores, viajes de estudio de la inspectora jefe y maestros a la Península, arreglos escolares, Certificados de Estudios Primarios, creación y supresión de escuelas, Boletín de Educación, solicitud de mobiliario para despachos de inspectores, justificación de cuentas de la inspección, aumento de plantilla y de partidas presupuestarias, colonias escolares, nombramiento de directores, cartillas de escolaridad, datos estadísticos, memorias, becas, educación Preescolar, educación especial, Centros de Colaboración, festividad de San José de Calasanz, permanencias, escuelas de difícil provisión, comedores escolares, transporte escolar, turno de guardia de los inspectores, bibliotecas escolares, rendimiento escolar, solicitud de conserje para la Inspección, mutualidad escolar, Granjas y Huertos Escolares, Escuelas Hogares, Colonia Escolares, Cuestionarios Nacionales, centros con 7º y 8º, Radio ECCA y otros.

En la sesión del 30 de mayo de 1961, se trató sobre la incorporación a la Inspección de la provincia de  Las Palmas del nuevo inspector Mariano Angulo Fuentecilla. En ese año, la plantilla se componía únicamente de los inspectores citados.. En diciembre de 1962, se informó del traslado de la Sta. Cadena Campos a la inspección de Santander, con lo que volvía la plantilla a reducirse a tres inspectores hasta septiembre del mismo año se incorporó, tras obtener plaza por concurso de traslados el inspector don Jacinto Ruiz Santiago.

En 1966 se incorporaría a la Inspección de la provincia de Las Palmas don Ambrosio Martínez Fernández quien, entre otras tareas, asumiría la responsabilidad del Boletín de Educación de la Inspección. Este mismo año, cesó como inspectora Jefe doña María Paz, accediendo a dicho cargo don Francisco Hernández Monzón, y como secretario accidental el inspector A. Martínez, hasta que lo asumió don Mariano Angulo Fuentemilla.

Doña María Paz desempeñó funciones como inspectora en propiedad desde el 18 de abril de 1947 hasta el 30 de agosto de 1972, es decir, 25 años, 4 meses y 12 días.

Doña María Paz Sáenz en su despacho de Triana como inspectora Jefe en el año 1952.

Se trasladó a la Inspección de Enseñanza Primaria de EGB en Madrid el 1 de septiembre de 1972 y permaneció en este destino hasta el 30 de junio de 1974. Luego se trasladó a Zaragoza desde el 1 de julio de 1974 hasta el 15 de enero de 1976 para volver a la Inspección provincial de Madrid desde el 16 de enero de 1976 al 30 de junio de 1978.

Volvió a la Inspección provincial de EGB de Las Palmas de Gran Canaria el 1 de julio de 1978 hasta el 25 de diciembre de 1984, fecha en la que se jubiló por cumplir la edad reglamentaria a los 70 años. Estuvo en el servicio educativo un total de 50 años, 7 meses y 29 días de los que 12 años, 5 meses y 6 días pertenecieron al Magisterio Primario y el resto, a la Inspección.

Fue Presidenta de la Junta Provincial de Primera Enseñanza por la Dirección General de Primera Enseñanza el 6 de mayo de 1941. Fue ponente de la Ley de 1945 en Madrid. Creó el primer colegio de Sordomudos. Fundó la Natación Escolar Utilitaria, Residencias Escolares. Colaboró con el padre Villena en la fundación de Radio ECCA. Se preocupó e hizo seguimiento del alumnado que destacaba en las escuelas que visitaba y siempre preguntaba a las maestras por ellos. Organizó el primer Centro de Educación Especial en el Toscón. Colonias E, Comedores y Transporte Escolares. Asistió al Congreso de Educación en Montreal, Canadá, y a varios seminarios en la Universidad Internacional de Santander, Alcalá de Henares y el Valle de los Caídos .

Siempre se consideró como católica practicante y fue la primera mujer pregonera de las Fiestas de Teror. Le gustaba acudir a las procesiones de Semana Santa ataviada con mantilla negra y peineta. Defendió, como ella sola sabía, a las personas socialmente menos favorecidas.

 Siempre le vimos, animosa e ilusionada con sus obligaciones profesionales, acercarse a los centros de las zonas educativas que tuvo asignadas para conocer sus situaciones y dificultades, asesorando con prudencia y colaborando en la búsqueda de soluciones adecuadas.

Con peineta y mantilla en las fiestas de Teror.

En reconocimiento a la bondad y honradez que le caracterizó y como mérito a su esfuerzo y celo profesional por mejorar la enseñanza pública se le concedió la encomienda con Placa de la Orden Civil de Alfonso X el Sabio; se le tributó un celebrado homenaje del Magisterio Canario el 20 de diciembre de 1948. 

Quienes la conocimos y tratamos,, sabemos de las virtudes y de su talla humana, cultural y profesional que le caracterizó, aspectos que, en rigor, merecen destacarse y resaltar.

 Como amigos y como compañeros de profesión, nos sentimos agradecidos y orgullosos de haber podido mantener con ella una excelente relación hasta su partida. 

Fotografías cedidas  por su hija María Lourdes de La Concha Sáenz y por D. Manuel Sánchez.