Economía Circular

La Economía Circular se define como un modelo económico en el que el valor de los productos, los materiales y los recursos se mantiene en la economía durante el mayor tiempo posible, con el objetivo de reducir la generación de residuos y aprovechar al máximo aquellos cuya generación no se haya podido evitar. 

Se presenta por tanto como una alternativa sostenible al modelo productivo predominante, que se define por una utilización lineal de los recursos (producir, consumir y tirar residuos), modelo que se ha revelado agresivo con el medio ambiente e insostenible a medio plazo, habida cuenta de la limitación de los recursos disponibles. El enfoque circular por tanto debe tenerse en cuenta tanto en los ciclos biológicos como en los ciclos tecnológicos.

 

 

Los poderes públicos deben promover la visibilización del potencial de la Economía Circular, identificando oportunidades, retos y proyectos que resulten prioritarios y que faciliten la transición hacia una economía circular, lo que nos llevará a la postre hacia un uso más eficiente de los recursos medioambientales.

Ya desde diciembre de 2015 la Comisión Europea presentó su Plan de Acción para una economía circular en Europa, con el objetivo de señalar las diferentes medidas sobre las que la Comisión Europea estima que es necesario actuar para avanzar en economía circular, afectando dichas medidas:

  • a las diferentes etapas del ciclo de vida de los productos (diseño y producción, consumo, gestión de residuos y aprovechamiento de los recursos contenidos en los residuos mediante su reintroducción en la economía) y,
  • a cinco áreas que la Comisión considera prioritarias (los plásticos, el desperdicio alimentario, las materias primas críticas, la construcción y la demolición y la biomasa y productos con base biológica).

En este sentido, la más reciente Comunicación de la Comisión Europea “Una asociación estratégica renovada y más fuerte con las regiones ultraperiféricas de la Unión Europea” de octubre de 2017, pone el énfasis en señalar la economía circular como un prometedor ámbito de crecimiento para apoyar el desarrollo endógeno de las Regiones Ultraperiféricas, resaltando que ofrece oportunidades de negocio y fomenta la innovación y la creación de empleo, e indicando que las soluciones implantadas por las regiones ultraperiféricas podrían reproducirse en otros territorios que aspiren a hacer un uso eficiente de los recursos, incluidas las islas.

Por su parte en el ámbito nacional, el Gobierno de España está elaborando la Estrategia Española de Economía Circular, bajo la coordinación y liderazgo del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, en colaboración con el resto de ministerios implicados, las comunidades autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias.

Para el Gobierno de Canarias resulta crucial que el crecimiento, la competitividad y el empleo de nuestra tierra se planifique desde la óptica de la economía circular, de manera que responda a los retos de la utilización sostenible de las energías y recursos naturales y permita avanzar en eficiencia energética, algo en lo que nuestro archipiélago dispone de ventajas propicias.

En esta línea y por su carácter transversal, la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento lidera la elaboración de la Estrategia Canaria de Economía Circular, en un proceso que pretende ser participativo y abierto, en coordinación con las instituciones y centros directivos implicados, así como con los actores relevantes por razón de la materia.

Con el fin de posibilitar esa participación, se llevó a cabo un proceso de consulta pública que estuvo abierto desde el 20 de julio al 20 de septiembre, ambos inclusive.

A continuación se ponen a disposición de la ciudadanía una serie de documentos estratégicos de interés, que representan el marco europeo y nacional de partida en la materia: