Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 124. Jueves 17 de junio de 2021 - 3077

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial

3077 DECRETO 62/2021, de 3 de junio, por el que se excluye al proyecto denominado "Nueva celda de vertido en el Complejo Ambiental El Revolcadero en la isla de La Gomera" del procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

9 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 354.97 Kb.
BOC-A-2021-124-3077. Firma electrónica - Descargar

El Cabildo Insular de La Gomera es titular de la Autorización Ambiental Integrada de la instalación denominada Complejo Ambiental El Revolcadero, en el término municipal de San Sebastián de La Gomera. Entre las infraestructuras incluidas en la citada instalación se encuentra el área de vertido, que actualmente cuenta con una única celda de vertido en fase de explotación.

Mediante escrito de 2 de abril de 2020, el Cabildo Insular de La Gomera, como operador del Complejo Ambiental El Revolcadero y en aplicación de lo previsto en los artículos 9.2 y 17.4 de la Ley 26/2007, de 23 de octubre, de Responsabilidad Medioambiental, comunicó a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente la amenaza inminente de daño ambiental y para la salud pública que se puede ocasionar como consecuencia del agotamiento apremiante de la capacidad de vertido del citado complejo ambiental, sin tener disponible una nueva celda.

Por Resolución del Viceconsejero de Lucha contra el Cambio Climático nº 46, de 9 de marzo de 2021, se resolvió el procedimiento de responsabilidad medioambiental por amenaza inminente de daño medioambiental en la isla de La Gomera por agotamiento de la capacidad de vertido del Complejo Ambiental El Revolcadero, imponiendo medidas de prevención y evitación, entre las que destaca la ejecución de una nueva celda de vertido en el citado complejo.

La Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial y el Cabildo Insular de La Gomera formalizaron, con fecha 29 de octubre de 2020, un Convenio de Cooperación para la cesión a la Administración autonómica de una parcela de suelo ubicada en el Complejo Ambiental El Revolcadero, destinada a una nueva celda vertido. Según la cláusula segunda de dicho Convenio, la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, queda obligada "... bien a través de encomienda, bien por sí misma (...) a licitar y ejecutar las obras correspondientes al proyecto denominado «Nueva celda de vertido en el Complejo Ambiental El Revolcadero, isla de La Gomera», incluyendo la contratación del servicio para la Dirección facultativa y la Coordinación de Seguridad y Salud de las obras. (...) El plazo inicialmente previsto para finalizar la ejecución de las obras es el 31 de diciembre de 2022".

Por Orden del Consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial nº 462, de 30 de diciembre de 2020, se encargó a la Empresa Transformación Agraria, S.A. (TRAGSA) la ejecución de las obras de acuerdo al proyecto denominado "Nueva celda de vertido en el Complejo Ambiental El Revolcadero en la isla de La Gomera", por un importe total de seis millones quinientos setenta y un mil setecientos treinta euros con trece céntimos (6.571.730,13).

Mediante escrito de 30 de abril de 2021, el Cabildo Insular de La Gomera solicita, como titular de la instalación, que se valore la idoneidad de eximir, del trámite de evaluación de impacto ambiental, el proyecto denominado "Nueva celda de vertido en el Complejo Ambiental El Revolcadero en la isla de La Gomera".

El artículo 9.1 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental establece que los proyectos incluidos en el ámbito de aplicación de dicha Ley que puedan tener efectos significativos en el medio ambiente, en virtud, entre otras cosas, de su naturaleza, dimensiones o localización, deberán someterse a una evaluación ambiental antes de su autorización, o bien, si procede, antes de la presentación de una declaración responsable o de una comunicación previa. Asimismo, aquel precepto establece que carecerán de validez los actos de adopción, aprobación o autorización de los planes, programas y proyectos que, estando incluidos en el ámbito de aplicación de dicha Ley, no se hayan sometido a evaluación ambiental, sin perjuicio de las sanciones que, en su caso, puedan corresponder.

