BOC - 2021/116. Lunes 7 de Junio de 2021 - 2877

III. Otras Resoluciones

Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial

2877 - Viceconsejería de Planificación Territorial y Transición Ecológica.- Resolución de 26 de noviembre de 2020, por la que se hace pública la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto denominado «Parque Eólico Santa Lucía (1) de 1,8 MW», promovido por la entidad La Vereda, S.A., en el término municipal de Santa Lucía de Tirajana, Gran Canaria.- Expte. 2019/28667.

Descargar en formato pdf

En aplicación de la legislación vigente, por la presente,

R E S U E L V O:

Dar publicidad, en el Boletín Oficial de Canarias, a la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto denominado "Parque Eólico Santa Lucía (1), de 1,8 MW", promovido por la entidad La Vereda, S.A., en el término municipal de Santa Lucía de Tirajana, Gran Canaria (expte. 2019/28667), cuyo texto figura como anexo.

Santa Cruz de Tenerife, a 26 de noviembre de 2020.- El Viceconsejero de Planificación Territorial y Transición Ecológica, Leopoldo Díaz Bethencourt.

A N E X O

La Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, en sesión celebrada, con carácter urgente, el día 18 de noviembre de 2020, adoptó, por unanimidad, entre otros, el siguiente Acuerdo:

Primero.- Formular la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto denominado «Parque Eólico Santa Lucía (1) de 1,8 MW» (expediente nº 2019/28667), determinando que procede a los efectos ambientales su realización, con el siguiente contenido:

A) IDENTIFICACIÓN DEL PROMOTOR DEL PROYECTO Y DEL ÓRGANO SUSTANTIVO Y DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO.

El proyecto presentado para su evaluación se denomina «Parque Eólico Santa Lucía (1) de 1,8 MW», promovido por la entidad La Vereda, S.A. El autor del proyecto es D. Javier Sanz Osorio (Ingeniero Técnico Industrial, colegiado nº 6134 del Colegio Oficial de Graduados en Ingeniería de la rama industrial, Ingenieros Técnicos Industriales y Peritos Industriales de Aragón). El estudio de impacto ambiental ha sido realizado por D. Manuel Ruiz de la Rosa (ECOS Estudios Ambientales y Oceanografía).

El órgano sustantivo del proyecto es la Dirección General de Energía del Gobierno de Canarias.

El «Parque Eólico Santa Lucía (1)» consiste en la instalación de 2 aerogeneradores Enercon E-44 de 900 kW de potencia cada uno (1,8 MW de potencia total). Los aerogeneradores tienen un rotor de 44 m de diámetro, una altura del buje de 55 metros (77 metros de altura total). El parque contará con dos casetas prefabricadas de hormigón, una para la sala de control del parque y otra para el centro de seccionamiento. Se requiere el acondicionamiento del vial de acceso al parque, ya existente, en algunos radios de curvatura. La línea eléctrica de evacuación (2,3 km) será subterránea, discurriendo por zanjas paralelas al viario de acceso de 0,4 m de ancho y 1,2 m de profundidad. El punto de conexión será en el CDT Verdugo en el núcleo de población de Vecindario.

La cimentación de los aerogeneradores es circular, de 13,9 m de diámetro. Las plataformas de montajes previstas son de 35 x 20 m2.

Las turbinas del Parque Eólico se encuentran ubicadas en una parcela de 187817 m, con referencia catastral 35023A001001190000GW, en el municipio de Santa Lucía de Tirajana, isla de Gran Canaria.

|IMG 24555

Ninguna de las instalaciones se encuentran dentro de espacios integrados en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, en la Red Natura 2000 o en la Red de Reservas de la Biosfera. El espacio natural protegido más cercano dista unos 2,8 km al nordeste, y se corresponde con el Monumento Natural Arinaga (C-18) perteneciente a la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos. Este espacio coincide en sus límites con la zona de especial protección (ZEC) denominada con el mismo nombre (ES7010049), espacio integrado en la Red Natura 2000. Tampoco está dentro de las zonas establecidas por la Orden de 15 de mayo de 2015, por la que se delimitan las áreas prioritarias de reproducción, de alimentación, de dispersión y de concentración de las especies de la avifauna amenazada en la Comunidad Autónoma de Canarias, a los efectos de aplicación del Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión. No obstante, se encuentra en medio de las áreas prioritarias establecidas denominadas La Goleta-Arinaga, Juncalillo del Sur-Aldea Blanca y Costa de Arinaga-Castillo del Romeral, a distancias que oscilan entre 1 y 4 km aproximadamente.

B) TRÁMITE DE INFORMACIÓN PÚBLICA Y DE LAS CONSULTAS A LAS ADMINISTRACIONES AFECTADAS Y PERSONAS INTERESADAS.

La Dirección General Energía sometió al trámite de información pública, durante treinta días hábiles, la solicitud de autorización administrativa, los proyectos y el estudio de evaluación de impacto ambiental. El anuncio correspondiente a la citada información pública del proyecto «Parque Eólico Santa Lucía (1)» fue publicado en el Boletín Oficial de Canarias nº 57, de 22 de marzo de 2019. Simultáneamente al trámite de información pública han sido consultadas todas las entidades y Administraciones Públicas afectadas.

|IMG 24556

A modo de resumen, se muestran los aspectos más esenciales de los informes y las alegaciones recibidas:

Agencia Estatal de Seguridad Aérea. El documento remitido contiene el acuerdo de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea de 4 de julio de 2018, por el cual se autoriza la instalación de un parque eólico de seis aerogeneradores condicionada al cumplimiento de una serie de condicionantes técnicos relativos al color de los aerogeneradores (color blanco los álabes del rotor, la barquilla y los 2/3 superiores del mástil de soporte de todas las turbinas eólicas), el tipo de iluminación para su balizamiento, y el tipo de iluminación de la grúa en el caso de que se utilizara en el horario nocturno.

Dirección General de Infraestructura Viaria. Su pronunciamiento está condicionado al cumplimento de una serie de determinaciones técnicas relativas a la posible afección del proyecto al futuro viario de conexión entre la Autopista GC-1 y el Puerto de Arinaga, por lo que será necesario el informe a la Consejería de Política Territorial y Arquitectura del Cabildo Insular de Gran Canaria. En el caso de que se determinara que el proyecto es viable y autorizable, será necesaria la autorización de la Consejería de Obras Públicas, Infraestructuras y Deportes del Cabildo Insular de Gran Canaria, por cruzar la línea de evacuación la Autopista GC-1, conforme al Decreto 112/2002, de 9 de agosto, de traspaso de funciones de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias a los Cabildos Insulares, en materia de explotación, uso y defensa y régimen sancionador de las carreteras de interés regional. Además, tendrá que contactar con la distribuidora de energía eléctrica para que programe conjuntamente los trabajos de la línea de evacuación al ejecutar el cruce de la Autopista GC-1 (pk 26+750), para evitar daños en la línea eléctrica subterránea existente de doble circuito Gando-Vencindario, y por seguridad a las personas que tengan que intervenir en dichas obras. El Cabildo y el Ayuntamiento (de Santa Lucía de Tirajana), ambos con competencias en la materia, deberán verificar antes de la emisión de la autorización de la línea de evacuación que se cuenta con el espacio suficiente para evitar daños en las estructuras o elementos funcionales de la infraestructura viaria.

