Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 131. Miércoles 1 de Julio de 2020 - 2088

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

V. ANUNCIOS - Cabildo Insular de Lanzarote

2088 ANUNCIO de 12 de junio de 2020, por el que se resuelve incoar el expediente de declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Monumento, a favor de la Ermita de San Antonio de Tías, en el Pavón, término municipal de Tías.

17 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 685.80 Kb.
BOC-A-2020-131-2088. Firma electrónica - Descargar

La Sra. Presidenta del Excmo. Cabildo Insular de Lanzarote.

HACE SABER: que con fecha 28 de mayo de 2020, esta presidencia ha dictado el Decreto 2020-2048, por el que se resuelve incoar el expediente de declaración de bien de interés cultural con la categoría de Monumento a favor de la Ermita de San Antonio de Tías, en el Pavón, término municipal de Tías, cuyo contenido literal se inserta a continuación:

"Decreto Resolución 2020-2048.- Vista la propuesta formulada por el Servicio de Patrimonio Histórico de esta Corporación, para incoar expediente de declaración del Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento a favor de la Ermita de San Antonio, término municipal de Tías.

ANTECEDENTES DE HECHO

Primero.- Que, la Ermita de San Antonio, fue incoado como Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento, mediante la Resolución nº 1148, de 29 de abril de 1999, del Cabildo de Lanzarote. Conforme la Orden de 11 de marzo de 2020, el expediente deviene afectado de caducidad desde el 30 de abril de 2000 (BOC nº 60).

Segundo.- Que, mediante Orden de la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, de 11 de marzo de 2020, se declara la caducidad de diversos bienes de interés cultural de Canarias, por el transcurso del plazo máximo de doce meses desde su incoación, sin haberse dictado resolución administrativa de terminación ni haber recaído sentencia judicial firme, en aplicación de la Sentencia nº 157/2019, de 28 de noviembre, del Tribunal Constitucional recaída en la cuestión de inconstitucionalidad nº 2908-2019, por la que se declara parcialmente la inconstitucionalidad y nulidad del artículo 21.2 de la Ley del Patrimonio Histórico de Canarias.

Tercero.- Que, la Ermita de San Antonio, se recoge como edificio protegido en el Catálogo de Protección de Patrimonio Arquitectónico y Monumental del Plan Insular de Ordenación Territorial de Lanzarote, proporcionándole el grado 1 de protección, protegiéndose a su vez, un área de influencia que afecta a las zonas libres frente a las fachadas.

Cuarto.- Que, este edificio se encuentra recogido en el Catálogo de Protección del Patrimonio Histórico-Artístico del Plan General de Ordenación de Tías, ficha nº 3, con un área de influencia o entorno delimitado por todo el espacio público y almacenes de don Víctor Díaz Díaz.

Quinto.- Que, con fecha 27 de febrero de 2020, el Inspector del Servicio de Patrimonio emite informe propuesta para proceder a la incoación de expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, a favor de la Ermita de San Antonio, término municipal de Tías. Dicha propuesta fue modificada el 25 de mayo del mismo año, donde especifica de forma más concreta el tipo de valores que representa la Ermita de San Antonio.

Sexto.- Que, con fecha 19 de mayo de 2020, la Asesoría Jurídica de este Cabildo, emite informe jurídico estableciendo el procedimiento a seguir para proceder a la incoación de un expediente de declaración de Bien de Interés Cultural.

Séptimo.- con fecha 28 de mayo teniendo en cuenta las observaciones recogidas en el informe Jurídico, se emite un segundo informe técnico incluyendo las indicaciones formuladas.

FUNDAMENTOS JURÍDICOS

Primero.- Que, a tenor del informe-propuesta del Servicio de Patrimonio Histórico con fecha 27 de mayo de 2020, la Ermita de San Antonio de Tías representa un conjunto de elementos históricos, etnográficos y arquitectónicos de la Comunidad Canaria e incluidos en los artículos 22 y 23.a) de la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias, que la hacen merecedora de ostentar la categoría de Bien de Interés Cultura, al confluir en el mismo un conjunto de valores notorios del Patrimonio Cultural de esta Comunidad, recogidos en el anexo de este documento.

Conforme al artículo 23 de la citada Ley, se entiende por monumento, aquellos bienes que constituyen realizaciones arquitectónicas y de ingeniería u obra de escultura y que ostenten valores históricos, artísticos, arquitectónicos, etnográficos, industriales, científicos o técnicos.

Segundo.- Que, de acuerdo con el artículo 16.a), de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias, corresponde a los cabildos insulares, incoar e instruir los procedimientos de declaración de bien de interés cultural, elevándolos al Gobierno de Canarias para su resolución, así como los procedimientos de desafectación y modificación de estos bienes.