El proyecto denominado "Nueva celda de vertido en el Complejo Ambiental El Revolcadero en la isla de La Gomera" se encuentra comprendido en el Anexo I de la Ley 21/2013, concretamente, en el Grupo 8. Proyectos de tratamiento y gestión de residuos, apartado c) "Vertederos de residuos no peligrosos que reciban más de 10 t por día o que tengan una capacidad total de más de 25.000 t, excluidos los vertederos de residuos de inertes". De ahí que, en aplicación de lo previsto en el artículo 7.1.a) de la referida norma legal, el mismo debiera someterse a evaluación de impacto ambiental ordinaria.

No obstante, el artículo 8.3 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, establece que el Consejo de Ministros, en el ámbito de la Administración General del Estado, o en su caso, el órgano que determine la legislación de cada Comunidad Autónoma, en su respectivo ámbito de competencias, podrá, a propuesta del órgano sustantivo, en supuestos excepcionales y mediante acuerdo motivado, excluir un proyecto determinado de la evaluación de impacto ambiental, cuando su aplicación pueda tener efectos perjudiciales para la finalidad del proyecto, o aquellos proyectos que consistan en obras de reparación o mejora de infraestructuras críticas, definidas en la Ley 8/2011, de 28 de abril, por la que se establecen medidas para la protección de las infraestructuras críticas, que hayan sido dañadas como consecuencia de acontecimientos catastróficos o cuyo refuerzo sea necesario para garantizar la seguridad nacional.

Para los casos en que se recurra a esta posibilidad excepcional, el artículo 8.4 de la citada Ley establece que el Consejo de Ministros en el ámbito de la Administración General del Estado o, en su caso, el órgano que determine la legislación de cada Comunidad Autónoma en su respectivo ámbito de competencias, decidirá en el acuerdo de exclusión si procede someter el proyecto a otra forma alternativa de evaluación que cumpla los principios y objetivos de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, y que realizará el órgano sustantivo.

Asimismo, dicho precepto establece que el órgano sustantivo publicará el acuerdo de exclusión y los motivos que lo justifican en el Boletín Oficial del Estado o diario oficial correspondiente. Adicionalmente, pondrá a disposición del público la información relativa a la decisión de exclusión y los motivos que la justifican, y el examen sobre las formas alternativas de evaluación del proyecto excluido; debiendo en todo caso comunicar dicha información a la Comisión Europea, con carácter previo a la autorización del proyecto.

En el ámbito de la legislación canaria, este mecanismo de exclusión de la evaluación de impacto ambiental de proyectos ha sido desarrollado en la Disposición adicional primera, apartado 5, de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias, que dispone que el Consejo de Gobierno, mediante acuerdo motivado, podrá excluir de evaluación ambiental aquellos proyectos que tengan por objeto la ejecución de obras de restauración del medio físico degradado como consecuencia de acontecimientos catastróficos o derivados de situaciones que pongan en grave peligro la seguridad y salud de la ciudadanía.

La situación actual de la celda de vertido en fase de explotación es crítica, dada la ausencia de volumen disponible que garantice los vertidos durante el tiempo necesario para ejecutar y tener disponible una nueva celda.

La potencial situación de emergencia que derivaría del agotamiento de la celda de vertido del Complejo Ambiental El Revolcadero generaría un grave impacto para la salud púbica, cuya afección en el territorio insular sería imposible de controlar, impidiendo articular cualquier tipo medidas de mitigación de los efectos sobrevenidos. En este sentido, la ausencia de tratamiento adecuado para los residuos generados en la isla daría lugar, por un lado, a incumplimientos de las obligaciones legales de tratamiento de los residuos; y, por otro, a condiciones de insalubridad generales pudiendo derivar las mismas en una situación que bien podría ser considerada como una emergencia sanitaria sin precedente en la isla de La Gomera, dando lugar a una amenaza de daño ambiental y riesgo a la salud de las personas a nivel insular.

La urgencia de la ejecución de la nueva celda de vertido es difícilmente compatible con los plazos de tramitación propios de los procedimientos de evaluación de impacto ambiental de proyectos y de la ejecución material de la obra, superiores en su conjunto al plazo previsto de colmatación de la actual celda.

Por todo ello, resulta procedente la exclusión de la evaluación de impacto ambiental para garantizar la realización inmediata de las medidas de prevención y evitación derivadas del procedimiento de responsabilidad medioambiental, a través del encargo a TRAGSA realizado por la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial.