El promotor contesta al informe indicando que se encuentra en trámite la solicitud de autorización ante la Consejería de Obras Públicas, Infraestructuras y Deportes del Cabildo Insular de Gran Canaria. Además se pondrá en contacto con la empresa distribuidora para coordinar la actuación de cruzamiento con la carretera GC-1, y solicitará a la Consejería de Política Territorial y Arquitectura del Cabildo Insular de Gran Canaria la formulación de las alegaciones, observaciones y sugerencias que consideren oportunas. En la respuesta al promotor, dicha Dirección General informa ratificando íntegramente el informe anterior.

Dirección General de Ordenación del Territorio. El informe, elaborado por el Servicio de Suelo Rústico y Espacios Naturales Protegidos, señala que el proyecto se encuentra en suelo urbanizable "Parque Tecnológico de Santa Lucía", pero no dentro del ámbito de espacios naturales protegidos o incluidos en la Red Natura 2000. La zona de interés ambiental más cercana (825 m) es el Área de Importancia para las Aves, IBA nº 351, denominada "Costa de Arinaga-Castillo del Romeral", coincidente con un área prioritaria de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de las especies amenazadas de la avifauna. Dadas las características de la instalación y la distancia a este ámbito no se prevén afecciones al mismo. El informe concluye indicando que desde el punto de vista de la Ordenación del Suelo Rústico y de los Espacios Naturales Protegidos no existe ninguna alegación que formular.

Servicio de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Gran Canaria. La actuación se localiza fuera de cualquier Espacio Natural Protegido, ubicándose el más cercano a unos 2,8 km lineales aproximadamente, siendo este el Paisaje Protegido de Montaña de Arinaga (C-18), y a esa misma distancia de la Zona de Especial Conservación de Arinaga (ZEC 36_GC; ES7010049). Por lo que no afecta directamente a ningún Espacio Natural Protegido, ni de forma significativa a la zona ZEC, no precisándose, por lo tanto, proceder a "una adecuada evaluación de sus repercusiones en el espacio", según la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental.

La presencia en la zona de otros parques eólicos en funcionamiento y la de otros en tramitación, obliga a considerar la aparición de efectos sinérgicos. Por lo tanto, el órgano competente deberá tener en cuenta este hecho a la hora de llevar a cabo la evaluación ambiental correspondiente.

Red Eléctrica de España, S.A. Esta compañía señala que la línea de evacuación del parque eólicos puede afectar a la línea eléctrica «L/E subterránea 66 kV D/C Arinaga-Barranco Tirajana 1 y 2». Remite plano de situación e indica la necesidad de catas manuales para evitar posibles accidentes de consecuencias generalmente graves e incluso mortales, y garantizar la fiabilidad del suministro eléctrico, y cumplir con lo establecido por la normativa respecto a los que a distancia se refiere en cruzamientos, proximidades y paralelismos. Ademas, indica la necesidad de coordinar la actuación con REE con antelación.

Servicio de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria. El informe señala que, en relación a los elementos patrimoniales, el estudio de impacto ambiental no puede en ningún caso equipararse a una evaluación patrimonial de las consecuencias que el proyecto puede tener sobre el patrimonio arqueológico, etnográfico o arquitectónico. Una cuestión de especial relevancia por varios factores: a) se trata de un espacio objeto de cultivo y cubierto en buena parte por invernaderos, lo que ha hecho que permaneciera ajeno a las evaluaciones patrimoniales que hasta el momento se han llevado a cabo en la zona; b) se trata de un ámbito en el que, al menos en sus cercanías, se reconocen diversas manifestaciones patrimoniales singulares y de indudable interés (tanto etnográficas como arqueológicas); y c) parte de las actuaciones afectarían al subsuelo, lo que requiere, cuando menos, el planteamiento de seguimientos arqueológicos. El informe es desfavorable, hasta tanto no se aporte para su valoración particular del patrimonio histórico en presencia, de la eventual afección que las obras previstas pueden tener sobre estos recursos culturales y el planteamiento de medidas preventivas o paliativas que sería necesario aplicar.

El promotor contrató a la empresa Tibicena, Arqueología y Patrimonio, S.L., la realización de un estudio denominado «Evaluación Patrimonial del Proyecto del Parque Eólico Santa Lucía» sobre la afección del proyecto a los bienes patrimoniales. Dicho documento y las medidas preventivas propuestas han sido informados favorablemente por el Área de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria, quien considera necesario añadir las siguientes condiciones: a) Se deberá informar por escrito, y con antelación, al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria de la fecha de inicio de los trabajos previstos, indicándose la persona o empresa responsables de las medidas preventivas, balizado de bienes, control arqueológico, etc., con el fin de cumplir las labores de inspección que la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias dispone para los Cabildos Insulares; b) Los trabajos de control arqueológico (denominados en la evaluación patrimonial realizada como "seguimiento arqueológico") deberán ser permanentes y a pie de obra, y se deberán ajustar a lo dispuesto a tal efecto en el artículo 90 y 91 de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias; y c) Las medidas propuestas por el documento de evaluación ambiental deberán ser incorporadas al plan de vigilancia ambiental y cualquier modificación o actuaciones complementarias a la obra descrita, deberán ser notificadas a este Servicio de Patrimonio Histórico, no pudiendo en ningún caso afectar directa o indirectamente a bienes del patrimonio histórico.

Alegaciones de El Cardonal, S.L. Esta entidad privada señala que se produce un cruzamiento de la línea de evacuación con una tubería de transporte de agua agrícola actualmente en uso, por lo que habrá de tenerse en cuenta a los efectos que procedan, especialmente referidos a distancias de seguridad entre líneas eléctricas y tuberías de agua. Lo anterior igualmente deberá tenerse en cuenta a los efectos de evitar daños en la tubería de agua durante la ejecución de la obra para el soterramiento de las líneas eléctricas, evitando dañar la misma o interrumpir el suministro. El promotor contesta a la alegación señalando en un documento que el cruzamiento respetará las distancias de seguridad entre la línea y la tubería, establecidas por la normativa.