Tercero.- Que, en virtud del artículo 28, apartados 1º, 3º y 4º de la citada Ley 11/2019, la resolución de inicio de un procedimiento de declaración de un bien de interés cultural deberá establecer la delimitación provisional del bien y su entorno de protección, en su caso, así como, cuando proceda, criterios de intervención en el bien y su entorno. Una vez se haya iniciado el procedimiento para declarar un bien de interés cultural, y durante su tramitación, solo se permitirá en el bien objeto de protección realizar aquellas obras y actuaciones que por fuerza mayor hubieren de llevarse a cabo y de aquellas otras de conservación y consolidación indispensables para preservar los valores patrimoniales. Por otro lado, dispone que, iniciado el procedimiento y durante su tramitación, cualquier intervención en el bien objeto de protección y su entorno deberá ser autorizada por los cabildos insulares, previo dictamen favorable de la comisión insular, siempre que no perjudique de forma manifiesta los valores del bien.

Cuarto.- Que, el artículo 31 de la Ley de Patrimonio Cultural de Canarias, dispone que, el procedimiento para la declaración de bien de interés cultural deberá resolverse y notificarse en el plazo máximo de veinticuatro meses desde el inicio del procedimiento, sin perjuicio del plazo de suspensión del procedimiento previsto en la legislación de procedimiento administrativo común. En consecuencia, transcurrido dicho plazo sin resolución expresa, se declarará la caducidad del procedimiento, no pudiendo volverse a iniciar hasta que transcurran dos años desde la declaración de caducidad, salvo cuando medie solicitud de la propia persona titular del bien, de las personas interesadas cuando se trate de un bien inmaterial, o de dos de las instituciones consultivas reconocidas por esta ley. Dicha declaración de caducidad del procedimiento corresponderá a la persona titular del departamento de la Administración competente para iniciar y tramitar en procedimiento, en cada caso.

Por lo expuesto, y en virtud de las competencias de incoación, y de tramitación que otorga a este Cabildo la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias en su artículo 16.a) y 27.2, y conforme al artículo 34, apartado 1º, letra o), y artículo 124.4, letra ñ) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases del Régimen Local, modificada por la Ley 57/2003, de 16 de diciembre, de Medidas para la Modernización del Gobierno Local. De acuerdo a las atribuciones que corresponde a la presidenta del Cabildo Insular, recogidas en el artículo 57 de la Ley 8/2015, de 1 de abril, de Cabildos Insulares, el cual podrá requerir el asesoramiento técnico previsto en el artículo 99 del Reglamento Orgánico del Excmo. Cabildo Insular de Lanzarote (BOP nº 46, de 15.4.16).

R E S U E L V O:

Primero.- Incoar expediente de declaración de Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento a favor de la Iglesia de San Antonio de Tías, en el Pavón, término municipal de Tías, de conformidad con la motivación, descripción y delimitación literal y cartográfica que figuran en el anexo de la presente Resolución.

Segundo.- Abrir un período de información pública de 30 días para las personas interesadas puedan presentar alegaciones a partir de la publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Tercero.- Continuar la tramitación del expediente de incoación de acuerdo con la legislación en vigor.

Cuarto.- Hacer saber al Ayuntamiento de Tías que según lo dispuesto en el artículo 28.4 de la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias, iniciado el procedimiento de y durante su tramitación, cualquier intervención en el bien objeto de protección y su entorno deberá ser autorizada por los cabildos insulares.

Quinto.- Notificárselo a las personas interesadas, y al Ayuntamiento de Tías para su conocimiento, así como a la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias para su anotación preventiva en el registro de bienes de interés cultural del Gobierno de Canarias, y a los efectos oportunos (Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias artº. 28.5 y 29.1)

Sexto.- Que, la presente Resolución se publique en el Boletín Oficial de Canarias, de acuerdo al artículo 29.3 de la Ley de Patrimonio Cultural, y dar traslado de la misma a la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes, a fin de que sea tramitada la correspondiente anotación preventiva en el Registro de Bienes de Interés Cultural de Canarias a efectos de su anotación preventiva.

Así lo ordena y firma la Sra. Presidenta del Excmo. Cabildo de Lanzarote.

Visto informe emitido por el Inspector del Servicio de Patrimonio Histórico, el cual contiene los siguientes contenidos literales:

"ASUNTO: PROPUESTA DE NUEVA INCOACIÓN DE EXPEDIENTE PARA LA DECLARACIÓN DE BIEN DE INTERÉS CULTURAL, CON LA CATEGORÍA DE MONUMENTO, A FAVOR DE LA ERMITA DE SAN ANTONIO, TÉRMINO MUNICIPAL DE TÍAS.

La Ermita de San Antonio se encuentra incluida en el Catálogo de Protección de Patrimonio Arquitectónico y Monumental del Plan Insular de Ordenación Territorial de Lanzarote. En este documento se le proporciona un grado 1 de protección y se protege un área de influencia que afecta a las zonas libres frente a las fachadas.

Asimismo este inmueble se encuentra recogido en el Catálogo de Protección del Patrimonio Histórico-Artístico del Plan General de Ordenación de Tías, ficha nº 3 con un área de influencia o entorno delimitado por todo el espacio público y almacenes de don Víctor Díaz Díaz.

El 20 de abril de 1994 el Ayuntamiento de Tías solicita a este Cabildo iniciar expediente de incoación para la declaración de Bien de Interés Cultural junto con un conjunto de edificios.

El 12 de mayo de 1999 por Resolución nº 1148, se hace pública la incoación expediente del Bien de Interés Cultural y del entorno de protección a favor de la iglesia de San Antonio de Tías (BOE nº 136, de 8.6.99).

Si bien y dado el tiempo transcurrido sin que se haya procedido a su declaración, se entiende necesario proceder a su declaración formal. En este contexto se quiere aprovechar para proceder a la revisión tanto del contenido que fundamenta su incoación como de la delimitación del bien y su entorno. De este modo, se elabora el siguiente informe proponiéndose la incoación de un nuevo expediente y se proceda a finalizar toda la tramitación necesaria para su declaración.

Sobre los Bienes de Interés Cultural, la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias, establece:

Artículo 11.- Tipos de intervención.

1. Las intervenciones en bienes inmuebles se clasifican, a los efectos de la presente ley, en las siguientes categorías:

a) Investigación: acciones que tengan como objetivo ampliar el conocimiento sobre el bien o su estado de conservación y que afecten directamente a su soporte material. Incluye acciones y procedimientos necesarios para elaborar un diagnóstico y caracterizar los materiales y los riesgos que afectan al bien.

b) Valorización: medidas y acciones sobre los bienes culturales o su ámbito próximo que tengan por objeto permitir su apreciación, facilitar su interpretación y acrecentar su difusión, especialmente en el ámbito educativo, y su función social.

c) Mantenimiento: actividades cotidianas, continuas o periódicas de escasa complejidad técnica sobre el soporte material de los bienes o su ámbito próximo para que mantengan sus características, funcionalidad y longevidad, sin que se produzca ninguna sustitución o introducción de nuevos elementos.

d) Conservación: intervenciones que tengan por finalidad la realización de estrictas actuaciones de mantenimiento, en cumplimiento de las obligaciones de las personas titulares o poseedoras de los bienes, sobre las condiciones de seguridad, salubridad y ornato de las edificaciones, así como las reparaciones y reposiciones de las instalaciones. En este tipo de intervenciones se deberán utilizar materiales originales o, en todo caso, sustituirlos por otros de las mismas características.

e) Consolidación: acciones que tengan por objeto el afianzamiento y refuerzo de elementos estructurales e instalaciones para asegurar la estabilidad y el adecuado funcionamiento del inmueble en relación con las necesidades del uso a que sea destinado. En este tipo de intervenciones se utilizarán materiales cuya función estructural sea la misma que la original, debiendo justificarse la introducción de materiales y sistemas constructivos diferentes cuando fuera necesario.

f) Restauración: acciones que pretendan, mediante la reparación o reposición de elementos estructurales o accesorios del inmueble, restituir sus condiciones originales.

g) Rehabilitación: intervenciones de adecuación, mejora de las condiciones de habitabilidad o redistribución del espacio interior manteniendo las características tipológicas del inmueble.

h) Reconstrucción: intervenciones de carácter excepcional que tengan por objeto la reposición parcial de elementos destruidos o desaparecidos, debidamente documentados, debiendo respetar en todo caso la autenticidad del inmueble, entre otros, en cuanto a materiales y técnicas constructivas.

i) Reestructuración: intervenciones de carácter excepcional que tengan por objeto la construcción de una nueva estructura, manteniendo las fachadas y cerramientos exteriores de las edificaciones originales y aquellos elementos singulares o representativos de la edificación.

j) Remonta y ampliación: acciones de carácter excepcional que impliquen la modificación motivada de los parámetros de altura y de crecimiento horizontal en los inmuebles con protección ambiental y parcial, siempre que no se produzcan efectos negativos en el inmueble o en el ambiente urbano o rural en el que se insertan.

(...)

Artículo 16.- Competencias de los cabildos insulares.