A tal efecto, el Cabildo Insular de La Gomera tiene la consideración de órgano sustantivo en relación con el proyecto, de acuerdo con los artículos 5.1.d) de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental y 26.4 de la Ley 1/1999, de 29 de enero, de residuos de Canarias.

Visto informe del Servicio de Impacto Ambiental de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, sobre las medidas y condicionantes ambientales necesarios para excluir al proyecto del procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

Visto informe-propuesta de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático.

En su virtud, y de conformidad con las disposiciones de general aplicación, a propuesta del Consejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, y previa deliberación del Gobierno en su reunión celebrada el día 3 de junio de 2021,

R E S U E L V O:

Primero.- Excluir al proyecto denominado "Nueva celda de vertido en el Complejo Ambiental El Revolcadero en la isla de La Gomera" del procedimiento de evaluación de impacto ambiental.

Segundo.- Establecer las medidas y condicionantes ambientales que figuran como anexo al presente Decreto, para caracterizar correctamente el impacto ambiental del proyecto y evitar o minimizar el mismo, o hacerlo ambientalmente admisible, sin que proceda ninguna otra forma alternativa de evaluación.

Tercero.- Instar al Cabildo Insular de La Gomera a la publicación del presente Decreto en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife; a la puesta a disposición del público de la información relativa a la decisión de exclusión y los motivos que la justifican; así como a la comunicación de dicha información a la Comisión Europea, con carácter previo a la aprobación del proyecto.

Cuarto.- Notificar el presente Decreto al Cabildo Insular de La Gomera y a la Agencia Canaria de Protección del Medio Natural.

Quinto.- Publicar este Decreto en el Boletín Oficial de Canarias, así como en la página web de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno de Canarias, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su publicación, o bien directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su publicación; significando que, en el caso de presentarse recurso de reposición, no se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente aquel o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de cualquier otro que pudiera interponerse.

Dado en Canarias, a 3 de junio de 2021.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Ángel Víctor Torres Pérez.

EL CONSEJERO DE TRANSICIÓN ECOLÓGICA,

LUCHA CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Y PLANIFICACIÓN TERRITORIAL,

p.s. (Decreto 36/2021, de 3 de junio, del Presidente),

EL CONSEJERO DE ADMINISTRACIONES

PÚBLICAS, JUSTICIA Y SEGURIDAD,

Julio Manuel Pérez Hernández.

ANEXO

MEDIDAS Y CONDICIONANTES AMBIENTALES DERIVADOS DE LA EXCLUSIÓN DE LA EVALUACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL DEL PROYECTO DENOMINADO "NUEVA CELDA DE VERTIDO EN EL COMPLEJO AMBIENTAL EL REVOLCADERO EN LA ISLA DE LA GOMERA".

1. Teniendo en cuenta que en la celda de vertido actualmente operativa del Complejo Ambiental El Revolcadero, han acaecido tres incendios (2005, 2007 y 2017, según la documentación aportada); se ha producido, al menos, un episodio adverso de elevadas precipitaciones (2010) y viento que dañó las instalaciones (lámina de impermeabilización del vaso de vertido, vía de acceso, etcétera) y que la antorcha de combustión del biogás no se encuentra en funcionamiento, se deberá realizar un análisis detallado de todos los potenciales riesgos a los que se expone este tipo de instalación y la probabilidad de ocurrencia, tales como vertidos y sucesos imprevistos entre otros, que pudiesen suponer riesgo de incendio, explosión, etcétera.

De esta manera, en función de los resultados obtenidos, se deberán establecer los procedimientos y medidas necesarias para reducir/prevenir y, en su caso, controlar los accidentes, garantizando la adecuada operatividad y la protección de los trabajadores (planes de emergencia) y del entorno natural inmediato.

Dicho análisis deberá ser informado por el órgano competente en materia de seguridad de este tipo de actividades.

