Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

El Teatro Guiniguada se proyectó en el mes de julio del año 1938 y es obra del arquitecto Antonio Cardona Aragón que estudia en la escuela de Madrid (1922 - 1929), siendo autor de 26 proyectos para cines entre 1930 (cine Royal) y 1964 (el de Gran Tarajal, Fuerteventura). Los variados lenguajes de estos proyectos que van desde el academicismo-regionalismo, al racionalismo y al neocanario indican la figura del técnico que atiende a los gustos de su clientela. Este es el caso de este edificio "Avellaneda" para cine, viviendas, dos locales comerciales y dos oficinas, donde Antonio Cardona fluctúa entre el academicismo-regionalismo del alzado, con estilemas clasicistas en el porche, y el racionalismo expresionista para la óptica Hernández Guerra, situada en la planta baja del edificio.

 

La misma operación la repite en el vestíbulo con molduras, lunetos y referencias al orden clásico. A pesar de estar originalmente proyectado como cine, el modelo seguido fue el de teatro tradicional, con sala triangular, palcos, escenario y foso de orquesta, al que se añade una pantalla al fondo del escenario y una cabina de proyección sobre el anfiteatro. En vez de proyectar un cine y prever su flexibilidad para los usos teatrales o de concierto, se haya operado al revés, quizá por falta de referencias tipológicas de cine, y se proyectara un teatro “adaptado” como cine.

 

Esto ha complicado, en gran manera, las reformas sucesivas del teatro, ya que la estructura tan poco flexible de teatro tradicional, unido a la forma triangular de la sala, hace que la única forma de agrandar la pantalla haya sido reducir el patio de butacas, opción también utilizada en la última reforma.

 

El Teatro Guiniguada ha sido objeto, a lo largo de su historia, de distintas modificaciones. El proyecto original obedece a un trazado de teatro clásico incluido dentro del citado edificio de oficinas, viviendas y locales comerciales, si bien, adaptado a sala de conciertos (disponía de un foso para orquesta) con un escenario muy reducido, y preparado para cine, para lo cual se proyectó una pantalla en la parte trasera del escenario, de tamaño suficiente para los formatos de la época y una cabina de proyección sobre el anfiteatro. Desde sus inicios se le denominó Cine Avellaneda en referencia al nombre del promotor.

 

A principios de los años ochenta se hizo una primera reforma del cine, cambiando el mobiliario, sustituyendo las antiguas butacas de madera por unas más cómodas y acercando el plano de pantalla, reduciendo la sala y eliminando seis filas de butacas con lo cual se conseguía una mayor dimensión de la pantalla adaptada a los formatos actuales.

 

A principios de los noventa, ante la escasez de teatros en la ciudad, y ya en propiedad del Gobierno Autónomo, se adaptó para el uso de teatro (de esta época datan los frescos de Fernando Álamo y Juan José Gil), manteniendo la posibilidad de proyecciones de cine (en el mismo edificio se ubican las oficinas de la filmoteca de Las Palmas).

 

En la reforma se utilizaron los espacios previstos en el proyecto original, si bien, lo reducido del escenario y la caja escénica y la ausencia de camerinos limitaban en gran manera dicho uso. Esta inadecuación a lo que podría ser un teatro moderno, llevó a plantear una remodelación integral que permitiera ampliar el espacio escénico, equiparlo con maquinaria moderna y crear una zona de camerinos e introducir sistemas de climatización que permitieran adecuar el antiguo teatro a las nuevas necesidades. Ello ha permitido contar con un espacio de exhibición escénica y audiovisual en Las Palmas de Gran Canaria con una programación estable que impulsa la actividad cultural de Gran Canaria y toda Canarias.

 

La reapertura del Teatro Guiniguada ha generado una tribuna estable de exhibición de pro¬ducciones culturales, en su mayoría canarias, con el objetivo de que los residentes y visitantes de la isla dispongan de un espacio estable de programación escénica de ca¬lidad.

 

Hasta el cierre por reformas en 2000, el Teatro Guiniguada fue la sede oficial de las proyecciones de la Filmoteca Canaria, que tiene como misión la realización de actividades propias en cuanto centro de recuperación, conservación y difusión del patrimonio audiovisual en general y el canario en particular, como mecanismo de reafirmación de la política de protección y apoyo que el cine reclama en la actualidad. Esta actividad se complementa con un programa de proyecciones que aúna la revisión de los grandes referentes de la historia del cine con las últimas tendencias en este arte. Se trata pues, de mostrar otras realidades cinematográficas que existen más allá de las multisalas y que manifiestan un amplio abanico estilístico, temático y cultural.

 

En su nueva andadura, la función más importante del Teatro Guiniguada en el ámbito audiovisual será la de albergar semanalmente la programación de los ciclos de la Filmoteca y ofrece cobertura a otras actividades de carácter cinematográfico que se han ido consolidando en los últimos años, como el Festival Internacional de Cine de Las Palmas, la Muestra de Cine Iberoamericano (Ibértigo), el programa Educar la mirada (sesiones matinales para centros docentes) y los estrenos puntuales de los cortometrajes y largometrajes canarios que reciben apoyo a través de las convocatorias anuales realizadas por Canarias Cultura en Red dentro del Plan Canario del Audiovisual.

 

El Teatro Guiniguada, que ofrecerá sus instalaciones para los eventos citados, estará también reservado para dar la oportunidad a los nuevos cineastas canarios de presentar sus trabajos en nuestra sala, dando a conocer los caminos por los que transitan los jóvenes creadores de las islas.

 

La Filmoteca Canaria vuelve a su sede del Teatro Guiniguada con el objetivo de crear un "espacio vivo" donde el público asistente, los organizadores y los directores de las películas puedan intercambiar sus puntos de vista.

 

El Teatro Guiniguada contribuirá al crecimiento y prestigio de los profesionales de las Artes Escénicas y Audiovisuales aportando el espacio necesario para ello. Un crecimiento y prestigio que serán, sin duda alguna, motores de identidad e imagen de Canarias; herramientas de desarrollo económico y también de atractivo turístico ante la incidencia internacional del llamado turismo cultural.

 
Teatro Guiniguada - Calle Mesa de León S/N - 928.32.18.07