Corresponden a los cabildos insulares las siguientes competencias:

* a) Incoar e instruir los procedimientos de declaración de bien de interés cultural, elevándolos al Gobierno de Canarias para su resolución, así como los procedimientos de desafectación y modificación de estos bienes.

Artículo 22.- Régimen general.

1. Se declararán bienes de interés cultural aquellos que ostenten valores sobresalientes de carácter histórico, artístico, arquitectónico, arqueológico, etnográfico, bibliográfico, documental, lingüístico, paisajístico, industrial, científico o técnico o de cualquier otra naturaleza cultural, así como los que constituyan testimonios singulares de la cultura canaria.

2. La declaración de bien de interés cultural implica el establecimiento de un régimen singular de protección y tutela, llevando implícita la declaración de utilidad pública y de interés social a efectos de expropiación, en los términos señalados en la presente ley.

3. Los bienes inmuebles declarados bien de interés cultural son inseparables de su entorno terrestre y marino.

Artículo 23.- Clasificación de los bienes de interés cultural inmuebles.

Los bienes inmuebles que sean declarados bien de interés cultural lo serán con arreglo a alguna de las categorías que se definen a continuación:

* a) Monumento: Bienes que constituyen realizaciones arquitectónicas y de ingeniería u obras de escultura y que ostenten valores históricos, artísticos, arquitectónicos, etnográficos, industriales, científicos o técnicos.

Artículo 27.- Iniciación del procedimiento de declaración.

1. La declaración de bien de interés cultural requerirá la previa incoación y tramitación del correspondiente procedimiento administrativo.

2. El inicio del procedimiento de declaración de un bien de interés cultural se acordará de oficio por el cabildo insular respecto de aquellos bienes que se encuentren en su respectivo ámbito insular, a instancia de otra Administración pública o bien a instancia de cualquier otra persona física o jurídica. En este último caso, la administración actuante deberá acordar, en el plazo de tres meses, la incoación del procedimiento o, en su caso, la inadmisión o desestimación de la petición. Una vez transcurrido el mencionado plazo sin que se haya notificado pronunciamiento alguno por la administración actuante, la persona solicitante podrá entender desestimada su solicitud y deducir frente a la misma los recursos que en derecho procedan en ejercicio de los derechos e intereses legítimos que la amparen.

Artículo 28.- Contenido y efectos del inicio.

1. La resolución de inicio de un procedimiento de declaración de un bien de interés cultural deberá establecer la delimitación provisional del bien y su entorno de protección, en su caso, así como, cuando proceda, criterios de intervención en el bien y su entorno.

2. El inicio del procedimiento para la declaración de un bien de interés cultural determinará la aplicación transitoria del mismo régimen de protección previsto para los bienes ya declarados como de interés cultural y su entorno de protección, en su caso.

3. Iniciado el procedimiento para la declaración de un bien de interés cultural, y durante su tramitación, en el bien objeto de protección solo se permitirá la realización de las obras y actuaciones que por fuerza mayor hubieren de llevarse a cabo y de aquellas otras de conservación y consolidación indispensables para preservar los valores patrimoniales.

4. Iniciado el procedimiento y durante su tramitación, cualquier intervención en el bien objeto de protección y su entorno deberá ser autorizada por los cabildos insulares, previo dictamen favorable de la comisión insular, siempre que no perjudique de forma manifiesta los valores del bien.

5. El inicio del procedimiento de declaración de un bien de interés cultural se anotará con carácter preventivo en el Registro de Bienes de Interés Cultural por el departamento de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias competente en materia de patrimonio cultural, que lo comunicará al Registro de Bienes de Interés Cultural dependiente de la Administración General del Estado y al Registro de la Propiedad, cuando se trate de bienes inmuebles.

Artículo 31.- Plazo de resolución y declaración de caducidad.

1. El procedimiento para la declaración de bien de interés cultural deberá resolverse y notificarse en el plazo máximo de veinticuatro meses desde el inicio del procedimiento, sin perjuicio del plazo de suspensión del procedimiento previsto en la legislación de procedimiento administrativo común. 2. Transcurrido dicho plazo sin resolución expresa, se declarará la caducidad del procedimiento, no pudiendo volverse a iniciar hasta que transcurran dos años desde la declaración de caducidad, salvo cuando medie solicitud de la propia persona titular del bien, de las personas interesadas cuando se trate de un bien inmaterial, o de dos de las instituciones consultivas reconocidas por esta ley. 3. La declaración de caducidad del procedimiento corresponderá a la persona titular del departamento de la Administración competente para iniciar y tramitar en procedimiento, en cada caso.

Artículo 32.- Finalización del procedimiento.