2. La Cañada del Negro es un barranco que se inicia a cotas superiores del Complejo Ambiental El Revolcadero y que, a su paso por este, requiere la ejecución de obras de encauzamiento bajo la nueva celda de vertido, concretamente, en una longitud de unos 268 metros aguas arriba, con una sección abovedada (2 metros de anchura por 40 centímetros de altura), hasta conectar con el canal del mismo tipo que atraviesa la celda colmatada (punto de vertido actual). Asimismo, se ha proyectado la ampliación de la canalización ya existente, unos 60 metros aguas abajo de la celda que será sellada, a los efectos de que las aguas superficiales lleguen al cauce y no interfieran erosivamente con las paredes del terraplén de la balsa de lixiviados proyectada.

Dado que para los desmontes necesarios para la ejecución de estas obras de drenaje/encauzamiento, así como de la balsa de lixiviados (al oeste de la celda de vertido actual) se ha previsto el uso de explosivos, con anterioridad al inicio de las obras se deberá definir y concretar todos los aspectos que se precisen para esta intervención (los cálculos exactos de explosivo y número de voladuras, el número de detonaciones de aviso y el tiempo entre las mismas, puntos de detonación, potenciales afecciones a la celda a clausurar, fisuras/grietas en instalaciones, etcétera), tomando como criterio que el número de voladuras solo deben ceñirse a las estrictamente necesarias, aportando este estudio detallado a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, junto con el informe favorable y las pertinentes autorizaciónes de las administraciones competentes en la autorización para el suministro, manejo y uso de explosivos.

3. Las intervenciones de encauzamiento de la Cañada del Negro bajo la nueva celda de vertido, las cunetas perimetrales y el resto de elementos hidráulicos, se han dimensionado en el proyecto para un periodo de retorno de 25 años, por lo que estos cálculos se deberán consensuar con el Consejo Insular de Aguas de La Gomera y remitir su conformidad a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, antes de la fase de replanteo del proyecto.

4. Tanto para la celda objeto de sellado como para la que se pretende construir, se plantea una disipación pasiva de los gases mediante chimeneas de evacuación verticales, ya instaladas en el primer caso, sin que se haya estudiado, valorado y evaluado la incidencia de la eliminación de estos gases sobre los trabajadores del Complejo Ambiental El Revolcadero, usuarios de la carretera GM-2, avifauna/quirópteros que hacen un uso territorial de este ámbito ni sobre la flora/vegetación circundante (hábitats de interés comunitarios), en especial, la limítrofe en el Monumento Natural Barranco del Cabrito (G-9) -Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos- y también Zona Especial de Conservación (ZEC) 113_LG Barranco del Cabrito -Red Natura 2000-. Por ello, este aspecto deberá ser objeto de análisis.

En todo caso, no hay que olvidar que la gestión del biogás, implantación de dispositivos de eficiencia energética, etcétera, constituirían mecanismos de mitigación de los gases de efectos invernadero, principalmente, metano (CH4) y dióxido de carbono (CO2) en las operaciones que se realizan en el Complejo Ambiental El Revolcadero y se contribuiría a la reducción de la huella de carbono ya existente en la instalación.

5. En el proyecto se ha diseñado la construcción de una balsa de lixiviados para la recogida de los procedentes de las dos celdas de vertido (la actual y la futura) sin que plantee tratamiento alguno: tan solo se indica que se acumularán y que se reducirán por evaporación. Si tiene en cuenta la carga contaminante de los lixiviados, sobre todo metales pesados, se deberá planificar adecuadamente la gestión de este tipo de residuo, dando traslado de la solución finalmente adoptada a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente.

6. Habida cuenta de que el ámbito de actuación se trata de una cuenca que se caracteriza por una elevada acción del viento, así como por la inmediatez de hábitats de interés comunitario en un óptimo estado de conservación -comunidades de vegetación endémicas de la isla de La Gomera-, emplazados en el Monumento Natural y ZEC Barranco del Cabrito (Euphorbietum bertheloto canariensis y Plocametum pendulae), se deberá determinar y estudiar el ámbito de afección real a la flora/vegetación que tendrá la fase de obras (12 meses) y funcionamiento del proyecto, en lo que se refiere a las emisiones de partículas (movimientos de tierras y de maquinaria pesada, planta de machaqueo, etcétera). En caso necesario, se deberán implementar medidas adicionales a las contempladas en el proyecto, tales como la inclusión de la totalidad de la planta de machaqueo y trituración bajo cubierta.

