Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Síguenos:

Estás en:

Exposiciones

21 diciembre 2019 » 2 febrero 2020

Miriam Durango: ‘Para ti la culpa, para mí la disculpa’

INAUGURACIÓN: SÁBADO 21 DE DICIEMBRE A LAS 12:00 H.

Las salas Cabrera Pinto de La Laguna, dependientes del área de Cultura del Gobierno, presentan una retrospectiva dedicada a la artista Miriam Durango. Con el título “Para mí la culpa, para ti la disculpa” recorre gran parte de su proceso creativo, concretamente, el que transcurre desde la década de los 90 hasta la actualidad.

A lo largo de todos estos años, tanto su evolución artística como vivencial han ido íntimamente ligadas. Observando su recorrido y cómo éste se ha ido desgranando a través de diversas series, es fácil reconocer ciertas insistencias que se han ido repitiendo, entre ellas, nociones como la marcada presencia del estereotipo en nuestra sociedad.

La muestra, al tiempo que una alusión a este concepto, “podría decirse que es también una forma intencionada de involucrar, sugerir, obligar en cierta manera al espectador a una autorreflexión que propicie la salida del circuito cerrado en que se halla todo comportamiento estereotipado. De ahí la utilización de la forma a modo de pintada callejera, los muros que hablan para todos, están ahí al alcance de la mayoría, te tropiezas con ellos aunque no lo desees, los tienes que leer y ello te obliga a reflexionar” argumenta la creadora.

Miriam Durango (Santa Cruz de Tenerife, 1958) es una artista polifacética de amplia trayectoria que ha compaginado la creación con el comisariado y la gestión cultural. Como comisaria independiente ha realizado numerosos proyectos. De su trabajo inicial realizado con pintura ha ido transitando hacía la utilización de las nuevas formas y soportes expresivos que se manifiestan mediante las nuevas tecnologías, el vídeo, el arte sonoro, las instalaciones y el arte electrónico.

Rastreadora, lectora de mapas y observadora errante, en una época en que los espacios virtuales sustituyen a los reales, su mirada se desplaza sin cesar para construir y reconstruir: “Me gusta utilizar la pantalla como espacio donde sucede algo, de ahí que mis piezas tiendan a la abstracción en las que sus personajes existen, están atrapados dentro de un éter electrónico. El loop de las piezas aluden a la condición del eterno retorno, ciclos de principio y fin que se repiten una y otra vez”, concluye.