Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Estás en:

Aviso

La información de esta página no está actualizada. La Dirección General está trabajando en la creación del Sistema de Información del Patrimonio Cultural (LAVA). En tanto no se publique la web de LAVA, se ruega ponerse en contacto con el centro directivo para cualquier consulta relativa a los Bienes de Interés Cultural y el Atlas del Patrimonio Cultural Inmaterial.

Bienes de Interés Cultural



Casa Borges-Estévanez

Casa Borges-Estévanez

Isla: Tenerife

Municipio: La Laguna

Categoria: Sitio Histórico

Declaración: Decreto 58/2014, de 29 de mayo

La Casa Borges Estévanez fue construida entre 1733 y 1735 por un miembro de la familia Meade, ilustre linaje de ascendencia irlandesa uno de cuyos integrantes más destacados fue José Murphy y Meade. Este destacado político tinerfeño consiguió la capitalidad del Archipiélago para Santa Cruz, debiendo pasar largas temporadas en esta residencia de campo. Pero serán sus sobrinos, Nicolás y Patricio Estévanez Murphy, dos de las principales personalidades políticas y culturales más sobresalientes en el panorama local y nacional del siglo XIX y principios del XX, los que tengan una mayor vinculación con la casa. El mayor de ellos -Nicolás- fue militar de carrera, prestando servicios en África, Puerto Rico y Cuba. Republicano convencido, llegó a ser Ministro de la Guerra durante unos pocos meses de 1873. Con la restauración monárquica se exilió en diversos lugares de Europa y América, para volver a Madrid a finales del siglo XIX y continuar con su carrera política como diputado republicano. Murió en París en 1914 mientras prestaba servicio al gobierno francés en los primeros momentos de la 1ª Guerra Mundial. Su biografía es casi novelesca y entre los sucesos más oscuros de la misma figura su supuesta participación en el atentado anarquista contra Alfonso XII. Dedicado también a las letras, sobresale su poema "Canarias", en el que plasma su concepto de patria, superador del pleito insular y que contiene las célebres referencias a la "sombra del almendro de su infancia". Patricio Estévanez fue periodista y literato, así como un republicano convencido que ejerció una notable influencia en la política y la sociedad canarias de su tiempo. Fue un defensor incansable de Tenerife en la cuestión del pleito insular. Director de la Ilustración de Canarias entre 1882 y 1884, pasa a dirigir el Diario de Tenerife entre 1886 y 1917. Consejero electo del primer Cabildo tinerfeño en 1913, fue miembro de la Real Academia de la Historia y promotor del Hospital de Niños propuesto por el doctor Guigou. Murió en 1926 y residió siempre en la casa de Gracia, con mucha vinculación a la cercana ermita homónima. Otro personaje destacado vinculado a la historia de la casa fue Francisco Borges Salas, yerno de Patricio, y uno de los artistas contemporáneos más destacados del Archipiélago. Además de su profesión como docente en la Escuela de Artes y Oficios, fue el autor de diversos grupos escultóricos entre los que destaca el ubicado en el centro del Parque García Sanabria, así como otras ejecutadas durante su estancia de 20 años en Venezuela. Pero, además, la casa alojó en determinados momentos a personajes históricos de la categoría de Berthelot, O'Donell, Blasco Ibáñez o Coquet. La casa acogió las famosas tertulias promovidas por ambos hermanos y en las que participaban habitualmente personajes de la talla de Valentín Sanz, Agustín Guimerá, Ramón Gil-Roldán, Teobaldo Power, Alfonso Dugour y otros. La vivienda que nos ocupa es una casa de campo para familia acomodada, emparentable con las casonas rurales presentes en la Rambla de Castro o las haciendas de Los Príncipes y La Coronela, también en Los Realejos. El paraje original en el que se construyó la casa era muy distinto al actual, pues sólo existía la Ermita de Gracia, como replica constructiva a la casa de los Meade en un entorno rural poco transformado desde el que se divisaba la bahía de Santa Cruz. Se trata de una casona de dos plantas, que en su lado este y en planta alta finaliza en el conocido balcón, a cuyo pie se ubica el famoso almendro. Sobresale su galería cerrada que recorre el lado sur del cuerpo superior, al que se fueron añadiendo diversas construcciones en dos etapas. Entre ellas destaca un cuerpo transversal situado al oeste, con galería de madera. Como elemento destacado ha de citarse, igualmente, un gran aljibe abovedado con brocal cuadrado. El conjunto se completa con una serie de dependencias anejas, algunas con escaso valor patrimonial, entre las que se incluyen las antiguas cuadras o el estudio de Borges, una edificación reciente sin interés patrimonial alguno. Por último, ha de citarse que en algunos de los afloramientos basálticos que conforman los jardines de la casa y que se prolongan por la margen derecha del Barranco de Los Gomeros, existen varios paneles de grabados rupestres, de adscripción cronológica imprecisa, que quedan integrados en el entorno de protección del Bien de Interés Cultural.