7. En el proyecto se plantea la integración paisajística de la balsa de lixiviados con palmeras canarias (Phoenix canariensis). Cabe señalar que, si bien este sector se encuentra desprovisto de vegetación, la tendencia potencial de este ámbito es la de una balera árida (Plocamo pendulae geosigmetum faciación árida -Plocametum pendulae; Atriplici-Tamaricetum canariensis; Neochamaeleo-Euphorbietum balsamiferae plocametosum pendulae-) y cardonal gomero (Euphorbio bertheloto-canariensis sigmetum). Por lo anterior, parece que lo propio sería la implantación del conjunto de elementos vegetales que caracterizan a las baleras áridas en vez de la plantación de palmeras.

Por otra parte, el proyecto alude a la instalación de un vivero temporal para la conservación de los ejemplares de flora extraídos de las zonas de obras, con una temporalidad desde antes del comienzo de las obras y hasta dos años después de la finalización de las labores de restauración vegetal y paisajística de la celda a clausurar, pero no se han concretado sus dimensiones, ubicación, recursos humanos destinados a este fin, metodología a emplear en su gestión, etcétera.

8. El control y vigilancia de especies exóticas invasoras y/o potencialmente invasoras se plantea únicamente en las zonas objeto de intervención del proyecto y durante los dos años posteriores a la finalización de la fase de ejecución. No obstante, los mecanismos de control deberán ser extensibles a todo el Complejo Ambiental El Revolcadero y de forma constante durante toda su vida útil, máxime cuando esta infraestructura de gestión de residuos es limítrofe con el Monumento Natural y ZEC Barranco del Cabrito, y se ha identificado en el acceso interno del Complejo Ambiental El Revolcadero el asentamiento de la especie invasora Leucaena leucocephala.

9. Ante la constancia de que el cuervo canario (Corvus corax canariensis) -especie catalogada "en peligro de extinción" en el Catálogo Canario de especies protegidas y en el Catálogo Nacional de especies amenazadas- hace un uso territorial de la zona del Complejo Ambiental El Revolcadero, así como otras especies de aves como es el caso de la gaviota patiamarilla (Larus michahellis) al usarlo como punto de alimentación, se deberá caracterizar el estado preoperacional. Por ello, el promotor deberá realizar un estudio cuya finalidad sea la de conocer las especies presentes, su distribución y abundancia en función de las variaciones estacionales y meteorológicas, con especial atención a las especies amenazadas o con interés para la conservación. Se identificarán las pautas de vuelo (dirección, altura de vuelo, frecuencia, etcétera) teniendo en cuenta aspectos de su biología. El citado estudio deberá realizarse empleando métodos científicamente contrastados y la metodología elegida deberá estar descrita de manera que pueda ser replicada por cualquier equipo de investigación. Los datos resultantes deberán analizarse estadísticamente, poniendo especial énfasis en la incertidumbre de las estimaciones obtenidas. Asimismo, se deberá acompañar información cartográfica a una escala adecuada, facilitándose dicha información en un formato óptimo para su visualización y manejo en sistemas de información geográfica.

De los resultados obtenidos del referido estudio, el promotor deberá valorar el impacto sobre la avifauna y los quirópteros y, en caso necesario, plantear medidas correctoras y preventivas necesarias para minimizar, mitigar o compensar los impactos detectados, así como valorar su control y seguimiento en el Programa de Vigilancia Ambiental (PVA).

10. El promotor deberá elaborar un PVA exhaustivo, cuyo documento definitivo y refundido se remitirá, antes del inicio de la fase de funcionamiento, a la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente para su conocimiento. En general, este PVA deberá atender a los siguientes aspectos:

A) Una primera fase en la que se chequeen y verifiquen los impactos detectados durante la evaluación y las medidas correctoras propuestas para minimizar o reducir los mismos. Para ello se procederá en el documento de la siguiente manera:

- Se aportará un listado de todos los impactos previstos durante la evaluación para la fase de instalación, construcción y operativa y desmantelamiento, en el que deberán figurar sus características temporales y espaciales, así como la o las medidas correctoras correspondientes, si las hubiera.

