Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Aviso

La información de esta página no está actualizada. La Dirección General está trabajando en la creación del Sistema de Información del Patrimonio Cultural (LAVA). En tanto no se publique la web de LAVA, se ruega ponerse en contacto con el centro directivo para cualquier consulta relativa a los Bienes de Interés Cultural y el Atlas del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Bienes de Interés Cultural



Exconvento Franciscano de la Virgen de Guadalupe y San Pablo

Exconvento Franciscano de la Virgen de Guadalupe y San Pablo

Isla: Tenerife

Municipio: Adeje

Categoria: Monumento

Declaración: Decreto 30/1986, de 7 de febrero de 1986. Modificada denominación, categoría y delimitación por Decreto 107/2014, de 6 de noviembre

Del antiguo convento solo se conserva la iglesia conventual, conformada por una única nave que finaliza en un arco de triunfo en cantería apeado sobre columnas adosadas con capiteles corintios, que da paso a la capilla mayor. La fachada principal está presidida por el escudo de armas del marquesado, flanqueado por dos ventanas cuadrangulares y bajo las que se abre la portada principal de medio punto en cantería. Adosado a la iglesia se encuentra el actual edificio del Ayuntamiento, que a principios del siglo XIX fue levantado sustituyendo al antiguo complejo conventual, hoy completamente desaparecido. El convento fue fundado en 1679 por iniciativa del primer marqués de Adeje, Juan Bautista de Ponte y Pagés. Debido a la dinámica poblacional y económica de esta zona de la isla, sometida a un importante grado de aislamiento, el número de religiosos nunca fue demasiado importante, con una media de frailes de 8 o 9. Ya en 1802 la congregación había quedado reducida a tres clérigos. Tras la desamortización y la clausura del convento en 1835, el edificio conventual fue arruinándose progresivamente hasta acabar con su desaparición. La nueva construcción, en un lenguaje ecléctico propio de las primeras décadas del pasado siglo, se destinó a sede del Ayuntamiento. La iglesia constituye la única pieza arquitectónica del convento que ha llegado a nuestros días relativamente bien conservada, aunque durante la segunda mitad del siglo XIX y el XX tuvo usos tan dispares como el de cuartel, empaquetado de tomates o escuela de enseñanza media.