Dirección General de Agricultura. El informe elaborado por el Servicio de Planificación de Obras y Ordenación Rural señala que la turbina SL-01 se encuentra ubicada en suelo de huerta limpia bajo invernadero, con la consiguiente disminución funcional de la superficie útil de cultivo bajo invernadero, mientras el aerogenerador SL-02 se ubica en suelo libre de cultivo. Existe una explotación vacuna de 295 cabezas a menos de 1 km. Según el punto 1 de la Disposición transitoria primera de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias, los suelos clasificados en los instrumentos de ordenación vigentes como urbanizables no sectorizados quedan reclasificados como suelo rústico común de reserva y, como recoge el artículo 72 de la Ley 4/2017, en suelo rústico de protección económica y en suelo rústico común se podrá autorizar, como uso de interés público y social, la instalación de plantas de generación de energía eólica, siempre que no exista prohibición expresa en el Plan Insular de Ordenación; en la documentación remitida no se recoge la declaración de uso de interés público y social. En conclusión, el informe solo es favorable si se cumplen las siguientes condiciones: 1) la obtención del informe de la aprobación como obra de interés público y social, por el órgano competente; 2) la reubicación del aerogenerador SL-01 ya que se encuentra ubicado en suelo de huerta limpia bajo invernadero, teniendo a pocos metros terreno no fértil donde poderlo instalar; y 3) incorporar a las medidas correctoras del estudio de impacto ambiental las siguientes: i) evitar en lo posible daños a invernaderos producidos por el transporte; ii) evitar el estrés de los animales estabulados en las proximidades por la contaminación acústica; y iii) la reubicación de la tierra desechada del movimiento de tierras en otras fincas de cultivo, siempre que esté apta para cultivar.

El promotor presenta reparos. Señala que el parque eólico está en el trámite de solicitud de la licencia municipal, que es previo al trámite de declaración de interés público y social. Que la reubicación del aerogenerador SL-1 conllevaría una nueva autorización en la AESA y el inicio de todos los trámites administrativos establecidos en el Real Decreto 6/2015, de 30 de enero, por el que se aprueba el Reglamento que regula la instalación y explotación de los Parques Eólicos en Canarias. Por ello se compromete al traslado de dicho suelo fértil a otro suelo dentro de la finca. Sobre las medidas correctoras del informe tomarán cuenta de ello en la fase de construcción.

Endesa Distribución Eléctrica, S.L. Esta entidad mercantil señala una serie de condicionados técnicos relacionados con el punto de conexión, su esquema unifilar y sus requerimientos técnicos, económicos y de autorización.

Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana. Las conclusiones finales del informe son, por un lado las planteadas por el Servicio de Infraestructuras, Proyectos y Obras: i) el grado de detalle de la documentación gráfica aportada es deficiente y del todo insuficiente para dar correcta respuesta a la demanda de informe. No se aporta planimetría acotada con respecto edificaciones, calzadas, bordillos, instalaciones o hitos representativos e identificables; ii) no hay una correcta descripción del trazado de la línea y aun menos de las incidencias a las instalaciones existentes o futuras; y iii) no se describen las medidas a tomar en los encuentros, de haberlos, con estos servicios ni cómo minimizar los efectos negativos sobre los servicios que prestan o puedan prestar (circulación, abastecimiento, saneamiento, pluviales, etc.). Por lo que dada la importancia de las obras propuestas, las consecuencias de estas, el bajo nivel de detalle del proyecto, así como el nulo tratamiento y consideración sobre las preexistencias y previsiones, se emite informe técnico no favorable.

Por otro lado, el Servicio de Ordenación del Territorio y Sostenibilidad concluye diciendo que el estudio de impacto ambiental ha considerado la mayor parte de las cuestiones establecidas en el PGO para la instalación de parques de producción de energía eólica. Dicho lo anterior, habría de definir con mayor grado de detalle las medidas correctoras para minimizar el impacto visual (color de la torre y palas), sugiriéndose que se pinte del color predominante que se encuentre en la dirección contraria a la zona de mayor incidencia visual, entendiendo que el color más adecuado debiera ser el azul cielo mate o gris mate con la base degradada en los colores predominantes del suelo. No obstante, señala que dado que el uso y las instalaciones se encuentran en suelo urbanizable no ordenado, han de tener la consideración de "usos y obras provisionales", cuestión esta que no queda acreditada ni en el EIA, ni en el proyecto y, que en todo caso, habrá de acreditarse, en cumplimiento del artículo 41 de la Ley 4/2017 del suelo, por el órgano sustantivo a los efectos del EIA y por el órgano autorizante a los efectos de la autorización administrativa, si el parque afectara a la propuesta de ordenación del suelo donde se ubica, de carácter estratégico insular, por parte del Plan Territorial Parcial de Regeneración y estructuración del sistema de asentamientos, plataforma litoral Este (PTP-6b). Por otro lado, habrá de tenerse en cuenta, a los efectos del trazado de la línea de evacuación y conexión con el punto elegido para su vertido a red, que el mismo atraviesa un SGEL, que no ha sido ordenado aun por el PGO, lo cual, en cumplimiento del artículo 276, impide la concesión de licencia en el tramo afectado. Por último habrá de tenerse en cuenta a los efectos de la autorización administrativa lo que se determine en aplicación de la normativa del PTE-21, por la Autoridad ferroviaria de Gran Canaria.

Servicio de Contaminación de Aguas y Suelos de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente. El informe dice que una vez analizado el contenido del escrito remitido por la Dirección General Energía, en virtud de la normativa de aplicación, el titular de la actividad deberá remitir a este órgano ambiental el correspondiente Informe Preliminar de Situación del Suelo (IPS), al contar con la instalación de transformadores de potencia. Una vez presentado dicho IPS, se le recuerda al titular de la actividad que estará obligado a remitir con la periodicidad que se establezca a este órgano ambiental, los IPS que soporte su instalación y, en todo caso, en los supuestos de establecimiento, ampliación y clausura de las actividad referenciada. El promotor toma conocimiento de lo informado.