- Se aportará un listado de todas las medidas correctoras propuestas en la documentación ambiental para la fase de construcción, operativa y aquellas correspondientes a la fase de instalación y desmantelamiento.

- Se indicará el momento de aplicación de cada medida en el tiempo y en el espacio, según la fase a la que corresponda (instalación, construcción, operativa y desmantelamiento).

- Se establecerá el responsable de corroborar los impactos y las medidas correctoras, el momento de su verificación y el método de chequeo utilizado.

B) Una vez establecido lo anterior, se propondrá un seguimiento y control que, al menos, contemple los siguientes extremos:

- En relación con los impactos previstos, se tendrán que enumerar las relaciones causa-efecto detectadas en el Estudio de Impacto Ambiental y los indicadores de impacto a controlar.

- Campañas de medidas a realizar, determinándose la periodicidad de estas últimas y la metodología a seguir.

C) Por último, a fin de tener garantías de funcionamiento del PVA como herramienta técnica, se recogerá la posibilidad de proponer acciones de redefinición del mismo como:

- Nuevas medidas correctoras y/o modificación de las previstas en función de los resultados del seguimiento de los impactos residuales y de aquellos que se hayan detectado con datos de dudosa fiabilidad y de los impactos no previstos que aparezcan en fase de instalación, construcción, operativa y desmantelamiento.

- Otras campañas previstas para el seguimiento y control en función de los resultados del seguimiento de los impactos residuales, de aquellos que se hayan detectado con datos de dudosa fiabilidad y de los impactos no previstos que aparezcan en fase de instalación, construcción, operativa y desmantelamiento.

D) Se mencionarán también posibles situaciones episódicas, proponiéndose un protocolo de las actuaciones a realizar y los mecanismos y procedimientos de comunicación con autoridades y responsables.

E) Por último, será necesario que se incorporen una serie de previsiones en cuanto emisión y remisión de Informes:

- Se deberá establecer el formato, contenido, periodicidad y fecha de cada uno de los informes a emitir al órgano sustantivo, conforme a lo regulado en el artículo 52 de la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental.

11. En el PVA se deberá integrar el control y vigilancia en fase de obras y operativa de las emisiones e inmisiones atmosféricas y de ruidos/vibraciones, en el interior del Complejo Ambiental El Revolcadero, en distintos puntos de la carretera GM-2, en las fachadas de las viviendas aisladas más cercanas y en el núcleo de San Sebastián de La Gomera, siguiendo lo indicado en el trámite de consultas vinculado a la determinación del alcance del estudio de impacto ambiental por el órgano competente en salud pública (sanidad ambiental).

Al mismo tiempo, el PVA contendrá la vigilancia y control del tratamiento de lixiviados, aguas subterráneas (afecciones al acuífero por infiltraciones) y la gestión en sí misma de los residuos. Todo ello seguirá las determinaciones que, en su caso, establezca la Autorización Ambiental Integrada.

12. En el proyecto no se estudia cómo se procederá a la gestión insular de residuos si la celda actual se colmata antes de que entre en funcionamiento la segunda celda proyectada. Por tanto, en el supuesto de que esta circunstancia se produzca se deberán arbitrar y tener previstas soluciones alternativas.

13. Si bien en el proyecto se indica que en el ámbito del Complejo Ambiental El Revolcadero no hay bienes/valores patrimoniales, en el supuesto de que durante la etapa de obras se encontrasen elementos arqueológicos en el subsuelo, se deberán paralizar las intervenciones y ponerlo en conocimiento del órgano competente en esta materia del Cabildo Insular de La Gomera, para que establezca las indicaciones a seguir.

14. Estas condiciones, en su caso, deberán ser extensibles a la totalidad del Complejo Ambiental El Revolcadero, sin que las mismas excluyan a las medidas preventivas y correctoras establecidas en el Estudio de Impacto Ambiental, en la Resolución nº 46, de 9 de marzo de 2021, del Viceconsejero de Lucha contra el Cambio Climático, y en el proyecto técnico, que serán de obligada aplicación.

© Gobierno de Canarias