Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 32. Martes 16 de febrero de 2021 - 759

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial

759 Viceconsejería de Planificación Territorial y Transición Ecológica.- Resolución de 20 de diciembre de 2020, por la que se hace pública la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto denominado «Parque Eólico Sardina», promovido por Marina South Beach, S.L.U., en el término municipal de Gáldar, Gran Canaria.- Expte. 2020/6341.

20 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 987.25 Kb.
BOC-A-2021-032-759. Firma electrónica - Descargar

En aplicación de la legislación vigente, por la presente,

R E S U E L V O:

Dar publicidad, en el Boletín Oficial de Canarias, a la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto denominado «Parque Eólico Sardina», promovido por Marina South Beach, S.L.U., en el término municipal de Gáldar, Gran Canaria (expediente 2020/6341), cuyo texto se acompaña como anexo.

Santa Cruz de Tenerife, a 20 de diciembre de 2020.- El Viceconsejero de Planificación Territorial y Transición Ecológica, Leopoldo Díaz Bethencourt.

A N E X O

La Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, en sesión celebrada, con carácter urgente, el día 3 de diciembre de 2020, adoptó, por unanimidad, entre otros, el siguiente Acuerdo:

Primero.- Formular la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto denominado «Parque Eólico Sardina» (expediente nº 2020/6341), determinando que procede a los efectos ambientales su realización, con el siguiente contenido:

A) IDENTIFICACIÓN DEL PROMOTOR DEL PROYECTO Y DEL ÓRGANO SUSTANTIVO Y DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO.

El proyecto presentado para su evaluación se denomina «Parque Eólico Sardina», promovido por Marina South Beach, S.L.U. La autora del proyecto es Dña. Inmaculada Aguilar Alarcón (Ingeniera Industrial del Colegio Oficial de Ingenieros Industriales de Canarias Oriental). El estudio de impacto ambiental ha sido realizado por D. Rosendo J. López López (Biólogo del Colegio Oficial de Biólogos de Canarias), de Evalúa Soluciones Ambientales, S.L.

El órgano sustantivo del proyecto es la Dirección General de Energía del Gobierno de Canarias.

El parque eólico consiste en la instalación de un aerogenerador ENERCON E-48 de 800 kW de potencia. La altura de buje del aerogenerador es de 60 m y el diámetro del rotor es de 48 m (84 metros de altura total). La producción anual estimada es de 2390 MWh, con una estimación de 2.987 horas equivalentes totales.

El centro de entrega es una estructura envolvente de hormigón armado que es construida, montada y equipada en fábrica, pintada de color blanco con cubierta, puertas y rejillas de ventilación en color marrón. Las dimensiones previstas son 4,48 m de largo por 2,38 de ancho y 3,05 metros de altura.

La línea eléctrica de evacuación del parque será subterránea, en zanja de 1,2 m de profundidad, paralela al camino de acceso previsto y tendrá hitos de señalización. La línea discurrirá desde el centro de entrega hasta el punto de conexión establecido por ENDESA en el tramo C101040|A104233 de la línea MT TAYA.

La cimentación del aerogenerador tendrá 12 metros de diámetro y 2,40 m de altura. La plataforma de montaje es de 1.050 m (30 x 35 m) sin incluir la plataforma ocupada por el aerogenerador.

El acceso es a través de una pista de tierra existente que parte desde la carretera general GC-202. La línea de evacuación discurrirá por el viario de acceso y por el margen de la GC-202 (205 metros) hasta el punto de conexión.

El proyecto prevé la instalación de una torre anemométrica del fabricante KT470 de 60 metros de altura.

Las coordenadas de estos elementos son las siguientes:

Ver anexo en la página 6419 del documento Descargar

Las estructuras del Parque Eólico se encuentran ubicadas en las siguientes parcelas catastrales del término municipal de Gáldar: 35009A004000300000YL (8.920 m), 35009A004000210000YA (8.920 m), 1835801DS3113N0000TX (9.010 m2), 1836801DS3113N0000PX (6.013 m) y 1835803DS3113N0000MX (9.628 m2).

Ninguna de las instalaciones se encuentran dentro de espacios integrados en la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, en la Red Natura 2000 ni en la Red de Reservas de la Biosfera. El espacio natural protegido más cercano dista aproximadamente 1 km al sureste y se corresponde con el Monumento Natural de Amagro (C-13) perteneciente a la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos. Este espacio coincide en sus límites con la zona de especial protección (ZEC) denominada Amagro (ES7010011), espacio integrado en la Red Natura 2000.

El proyecto está dentro del área prioritaria Amagro, establecida por la Orden de 15 de mayo de 2015, por la que se delimitan las áreas prioritarias de reproducción, de alimentación, de dispersión y de concentración de las especies de la avifauna amenazada en la Comunidad Autónoma de Canarias, a los efectos de aplicación del Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión.

B) TRÁMITE DE INFORMACIÓN PÚBLICA Y DE LAS CONSULTAS A LAS ADMINISTRACIONES AFECTADAS Y PERSONAS INTERESADAS.

La Dirección General de Industria y Energía sometió al trámite de información pública la solicitud de autorización administrativa, el proyecto y el estudio de impacto ambiental. El anuncio correspondiente a la información pública del proyecto «Parque Eólico Sardina» fue publicado en el Boletín Oficial de Canarias nº 137, de 18 de julio de 2019.

Simultáneamente al trámite de información pública se ha practicado un trámite de consultas a las personas interesadas y Administraciones Públicas afectadas, tal como se expresa en la siguiente tabla:

Ver anexo en la página 6420 del documento Descargar

A modo de resumen, se muestran los aspectos más esenciales de los informes y las alegaciones recibidas:

RETEVISIÓN. Del estudio preliminar realizado sobre la base de las coordenadas UTM conocidas del parque eólico y de la ubicación de los aerogeneradores, se ha determinado que no habrá afectaciones a los servicios que dicha entidad presta, por lo que manifiesta no oponerse a la ejecución del proyecto. No obstante, se advierte que cualquier modificación en la coordenadas debería ser notificada para realizar una nueva valoración.

