Gobierno de Canarias

Consejería de Educacion, Universidades y Sostenibilidad

Estás en:


Actuación en caso de accidentes
 

  Quemaduras   Fracturas   Atragantamiento   Traumatismos bucodentales   Hemorragias  

Quemaduras

Son lesiones producidas por calor, rayos ultravioleta, productos químicos, electricidad... Pueden ser de tres tipos dependiendo de la gravedad:

      Eritema o enrojecimiento de la piel.

      Ampollas

      Piel pálida o de color negruzco (suelen ser indoloras).

PRIMEROS AUXILIOS

¿Qué debemos de hacer?

  Ante quemadura leve o eritema:

     1. Sumergir en agua fría o poner debajo del grifo la zona afectada durante al menos diez minutos.

     2. Tapar la zona quemada con una gasa estéril.

     3. En caso de quemadura solar, se puede aplicar crema con corticoides.

  Ante quemadura con formación de ampolla:

     1. Si es localizada y no afecta a manos, cara o pliegues (codo, rodilla), lavar con agua fría y acudir a un Centro Sanitario.

     2. Si es muy extensa o afecta a la cara, manos, pies y pliegues (codo, rodilla), llamar a URGENCIAS 112 o acudir a un Centro Sanitario.

  Ante quemadura por agente químico (ácido o base):

     1. Hacer un lavado intenso de la zona con agua para diluir el producto y arrastrar las partículas. (Hay dos tipos de ácidos que no se deben tratar con agua: el ácido sulfúrico y el ácido nítrico).

     2. Retirar la ropa de la zona afectada.

     3. Llamar al Centro Nacional de Información Toxicológica (91 562 04 20). Nos indicarán la forma de actuar.

¿Qué NO debemos de hacer?:

      NO se deben romper las ampollas que se hayan formado en ningún caso.

      NO aplicar cremas a las ampollas.

      NO aplicar agua si se trata de quemadura por ácido sulfúrico o ácido nítrico.

Fracturas

Contusión. Es una lesión por impacto de un objeto en el cuerpo que no produce la pérdida de continuidad de la piel, pero puede producir lesión por debajo de ella y afectar a otras estructuras. Según la intensidad del impacto pueden aparecer: equimosis (cardenal), hematoma o edema (chichón) y aplastamiento intenso de partes blandas.

Esguince. Es la separación momentánea de las superficies articulares.

Luxación. Es la separación mantenida de las superficies articulares.

Fractura. Es la rotura de un hueso. Puede ser cerrada cuando la piel queda intacta y abierta cuando la piel que recubre la extremidad se rompe, produciendo una herida.

PRIMEROS AUXILIOS

¿Qué debemos de hacer?

  Contusión:

     1. Aplicar frío local, sin contacto directo con la piel (envuelto en un paño).

     2. Si afecta a una extremidad, levantarla.

     3. En aplastamientos intensos debe inmovilizarse la zona afectada, como si se tratara de una lesión ósea.

  Esguince:

     1. Aplicar frío local.

     2. Levantar la extremidad afectada y mantenerla en reposo.

     3. No mover la articulación afectada.

  Luxación

     1. Aplicar frío local.

     2. Dejar la articulación tal y como se encuentre la extremidad. No movilizar.

  Fractura cerrada

     1. Aplicar frío local.

     2. No tocar la extremidad. Dejarla en reposo.

  Fractura abierta

     1. No introducir el hueso dentro de la extremidad.

     2. Cubrir la herida con gasas estériles o paños limpios y, preferiblemente, humedecidos.

     3. Aplicar frío local.

     4. No tocar la extremidad. Dejarla en reposo.

¿Qué NO debemos de hacer?:

      NO presionar, pinchar, ni reventar los hematomas.

      NO reducir las luxaciones y fracturas, ya que podemos lesionar los sistemas vascular y nervioso. Se deben inmovilizar tal y como se presenten.

      NO aplicar calor ni pomadas antiinflamatorias, analgésicos o calmantes, pues pueden enmascarar los síntomas y dificultar la exploración.

      NO intentar reintroducir el hueso en fracturas abiertas.

Atragantamiento

Cuando se tiene la certeza o se sospecha una obstrucción de las vías respiratorias por un cuerpo extraño (frutos secos, trozos de goma de borrar…) se deben realizar maniobras específicas de desobstrucción.

El mecanismo más eficaz para expulsar un cuerpo extraño es la tos.

¿Qué debemos de hacer?

  1. Si el alumno respira, animarle a que tosa.

  2. Si los esfuerzos respiratorios no son efectivos, la tos se vuelve débil, o el afectado pierde la consciencia, se seguirán las siguientes maniobras de desobstrucción:

      Si el alumno está consciente se le estimulará para que tosa y, si no elimina el cuerpo extraño, realizaremos la maniobra de Heimlich, según se detalla seguidamente:

        El reanimador se situará de pie y sujetará al alumno por detrás, pasando los brazos por debajo de las axilas y rodeando el tórax.

        Colocaremos las manos sobre el abdomen (boca del estómago) y efectuaremos 5 compresiones hacia arriba y atrás.

        Esta maniobra debe repetirse hasta que el alumno expulse el cuerpo extraño.

      Si el alumno está inconsciente:

        Examinar la boca y eliminar el cuerpo extraño sólo si es accesible.

        Abrir la vía aérea y comprobar la respiración.