1. La declaración de un bien de interés cultural se realizará mediante decreto del Gobierno de Canarias, a propuesta de la persona titular del departamento de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias competente en materia de patrimonio cultural y previo informe favorable del Consejo del Patrimonio Cultural de Canarias. La solicitud de este informe tendrá efectos suspensivos del plazo de resolución del procedimiento que medie entre la petición de informe favorable, que deberá comunicarse a las personas interesadas, y la recepción del informe, que igualmente deberá ser comunicada a las mismas, de acuerdo con lo establecido en la legislación de procedimiento administrativo común. En los casos de pluralidad de personas interesadas, dicha comunicación será sustituida por publicación en el Boletín Oficial de Canarias. Este plazo de suspensión no podrá exceder en ningún caso los tres meses. En caso de no recibirse el informe en el plazo indicado, proseguirá el procedimiento.

2. El decreto por el que se declare un bien de interés cultural deberá contener, al menos, la descripción del bien y, cuando se trate de un inmueble, su delimitación definitiva, así como su entorno de protección, añadiéndose la documentación cartográfica que corresponda y estableciendo los criterios de intervención en el bien y su entorno.

3. Cuando la declaración se refiera a bienes inmateriales deberá precisar los elementos esenciales cuya alteración supondría un menoscabo de los valores que motivaron aquella, con objeto de permitir la evolución natural de este tipo de manifestaciones.

4. El decreto por el que se declare un bien de interés cultural se publicará en el Boletín Oficial de Canarias y se comunicará a las personas interesadas y a las administraciones públicas competentes por razón del territorio. En el supuesto de zonas arqueológicas, se podrá omitir la publicación de los datos de localización del yacimiento que puedan ponerlo en peligro.

5. Cuando un inmueble declarado bien de interés cultural contenga en su interior bienes muebles íntimamente ligados a su historia, se procederá a relacionarlos, quedando adscritos al mismo y gozando de igual protección, con la categoría de bien mueble vinculado. Su transmisión o enajenación solo podrá realizarse juntamente con la de aquel.

6. La declaración de un bien inmueble como bien de interés cultural determinará, en su caso, la necesidad de adaptar el planeamiento urbanístico cuyas determinaciones resulten incompatibles con los valores que motivaron dicha declaración, en el plazo máximo de dos años. Esta adaptación se realizará de conformidad con la normativa vigente en materia de ordenación del territorio.

Artículo 74.- Intervenciones en bienes inmuebles.

1. Las intervenciones o cambios de uso en bienes de interés cultural o incluidos en el catálogo insular de bienes patrimoniales culturales, o en trámite de declaración o inclusión, irán encaminados a su conservación, restauración, consolidación, rehabilitación y puesta en valor, evitando las remodelaciones o reintegración de elementos perdidos, salvo cuando se utilicen partes originales de los mismos y pueda probarse su autenticidad. Si se añadiesen materiales o elementos indispensables para su estabilidad o mantenimiento, las adiciones deberán ser reconocibles y evitar las confusiones miméticas, así como documentarse debidamente. Las intervenciones atenderán a criterios de mínima intervención, discreción, seguridad, estabilidad, durabilidad y reversibilidad.

2. Se podrán efectuar, en los bienes a los que se hace referencia en el apartado anterior, intervenciones de reconstrucción, reestructuración y remonta, siempre y cuando no afecten a los valores patrimoniales que justificaron su declaración de interés cultural o su inclusión en el catálogo insular.

3. Con carácter general, las intervenciones respetarán las características y los elementos materiales esenciales del inmueble, sin perjuicio de que, excepcionalmente pueda autorizarse el uso de elementos, técnicas, formas, materiales y lenguajes artísticos o estéticos contemporáneos para la mejor adaptación del bien a su uso.

4. Las intervenciones respetarán las aportaciones de todas las épocas existentes, salvo que los elementos añadidos supongan una degradación del bien considerado y su eliminación fuere necesaria para permitir su mejor interpretación, requiriéndose, en todo caso, la previa acreditación técnica de ambos extremos, emitida por persona con título oficial especialista en la materia. Las partes suprimidas quedarán debidamente documentadas en la correspondiente ficha del registro o del catálogo insular.

5. Las actuaciones encaminadas a poner en uso los bienes, o a adaptarlos a la normativa vigente en cada momento, deberán asegurar el respeto a los valores que motivaron su declaración, las características tipológicas de ordenación espacial, volumétricas y morfológicas del inmueble, así como a los elementos estructurales y ornamentales de valor patrimonial que posean.

6. La intervención será detallada en un proyecto suscrito por persona o equipo interdisciplinar que cuenten con titulación oficial y cualificación suficiente en materia de investigación, conservación, restauración o rehabilitación de bienes integrantes del patrimonio cultural en función de las intervenciones que se proyecten que, asimismo, supervisarán su ejecución.