Servicio de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria. El informe señala que desde un punto de vista técnico, las medidas requieren de mayor definición y deben completarse con otras estrategias preventivas directas. No obstante, informa favorablemente siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones:

a) Todas las medidas preventivas, incluyendo las recogidas en el presente informe, deberán incorporarse al Plan de Vigilancia Ambiental y los responsables de la obra deberán tener conocimiento de todas ellas.

b) Se llevarán a cabo, en los términos que establece la Ley 11/2019, tareas de control arqueológico de carácter continuado y a pie de obra de cualquier trabajo que suponga remoción de tierras o surgimiento y destrucción de elementos arqueológicos ocultos en el subsuelo, debiendo prevenir afecciones sobre elementos considerados frágiles si las actuaciones desarrolladas en las cercanías presentan la suficiente intensidad como para hacer peligrar su integridad.

c) Las labores de seguimiento y vigilancia se prolongarán hasta que el personal técnico encargado de las mismas considere que no existe posibilidad de documentar restos arqueológicos en el subsuelo o ya no existan posibilidades de afectar a los bienes patrimoniales aflorados que han motivado dicho seguimiento.

d) El desarrollo de este tipo de vigilancia se determinará en fase de obra, dependiendo del tipo de trabajo objeto del seguimiento y las características del entorno en el que se desarrollen.

e) Las labores de balizado de elementos arqueológicos, y muy especialmente del denominado "Conchero de la playa de Juan Delgado" deberán contar con control arqueológico directo, debiendo tenerse especial cuidado en evitar cualquier afección al subsuelo del yacimiento. Dicho control arqueológico deberá ajustarse a lo señalado en el punto b.

f) El inicio de los trabajos de construcción y de control arqueológico deberá notificarse a este Cabildo por escrito y con antelación.

El promotor contesta al informe señalando que el punto 5.a) será recogido en el Programa de Vigilancia Ambiental definitivo, el cual, además, recogerá las consideraciones ambientales derivadas del cumplimiento de los condicionantes que pudiera recoger la Declaración de Impacto Ambiental (DIA).

ENDESA DISTRIBUCIÓN ELÉCTRICA, S.L.U. En su escrito, esta entidad establece única y exclusivamente condicionados técnicos relativos al punto de conexión, la servidumbre de las redes de media tensión, centro de entrega y transformación, punto frontera, características de los equipos de medida, planos y cálculo con suficiente detalle, aspectos de la normativa sectorial, etc. También facilita el código y el punto de conexión del nuevo centro de entrega (3834, "CE Sardina"). El promotor contesta lo informado por ENDESA que en un segundo escrito informa favorablemente a los efectos del Decreto 141/2009, por el que se simplifican los trámites administrativos para los expedientes de instalaciones de alta tensión.

Servicio de Planificación de Obras y Ordenación Rural de la Dirección General de Agricultura del Gobierno de Canarias. En el informe se indica que el proyecto se desarrolla en la finca con referencia catastral 35009A004000300000YL, constatándose que en el lugar existe un invernadero cuya construcción tuvo lugar ente 2013 y 2014. La parcela está en Suelo Rústico de Protección Agraria Intensiva (SRPAi-2) según señala "la aprobación definitiva de modo parcial de adaptación al Decreto Legislativo 1/2000 y a la Ley 19/2003 (Directrices) del Plan General de Gáldar" (BOC nº 41, de 26.2.07).

La zonificación según el Plan Insular de Ordenación de Gran Canaria es Bb1.1, suelos "destinados a la producción agraria debido a su alto valor productivo". En el informe se indica que, según el artículo 62 de la Ley 4/2017, de 13 de julio, los usos actividades y construcciones de interés público social se encuentran prohibidos en los suelos categorizados como de protección ambiental o agraria. No obstante, según la Disposición transitoria cuarta de la Ley 4/2017, dicha limitación no es aplicable a los expedientes iniciados antes del 31 de diciembre de 2018. "La conclusión final es que la actividad propuesta, al haber sido presentada la solicitud de autorización administrativa y de declaración de impacto ambiental el 1 de abril de 2019, en base al artículo 62 de la Ley 4/2017, de 13 de julio, no cabe en el suelo donde se propone su ubicación, y que por lo tanto, no procede la emisión de informe relativo al impacto ambiental ocasionado por la misma."

El promotor, en su escrito de contestación manifiesta que el proyecto está en suelo rústico de protección agraria intensiva según el artículo 92 de las Normas Urbanísticas Ordenación Estructural del Plan General del Ayuntamiento de Gáldar, y que dentro de los usos permitidos y autorizables, se recogen los usos dotacionales de infraestructuras, de carácter público, entre las que encuentran las infraestructuras eólicas en las zonas señaladas por el Plan Insular. Por tanto, considera en su escrito que su proyecto es compatible condicionado con las normas urbanísticas municipales. También señala que, según el PIO, el lugar es zona Bb1.1 (alto valor productivo actual o potencial) donde se permite este tipo de proyecto si está en zonas eólicas insulares. Asimismo, indica cumple con el retranqueo de 200 metros de los límites de zonas A1 y que se encuentra dentro de una zona apta del Plan Territorial Especial de Ordenación de Infraestructuras de producción, transporte y almacenamiento de energía eólica (PTE-32; pieza AG-004.01). En cuanto a la categorización del suelo, el promotor indica que el proyecto está en suelo rústico de protección económica (subcategorizado como suelo de protección agraria) según lo dispuesto por el artículo 34 de la Ley 4/2017, cuyo artículo 72 establece que este tipo de proyecto es un uso que se podrá autorizar como uso de interés público y social, siempre que no exista prohibición expresa en el PIO.

Ayuntamiento de Gáldar. Respecto a lo dispuesto por el Plan General de Ordenación vigente (20.7.06), el proyecto se desarrolla en suelo rústico de protección agraria intensiva. Según el artículo 92 de dicha norma, entre los usos permitidos y autorizables se encuentran las infraestructuras eólicas, en las zonas señaladas por el Plan Insular de Ordenación. Por tanto, respecto al planeamiento urbanístico municipal el proyecto es compatible, condicionado a su coincidencia con las zonas establecidas por el PIO para este uso. En relación a la línea eléctrica de evacuación, que discurre por caminos de tierra y asfaltados, el informe señala que las servidumbres afectan a varias parcelas de titularidad municipal, pero que ajustándose a lo previsto por el Plan General, no se ve inconveniente siempre que se restauren los terrenos afectados a sus condiciones originales. Según la contestación del promotor, el proyecto se encuentra en zona Bb1.1, dentro de zona eólica insular, a 222 metros de una zona A, y dentro de zona apta para la instalación de aerogeneradores del PTE-32.

Dirección General de Infraestructura Viaria del Gobierno de Canarias. El pronunciamiento final del informe es favorable, puesto que ni el parque eólico ni la línea de evacuación producen ninguna afección a la carretera de interés regional GC-2, ya que se encuentran muy alejados de la misma. Señala también que actualmente no existen proyectos o figuras de planeamiento en fase de redacción y que tampoco se están ejecutando obras que puedan afectar al ámbito del proyecto.