        Si no respira, efectuar 5 insuflaciones de rescate.

        Si no se mueve el tórax, realizar 5 compresiones abdominales (maniobra de Heimlich).

        Colocar al alumno boca arriba, con la cabeza hacia un lado y la boca abierta.

        Colocarse a horcajadas sobre sus caderas.

        Colocar el talón de una mano por encima del ombligo y por debajo del esternón. Colocar la otra mano sobre la primera cogiéndose la muñeca. Así realizaremos 5 compresiones sobre el abdomen hacia dentro y hacia arriba.

       Repetiremos toda la secuencia hasta que se consiga eliminar la obstrucción.

¿Qué NO debemos de hacer?:

      NUNCA realizar la extracción manual del cuerpo extraño a ciegas.

      Si el afectado no tose, NO darle golpes en la espalda.

Traumatismos bucodentales

¿Qué son? ¿en qué consisten?

Se trata de lesiones de partes blandas de la boca y/o lesiones dentarias y periodontales producidas por mecanismos traumáticos.

ACTUACIÓN BÁSICA: PRIMEROS AUXILIOS

  1. Ante lesiones de la boca, proceder a una limpieza suave de la misma, antisepsia con hexetidina (Oraldine) y a la aplicación de frío si hay tumefacción o edema. Derivar a un centro sanitario si hay hemorragia que no cede o cortes para suturar.

  2. Si hay traumatismo dental en dientes permanentes (>=6 años), es muy importante localizar el fragmento fracturado o el diente entero de cara al tratamiento, y además porque puede aspirarse, deglutirse o incrustarse en partes blandas. Coger el diente por la corona, evitando tocar la zona de la raíz. Si existiera algún cuerpo extraño, se quitará enjuagando con suero fisiológico a poca presión. Conservarlo en leche fría, suero fisiológico, solución de lentes de contacto o, incluso, la propia saliva (debajo de la lengua) si no hay otro medio y el niño es mayor y no hay riesgo de aspiración.

  3. Ante dientes luxados o incluidos, NO manipularlos y derivar al odontólogo.

  4. Derivar con carácter urgente al odontólogo: el diente puede reimplantarse con éxito en las primeras dos horas (sobre todo en la primera).

PRECAUCIONES

  NO derivar al niño al odontólogo sin haber intentado localizar el diente.

  NO manipular el diente: NO tocar la raíz, NO lavarlo con agua o solución antiséptica y NO secarlo con gasas.

  NO transportar el diente en agua o en seco.

  NO demorar la derivación del niño al odontólogo.

OTRAS RECOMENDACIONES

  Informar a los padres o responsables del afectado lo antes posible.

Hemorragias

¿Qué son? ¿en qué consisten?

Se trata de la salida de sangre a través de una herida por rotura arterial, venosa o capilar.

ACTUACIÓN BÁSICA: PRIMEROS AUXILIOS

a. Heridas

     1. Ante todo, hacer una cuidadosa limpieza de la zona afectada con suero fisiológico o agua del grifo "a chorro" suave.

     2. Limpiar con una gasa y una solución antiséptica (povidona yodada o clorhexidina), siempre de dentro hacia fuera de la herida.

     3. Cubrir la herida con una gasa estéril y esparadrapo.

     4. Ante un corte extenso, después de la limpieza valorar la realización de sutura (puntos).

     5. Si continúa sangrando, comprimir la herida con gasas para evitar la hemorragia.

b. Hemorragia nasal

     1. Apretar el lado de la nariz que sangra (normalmente a los dos minutos ha dejado de sangrar).

     2. Si no cesa el sangrado, coger una gasa, doblarla en forma de acordeón empapada en agua oxigenada e introducirla lo más profundamente posible en la fosa nasal que sangra, dejando siempre parte de la gasa fuera para poder extraerla después.

     3. Aplicar compresas frías o hielo en la parte posterior del cuello, inclinar la cabeza hacia delante, para impedir que se trague la sangre.

c. Heridas penetrantes

   Tórax:

     1. Tapar la herida con un apósito impermeable y fijarlo con esparadrapo.

     2. Colocar al alumno en posición semi-incorporada.

     3. Avisar a URGENCIAS 112. Mientras tanto, controlar los signos vitales.

     4. Si la herida ha sido producida por un objeto punzante, no se debe retirar.

   Abdomen:

     1. Cubrir la herida con un apósito humedecido.

     2. Colocar al alumno tumbado con las piernas flexionadas.

     3. Avisar a URGENCIAS 112. Mientras tanto, controlar los signos vitales.

     4. Si la herida ha sido producida por un objeto punzante, no se debe retirar.

PRECAUCIONES

  NO utilizar algodón en la limpieza de la herida, ya que deja restos.

  NO utilizar alcohol.

  Ante hemorragia nasal, NO utilizar “aquellos sistemas antiguos” de echar la cabeza hacia atrás y levantar el brazo

  NO se deben sacar los objetos punzantes de una herida.

OTRAS RECOMENDACIONES

  Llamar a URGENCIAS 112 o acudir a un Centro Sanitario si el sangrado es abundante, si necesita puntos de sutura, o la herida está en tórax o abdomen.

  Informar a los padres o responsables del afectado lo antes posible.

  Recordar a los padres o responsables que deben acudir con la cartilla de vacunaciones al Centro Sanitario.

 Volver



c Gobierno de Canarias