Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Bienes de Interés Cultural



Zonzamas (queseras y construcciones ciclópeas)

Zonzamas (queseras y construcciones ciclópeas)

Isla: Lanzarote

Municipio: Teguise

Categoria: Zona Arqueológica

Declaración: Real Decreto 1344/1979, de 27 de abril de 1979

El poblado de Zonzamas se considera como uno de los yacimientos arqueológicos más relevantes del archipiélago canario. Al parecer fue la residencia del ultimo jefe de la isla, Guardafía. El asentamiento estuvo ocupado de forma continuada hasta el siglo XVIII, de manera que su abandono se vincula a las erupciones volcánicas que se iniciaron  en 1730. En Zonzamas se han realizado varias excavaciones arqueológicas. Los resultados de los estudios permiten constatar como el espacio interior se organizaba en torno a un núcleo central protegido por una muralla de piedras. Son cinco los conjuntos arquitectónicos que se dan a conocer. Se trata de construcciones semisubterráneas que en ocasiones tienen  planta circular u oval, y en otras, planta rectangular. Se accede al interior de estos conjuntos mediante una puerta con escalera orientada al suroeste para evitar los fuertes vientos que reinan en la zona. No se sabe con exactitud para que se destinaban estas edificaciones. Se les han atribuido diversas utilidades tales como almacén o lugar de reunión. Las queseras son manifestaciones rupestres consistentes en canales longitudinales y paralelos labrados en grandes bloques basálticos. Las interpretaciones que se le han dado son varias: como lugares donde se practicaban ritos religiosos, o donde se realizaban actividades cotidianas como la molienda o, simplemente, como construcciones para la captación y almacenamiento de agua. La quesera de Zonzamas alcanza los 3´90 metros de diámetro, donde se disponen cinco canales orientados al noroeste y una prolongación de un metro en el sector oriental. Todos los canales son ciegos por ambos extremos. Es, probablemente, la mejor conservada de la isla.
 

© Gobierno de Canarias