Consejería de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria. En el informe se indica que el proyecto no afecta a ningún espacio de la Red Canaria de Espacios Naturales Protegidos, siendo el más cercano el Monumento Natural de Montaña de Amagro (C-13) que dista más de un kilómetro. Pero podría afectar a la zona de especial conservación marina ZEC 61_GC, denominada Costa de Sardina del Norte (ES7010066), que alberga importantes poblaciones de pardela cenicienta y alcaraván, y sobre las cuales se define un potencial efecto sinérgico sobre la avifauna, ya que un incremento en el número de aerogeneradores supone una disminución del espacio vacío y un incremento de los riesgos de colisión mayor que la suma de los efectos producidos por cada uno de los parques considerados independientemente.

El promotor presenta reparos a dicho informe. Las zonas de especial protección para las aves (ZEPA) terrestres y marinas más cercanas, Tamadaba (ES0000346) y Espacio Marino de Mogán-La Aldea (ES0000530) se encuentran muy alejadas (5,6 y 19 km respectivamente), por lo que no se verán afectadas ni directa ni indirectamente. La ZEC 61-GC Costa de Sardina del Norte no contempla especies de aves entre los valores que motivaron su declaración. Su plan de gestión (BOE nº 221, de 14.9.11) no hace referencia a especies de aves. De hecho, manifiesta que la mención que el Cabildo de Gran Canaria hace del alcaraván es un error ya que se trata de una especie terrestre que no está presente en la ZEC marina. Añade que el estudio de impacto ambiental analiza y valora las especies citadas en el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias y que realiza el análisis de los efectos sinérgicos y acumulativos del proyecto y otros parques eólicos, instalados y en trámite, considerando que el impacto es compatible.

Red Eléctrica de España. Esta entidad señala que no presenta oposición a la autorización del proyecto y simplemente recuerda la necesidad de contar con la resolución de los procedimientos de acceso y conexión como establece la normativa sectorial. En un segundo escrito, en relación con la respuesta del promotor, señala que no presenta oposición a la misma.

Consejería de Gobierno de Obras Públicas e Infraestructuras del Cabildo de Gran Canaria. El informe indica que la instalación no genera afección sobre las franjas de protección de las carreteras competencia de esa Consejería, en concreto la GC-202, al encontrase todas las instalaciones a una distancia superior a 300 m, medidas en relación a la carretera referenciada. El promotor contesta diciendo que toma conocimiento de lo informado.

Servicio de Contaminación de Aguas y Suelos de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias. El informe indica que una vez analizado el contenido de la documentación remitida por la Dirección General de Industria y Energía, en virtud de la normativa de aplicación en materia de suelos potencialmente contaminados, esto es, el Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, por el que se establece la relación de actividades potencialmente contaminantes de suelo y los criterios estándares para la declaración de suelos contaminados; el Decreto 147/2007, de 24 de mayo, por el que se regula el régimen jurídico de los suelos contaminados en la Comunidad Autónoma de Canarias y se crea el inventario de suelos contaminados de Canarias; y la Orden PRA/1080/2017, de 2 de noviembre, del Ministerio de la Presidencia y para las Administraciones Territoriales, por la que se modifica el Anexo I del Real Decreto 9/2005, de 14 de enero, dado que la actividad a desarrollar está incluida en dicho Anexo I, correspondiéndose concretamente con el epígrafe 35,18 del CNAE-2009 "Producción de energía eléctrica de origen eólico", el titular de la actividad deberá remitir a este órgano ambiental el correspondiente Informe Preliminar de Situación del suelo (en adelante IPS), al contar con la instalación de transformadores de potencia. Una vez presentado dicho IPS, se recuerda que el titular de la actividad estará obligado a remitir con la periodicidad que se establezca los Informes de Situación del suelo que soporte su instalación y, en todo caso, en los supuestos de establecimiento, ampliación y clausura de la actividad referenciada.

Consejería de Área de Política Territorial y Paisaje del Cabildo de Gran Canaria. A modo de conclusión, el informe considera que las actuaciones deben ajustarse a la naturaleza del suelo, respetando los valores en presencia definidos para la zona en Bb1.1 el PIO, que deben resultar compatibles con la preservación de su función agraria (artículo 33, valor productivo actual y potencial). Asimismo, se deben respetar las condiciones y medidas normativas que resulten de aplicación en los términos expresados en el artículo 175.7 (NAD) de la normativa del PIO. En línea con ello, informa de la necesidad de acreditar que la zona mantendrá el carácter de Área Agrícola Estructurante (NAD), al estar considerada de Interés Insular por el PIO (artículo 252, apartado 2, epígrafe j). Con el objeto de asegurar dicho carácter, se considera necesario acreditar que la instalación cumple con los siguientes criterios para su valoración:

a) En la ejecución de las nuevas instalaciones debe garantizarse el mantenimiento de las infraestructuras existentes de carácter hidráulico, de acceso, o de cualquier otro tipo, al servicio de la explotación;

b) para la implantación y acceso de la instalación debe utilizarse preferentemente la red de caminos agrícolas existentes;

c) el porcentaje de ocupación de todas las infraestructuras de nueva creación (incluyendo plataformas de montaje, zonas de operación y otros elementos) no debe exceder del 10% de la superficie total de la explotación, ni del 15% de la superficie cultivada;

d) no se considerarán a los efectos del cómputo del porcentaje de ocupación todas aquellas instalaciones o infraestructuras auxiliares que se desmonten una vez instalado el parque eólico. Adicionalmente, en línea con la previsión hecha en el artículo 5 de la normativa del PIO, se informa que el proyecto de parque eólico presentado y sus líneas de conexión, resultan compatibles con las determinaciones previstas en el PIO y en el desarrollo del mismo contenido en el PTE-32 (documento pendiente de aprobación definitiva, tramitándose con arreglo a los términos exigidos en el Acuerdo de la COTMAC de 31 de marzo de 2015). Asimismo, lo expresado en el informe se debe entender a reserva de aquellas condicionantes que imponga el órgano competente para la autorización definitiva del expediente o las derivadas de la eventual tramitación de la Declaración de Interés General prevista en el artículo 6 bis de la Ley 11/1997, de 2 de diciembre. El promotor contesta que acepta respetar las condiciones y medidas normativas que resulten de aplicación en los términos expresados en el artículo 175.7 (NAD) de la normativa del PIO.

Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias. El informe señala que la ausencia de planificación sectorial y territorial no permite conocer el efecto global y acumulativo, las sinergias y las repercusiones que la implantación de los parques eólicos pueden tener sobre las especies y sus hábitats a nivel local e insular. Lo que obliga a considerar el principio de precaución establecido por la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias, en relación al desarrollo sostenible. Destaca que existe ausencia de información relativa a la presencia y abundancia de aves, murciélagos y otras especies patrón que permita evaluar el efecto de los parques en funcionamiento, en comparación con áreas control fuera de los mismos; a la detección de zonas de migración o de paso hacia colonias reproductoras y zonas de descanso o alimentación de aves; a las pautas de vuelo (dirección, altura, frecuencia, ...) en particular de las especies amenazadas; y sobre la identificación de puntos negros. Destaca como importante la falta de un sistema de seguimiento ambiental homogeneizado e independiente que permita analizar y conocer de forma eficaz los impactos provocados por las instalaciones eólicas sobre aves y murciélagos y que hay que contar con una planificación energética territorial previa para que dichos seguimientos cuenten con un diseño que establezca áreas de estudio en función de los diferentes ámbitos, especies y ecosistemas. Considera imprescindible para el correcto análisis del impacto del proyecto sobre las aves que el muestreo de avifauna sea realizado a lo largo de un ciclo anual para incluir todas las fases reproductoras. Considera necesario el seguimiento específico de la pardela cenicienta (Calonectris diomedea spp. borealis) y charrán común (Sterna hirundo) durante todo el ciclo vital de la especie, especialmente sus vuelos nocturnos. Estas especies requieren un especial análisis en la costa de Gáldar pues es una de las zonas más frecuentes de búsqueda de alimento. El seguimiento de la avifauna debe estar enfocado y fundamentado para la correcta comprensión de su interacción con los aerogeneradores y la metodología debe ser adecuada para su réplica durante la fase operacional como parte del Programa de Vigilancia Ambiental. No están de acuerdo con las afirmaciones que el estudio de impacto ambiental realiza sobre las alturas de vuelo y sobre las reducidas probabilidades de colisión con las aspas y con la valoración del impacto como "compatible", debido a las limitaciones del estudio de campo y la ausencia de datos.

Se estima que son afirmaciones que solo pueden sustentarse sobre un análisis in situ de los movimientos de las aves, sus alturas de vuelo, etc., debiéndose incluir la torre anemométrica cuyos cables de sujeción son peligrosos para las aves. El informe menciona las especies protegidas presentes en el entorno del proyecto según el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias, pero advirtiendo que no se valoran los efectos negativos, acumulativos y sinérgicos con otros proyectos de la zona y que la información del citado banco de datos es una herramienta orientativa que en ningún caso es una descripción de la situación real, por lo que no puede sustituir a las prospecciones o estudios de campo. Al respecto se indica que la zona está poco documentada por lo que requiere un esfuerzo de muestreo específico. El informe hace referencia a las prohibiciones genéricas establecidas por la normativa sobre biodiversidad, señala la ausencia de hábitats de interés comunitario y que ninguna de las acciones del proyecto se desarrollan dentro de espacios de la Red Natura 2000. El informe indica también que no se presentan alternativas tecnológicas que contribuyan a minimizar los efectos negativos del proyecto sobre las especies protegidas y los hábitats, como por ejemplo sistemas de monitorización (DTBird, DTBat), acumuladores de energía, aerogeneradores sin aspas o turbinas de última generación.

Supeditan el programa de vigilancia ambiental a los resultados obtenidos mediante el correcto análisis de la avifauna antes mencionado, teniendo en cuenta especialmente el factor de replicabilidad de la metodología. Hay que tener en cuenta que únicamente con un análisis previo correcto se puede planificar adecuadamente dicho programa desde el punto de vista del seguimiento de la fauna. En dicho programa de vigilancia ambiental debe tenerse en cuenta además la no introducción de especies exóticas invasoras, de acuerdo a lo estipulado en la normativa vigente. En el caso de Pennisetum setaceum se tendrá en cuenta la existencia de normativa específica de aplicación. Por último, además de los aspectos ya señalados, se consideran imprescindibles una serie de medidas:

1) Colocación de un sistema automático de monitorización de avifauna y reducción del riesgo de colisión de aves, capaz de disuadir y parar la turbina eólica, que debe estar asociado a una plataforma on line, accesible y transparente, de análisis de datos.

2) Se deben incluir vídeos con sonido, variables ambientales y datos de funcionamiento del aerogenerador; y presentarse gráficos, estadísticas e incluso informes automáticos para períodos seleccionados por esta Administración.

3) La tecnología debe basarse en la inteligencia artificial y permitir el reconocimiento de las especies detectadas en las imágenes; y que ese trabajo de reconocimiento de especies sea llevado a cabo por la empresa instaladora.

4) Esta Administración debe supervisar la colocación del sistema monitorizado para evaluar su eficacia y debe poder tener acceso directo a dicho sistema, con derecho de perfil de visualizador y capacidad de elaboración de informes.

5) Esta instalación automatizada ha de mantenerse actualizada con las mejoras ambientales tecnológicas que vayan perfeccionando el sistema de detección, seguimiento y reducción del riesgo de colisión de fauna.

6) De acuerdo a los datos resultantes del estudio de campo necesario para la correcta evaluación ambiental, del que este documento carece, si se diera la existencia de citas de murciélagos en las proximidades de la zona y debido a la escasez de datos en esta unidad administrativa sobre estas especies, se haría necesaria la instalación igualmente de un sistema automático de monitorización de murciélagos.

7) La empresa promotora del parque eólico debe aportar los gastos del seguimiento de dicha instalación y colaborar con la realización de estudios que ayuden a conocer la afección que produce su instalación sobre la biodiversidad y la forma de mejorar el sistema para evitar los efectos negativos. La Dirección General de Energía podría estudiar la fórmula jurídico-administrativa para que esa colaboración pueda efectuarse a través de una aportación dineraria, a determinar en función de su instalación, a un Ente Público que realice un seguimiento independiente, sistemático y estandarizado de todos los parques eólicos de la isla, así como para que emprenda los estudios y la investigación necesaria. Ese Ente Público debería tener como dirección técnica la que establezca este órgano ambiental.

8) En caso de que se detectara mortalidad de aves o murciélagos amenazados en dicha instalación, se deberá interrumpir la operatividad del aerogenerador hasta que el sistema de disuasión y parada se mejore para disminuir ese riesgo.

9) En función de los resultados del seguimiento, tanto a través de los datos del sistema tecnológico instalado, como del seguimiento in situ en la zona del parque eólico, se determinará por este centro directivo, las modificaciones pertinentes que sea necesario acometer en dicho parque eólico.

C) ANÁLISIS TÉCNICO DEL EXPEDIENTE.

Como consecuencia del resultado de la información pública y de las consultas a las Administraciones Públicas afectadas y a las personas interesadas se han recibido doce documentos, entre informes procedentes de Administraciones Públicas afectadas y escritos o alegaciones presentados por personas interesadas. Un tercio de los informes hacen referencia a aspectos ambientales y una cuarta parte a los relacionados con la planificación territorial. El resto de los informes únicamente tratan aspectos técnicos o de carácter sectorial.

