Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Bienes de Interés Cultural



Catedral de Las Palmas de Gran Canaria (Santa Ana)

Catedral de Las Palmas de Gran Canaria (Santa Ana)

Isla: Gran Canaria

Municipio: Las Palmas de Gran Canaria

Categoria: Monumento

Declaración: Decreto 1689/1974, de 24 de mayo de 1974

La historia de la edificación del templo ha sido larga, lo que ha provocado la conjunción de diferentes estilos arquitectónicos en un mismo edificio. En el proceso constructivo pueden distinguirse varios momentos: - Una etapa transcurre a los largo de los siglos XVI y XVII con la utilización de elementos góticos y renacentistas, el primer arquitecto fue Diego Alonso de Montaude, a quien sustituyó Pedro de Llerena. A él  se debe la distribución de la planta en tres naves, la central más elevada y las laterales con capillas adosadas. En 1533 se incorpora el maestro Juan de Palacios, quien aplicó las primeras bóvedas nerradas. Por último Martín de Narea junto a su sobrino Pedro de Narea se hace cargo de las obras a mediados del siglo XVI. Esta sucesión de maestros dio lugar a un templo singular de líneas góticas, inaugurado en 1570. - En un segundo período, el Cabildo Catedralicio decide impulsar nuevas obras después de una gran pausa de 150 años. En 1781, contratan al canónigo lagunero Diego Nicolás Eduardo. Él trazó la cabecera e incluyó un cimborrio en el crucero utilizando bóvedas nerradas. A los muros exteriores les imprimió un estilo neoclásico. - La tercera fase abarca desde 1804, tras el fallecimiento de Diego Nicolás Eduardo, hasta principios del siglo XX. Sustituyó a Eduardo el escultor José Luján Pérez, a quien se le atribuye el término del cimborrio. Concluyó en 1821 con la torre norte, quedando detenidas las obras. El resto del conjunto, que siguió manteniendo el estilo neoclásico, se debe a diferentes artífices. En 1896 llegó a Las Palmas el proyecto de Arturo Mélida, que continuó Laureano Arroyo, que añadió un templete central. Este último incluyó un rosetón en el segundo cuerpo de la fachada, finalmente culminada a comienzos del siglo XX con la instalación de un templete por parte del arquitecto canario Fernando Navarro. El templo se comunica con el afamado patio de los Naranjo s través de la denominada "Puerta del Aire", realizada en cantería azul y de líneas renacentistas. La Catedral guarda piezas artísticas de indudable valor, aunque muchos de sus tesoros fueron saqueados durantes las incursiones piratas. Entre las esculturas podemos admirar una Virgen del Pino del siglo XVIII, la imagen de San pedro del siglo XVII, un Crucificado, una Dolorosa, un San José y una talla de Nuestra Señora de la Antigua esculpida por Luján Pérez. Los grandes cuadros del Vía Crucis son de José Rodríguez Lozada. El retablo mayor es gótico de principios del siglo XVI procedente de la colegiata de Seo de Urgel. Además, hay pinturas de Juan de Miranda y ricas piezas de orfebrería como la Cruz procesional gótica de 1526 o un trono custodia sevillano de 1615.
 

© Gobierno de Canarias