Consejería de Obras Públicas, Infraestructuras y Deportes del Cabildo Insular de Gran Canaria. Informa favorablemente a las instalaciones correspondientes a los generadores eólicos, así como las instalaciones asociadas a los mismos como son la caseta de mando y control, y el centro de seccionamiento, al encontrarse todas las instalaciones fuera de las franjas de protección competencia de esta administración. En el caso de los generadores eólicos, cumplen con el artículo 63.c) del Reglamento de Carreteras de Canarias, en cuanto a que se sitúan a más de 1,50 veces su altura respecto a la actual carretera GC-1, y sus enlaces. En lo relativo a la línea de evacuación, el sentido del informe queda condicionado a que, en la fase de autorización, se complemente mediante un anexo al proyecto la definición de las características de la perforación horizontal, la ubicación del pozo de ataque, etc., en relación a la GC-1. A su vez, y en consonancia con lo definido en la Resolución NR: IO-06/19, emitida por la Dirección General de Infraestructura Viaria del Gobierno de Canarias, se deberá referenciar en la documentación que se someta a autorización la posición exacta de la línea de media tensión de doble circuito denominada "Gando y Vecindario", con objeto de comprobar que la perforación horizontal no afecta a la misma. Establece por esta Consejería que queda prohibido realizar nuevas conexiones o accesos con la GC-1, debiendo utilizarse los accesos existentes. Por último, hacer mención a la necesidad que se pida informe entre otros a la Consejería de Política Territorial y Arquitectura del Cabildo Insular de Gran Canaria, como promotores del PTP-6B, en la medida en que la instalación que se proyecta deberá ser compatible con la misma, y en concreto deberá cumplir la distancia de 1,5 veces la altura respecto al futuro nuevo acceso al Puerto de Arinaga. Sin perjuicio de lo indicado anteriormente, en base a lo establecido en la Ley 9/1991, de 8 de mayo, de Carreteras de Canarias, así como en el Decreto 131/1995, de 11 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento de Carreteras de Canarias, se deberá solicitar autorización a esta Consejería previa a la ejecución de las obras, debiendo tenerse en cuenta lo establecido en este informe a la hora de solicitar la misma. A su vez conviene indicar que, previo a la ejecución de la obra, se deberá solicitar autorización en lo relativo a los transportes especiales, para lo cual se emitirá el informe correspondiente por parte de esta Consejería.

Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente. El proyecto no se localiza dentro de ningún espacio de la Red Natura 2000 y tampoco se han inventariado en la zona ningún hábitat de interés comunitario. Sin embargo, la evaluación de parques eólicos de forma individual, sin planificación sectorial y territorial referente a la industria energética, ni el dimensionamiento final al que se pretende llegar en cada isla, ni tampoco contar con estudios científicos específicos, no se puede conocer el efecto global y acumulativo, las sinergias y repercusiones que la implantación de los parques eólicos pueden tener sobre las especies y hábitats, tanto a nivel insular como a nivel local. Ello obliga a utilizar el principio precautorio y de incertidumbre que establece la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias. Señala la existencia en el entorno del proyecto de varias especies protegidas, señalando además las prohibiciones establecidas por la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. Señala las deficiencias del estudio de impacto ambiental en relación a la avifauna y la valoración de los impactos del proyecto sobre ella, la valoración del impacto sobre las aves se realiza sobre la base de la información contenida en el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias (BDBC) para el año 2017, obviando que la misma no es más que una herramienta aproximativa, y que no se corresponde con la verdadera distribución de las especies y que de ningún modo puede sustituir las prospecciones o estudios de campo. Falta una descripción detallada de la metodología de las prospecciones de campo realizadas, las cuales debe ampliarse más allá de la zona directamente afectada por el proyecto, teniendo en cuenta los desplazamientos, la presencia de dormideros cercanos, zonas de nidificación, etc. Al respecto señala que el área comprendida entre el Polígono de Arinaga, el Puerto de Arinaga y la zona de aerogeneradores existente hacia el sur y Bahía de Formas se localiza una importante zona de concentración invernal de alcaraván (Burhinus oedicnemus insularum), especie amenazada en la categoría vulnerable. También indica que, por su movilidad y por la fragmentación del entorno, otras especies de aves pueden verse afectadas. En relación con el contenido del estudio, el informe señala que no cuenta con soluciones tecnológicas que contribuyan a minimizar los efectos sobre las especies protegidas y sus hábitats.

Considera necesario la realización de un estudio de campo, de al menos una anualidad para completar el ciclo reproductivo de las aves (con datos adecuados de periodicidad, época de muestreo, metodología, efectos de la instalación sobre las aves, etc.), es imprescindible en una Evaluación Ambiental, teniendo en cuenta además aspectos como la movilidad, o los efectos de las propias aspas de los molinos de viento, aspectos que no analiza el estudio de impacto ambiental. Por lo tanto, las medidas preventivas, correctoras o compensatorias, así como el Plan de Vigilancia Ambiental, se entiende que quedan supeditados para su correcta redacción a los resultados de dichos trabajos previos que debe contener todo proyecto.

El estudio de impacto contempla la posibilidad de llevar a cabo trabajos de integración paisajística pero no especifica ninguna acción concreta, por lo que recuerda la necesidad de evitar el uso de especies exóticas invasoras o potencialmente invasoras.

Finalmente, considera absolutamente imprescindible que los aerogeneradores porten un sistema automático de seguimiento de aves, basados en inteligencia artificial, que reduzca el riesgo de colisión; debe estar asociado a una plataforma de análisis de datos on line (especifican algunos requisitos técnicos y analíticos) y que además, debe mantenerse constantemente actualizado en cuanto a las mejoras tecnológicas que vayan surgiendo. Señala también que en el caso de que los datos de campo registrasen la presencia de especies de murciélagos, para ellos también sería necesario la instalación de un sistema automático específico. También se indica que el promotor debe colaborar con la realización de estudios que ayuden a conocer la afección que produce su instalación sobre la biodiversidad y la forma de mejorar el sistema para evitar los efectos negativos y considera que la Dirección General de Energía podría estudiar la fórmula jurídico-administrativa para que esa colaboración pueda efectuarse a través de una aportación dineraria, a determinar en función de su instalación, a un ente público que realice el seguimiento independiente, sistemático y estandarizado de todos los parques eólicos de la isla, así como para que emprenda los estudios y la investigación necesaria. Ese ente público debería tener como dirección técnica la que establezca este órgano ambiental.

C) ANÁLISIS TÉCNICO DEL EXPEDIENTE.

Como consecuencia del resultado de la información pública y de las consultas a las Administraciones Públicas afectadas y a las personas interesadas se han recibido dieciséis documentos, entre informes procedentes de Administraciones Públicas afectadas y escritos o alegaciones presentados por personas interesadas. Casi la mitad de ellos hacen referencias a aspectos técnicos o de carácter sectorial de los efectos que el proyecto puede tener sobre otras infraestructuras y la otra mitad hace referencia a aspectos ambientales.

El parque eólico se sitúa en el sector sudeste la isla, a una altitud sobre el nivel del mar comprendida entre los 35 y 40 metros aproximadamente y a una distancia de la costa de un kilómetro. Los materiales geológicos sobre los que se implanta se corresponden con sedimentos conglomeráticos y arenas fluviales. Desde el punto de vista geológico y geomorfológico el Plan Insular de Gran Canaria (PIO) lo valora de muy bajo interés.

