Usted tiene javascript desactivado por lo que algunos elementos de la página puede que no funcionen correctamente.

Historia del Archivo

En 1931 se crean por el Ministerio de Justicia y de Instrucción Pública y Bellas Artes los Archivos Históricos Provinciales, punto de partida para el nacimiento escalonado de estos centros de archivo. Habrían de pasar 17 años desde la promulgación del citado decreto, para que el Archivo Histórico Provincial de Las Palmas viera la luz y comenzase su lenta pero brillante andadura, no exenta de percances, unos más lastimosos que otros.

 

En 1947 el Presidente del Cabildo Insular de Gran Canaria, don Matías Vega Guerra, indiscutible impulsor de la creación del Archivo Histórico Provincial de Las Palmas (AHPLP), se dirigió al Gobernador Civil, que en aquel entonces ostentaba la presidencia del Patronato provincial para el fomento de los archivos, bibliotecas y museos en su jurisdicción, para transmitirle una vez más su deseo y preocupación por la necesidad imperiosa de crear el Archivo Histórico Provincial de Las Palmas, como única solución para la salvaguarda del patrimonio documental de la Provincia de Las Palmas, que se encontraba muy diseminado y, a veces, en un estado de conservación poco recomendable.

 

El 12 de octubre se publicó en el BOE la Orden de 20 de septiembre de 1948, por la que se crea el AHPLP con la finalidad de recoger en su seno los protocolos notariales de más de cien años de antigüedad, la documentación histórica de las Audiencias y Juzgados, de la Delegación de Hacienda y de otras dependencias oficiales de la Provincia, sí como la documentación histórica que con el carácter de depósito le quieran hacer las corporaciones, organismos y particulares, para su mejor custodia, conservación y estudio.

 

Dicha Orden nombra a su primer director; determina que los costes que se produzcan serán atendidos por la Dirección General de Archivos y Bibliotecas del Ministerio de Educación Nacional; felicita al Patronato por su interés en la creación del Archivo; y «excita el celo de los miembros de dicho Patronato y de cuantos forman parte del Cabildo Insular para lograr el acrecentamiento de los fondos documentales del nuevo Archivo, en el cual se aspira a reunir cuanta documentación histórica referente a la Provincia de Gran Canaria se encuentra hoy dispersa, sin posibilidad de ser atendida y en grave riesgo de desaparecer».


Durante sus primeros cuatro años tuvo residencia en la calle Murga 42, en el barrio de los Arenales de Las Palmas de Gran Canaria, a la espera de que se terminasen las obras que se estaban realizando en la Casa de Colón. Este primer local fue facilitado (al igual que lo serían los siguientes) por el Cabildo Insular de Gran Canaria, quién, además, costeó las reformas necesarias para hacerlo apto al fin a que se destinaba y la construcción de una estantería adosada a las paredes de la estancia, más otra a dos caras en el centro de la misma, donde albergar la rica y abundante documentación que se iba acumulando. Además le dotó con 30.000 ptas. anuales, y la Dirección General de Archivos y Bibliotecas del citado Ministerio tampoco estuvo ausente en el impulso inicial del AHPLP concediéndole 17.000 ptas. para adquirir el pertinente mobiliario.

 

En ese mismo año se transfirió la documentación secular (la más antigua era de 1526) del Archivo de la Real Audiencia al recién creado AHPLP. El horario de apertura al público en el primer bienio de su vida fue vespertino, de 15 a 19 horas.

 

En el primer trimestre de 1952, el AHPLP mudó sus reales y se asentó en la Casa de Colón.

Si bien es verdad que la inauguración de la calle Murga 42 se hizo de rogar y tardía fue, en cambio la segunda sede no demoró sino tres meses para su inauguración, junto con la del Museo de Pintura del Cabildo. El 18 de julio de 1952 se inauguraron las nuevas salas del ya no tan nuevo AHPLP en la Casa de Colón (calle Colón nº 1).