7. El proyecto de intervención sobre estos bienes deberá motivar justificadamente las actuaciones que se aparten de la mera consolidación o conservación, detallando los aportes y sustituciones o eliminaciones planteados.

8. El proyecto de intervención deberá tener el siguiente contenido mínimo:

* a) Estudio histórico, artístico y cultural de bien, con valoración de los trabajos a realizar por una persona titulada en Historia o Historia del Arte.

* b) Análisis, diagnóstico y pronóstico del estado de conservación del bien.

* c) Propuesta y alcance de la intervención desde el punto de vista teórico, técnico y económico.

* d) Metodología, técnicas y materiales a emplear.

* e) Incidencia sobre los valores protegidos y medidas preventivas, en su caso.

* f) Plan de mantenimiento.

* g) Plazo estimado de ejecución.

* h) Proyecto técnico a nivel de proyecto de ejecución, donde se atienda cuanta normativa afecte al inmueble, tipo de obra o intervención, y visado por el colegio profesional correspondiente.

9. El proceso de intervención deberá ser documentado para su constancia posterior.

Artículo 136.- Funciones de la inspección.

Las funciones de la inspección de patrimonio cultural se desempeñarán mediante las siguientes actuaciones:

(...)

c) Proponer a los órganos competentes la adopción de medidas cautelares o cualquier otra actuación que se estime necesaria para el mejor cumplimiento de los fines de protección del patrimonio cultural.

A N E X O

Aspectos históricos.

Se trata de un edificio de un aspecto definido por dos naves en razón a la techumbre de dos aguas.

El actual edificio de la Iglesia de San Antonio adquiere el carácter eclesiástico a raíz de la decisión del Párroco de Tías, don Sinforiano Suárez, que en 1907 decide utilizar dos naves como Iglesia. Antes, esta dependencias se utilizaban como cilla eclesiástica (lugar donde se depositan los diezmos y las primicias de la población en Tías), almacén de empaquetado de tomates y como acuartelamiento de las tropas de soldados que participaron en la Guerra de la Independencia de Cuba.

D. Sinforiano Suárez, ejerce de párroco de Tías desde el 13 de octubre de 1902 hasta el 30 de noviembre de 1918, se caracteriza por la gran devoción que le profesa a San Antonio.

El edificio de la Cilla o antiguo pósito de Tías es un inmueble del siglo XVII construido como depósito para albergar el grano procedente de los diezmos, siendo uno de los pocos ejemplos conocidos de este tipo de construcciones que se conservan en Canarias. Su restauración y adecuación como iglesia aún nos permite reconocer su fisonomía de dos naves longitudinales adosadas con doble cubierta de teja a dos aguas y esquineras remarcadas en cantería. Una de las naves es donada por la persona propietaria y la otra, se comprar con los recursos económicos de la Parroquia.

La utilización de la cilla como iglesia es la respuesta a la demanda de la población del núcleo más poblado de Tías, El Pavón, que se viene mostrando disconforme desde la edificación de la iglesia de la Candelaria en el lugar de arriba. La vecindad solicita de forma reiterada que se levante una ermita en este núcleo más poblado.

Se trata de un edificio que forma parte de la arquitectura religiosa de Lanzarote, y que nace de la reiteración por parte del Obispo Pozuelo en 1881, de la edificación del templo en medio de la población y no que éste permanezca en un lugar alejado como lo estaba la iglesia de la Candelaria.

La ermita está formada por dos naves sensiblemente iguales y en su planta, se puede apreciar la división de las dos cillas, en esta división que originalmente era un muro de mampostería donde realizaron dos arcos para conseguir su espacio diáfano de mayores dimensiones. Los muros se encuentran realizados en fábrica de piedra sentada con barro y paja en su interior y en el exterior con mortero de cal o con mortero de cemento portland, fruto éste último de reparaciones y/o reformas recientes.

A la fachada principal se le añade una espadaña con dos huecos y sendas campanas, fechada una de ellas en 1455, se pasa de dos huecos de acceso a cada nave a una portada única situada en la unión de las dos naves, orientada hacia la carretera.

Aparece así la ermita de San Antonio para uso eclesiástico. La ermita dio culto a San Antonio, desde entonces cada trece de junio se celebra en Tías las fiestas del patrono. Las misas del "gallo" o misas en la madrugada del domingo adquirieron gran popularidad para aquellos que querían cumplir con el precepto religioso a temprana hora y disponer del domingo para otros quehaceres.

La ermita dejó de prestar uso religioso en los setenta y en el mayo 1999 por Resolución nº 2248/02, de 22 es incoada Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de Monumento a favor de la Iglesia de San Antonio en El Pavón y su entorno de protección con la finalidad de prevenir y proteger este Monumento.