Esta instalación eólica se sitúa en una de las tres zonas eólicas establecidas por el PIO y, según el proyecto, tendría una producción media neta anual de 4,69 GWh (2.610 horas equivalentes).

El parque eólico se ubica dentro de la Unidad Ambiental de Paisaje nº 63 del Plan Territorial Especial de Gran Canaria (PTE-05), denominada Arinaga-Juan Grande. Según el PTE-05, el paisaje de la zona se caracteriza por estar fuertemente antropizado en la mayor parte de su extensión, principalmente por edificación, infraestructura viaria y cultivos, la mayoría de ellos bajo invernadero, y su calidad visual es baja. Además, en el entorno próximo a otros aerogeneradores instalados en este sector insular es frecuente la presencia de todo tipo de residuos (escombros, maderas, restos de plásticos, armazones de los invernaderos abandonados, alambres, etc.).

A pesar de ello, la Administración municipal considera necesario definir con más detalle el impacto visual, llamando la atención sobre el color de los aerogeneradores, sugiriendo que se pinten del color predominante que se encuentre en la dirección contraria a la zona de mayor incidencia visual, entendiendo que el más adecuado sería azul cielo mate o gris mate con la base degradada en los colores predominantes del suelo. El promotor señala en el documento de respuesta al Ayuntamiento que el aerogenerador será gris mate como dice la ficha técnica del fabricante. Dicha ficha indica el color gris claro para la turbinas excepto la base, que presenta una gradación de cinco bandas verdes, que no se ajustarían a los colores del terreno como se propone en el informe del Ayuntamiento, ni a las condiciones establecidas por la autorización de la AESA que establece que sean de color blanco los álabes del rotor, la barquilla y los 2/3 superiores del mástil de soporte de todas las turbinas eólicas.

La vegetación es escasa y está representada principalmente por formaciones vegetales nitrófilas. En la zona del proyecto no se localizan hábitats de interés comunitario (HIC) incluidos en el Anexo I de la Directiva 92/43/CEE, del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres. Los más cercanos son: una formación de matorrales termomediterráneos y preestépicos (HIC 5330) situados en el Barranco del Polvo, a 600 metros al norte; y formaciones vegetales que constituyen el HIC 1420 Matorrales halófilos mediterráneos y termoatlánticos (Sarcocornetea fructicosae) y el HIC 1250 Acantilados con vegetación endémica de las costas macaronésicas a unos 1000-1300 metros al este del parque eólico. Pero las obras del parque implican importantes movimientos de tierra y trasiego de maquinaria que roturan y alteran la estructura del suelo, facilitando la introducción o dispersión de especies vegetales invasoras que progresivamente podrían llegar hasta dichos hábitats de interés comunitario.

El lugar de emplazamiento de los aerogeneradores y del resto de las actuaciones del proyecto están fuera de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, de la Red Natura 2000 y de espacios protegidos por instrumentos internacionales, según la regulación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. El espacio más cercano, que dista 2,8 km, es el Monumento Natural de Arinaga (C-18) cuyos límites coinciden con la Zona de Especial Conservación (ZEC) ES7010049 del mismo nombre, espacio integrado en la Red Natura 2000.

La zona de implantación del proyecto es un área en la que se ha registrado la presencia de especies de aves protegidas esteparias y migratorias. En el área comprendida entre el Polígono de Arinaga, el Puerto de Arinaga, la zona de aerogeneradores existente hacia el sur y Bahía de Formas se localiza una zona de concentración invernal de alcaraván (Burhinus oedicnemus insularum), especie amenazada en la categoría vulnerable. El Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente y el Área de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Gran Canaria coinciden especialmente en la necesidad de valorar el efecto acumulativo y sinérgico del riesgo de colisión, sobretodo para poder hacer una evaluación real del impacto sobre las aves, debido al incremento significativo de la instalación de turbinas eólicas en este sector de la isla. Para ello se requiere información actualizada más adecuada que la disponible en el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias o la aportada por el estudio de impacto ambiental, que es muy escasa. Al respecto, es destacable la carencia de información sobre la presencia y abundancia de las especies de aves presentes (también de murciélagos) que permitan evaluar el efecto de los parques eólicos en comparación con las áreas de control fuera de los mismos. No hay datos sobre las pautas de vuelo (dirección, altura, frecuencia ...), particularmente de las especies más amenazadas, teniendo en cuenta las variaciones estacionales y las condiciones meteorológicas. No se han detectado las zonas de migración o de paso hacia colonias reproductoras, dormideros, áreas de descanso o de alimentación de las aves. Tampoco existen datos que permitan identificar cuáles son los puntos negros de colisión de aves. El conocimiento de estos aspectos debe ser previo a la instalación del parque eólico, teniendo en cuenta no solo el parque evaluado sino el conjunto de proyectos del entorno que supongan un impacto sobre las aves (otros parque eólicos, líneas eléctricas, etc.). Dicha información, obtenida a partir de métodos científicos, es imprescindible para evaluar el verdadero impacto sobre las aves y habilitar medidas preventivas o correctoras realmente adecuadas.

Durante el procedimiento de evaluación, en aplicación del artículo 40.3 de la Ley 21/2013, se solicitó al promotor la aportación de información adicional necesaria para realizar una correcta evaluación de los efectos sinérgicos y acumulativos que el proyecto y el resto de proyectos del entorno tendrían sobre las aves, y que subsanara la carencia de información señalada por el Servicio de Biodiversidad. El documento remitido por el promotor en respuesta a dicho requerimiento no tiene contenido suficiente. En esencia, lo que se aporta en esta documentación es que la vegetación potencial ha sido sustituida por herbazales nitrófilos debido a la antropización de la zona. Y, basándose en la relación existente entre la vegetación y la avifauna, en la documentación aportada se señala que las únicas especies que se van a registrar son las asociadas con los medios agrícolas y urbanos. Esta información se fundamenta en una única visita de campo realizada en octubre de 2018 en la cual se realizaron dos estaciones de censo de 30 minutos con una banda de recuento de 25 m de radio, en las cuales se detectaron 52 aves pertenecientes a solo 6 especies de aves (bisbita caminero, paloma bravía, gaviota patiamarilla, mirlo, pardillo y garcilla bueyera). Para esta información no se indica cartográficamente la posición de dichas estaciones, quizás realizadas justo en las posiciones previstas para cada turbina eólica, lo que evidenciaría que se ha considerado una escala espacial pequeña e inadecuada para inventariar la avifauna potencialmente afectada y por tanto para valorar adecuadamente los impactos que sobre ellas supondría la instalación de este proyecto; y por otro lado, poca consistencia se puede obtener de los datos obtenidos con solo dos unidades de muestreo en un solo día (1 hora total de observación), por lo que la información se fundamenta también en una inadecuada escala temporal. Las referencias a las especies protegidas son las obtenidas de la consulta del Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias, pero restringiéndose únicamente a las cuadrículas de 500 metros afectadas por algunas de las actuaciones del proyecto (cimentaciones, viario o líneas eléctricas). Fuera de ellas existen cuadrículas con presencia de otras especies, como por ejemplo el alcaraván (Burhinus oedicnemus distinctus).