El Parque Eólico Sardina se sitúa en el noroeste de la isla, a una altitud sobre el nivel del mar de 55 metros aproximadamente y a una distancia de la costa de unos 240 metros. Los materiales geológicos sobre los que se implanta se corresponden con apilamientos de coladas masivas del ciclo post-Roque Nublo. Desde el punto de vista geológico y geomorfológico, el Plan Insular de Gran Canaria (PIO) lo valora como de bajo interés.

El lugar de implantación se caracteriza por la presencia de cultivos abandonados y cultivos bajo invernaderos. Según el Plan Territorial Especial del Paisaje (PTE-05) se ubica dentro de la Unidad Ambiental nº 2, denominada Gáldar-Guía, que se caracteriza por ser antropizado, rural agrícola y de calidad visual baja. En el ámbito del proyecto se puede observar acumulación de residuos que potencia el aspecto de abandono. El estudio de impacto ambiental concluye que el paisaje no se modificará sustancialmente al introducir el elemento proyectado, valorando la fragilidad paisajística como baja-media, y valorando el impacto del proyecto sobre este valor ambiental como moderado.

El estudio de impacto ambiental estima que, frente a su no instalación, el parque eólico permitiría una reducción en la emisión de CO2 anual de 1195 t y una reducción del consumo de fuelóleo de 308 t/año.

La vegetación es escasa y está representada principalmente por formaciones ruderal-nitrófilas, con presencia de algunos ejemplares de tolda (Euphorbia aphylla) y tabaiba dulce (Euphorbia balsamifera). Si bien ninguna de las acciones del proyecto afectan directamente a hábitats de interés comunitario incluidos en el Anexo I de la Directiva 92/43/CEE del Consejo, de 21 de mayo de 1992, relativa a la conservación de los hábitats naturales y de la fauna y flora silvestres, en las cercanías se encuentran los hábitats Matorrales termomediterráneo y preetépicos (HIC: 5330) y Acantilados con vegetación endémica de las costas macaronésicas (HIC: 1250) hacia los cuales se pueden propagar o extender especies de plantas invasoras, que se pueden ver favorecidas por la alteración del suelo producida por los movimientos de tierras y el tránsito de vehículos y maquinarias.

El lugar de emplazamiento del proyecto está fuera de la Red Canaria de Espacios Protegidos, de la Red Natura 2000 y de espacios protegidos por instrumentos internacionales, según la regulación de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. El espacio natural protegido más cercano, que dista 1 km, es el Monumento Natural de Amagro (C-13) cuyos límites coinciden con la Zona de Especial Conservación del mismo nombre (ZEC ES7010011), integrada en la Red Natura 2000. Sí se encuentra dentro de una de las Áreas prioritaria de reproducción, alimentación, dispersión y concentración de las especies amenazadas de la avifauna de Canarias, en concreto de la nº 37 denominada Amagro, aprobada por la Orden de 15 de mayo de 2015, a los efectos de aplicación del Real Decreto 1432/2008, de 29 de agosto, por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión. Dicha área prioritaria alberga poblaciones de alcaraván (Burhinus oedicnemus distinctus) y de pardela chica (Puffinus asimilis baroli), ambas catalogadas como vulnerable en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

La zona de implantación del proyecto es un área en la que se ha registrado la presencia de especies de aves protegidas.

Ver anexo en la página 6428 del documento Descargar

Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas (PE: en peligro de extinción, V: Vulnerable; RPE: régimen de protección especial).

El estudio de impacto ambiental señala 13 especies de aves citadas en la Base de Datos de Biodiversidad de Canarias, de las cuales cuatro están amenazadas (3 en la categoría vulnerable y una en peligro de extinción) y cinco en régimen de protección especial. Sin embargo, en las prospecciones de campo realizadas el 22 de enero y el 2 de febrero solo detectan 8 de ellas, de las cuales cuatro están en Régimen de Protección Especial.

El Servicio de Biodiversidad de la Dirección General de Lucha contra el Cambio Climático y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias y el Área de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria coinciden en la necesidad de valorar el efecto acumulativo y sinérgico del riesgo de colisión, sobretodo para poder hacer una evaluación real del impacto sobre las aves. Pero para realizarla se requiere información actualizada, más adecuada que la disponible en el Banco de Datos de Biodiversidad de Canarias (que no refleja la verdadera distribución de las especies) o la aportada por el estudio de impacto ambiental (que se sustenta en solo dos muestreos; aproximadamente 2,5 horas efectivas de recopilación de datos).

En este sentido, es destacable la carencia de información precisa sobre la presencia y abundancia de las especies de aves presentes (también de murciélagos) que permitan evaluar el efecto de los parques eólicos en comparación con las áreas de control fuera de los mismos. No hay datos sobre las pautas de vuelo (dirección, altura, frecuencia ...), particularmente de las especies más amenazadas, teniendo en cuenta las variaciones estacionales y las condiciones meteorológicas. No se han detectado las zonas de migración o de paso hacia colonias reproductoras, dormideros, áreas de descanso o de alimentación de las aves. Tampoco existen datos que permitan identificar cuáles son los puntos negros de colisión de aves. El conocimiento de estos aspectos debe ser previo a la instalación del parque eólico, teniendo en cuenta no solo el parque evaluado sino el conjunto de proyectos del entorno que supongan un impacto sobre las aves (otros parques eólicos, líneas eléctricas, etc.). Dicha información, obtenida a partir de métodos científicos y analizada con robustos análisis estadísticos, es imprescindible para evaluar el verdadero impacto sobre las aves y habilitar medidas preventivas o correctoras realmente adecuadas.

Durante el procedimiento de evaluación, en aplicación del artículo 40.3 de la Ley 21/2013, se solicitó al promotor la aportación de información adicional necesaria para realizar una correcta evaluación de los efectos sinérgicos y acumulativos que el proyecto y el resto de proyectos del entorno tendrían sobre las aves, y que subsanara la carencia de información señalada por el Servicio de Biodiversidad.