En el año 1999 se acometen obras de restauración por el Cabildo de Lanzarote, amparadas por un Proyecto de Restauración realizado en octubre de 1996 por el arquitecto técnico D. Esteban Armas Matallana y desde el mes de octubre de 1999 se nombra a D. Francisco Marco Guillén, arquitecto técnico del Servicio de Patrimonio, director de las obras de restauración de la Iglesia de San Antonio en Tías. Se realiza una estructura y cubierta nueva, se cubren con mortero todas las piedras y cantos existentes, excepto la embocadura de la puerta a la que se dejará una franja vista. El pavimento interior se realizó con baldosas de barro cocido en formato de 20x20 cm, colocado sin llagas. Se eliminó el cableado, luminarias e instalaciones en las fachadas de la ermita. Las canalizaciones eléctricas se realizaron bajo tubo empotrado en los zunchos de hormigón y en el caso de los enchufes, bajo la solera.

Criterios de delimitación del Bien.

La ermita se ubica en la zona central del núcleo del Tías y está totalmente exenta y dentro del parque público de Leandro Fajardo, lindando en su extremo oeste con la calle de San Antonio, encontrándose la entrada principal a unos 15 metros de la Avenida Central.

- Definición de valores:

Se trata de un edificio que forma parte de la arquitectura religiosa de Lanzarote, y que nace de la reiteración por parte del Obispo Pozuelo en 1881, de la edificación del templo en medio de la población y no que este permanezca en un lugar alejado como lo estaba la iglesia de la Candelaria. Todo ello es consecuencia de la importancia que adquirió el núcleo de Tías después de las erupciones volcánicas de Timanfaya, después de las cuales una gran cantidad de población se desplaza a esta localidad.

Históricamente la iglesia de San Antonio de Tías sirve de puente entre la Iglesia de la Candelaria, en el lugar de Arriba y la iglesia nueva que se comienza a edificar en 1959, en el barrio de El Pavón.

Ademas de la singularidad de la propia edificación, destaca la cantería del acceso, las de las esquinas delanteras, actualmente cubiertas por mortero de cal y la campana fechada en 1455.

Por lo tanto, se trata de una edificación con importantes valores de carácter histórico, etnográfico y arquitectónico, que justificarían su declaración como Bien de Interés Cultural.

Teniendo en cuenta lo expresado, la delimitación del propio bien coincidiría con los límites físicos del propio edificio, portador de los valores patrimoniales.

Delimitación Literal del Bien

La parcela afectada por la delimitación del Bien de Interés Cultural sería:

Ver anexo en la página 16389 del documento Descargar

El BIC, queda delimitado, por las líneas exteriores de un polígono mixtilíneo formado por la unión de los siguientes puntos:

Coordenadas BIC Ermita de Tías

Ver anexo en la página 16389 del documento Descargar

Criterios de delimitación del entorno de protección.

La Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias, define los entornos de protección de la siguiente manera:

Artículo 10.- Entorno de protección.

A los efectos de esta ley, se entiende por entorno de protección la zona exterior al inmueble, continua o discontinua, que da apoyo ambiental al bien, con independencia de los valores patrimoniales que contenga, cuya delimitación se realizará a fin de prevenir, evitar o reducir la incidencia de obras, actividades o usos que repercutan en el bien a proteger, en sus perspectivas visuales, contemplación, estudio o en la apreciación y comprensión de sus valores. La delimitación del entorno de protección deberá considerar la relación del bien con el área territorial a la que pertenece y se amparará, entre otros, en aspectos geográficos, visuales, ambientales y en la presencia de otros bienes patrimoniales culturales que contribuyan a reforzar sus valores. El entorno será lo suficientemente amplio como para posibilitar el entendimiento y la comprensión del bien y permitir la continuidad espacial del mismo.

Teniendo en cuenta lo establecido en la citada Ley 11/2019, de 25 de abril, para establecer el entorno de protección del inmueble en cuestión, se entiende necesario establecer una serie de criterios que aseguren su correcta contemplación e interpretación, así como su relación con el espacio más inmediato. De este modo, se plantean de forma más específica, los siguientes criterios: espacial, urbanísticos y ambiental.

El entorno de protección debe de asegurar conservar la dimensión que actualmente presenta la ermita de San Antonio como un punto de referencia dentro de un gran espacio abierto, en el que el edificio se erige como un elemento exento en el que reside todo el protagonismo urbano del lugar. Se trata de una característica propia de este tipo de edificación al igual que para la cilla eclesiástica que aún se conserva en el Conjunto Histórico de Teguise.

