Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Bienes de Interés Cultural



Molino de Los Barber

Molino de Los Barber

Isla: Gran Canaria

Municipio: Vega de San Mateo

Categoria: Sitio Etnológico

Declaración: Decreto 379/2007, de 23 de octubre

El Molino de Barber, o Molino de Arriba han sido las denominaciones que ha tenido esta obra de ingeniería histórica situada en el municipio de Vega de San Mateo, junto al límite con Santa Brígida en el kilómetro 19,100 de la carretera C-811 o carretera del centro. Su situación junto a la vía lo ha convertido en una referencia cultural y geográfica (la vuelta del Molino) para los vecinos de la comarca centro de la isla. Este molino responde a la tipología de los molinos de agua, por lo que la mecánica y tracción del ingenio molinero ha estado vinculado a la acequia de la Heredad de Tafira, cuyas aguas hacían de fuerza motriz para la molturación del grano. El conjunto está compuesto por la acequia de la Heredad de Tafira, el cubo de carga, el edificio del molino, la vivienda del molinero y los almacenes. El edificio principal del molino consta de dos alturas, en la que la disposición de huecos está distribuida en tres ventanas: dos simétricas a ambos lados de forma rectangular rematadas con pequeños arcos, y la del centro, más ancha y de mayor tamaño y que contaba con un pequeño balcón de hierro forjado. En consonancia con la segunda altura, la primera planta cuenta también con tres huecos de puerta con la misma distribución que las ventanas de la planta alta. Por encima de la cubierta aparece la obra del cubo, el cual es visible desde todos los lados de la construcción. Según algunos autores este cubo es el más grande de la isla. Se trata de una obra de sillares que alcanza los treinta metros de altura, lo cual permite una importante fuerza motriz para las muelas del molino, ya que éste funcionaba con dos ruedas a la vez. El cubo es de forma cuadrada, son distintos cuerpos cuadrados que van de mayor a menor y la parte alta está rematada por un pequeño cilindro también en cantería. La acequia que alimenta al cubo se mantiene sobre un muro de sillares similar al que conforma el cubo. El abandono sufrido en los últimos treinta años ha provocado el deterioro del inmueble, en especial de las cubiertas y la carpintería. Tanto las ventanas como las puertas están en estado de deterioro avanzado. Las ventanas de la segunda planta tienen un balaustre de hierro forjado en la parte baja. En cuanto a la cubierta, ha desaparecido la estructura y por tanto las tejas que cubrían el techo. Sólo se conserva un pequeño resto de la cornisa que vuela a modo de alero en la parte alta de la fachada. El edificio está totalmente enfoscado y pintado de blanco con bandas de color gris en las esquinas del inmueble de forma vertical y en el zócalo del edificio. Recientemente ha sufrido un tratamiento cromático por parte del Ayuntamiento de Vega de San Mateo, para mejorar el aspecto, utilizando un color amarillo gofio. Sin embargo, las paredes de carga permanecen en buenas condiciones lo que permitirá la posible restauración del inmueble. En la parte alta del edificio la vegetación está afectando y dañando su conservación. En el lado norte del inmueble se encuentra adosada otra edificación, paralela a la carretera, de un sola altura y cubierta plana. Esta edificación que pertenece a la misma propiedad está incluida en el entorno de protección del Bien de Interés Cultural (en adelante BIC).