La falta de información tanto en cantidad como en calidad antes mencionada (necesaria para realizar una correcta evaluación) queda puesta de manifiesto con la información adicional que fue remitida por el promotor en contestación al citado requerimiento. En esta ocasión, y a pesar de que se realizó una menor longitud de transectos que en el estudio de impacto ambiental (75% menor) y, por ende, se invirtió menos tiempo en la prospección, se detectaron un 62% más de especies (13 vs. 8) y el doble de especies protegidas (7 especies en Régimen de Protección Especial y 1 en Peligro de Extinción vs 4 especies en Régimen de Protección Especial). Esto es relevante, porque las prospecciones realizadas en el estudio de impacto ambiental se hicieron el 22 de enero y el 2 de febrero, mientras que las referidas en la documentación adicional solicitada se han hecho en octubre. De ahí la necesidad de incluir al menos un ciclo anual en el que se recojan las variaciones estacionales para poder caracterizar la avifauna potencialmente afectada, la cual no tienen por qué ser la que se encuentra en la zona del proyecto y el radio de 600 m establecido por el EsIA. Asimismo, se consideran de especial relevancia los datos de otras especies que tienen amplias áreas de campeo, como por ejemplo rapaces, entre las que cabe destacar Buteo buteo (agulilla o buzardo ratonero), Falco tinnunculus (cernícalo común) o Falco peregrinus pelegrinoides (halcón tagarote), este último en peligro de extinción y registrado (dos ejemplares) en los trabajos de campo de la información adicional presentada. Sus movimientos y sus alturas de vuelo, particularmente en las posiciones de los aerogeneradores, son datos muy relevantes para estimar el potencial impacto sobre la población de la especie, teniendo en cuenta claramente los cambios que puedan producirse según la época del año (cortejos, nidificación, salida de pollos del nido, dispersión de juveniles, variaciones en la disponibilidad de presas ...).

Estos datos y otros solicitados, para estas y el resto de especies, deben obtenerse a partir de metodología correctamente diseñada desde el punto de vista científico y las conclusiones deben ser estadísticamente robustas y no basarse en observaciones aisladas o en pequeños tamaños muestrales. En virtud de todo lo señalado, debe estimarse que la nueva documentación presentada no da respuestas adecuadas ni suficientes.

Por otro lado, en cuanto a las medidas de protección de los bienes integrantes del patrimonio histórico y cultural establecidas por el estudio de impacto ambiental, las mismas requieren, a juicio del órgano competente, de una mayor definición. Por eso se ha condicionado la viabilidad del proyecto al cumplimiento de las siguientes premisas:

a) Todas las medidas preventivas, incluyendo las recogidas en el presente informe, deberán incorporarse al Plan de Vigilancia Ambiental y los responsables de la obra deberán tener conocimiento de todas ellas.

b) Se llevarán a cabo, en los términos que establece la Ley 11/2019, tareas de control arqueológico de carácter continuado y a pie de obra de cualquier trabajo que supongan remoción de tierras o afecten al subsuelo. Este control será llevado a cabo por una persona con la titulación académica y cualificación técnica y profesional requerida para estos casos. La finalidad de estas tareas de vigilancia será prevenir el surgimiento y destrucción de elementos arqueológicos ocultos en el subsuelo así como afecciones sobre elementos considerados frágiles si las actuaciones desarrolladas en las cercanías presentan la suficiente intensidad como para hacer peligrar su integridad.

c) Las labores de seguimiento y vigilancia se prolongarán hasta que el personal técnico encargado de las mismas considere que no existe posibilidad de documentar restos arqueológicos en el subsuelo o que ya no existen posibilidades de afectar a los bienes patrimoniales aflorados que han motivado dicho seguimiento.

d) El desarrollo de este tipo de vigilancia se determinará en la fase de obras, dependiendo del tipo de trabajo objeto de seguimiento y de las características del entorno en el que se desarrollen.

e) Las labores de balizado de elementos arqueológicos, y muy especialmente del denominado "Conchero de la playa de Juan Delgado" deberán contar con control arqueológico directo, debiendo tenerse especial cuidado en evitar cualquier afección al subsuelo del yacimiento. Dicho control arqueológico deberá ajustarse a lo señalado en el apartado b).

f) El inicio de los trabajos de construcción y de los trabajos de control arqueológico deberá notificarse al Cabildo de Gran Canaria por escrito y con antelación.

El proyecto resulta compatible con las determinaciones establecidas por el planeamiento territorial, insular y municipal. No obstante, el Cabildo de Gran Canaria considera que no queda acreditado que la zona mantenga el carácter de Área Agrícola Estructurante (NAD), al estar considerada de interés insular por el PIO (artº. 252, apartado 2, epígrafe j), y considera vincular la favorabilidad de su informe a que se incluya como condición el cumplimiento de una serie de criterios relativos a garantizar el mantenimiento de las infraestructuras existentes al servicio de la explotación, el acceso preferente por el viario existente y que el porcentaje de ocupación de todas las infraestructuras de nueva creación (incluyendo plataformas de montaje, zonas de operación y otros elementos) no exceda el 10% de las superficies totales de la explotación, ni el 15% de las superficie cultivadas.

La valoración que el estudio de impacto ambiental del parque eólico hace sobre el impacto por emisión de ruido es compatible, sobre la base de un estudio de modelización de dispersión de ruidos durante la fase preoperativa y operativa.

En conclusión el proyecto denominado «Parque Eólico Sardina», promovido por la entidad Marina South Beach, S.L.U., en el término municipal de Gáldar, isla de Gran Canaria, se considera ambientalmente viable siempre que se dé cumplimiento a los condicionantes que se establecen en el siguiente apartado.

D) CONDICIONANTES.

Se establecen los siguientes condicionantes, que forman de la presente Declaración de Impacto Ambiental, de manera que se minimicen los posibles efectos negativos de la actuación propuesta y esta sea viable a los efectos ambientales. Todo ello sin perjuicio de que, tras los resultados del Programa de Vigilancia Ambiental, la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático pueda proponer a la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, a instancias de la Dirección General de Lucha Contra el Cambio Climático y Medio Ambiente, nuevos condicionantes o modificaciones de los establecidos en el presente apartado:

CONDICIONANTE 1º.- La presente Declaración de Impacto Ambiental se emite, exclusivamente, para las obras, actuaciones y actividades recogidas en el proyecto técnico y evaluadas en el estudio de impacto ambiental y la documentación adicional del proyecto denominado «Parque Eólico Sardina», promovido por Marina South Beach, S.L.U., en el término municipal de Gáldar, isla de Gran Canaria. Cualquier modificación del proyecto evaluado o de las medidas establecidas en el Estudio de Impacto Ambiental deberá remitirse a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático, la cual emitirá un informe sobre dicha modificación, en virtud de lo establecido en la legislación vigente en materia de evaluación ambiental.

CONDICIONANTE 2º.- En el caso de producirse alguna incidencia ambiental como consecuencia del desarrollo de la actividad que no haya sido evaluada en el Estudio de Impacto Ambiental, el promotor adoptará las medidas necesarias para corregir, evitar o compensar dicho impacto. Dichas medidas serán comunicadas a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático, que informará sobre las mismas en el ámbito de sus competencias y en el marco de la presente Declaración de Impacto Ambiental.

CONDICIONANTE 3º.- Se retirarán todos los residuos (acopios de tierra, escombros, maderas, restos de plásticos, armazones de invernaderos, alambres, etc.) localizados en el ámbito de actuación del proyecto, aunque no procedieran directamente de su construcción.

