Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Bienes de Interés Cultural



Morro Grueso

Morro Grueso

Isla: Tenerife

Municipio: Adeje

Categoria: Zona Arqueológica

Declaración: Ley 16/1985, de 25 de junio. Delimitación por Decreto 60/2002, de 6 de mayo de 2002

La Zona Arqueológica de Morro Grueso se localiza en el interfluvio comprendido entre los barrancos del Agua, como límite septentrional, y el de Fañabé, como límite meridional. Se trata de un apilamiento de coladas basálticas pertenecientes a la Serie I, que han sufrido un importante proceso de desmantelamiento, configurándose como una alargada arista, de fuerte pendiente, culminada por una alineación de roques basálticos columnares donde se ubican los grabados. La vegetación de la zona se encuentra bastante degradada, correspondiendo al área potencial del tabaibal-cardonal, con especies propias de esta formación, que se alternan con especies de sustitución. La estación rupestre está constituida por unos 18 paneles de grabados ejecutados mediante la técnica de incisión, con o sin abrasión, así como algunos rayados, generalmente asociados a los "graffitis" e inscripciones modernas. La temática de los mismos es siempre esquemático-geométrica, con motivos rectilíneos, reticulados, cruciformes, haces de líneas paralelas englobados en motivos curvilíneos cerrados, trazos cortos y discontinuos alineados y líneas con trazados irregulares, todos ellos muy comunes y similares a los de otras estaciones rupestres del sur de la isla. Entre los grabados destacan tres inscripciones de forma elíptica -dos de ellas adosadas-, realizadas mediante incisión gruesa y poco profunda, con abrasión, que pudieran ser interpretados como posibles motivos esquemático-figurativos, correspondientes a podomorfos. El conjunto de los grabados se localiza en el roque basáltico de mayores dimensiones (en cuya cima se ha colocado una cruz metálica), utilizando en su mayoría como soporte los bloques próximos a la cima del afloramiento. Los restantes elementos arqueológicos que se registran en el ámbito de protección propuesto están constituidos por construcciones de piedra seca de tendencia circular u oval, posiblemente relacionadas con actividades ganaderas (cabañas y rediles), así como una pequeña cueva con relleno estratigráfico, en la que se habrían hallado -según información oral- cuentas de collar aborígenes y restos malacológicos, pudiéndosele atribuir una funcionalidad sepulcral. En el conjunto del yacimiento, y en superficie, se aprecian restos de material lítico (obsidiana) y cerámico.
 

© Gobierno de Canarias