Pero, además, el estudio de impacto debía haber tenido en cuenta aspectos básicos de la biología de las especies. Por ejemplo, el alcaraván es una especie esteparia, muy críptica, y por tanto menos detectable que otras especies, sobre todo con un esfuerzo de muestreo tan escaso como el realizado. Además, tiene hábitos nocturnos, exhibe comportamientos gregarios y muy móviles, particularmente en el periodo post-reproductor, y presenta diferencias estacionales en la selección del hábitat. Todos estos aspectos hay que tenerlos presentes a la hora de diseñar el trabajo de campo. Es necesario considerar un ámbito de afección lo suficientemente amplio para identificar el uso que las distintas especies de aves hacen de la zona, incluyendo las especies que realizan amplios movimientos, en particular especies protegidas y amenazadas como por ejemplo alcaraván, halcón tagarote, cuervo o especies migratorias; todas ellas pueden incluir la zona de implantación del parque eólico dentro de su área de campeo. Además, es necesario tener en cuenta también la presencia de otros proyectos similares en la zona. Se debe contemplar una ventana temporal que incluya todo el ciclo de vida de las especies. Solo a partir de esta información básica se pueden identificar y valorar adecuadamente los impactos. Esto es muy relevante si se tiene en cuenta que, además, el proyecto queda a unos 800 metros del Área Importante para las Aves (IBA) nº 351, denominada Costa de Arinaga-Castillo del Romeral (importante para el chorlitejo patinegro y para especies migratorias) y en medio de las tres áreas prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de las especies de la avifauna amenazada en la Comunidad Autónoma de Canarias establecidas por la Orden de 15 de mayo de 2015, a los efectos de aplicación del Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión. Estas áreas, situadas a distancia de los aerogeneradores que oscilan entre 1 y 4 km son La Goleta-Arinaga, con presencia de chorlitejo patinegro, alcaraván y halcón tagarote; Juncalillo del Sur-Aldea Blanca, con presencia de alcaraván y chorlitejo patinegro; y Costa de Arinaga-Castillo del Romeral, en la que también están presentes el alcaraván y el chorlitejo patinegro.

En cuanto a la planificación territorial, el proyecto se desarrolla en suelo urbanizable "Parque Tecnológico de Santa Lucía". Al tratarse de un suelo urbanizable no ordenado, el Ayuntamiento de Santa Lucía llama la atención sobre el carácter provisional que debe tener el uso y las obras en dicho tipo de suelo según el PGO, que no queda acreditado ni en el estudio de impacto ambiental ni en el proyecto y, por tanto, debe ser acreditado en cumplimiento del artículo 41 de la Ley 4/2017 en el caso de que el parque afectara al PTP-6b. Por otro lado, la Dirección General de Agricultura señaló que los suelos urbanizables no sectorizados quedan reclasificados como suelo rústico común de reserva, por lo que solo se podrán autorizar como uso de interés público y social, siempre que no exista prohibición expresa en el PIO, aspecto que indica como uno de los condicionantes de favorabilidad de su informe, además de los siguientes: evitar en lo posible daños a invernaderos producidos por el transporte; evitar el estrés de los animales estabulados en las proximidades por la contaminación acústica; y la reubicación de la tierra desechada del movimiento de tierras en otras fincas de cultivo, siempre que esté apta para cultivar.

En relación a los efectos del proyecto sobre las infraestructuras agrícolas, cabe señalar que uno de los aerogeneradores afecta a una parcela de cultivo bajo invernadero, lo que implicará la reducción funcional de la superficie de cultivo. La Dirección General de Agricultura propuso la reubicación del aerogenerador SL-1; pero el promotor, para evitar nuevos trámites administrativos, se comprometía a la reubicación de dicha parcela a otra parte de la finca.

Tras el informe desfavorable del Área de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria, el promotor contrató un estudio específico sobre las repercusiones que el proyecto tendría sobre los elementos del patrimonio histórico y cultural. El análisis realizado y las medidas propuestas por dicho estudio fue entonces informado favorablemente con la condición de incorporar los siguientes aspectos: a) informar por escrito y con antelación al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria, la fecha de inicio de los trabajos previstos, indicándose la persona o empresa responsables de las medidas preventivas, balizado de bienes, el control arqueológico, etc., con el fin de cumplir las labores de inspección que la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias dispone para los Cabildos Insulares; b) los trabajos de control arqueológico (denominados en la evaluación patrimonial como "seguimiento arqueológico") deberán ser permanentes y a pie de obra y se deberán ajustar a lo dispuesto a tal efecto en los artículos 90 y 91 de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias; y c) las medidas propuestas por el documento de evaluación ambiental deberán ser incorporadas al plan de vigilancia ambiental y cualquier modificación o actuaciones complementarias a la obra descrita, deberán ser notificadas a este Servicio de Patrimonio Histórico, no pudiendo en ningún caso afectar directa o indirectamente a bienes del patrimonio histórico.

La valoración que el estudio de impacto ambiental del parque eólico hace sobre el impacto por emisión de ruido es compatible. A estos efectos se cumple sobradamente con el criterio de distancia a los núcleos de población de 250 metros establecido por la normativa (Decreto 6/2015, de 30 de enero, del Gobierno de Canarias, por el que se aprueba el Reglamento que regula la instalación y explotación de los Parques Eólicos en Canarias). Pero el estudio de impacto ambiental no refleja este impacto teniendo en cuenta los efectos sinérgicos y acumulativos del resto de los parques en la zona; no obstante, las viviendas más cercanas están al otro lado de la carretera GC-1, que es una fuente importante de ruido.

Finalmente, el estudio de impacto ambiental analiza el potencial impacto que el efecto parpadeo o "shadow flicker" puede tener sobre la población, si bien no explica claramente cómo lo realiza, y no lo hace teniendo en cuenta los efectos acumulativos y sinérgicos del resto de parques eólicos de la zona. No obstante, cabe mencionar que no existe legislación española que regule este aspecto.

D) APÉNDICE DE CONDICIONANTES.

Se establecen los siguientes condicionantes, de manera que se minimicen los posibles efectos negativos de la actuación propuesta y que esta sea viable a los efectos ambientales.