Además, se clasificarán in situ todos los residuos a retirar según su naturaleza, debiendo cuantificarse las cantidades de cada tipo e identificarse por su código según la Lista Europea de Residuos (código LER). Cada tipo residuo será gestionado conforme a su normativa específica a través de un gestor autorizado de residuos y se acreditará documentalmente su adecuada gestión y destino final, priorizándose siempre la valorización frente a la eliminación.

CONDICIONANTE 4º.- Se realizará un seguimiento de la vegetación con el propósito de erradicar, en su caso, especies exóticas invasoras. En el caso de que entre dichas especies se encuentre el rabo de gato (Pennisetum setaceum), se tendrá especialmente en cuenta la normativa específica de aplicación, representada por la Orden de 13 de junio de 2014, por la que se aprueban las Directrices técnicas para su manejo, control y eliminación.

CONDICIONANTE 5º.- Con carácter previo a la ejecución de cualesquiera de las actuaciones del proyecto, se realizará un estudio que permita conocer las especies de aves (y murciélagos en su caso) presentes en la zona, su distribución y su abundancia, teniendo en cuenta las variaciones estacionales y meteorológicas, con especial atención a las especies amenazadas o con interés para la conservación. Se identificarán las pautas de vuelo (dirección, altura de vuelo, frecuencia, etc.) teniendo en cuenta aspectos de su biología tales como fenología de la reproducción, dispersión, comportamientos gregarios, hábitos nocturnos o crepusculares, diferencias estacionales en el uso del espacio, etc. El estudio ha de permitir también determinar la existencia de zonas de migración, dormideros, áreas de alimentación o de paso. El ámbito de este estudio tiene que trascender la superficie directamente ocupada por las acciones del proyecto, considerando por tanto los efectos que puedan tener otros proyectos de la zona, incluyendo otros parques eólicos, líneas eléctricas aéreas o torres anemométricas; es decir, deben considerarse los efectos acumulativos o sinérgicos del proyecto con estas otras instalaciones cercanas.

El estudio se realizará igualmente siguiendo métodos científicamente contrastados y los datos serán analizados estadísticamente a través de los procedimientos más adecuados, poniendo especial énfasis en la incertidumbre de las estimas que se obtengan. La metodología tendrá que estar descrita de modo que permita su futura replicación por cualquier equipo de investigación. Además aportará información cartográfica a escala adecuada, facilitándose también dicha información en el formato adecuado para su visualización y manejo en programas informáticos SIG (Sistema de Información Geográfico). Del resultado que se obtenga se tendrá que valorar objetivamente el impacto sobre las aves y plantearse en su caso las medidas necesarias para corregirlo, mitigarlo o compensarlo.

Para dicho estudio se recabará en todo caso el informe de conformidad de la Viceconsejería de Lucha Contra el Cambio Climático.

CONDICIONANTE 6º.- El seguimiento de las colisiones previsto en el Programa de Vigilancia Ambiental se realizará sobre aves de todas las especies, pero se registrarán también las incidencias que se produzcan sobre especies de quirópteros. La realización de dicho seguimiento se llevará a cabo a lo largo de toda la fase de explotación de los parques eólicos y se ejecutará conforme al método científico, teniendo en cuenta al menos lo siguiente:

a) Deberá ser realizado por personal competente en la materia con experiencia o formación acreditada.

b) La periodicidad será mensual durante un mínimo de cinco años. Transcurrido dicho plazo se podrá reconsiderar la periodicidad del seguimiento sobre la base de los resultados obtenidos.

c) El seguimiento se realizará prospectando de manera intensiva un área alrededor del aerogenerador en un radio que nunca será inferior al diámetro del rotor en metros más un 10%. Esta prospección se realizará mediante transectos lineales o concéntricos con una separación que no superará los 5 metros, dedicándose el tiempo suficiente que en ningún caso será inferior a 30 minutos. Deberá inspeccionarse también la cubierta de construcciones que estén dentro de dicho radio de búsqueda (como invernaderos, interior de estanques, etc.), así como la torre anemométrica.

d) Los datos recolectados incluirán como mínimo lo siguiente:

* Coordenadas geográficas del aerogenerador y características básicas (altura, diámetro, etc.).

* Fecha, hora de inicio y hora de finalización de los muestreos, que deben ser sistemáticos, empleándose en todos ellos la misma metodología.

* Tabla de registros en la que figuren las coordenadas UTM y número de ejemplares de todas las especies, con especificación del sexo y la edad según el código de EURING.

* Si los ejemplares accidentados portaran anillas o cualquier otro dispositivo de marcaje (bandas alares, cintas, geolocalizadores o sistemas GPS, etc.) se fotografiarán y se anotarán todos los datos relativos a las mismas: inscripción completa, colores, disposición relativa de las mismas con respecto a las patas y a otras anillas que portara el ave, etc. y se entregarán los dispositivos de marcaje electrónicos que pudieran portar a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático.

* Tiempo aproximado de la muerte en días y estado del cadáver.

* Fotografía del ejemplar.

* Identificación del personal que haga el seguimiento.

e) Anualmente, antes del 30 de enero de cada año, ser remitirá al órgano sustantivo y a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático un informe donde se recoja la descripción metodológica, los resultados del seguimiento, los análisis y la valoración técnica del mismo y las medidas necesarias para evitar el impacto por colisiones si las mismas llegan a ser relevantes. Deberá asimismo estar adecuadamente firmado por su autor.

f) Al margen de la realización de un informe anual de mortalidad y accidentes, cuando el personal de mantenimiento o el personal responsable del seguimiento detecte algún ejemplar accidentado de una especie amenazada, deberá ponerlo inmediatamente en conocimiento del Cuerpo de Agentes de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria.

CONDICIONANTE 7º.- Entre las medidas para reducir el riesgo de colisión se incluirá la instalación de un sistema automático de detección e identificación de aves que mediante cámaras o sistemas equivalentes permita evitar la colisión con las aspas mediante la emisión de señales disuasorias y la parada inmediata de las turbinas si fuera necesario.

El sistema tendrá la capacidad de identificación de las especies y de registrar información sobre los vuelos registrados, condiciones meteorológicas y los datos de funcionamiento del aerogenerador. Toda la información (vídeos, audios, condiciones meteorológicas, parámetros de funcionamiento de las turbinas, etc.) será incorporada a una plataforma de análisis on line que deberá permitir el acceso al personal de la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático. Dicho acceso debe incluir tanto la información registrada en bruto como la información derivada del análisis de la misma, la elaboración de informes, estadísticas, etc.

Si del resultado del estudio previo de fauna o del seguimiento de las colisiones se detectara la presencia de murciélagos en la zona, el promotor instalará un sistema específico para su seguimiento y control con las mismas especificaciones marcadas para el caso de las aves.