 

En 1963 el AHPLP emprendió de nuevo viaje rumbo a una nueva residencia, pero sin salir de la Casa de Colón esta vez, y ocupó un nuevo lugar situado en la Plaza del Pilar Nuevo, frente a la trasera de la Catedral. El cambio fue beneficioso por ser éste más espacioso, ventilado, luminoso y «porque el Cabildo Insular de esta isla generosamente lo ha acondicionado con decencia y decoro, y al mismo tiempo le ha proporcionado estanterías metálicas de muy buena calidad y con capacidad para distribuir los fondos actuales y los que puedan ingresar en un lapso de tiempo bastante largo».

 

Y lo que en un principio parecía suficiente, una habitación en la calle de Murga, tres en la calle de Colón nº 1 y cuatro en la Plaza del Pilar Nuevo, pronto la realidad vino a demostrar la necesidad de un edificio propio, amplio y moderno. Bastantes años tuvieron que transcurrir, sin embargo, antes de que esta ansia tuviera el reconocimiento oportuno por parte de la Administración. La situación era tal (falta de espacio, archivos condenados a la espera de poder contar con espacio suficiente para poderse transferir, lecto­res hacinados e incluso de pie por falta de sillas, y un largo etc.) que el Ministerio de Cultura consideró oportuno proceder a la construcción de un edificio amplio, moderno y con todos los elementos necesarios para su desarrollo y labor social.

 

En 1983 se firmó un convenio entre la Administración del Estado (Ministerio de Cultura) y el Gobierno de Canarias (Consejería de Cultura y Deportes) para la gestión de los Archivos Históricos Provinciales de titularidad estatal con sede en La Palmas de Gran Canaria y en Santa Cruz de Tenerife, en virtud del Real Decreto 3.355/1983 y el Estatuto de Autonomía de Canarias.

 

Pero antes, la Comisión de Gobierno del Cabildo Insular de Gran Canaria, en reunión celebrada el 15 de junio de 1983, adoptó «por unanimidad la iniciación de expediente de cesión gratuita al Estado Español (Ministerio de Cultura) de la Casa Viera y Clavijo, sita en la Plaza de Santa Ana núm. 4 de esta población, con destino a la instalación en ella del Archivo Histórico Provincial, de conformidad a lo pactado en la estipulación primera, punto 5, del convenio suscrito entre este Cabildo Insular y el Ministerio de Cultura (22 de noviembre de 1980), sobre cooperación cultural y asistencia técnica y artística. Asimismo, se hace constar, como cláusula especial, que si el servicio para el cual se cede el inmueble fuera transferido a la Comunidad Autónoma, la titularidad dominical revertirá a esta Corporación Insular». En marzo de 1982 se firmó el convenio entre el Ministerio de Cultura y el Cabildo Insular. La donación fue aceptada por el Consejo de Ministros en diciembre de 1984. En las estipulaciones se puntualiza una vez más el destino inviolable para Archivo Histórico Provincial.

 

En 1984 dieron comienzo las obras de rehabilitación del edificio conocido con el nombre de Casa de Viera y Clavijo para adaptarlo a su nuevo uso, el de Archivo Histórico Provincial de Las Palmas. En 1987, se inauguró un espléndido edificio de nueva planta en su interior con fachadas del siglo XVIII, en la Plaza de Santa Ana, que cuenta con creces con los elementos y dependencias administrativas y de servicios propios de un centro de esta importancia (sede actual).

 

Por Resolución de 9 de marzo de 1989, la Viceconsejería de Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias acordó denominar al AHPLP en lo sucesivo como «Archivo Histórico Provincial de Las Palmas Joaquín Blanco», en homenaje a la memoria del ilustre investigador canario, don Joaquín Blanco Montesdeoca, director del AHPLP durante veinte años (desde agosto de 1968 hasta diciembre de 1988, en que se jubiló). En esta fecha le sucedió don Enrique Pérez Herrero.

 

En la actualidad, sus depósitos documentales, de 10.500 metros lineales de documentación, están totalmente cubiertos, por lo que ha sido imperioso iniciar su ampliación con la adquisición de un inmueble colindante con el objeto de construir nuevos depósitos documentales. No obstante la urgencia de contar con nuevo espacio de almacenamiento de documentación, las gestiones de adquisición de un inmueble cercano, la realización de un proyecto de edificación y un largo etcétera, el edificio de ampliación no se ha realizado hasta la fecha (diciembre de 2013).

 

© Gobierno de Canarias