Todo ello sin perjuicio de que, tras los resultados del Programa de Vigilancia Ambiental, la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental pueda proponer, a instancias de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, nuevos condicionantes o modificaciones de los establecidos en el presente apartado:

1º. La presente Declaración de Impacto Ambiental se emite, exclusivamente, para las obras, actuaciones y actividades recogidas en el proyecto técnico y evaluadas en el estudio de impacto ambiental y la documentación adicional del proyecto denominado «Parque Eólico Santa Lucía (1)», promovido por La Vereda, S.L., en el término municipal de Santa Lucía de Tirajana, isla de Gran Canaria.

Cualquier modificación del proyecto evaluado o de las medidas establecidas en el estudio de impacto ambiental deberá remitirse a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, la cual emitirá un informe sobre dicha modificación, en virtud de lo establecido en la legislación vigente en materia de evaluación ambiental.

2º. En el caso de producirse alguna incidencia ambiental como consecuencia del desarrollo de la actividad que no haya sido evaluada en el estudio de impacto ambiental, el promotor adoptará las medidas necesarias para corregir, evitar o compensar dicho impacto. Dichas medidas serán comunicadas a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, que informará sobre las mismas en el ámbito de sus competencias y en el marco de la presente Declaración de Impacto Ambiental.

3º. Se retirarán todos los residuos (acopios de tierra, escombros, maderas, restos de plásticos, armazones de los invernaderos abandonados, alambres, etc.) localizados en el ámbito de actuación del proyecto, aunque no procedieran directamente de su construcción. Se clasificarán in situ todos los residuos a retirar según su naturaleza, debiendo cuantificarse las cantidades de cada tipo e identificarse por su código según la Lista Europea de Residuos (código LER). Cada tipo residuo será gestionado conforme a su normativa específica a través de un gestor autorizado de residuos y se acreditará documentalmente su adecuada gestión y destino final, priorizándose siempre la valorización frente a la eliminación.

4º. En la integración cromática de los aerogeneradores con el entorno se podrá optar por el pintado de la base del fuste de la turbina eólica con gradiente de colores similares al terreno, pero el resto del aerogenerador no podrá desviarse de las condiciones establecidas por la AESA (color blanco en los álabes del rotor, la barquilla y los 2/3 superiores del mástil de soporte de todas las turbinas eólicas).

5º. Se realizará un seguimiento de la vegetación con el propósito de erradicar, en su caso, especies exóticas invasoras. En el caso de que entre dichas especies se encuentre el rabo de gato (Pennisetum setaceum), se tendrá especialmente en cuenta la normativa específica de aplicación, representada por la Orden de 13 de junio de 2014, por la que se aprueban las Directrices técnicas para su manejo, control y eliminación.

6º. Con carácter previo a la ejecución del proyecto, se realizará un estudio que permita conocer las especies de aves (y murciélagos) de la zona, su distribución y su abundancia, teniendo en cuenta las variaciones estacionales y meteorológicas, con especial atención a las especies amenazadas o con interés para la conservación. Se identificarán las pautas de vuelo (dirección, altura de vuelo, frecuencia, etc.) teniendo en cuenta aspectos de su biología tales como fenología de la reproducción, comportamientos gregarios, hábitos nocturnos o crepusculares, diferencias estacionales en el uso del espacio, etc. El estudio ha de permitir también determinar la existencia de zonas de migración, dormideros, áreas de alimentación o de paso. El ámbito de este estudio tiene que trascender la superficie directamente ocupada por las acciones del proyecto, considerando por tanto los efectos que puedan tener otros proyectos de la zona, incluyendo otros parques eólicos, líneas eléctricas aéreas o torres anemométricas; es decir, deben considerarse los efectos acumulativos o sinérgicos del proyecto con estas otras instalaciones cercanas.

El estudio se realizará igualmente siguiendo métodos científicamente contrastados y los datos serán analizados estadísticamente a través de los procedimientos más adecuados, poniendo especial énfasis en la incertidumbre de las estimas que se obtengan. La metodología tendrá que estar descrita de modo que permita su futura replicación por cualquier equipo de investigación. Además aportará información cartográfica a escala adecuada, facilitándose también dicha información en el formato adecuado para su visualización y manejo en programas informáticos SIG (Sistema de Información Geográfico). Del resultado que se obtenga se tendrá que valorar objetivamente el impacto sobre las aves y plantearse en su caso las medidas necesarias para corregirlo, mitigarlo o compensarlo.

Para dicho estudio se recabará en todo caso el informe de conformidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente.

7º. El seguimiento de las colisiones previsto en el Programa de Vigilancia Ambiental se realizará sobre aves de todas las especies, pero se registrarán también las incidencias que se produzcan sobre las especies de quirópteros. La realización de dicho seguimiento se llevará a cabo a lo largo de toda la fase de explotación del parque eólico y se ejecutará conforme al método científico, teniendo en cuenta al menos lo siguiente:

a) Deberá ser realizado por personal competente en la materia con experiencia o formación acreditada.

b) La periodicidad será mensual durante un mínimo de cinco años. Transcurrido dicho plazo se podrá reconsiderar la periodicidad del seguimiento sobre la base de los resultados obtenidos.

c) El seguimiento se realizará prospectando de manera intensiva un área alrededor de cada aerogenerador del parque que nunca será inferior a un radio equivalente al diámetro del rotor más un 10%. Esta prospección se realizará mediante transectos lineales o concéntricos con una separación que no superará los 5 metros, dedicando el tiempo suficiente que en ningún caso será inferior a 30 minutos por aerogenerador. Deberán inspeccionarse también las cubiertas de construcciones, incluido los invernaderos, el interior de estanques, etc. que estén dentro de dicho radio de búsqueda.

d) Los datos recolectados incluirán como mínimo lo siguiente:

* Coordenadas geográficas de cada uno de los aerogeneradores del parque y características básicas (altura, diámetro, etc.) de cada uno de ellos.

* Fecha, hora de inicio y hora de finalización de los muestreos, que deben ser sistemáticos, empleándose en todos ellos la misma metodología.

* Tabla de registros en la que figuren las coordenadas UTM y número de ejemplares de todas las especies, con especificación del sexo y la edad según el código de EURING.

* Si los ejemplares accidentados portaran anillas o cualquier otro dispositivo de marcaje (bandas alares, cintas, geolocalizadores o sistemas GPS, etc.) se fotografiarán y se anotarán todos los datos relativos a las mismas: inscripción completa, colores, disposición relativa de las mismas con respecto a las patas y a otras anillas que portara el ave, etc. y se entregarán los dispositivos de marcaje electrónicos que pudieran portar a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente.

* Tiempo aproximado de la muerte en días y estado del cadáver.

* Fotografía del ejemplar.