Estos sistemas automáticos tendrán el adecuado mantenimiento técnico para garantizar su funcionamiento continuado y serán actualizados a medida que surjan mejoras tecnológicas que perfeccionen su funcionamiento.

Por último, la torre meteorológica se instalará de forma que el sistema de sujeción de la misma sea autosoportado, es decir, sin cables de sujeción.

CONDICIONANTE 8º.- Para acreditar que se mantiene el carácter agrícola estructurante, antes del inicio de las obras, el promotor presentará un documento, que contará con el visto bueno del Área de Planeamiento del Cabildo de Gran Canaria, en el que se acredite numérica y cartográficamente lo siguiente:

a) que se mantienen las infraestructuras existentes de carácter hidráulico, de acceso, o de cualquier otro tipo, al servicio de la explotación;

b) que se utiliza preferentemente la red de caminos agrícolas existentes para la implantación y acceso a la instalación; y

c) que el porcentaje de ocupación de todas las infraestructuras de nueva creación (incluyendo plataformas de montaje, zonas de operación y otros elementos) no excede del 10% de las superficies totales de la explotación, ni del 15% de las superficie cultivada (sin considerar la ocupación todas aquellas instalaciones o infraestructuras auxiliares que se desmonten una vez instalado el parque eólico).

CONDICIONANTE 9º.- Para la correcta protección de los bienes integrados en el patrimonio histórico y cultural se cumplirá con lo siguiente:

a) Todas las medidas preventivas, incluyendo las recogidas en el presente informe, deberán incorporarse al Plan de Vigilancia Ambiental y los responsables de la obra deberán tener conocimiento de todas ellas.

b) Se llevarán a cabo, en los términos que establece la Ley 11/2019, tareas de control arqueológico de carácter continuado y a pie de obra de cualquier trabajo que suponga remoción de tierras o que afecte al subsuelo. Este trabajo será realizado por una persona con la titulación académica y cualificación técnica y profesional requerida para estos casos. La finalidad de estas tareas de vigilancia será prevenir el surgimiento y destrucción de elementos arqueológicos ocultos en el subsuelo y afecciones sobre elementos considerados frágiles si las actuaciones desarrolladas en las cercanías presentan la suficiente intensidad como para hacer peligrar su integridad.

c) Las labores de seguimiento y vigilancia se prolongarán hasta que el personal técnico encargado de las mismas considere que no existe posibilidad de documentar restos arqueológicos en el subsuelo o que ya no existen posibilidades de afectar a los bienes patrimoniales aflorados que han motivado dicho seguimiento.

d) El desarrollo de este tipo de vigilancia se determinará en fase de obra, dependiendo del tipo de trabajo objeto de seguimiento y de las características del entorno en el que se desarrollen.

e) Las labores de balizado de elementos arqueológicos, y muy especialmente del denominado "Conchero de la playa de Juan Delgado" deberán contar con control arqueológico directo, debiendo tenerse especial cuidado en evitar cualquier afección al subsuelo del yacimiento. Dicho control arqueológico deberá ajustarse a lo señalado en el punto b).

f) El inicio de los trabajos de construcción y de los trabajos de control arqueológico deberá notificarse al Cabildo de Gran Canaria por escrito y con antelación, indicando la persona o empresa responsable de las medidas preventivas, balizado de bienes, control arqueológico, etc., con el fin de cumplir con las labores de inspección.

CONDICIONANTE 10º.- En el momento de desmantelamiento del parque eólico se procederá a la eliminación de la cimentación y de las plataformas de montaje del aerogenerador y canalizaciones eléctricas, de manera que devuelvan la capacidad agrícola al suelo roturado. Los residuos serán clasificados in situ y retirados por un gestor autorizado. Asimismo se acreditará documentalmente tanto el desmantelamiento del parque como la adecuada eliminación de los residuos que se generen.

CONDICIONANTE 11º.- Deberán adoptarse todas aquellas determinaciones y medidas protectoras y correctoras propuestas en el proyecto técnico y en el estudio de impacto ambiental que garanticen la viabilidad ambiental del proyecto, siempre y cuando no vayan en contra de lo dispuesto en este apartado de condicionantes.

CONDICIONANTE 12º.- La Declaración de Impacto Ambiental del proyecto perderá su vigencia y cesará en la producción de los efectos que le son propios si no se hubiera comenzado su ejecución en el plazo de cuatro años, contados a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias. A estos efectos el promotor deberá comunicar el inicio de la ejecución del proyecto a la Viceconsejería de Lucha contra el Cambio Climático.

E) PROGRAMA DE VIGILANCIA AMBIENTAL.

El Estudio de Vigilancia Ambiental incluye un Programa de Vigilancia Ambiental que, siempre y cuando no contradiga los condicionantes del apartado anterior, se considera parte integrante de esta Declaración de Impacto Ambiental.

Dicho Programa de Vigilancia Ambiental deberá ejecutarse de acuerdo con lo previsto en la documentación presentada por el promotor del proyecto para la evaluación de impacto ambiental del proyecto, debiéndose añadir al mismo los controles necesarios que se deriven del cumplimiento de los condicionantes de la Declaración de Impacto Ambiental.

F) ALCANCE DE LA EVALUACIÓN AMBIENTAL.

La Declaración de Impacto Ambiental tiene naturaleza de informe preceptivo y determinante, debiendo recordarse que la evaluación ambiental realizada no comprende los ámbitos de seguridad, salud y prevención de riesgos laborales, ni los derivados de las previsiones contempladas en la normativa y/o en la planificación de carácter territorial, urbanística, ambiental o sectorial que pudieran resultar de aplicación, que poseen regulación propia e instrumentos específicos y que, por tanto, quedan fuera del alcance de la evaluación de impacto ambiental de proyectos.

Asimismo, la presente evaluación de impacto ambiental es independiente de la evaluación ambiental estratégica de planes y programas, en el sentido de que esta última no excluirá aquella respecto de los proyectos que se requieran para su ejecución. En consecuencia, esta Declaración de Impacto Ambiental no exime en ningún caso al promotor de la obligación de obtener todas la licencias, permisos, autorizaciones o cualesquiera otros títulos habilitantes que resulten legalmente exigibles.

Segundo.- Notificar el presente Acuerdo a Marina South Beach, S.L.U.; a la Dirección General de Energía del Gobierno de Canarias; al Cabildo de Gran Canaria; y al Ayuntamiento de Gáldar.

Tercero.- Publicar la Declaración de Impacto Ambiental como anuncio en el Boletín Oficial de Canarias y en la web de la Consejería de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial.- El Secretario de la Comisión Autonómica de Evaluación Ambiental, Ariel Martín Martín.

© Gobierno de Canarias