Teniendo en cuenta, esta condición y la escasa volumetría y altura del inmueble, se considera igualmente importante establecer criterios con la finalidad de prevenir y proteger de obras y otras actividades que pudieran afectar a su integridad y dimensión. El ámbito de protección debe garantizar su preservación y la de su entorno, para dotar al inmueble de la vinculación más perfecta posible y de contemplación del Monumento.

Por otro lado, para trazar el perímetro del entorno de protección también se ha tenido en cuenta como criterio, el incluir todas aquellas parcelas contiguas a la ermita, con el objeto de facilitar la comprensión visual del inmueble protegido. En este sentido, en el trazado del entorno de protección se ha seguido los límites parcelarios, incluyendo parcelas íntegras a fin de evitar futuras confusiones sobre los límites de dichos entornos.

Coordenadas Entorno BIC Ermita de Tías adaptada al parcelario:

Ver anexo en las páginas 16390-16391 del documento Descargar

Criterios de intervención en el Bien de Interés Cultural.

Para el BIC las intervenciones a realizar se limitarán a las de Investigación, Valorización, Mantenimiento, Conservación, Consolidación y Restauración conforme a la definición dada en la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias.

En cuantos a los usos del Bien, se entiende compatibles todos aquellos que no supongan un menoscabo en la correcta protección y conservación de los valores del Bien. En este sentido, decir que en la actualidad la antigua ermita se utiliza como sala de exposiciones y de actos culturales, por lo que se permiten todas aquellas instalaciones vinculadas con estos usos, siempre y cuando no supongan una alteración de sus valores.

Criterios de intervención en el entorno de protección.

Las intervenciones en el entorno de protección deben de garantizar en todo momento que las diferentes actuaciones que se vayan a realizar no afecten las visuales del bien ni aminoren el carácter de elemento protagonista de este espacio urbano, insertándose en una gran plaza como único elemento exento entorno al cual pivotan todo un conjunto de edificaciones en armonía volumétrica y estilística con el propio bien.

Por esta razón y teniendo en cuenta la escasa altura de la ermita de San Antonio, se entiende que el conjunto de edificaciones insertas o que pudieran darse en el entorno de protección deben de guardar o limitarse a única altura para mantener la escala urbana del lugar y no competir volumétricamente con el Bien a proteger.

Así mismo, las edificaciones que se realicen en este entorno deberán estar perfectamente integradas tanto en su volumetría y dimensiones, como en sus acabados y estética con los inmuebles protegidos. De este modo, se utilizará la pintura de color blanco para el acabado de los paramentos exteriores y la utilización de la madera como material para la realización de las carpinterías.

Por otro lado, se prestará especial atención al mobiliario urbano a colocar en la vía pública, debiendo responder a modelos únicos y/o artesanales, y rechazando elementos industriales y estandarizados.

Los elementos de jardinería que se pudieran introducir en el entorno deberán de tener una justificación histórica o al menos ser especies recurrentes en la tradición de la isla.

Sobre los usos a desarrollar en el entorno de protección, se entiende que tienen cabida cualquiera que no suponga una alteración ambiental del espacio. De este modo, en caso de desarrollarse alguna actividad comercial en el entorno, se deberá de prestar especial atención a los usos publicitarios de tal modo que solo cabrá un solo cartel por local, de dimensiones limitadas, con materiales que faciliten su integración (madera, acero cortén, metacrilato, etc), y diversidad cromática restringida (máximo tres colores por cartel). Así mismo, el acondicionamiento de espacios derivados de estas actividades (como pudiera ser aparcamientos) debería ser tratado mediante fórmulas que aseguren en todo momento su integración en el entorno evitando la introducción de materiales impropios del lugar o llamativos. El mobiliario urbano de las posibles terrazas que pudieran ubicarse en el entorno de protección deberán estar realizados en madera, las sombrillas serán de color blanco o blanco roto y carentes de publicidad comercial.

Así mismo los elementos de seguridad o señalética deberían ser objeto de un estudio para que asegurando la función a la que están destinados, su diseño, dimensiones y materiales aseguren una correcta integración".

En cumplimiento de lo dispuesto en el artículo 29.3 de la Ley 11/2019, de 25 de abril, de Patrimonio Cultural de Canarias, se somete a información pública por un período de treinta días contados a partir del siguiente al de la publicación del presente anuncio en el Boletín Oficial de Canarias.

Lo que se hace público para general conocimiento.

Arrecife, a 12 de junio de 2020.- El Consejero Delegado (p.d. de la Excma. Sra. Presidenta del Cabildo Insular de Lanzarote, mediante Decreto nº 3719, de 7.8.19), Andrés Stinga Perdomo.

© Gobierno de Canarias