Préstamo de crédito al consumo

Un crédito al consumo es un préstamo económico que recibe un consumidor por parte de una entidad financiera. Estos préstamos se diferencian de, por ejemplo las hipotecas, en que la entidad financiera no pide un aval o garantía para entregar el préstamo, aunque debido a ello los intereses suelen ser mayores. Hay una serie de puntos a tener en cuenta cuando se va a pedir un crédito al consumo.

  1. Valore su necesidad y busque alternativas. Antes de pedir el dinero debe tener en cuenta para que está pidiendo el préstamo. Puede haber formas alternativas al préstamo que sean más convenientes a corto plazo, como el uso de una tarjeta de crédito con un interés menor. Fije la cantidad que necesita, para decidirse por el préstamo que más le conviene.

  2. Estudie la oferta. Busque entre las diferentes ofertas, tanto de bancos como cajas u otros tipos de entidades financieras, para dar con la alternativa que mejor se adecue a sus necesidades.

  3. Pida una oferta vinculante. Si tiene claro que tipo de préstamo es el que necesita y se decide a contratarlo, pida una oferta vinculante por escrito donde se estipulen las condiciones, como tipos de interés, plazos, cuotas o comisiones. Tendrá diez días para confirmar y contratar con la entidad lo que queda establecido en la oferta.

  4. Examine el contrato. Los contratos de préstamos al consumo han de estar siempre por escrito y deben estar firmados por ambas partes. El contrato debe incluir la T.A.E. (Tasa Anual Equivalente) que se aplica, es decir el porcentaje anual que expresa el coste total del préstamo, el número de cuotas, la frecuencia de los pagos y el importe total.

  5. En caso de problemas no deje de pagar y reclame. Si surge algún problema haga la reclamación, sin dejar de pagar las cuotas ya que si no pierde validez.