* Identificación del personal que haga el seguimiento.

e) Anualmente, antes del 30 de enero de cada año, ser remitirá al órgano sustantivo y a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente un informe donde se recoja la descripción metodológica, los resultados del seguimiento, los análisis y la valoración técnica del mismo y las medidas necesarias para evitar el impacto por colisiones si las mismas llegan a ser relevantes. Deberá asimismo estar adecuadamente firmado por su autor.

f) Al margen de la realización de un informe anual de mortalidad y accidentes, cuando el personal de mantenimiento o el personal responsable del seguimiento detecte algún ejemplar accidentado de una especie amenazada deberá ponerlo inmediatamente en conocimiento del Cuerpo de Agentes de Medio Ambiente del Cabildo Insular de Gran Canaria.

8º. Entre las medidas para reducir el riesgo de colisión se incluirá la instalación, en cada aerogenerador, de un sistema automático de detección e identificación de aves que mediante cámaras o sistemas equivalentes permita evitar la colisión con las aspas mediante la emisión de señales disuasorias y la parada inmediata de las turbinas si fuera necesario.

El sistema tendrá la capacidad de identificación de las especies y de registrar información sobre los vuelos registrados, condiciones meteorológicas y los datos de funcionamiento del aerogenerador. Toda la información (vídeos, audios, condiciones meteorológicas, parámetros de funcionamiento de las turbinas, etc.) será incorporada a una plataforma de análisis on line que deberá permitir el acceso al personal de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente. Dicho acceso debe incluir tanto la información registrada en bruto como la información derivada del análisis de la misma, la elaboración de informes, estadísticas, etc.

Si del resultado del estudio previo de fauna o del seguimiento de las colisiones se detectara la presencia de murciélagos en la zona, el promotor instalará un sistema de específico para su seguimiento y control con las mismas especificaciones marcadas para el caso de las aves.

Estos sistemas automáticos tendrán el adecuado mantenimiento técnico para garantizar su funcionamiento continuado y serán actualizados a medida que surjan mejoras tecnológicas que perfeccionen su funcionamiento.

9º. Previamente a la ejecución del proyecto, el promotor compensará la pérdida de superficie de cultivo bajo invernadero ocasionada por el aerogenerador SL-1, línea eléctrica y centros de medida y control del parque eólico, estableciendo un nuevo lugar de cultivo con la mismas características y extensión superficial. Esta medida quedará adecuadamente reflejada en un documento, que incluirá información planimétrica y fotográfica en la que se acredite su ejecución y que contará con el informe de conformidad de la Dirección General de Agricultura del Gobierno de Canarias.

Asimismo, el suelo fértil del invernadero a trasladar será aprovechado en la nueva parcela o en otras cercanas para evitar su pérdida irreversible.

10º. Para garantizar la protección de los bienes pertenecientes al patrimonio histórico y cultural de Canarias se entenderán incluidas en este condicionante las medidas establecidas por el documento «EVALUACIÓN PATRIMONIAL DEL PROYECTO DEL PARQUE EÓLICO SANTA LUCÍA», a las que se añadirá lo siguiente:

a) Se informará por escrito y con una antelación de diez días al Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria de la fecha de inicio de los trabajos previstos, indicándose la persona o empresa responsables de las medidas preventivas, balizado de bienes, control arqueológico, etc., con el fin de cumplir con las labores de inspección;

b) Los trabajos de control arqueológico deberán ser permanentes y a pie de obra y se deberán ajustar a lo dispuesto a tal efecto en el artículo 90 y 91 de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias. Se presentará un informe final en el que quede constancia de dicho seguimiento, para el cual se recabará la conformidad del Servicio de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Gran Canaria.

c) Las medidas propuestas por el documento de evaluación ambiental deberán ser incorporadas al plan de vigilancia ambiental y cualquier modificación o actuaciones complementarias a la obra descrita, deberán ser notificadas a este Servicio de Patrimonio Histórico, no pudiendo en ningún caso afectar directa o indirectamente a bienes del patrimonio histórico.

11º. Si una vez instalado el parque se produjesen molestias a las personas causadas por el efecto parpadeo de la sombra de las aspas ("shadow flicker"), estas deberán mitigarse mediante la adopción de las medidas necesarias, incluyendo la programación de la parada de los aerogeneradores que las ocasionen.

12º. En el momento de desmantelamiento del parque eólico se procederá a la eliminación de la cimentación y de las plataformas de montaje de los aerogeneradores y canalizaciones eléctricas, de manera que devuelvan la capacidad agrícola al suelo roturado. Los residuos serán clasificados in situ y retirados por un gestor autorizado. Asimismo se acreditará documentalmente tanto el desmantelamiento del parque como la adecuada eliminación de los residuos que se generen.

13º. Deberán adoptarse todas aquellas determinaciones y medidas protectoras y correctoras propuestas en el proyecto técnico y en el estudio de impacto ambiental que garanticen la viabilidad ambiental del proyecto, siempre y cuando no vayan en contra de lo dispuesto en este apéndice de condicionantes.

E) PROGRAMA DE VIGILANCIA AMBIENTAL.

El Estudio de Vigilancia Ambiental incluye un Programa de Vigilancia Ambiental que, siempre y cuando no contradiga los condicionantes del apartado anterior, se considera parte integrante de esta Declaración de Impacto Ambiental.

Dicho Programa de Vigilancia Ambiental deberá ejecutarse de acuerdo con lo previsto en la documentación presentada por el promotor del proyecto, debiéndose añadir al mismo los controles necesarios que se deriven del cumplimiento de los condicionantes de la Declaración de Impacto Ambiental.

F) ALCANCE DE LA EVALUACIÓN AMBIENTAL.

La Declaración de Impacto Ambiental tiene naturaleza de informe preceptivo y determinante, indicándose que la evaluación ambiental realizada no comprende los ámbitos de seguridad, salud y prevención de riesgos laborales, ni los derivados de las previsiones contempladas en la normativa y/o en la planificación de carácter territorial, urbanística, ambiental o sectorial que pudieran resultar de aplicación, que poseen regulación propia e instrumentos específicos y que, por tanto, quedan fuera del alcance de la evaluación de impacto ambiental de proyectos.

Asimismo, la presente evaluación de impacto ambiental es independiente de la evaluación ambiental estratégica de planes y programas, en el sentido de que esta última no excluirá aquella respecto de los proyectos que se requieran para su ejecución. En consecuencia, la declaración de impacto ambiental no exime en ningún caso al promotor de la obligación de obtener todas la licencias, permisos, autorizaciones o cualesquiera otros títulos habilitantes que resulten legalmente exigibles.

Segundo.- Notificar el presente Acuerdo a La Vereda, S.A.; a la Dirección General de Energía y a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias; al Cabildo Insular de Gran Canaria; y al Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana.- El Secretario de la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, Ariel Martín Martín.



© Gobierno de Canarias