Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Bienes de Interés Cultural



Caserío de Taucho

Caserío de Taucho

Isla: Tenerife

Municipio: Adeje

Categoria: Conjunto Histórico

Declaración: Decreto 94/2005, de 24 de mayo

El Conjunto Histórico de Taucho se localiza en las medianías del término municipal de Adeje, entre los 870 y los 950 m.s.n.m. en un área que ha experimentado una intensa roturación desde el siglo XVI, cuando comienzan a instalarse los primeros colonos castellanos que se fusionan con los supervivientes de la comunidad aborigen. Cereales, frutales y pastos ocuparon amplias extensiones en los alrededores del caserío, extendiéndose hasta la zona de Cercado Grande y Aponte. La configuración geológica del terreno se caracteriza por el apilamiento de coladas basálticas y traquibasálticas, con algunos niveles de fonolitas y tobas ácidas. La vegetación dominante está constituida por comunidades ruderales y nitrófilas de sustitución, con abundancia de herbazales y arbustos, así como algunos pinos canarios aislados que indican la extensión de esta formación arbórea en épocas pasadas. Asimismo, abundan los frutales -cítricos, higueras, almendros-, además de una importante presencia de tuneras, como reflejo de la trascendencia que la explotación de la cochinilla tuvo en estas tierras en las décadas centrales del siglo XIX. El Conjunto Histórico se reparte en varias agrupaciones de inmuebles, entre las que destaca el núcleo fundacional en torno a la Iglesia de la Virgen del Coromoto, de edificación reciente. Esta aglomeración se ubica en la margen izquierda del barranco, a ambos lados de la calle Virgen del Coromoto, alternándose edificaciones tradicionales de una o dos plantas, techumbres de tejas a dos y cuatro aguas, gruesos muros de mampostería y una trama urbanística bastante anárquica, como resultado de un emplazamiento aleatorio sólo fundamentado en la necesidad de ocupar los sectores más rocosos e improductivos y liberar la mayor superficie destinada a la agricultura. Los inmuebles tradicionales de Taucho se caracterizan por sus gruesos muros de mampostería en los que se utiliza un mortero a base de barro y pequeñas piedras, y, en ocasiones, un enfoscado parcial o total de los paramentos exteriores con escaso empleo de cal, al tratarse de un producto poco accesible a las humildes economías campesinas. Suelen presentar una o dos plantas, de manera que la superior corresponde generalmente al granero, accediéndose al mismo mediante una escalera de madera y balcón de balaustres y cubierta de idéntico material. Todavía se conservan algunos de estos elementos en varias edificaciones del caserío. Las cubiertas a una, dos y cuatro aguas, son de teja árabe sobre entramado de madera -vigas, hibrones, listones- sobre el que se apoyan directamente las tejas. Los vanos son escasos y en ellos se emplea madera de tea, siendo frecuentes los tapaluces y puertas realizadas con tablones. Las construcciones destinadas a uso no habitacional suelen ser más sencillas, mostrando muros gruesos de piedra seca, con algunos ripios o cuñas que los apuntalan y una cubierta de teja a dos aguas. En este caso, los vanos se limitan a la puerta de acceso. Una segunda agrupación de inmuebles se localiza frente al anterior en la margen derecha del barranco y distribuido a lo largo de la carretera de acceso, como evolución de un antiguo camino real que conectaba los diferentes pagos de las medianías: Tijoco Alto, Taucho, La Quinta, Ifonche, etc. Las características tipológicas en este caso muestran un mayor grado de transformación, habiéndose derribado varias construcciones tradicionales y siendo reemplazadas por edificios modernos carentes de valor patrimonial o sujetos a procesos de restauración sin criterios demasiado rigurosos. No obstante, en este sector aún existen algunas edificaciones tradicionales en relativo buen estado de conservación, en especial al otro lado del barranco -en la margen izquierda- donde se localiza un grupo de tres edificaciones con muros de piedra y cubierta a dos aguas bien conservadas. Un tercer grupo de inmuebles se localiza a lo largo del camino de El Moñigal, destacando una vivienda de dos plantas, con escalera de acceso al granero, que finaliza en un balcón con balaustres planos, de gran calidad constructiva y valor patrimonial; junto a otras construcciones -algunas restauradas- que conservan numerosos elementos constructivos propios de la arquitectura doméstica de la zona. A lo largo de la calle El Pedregal se distribuyen dos grupos de viviendas y edificaciones tradicionales. En el primero de ellos los inmuebles más antiguos han sufrido importantes modificaciones, aunque conservan algunos elementos constructivos y la estructura original. El segundo, aun estando en mal estado, reúne un conjunto de construcciones -viviendas y dependencias anejas- que responden a la tipología característica de la arquitectura rural de Taucho. Una vivienda de planta cuadrada y dos plantas, con granero y cubierta a cuatro aguas, al que se accede por una escalera con balcón de madera. Sus muros de mampostería, con escasos vanos, se encuentran enjalbegados habiéndose empleado sillares de cantería en las esquinas. Junto a ella aparecen dos construcciones en piedra seca y techumbre a dos aguas destinadas a establo y cuarto de aperos. Algo más alejado, en el cruce con la calle Virgen del Coromoto y La Asomadita, se localiza otro conjunto arquitectónico muy similar, en proceso de restauración. Por último, en dirección SO existe un pequeño núcleo de edificaciones restaurado, en el que sobresale la edificación principal con porche sostenido por pies derechos y otras secundarias -de una sola planta- igualmente recuperadas y conformando un conjunto de marcado sabor tradicional.
 

© Gobierno de Canarias