Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 105. Martes 3 de Junio de 2014 - 2395

ATENCION. La versión HTML de este documento no es oficial. Para obtener una versión oficial, debe descargar el archivo en formato PDF.

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda

2395 DECRETO 46/2014, de 22 de mayo, por el que se declara Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico "El Realejo Alto", situado en el término municipal de Los Realejos, isla de Tenerife.

6 páginas. Formato de archivo en PDF/Adobe Acrobat. Tamaño: 4.06 Mb.
BOC-A-2014-105-2395. Firma electrónica - Descargar

Visto el expediente instruido por el Cabildo Insular de Tenerife para la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de "El Realejo Alto", situado en el término municipal de Los Realejos y teniendo en cuenta los siguientes:

ANTECEDENTES DE HECHO

I. Mediante Resolución del Director Insular de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Tenerife, de 9 de noviembre de 2011, se incoa expediente para la declaración de Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de "El Realejo Alto", situado en el término municipal de Los Realejos, sometiéndose el mismo a información pública por el plazo legalmente establecido.

II. Notificado el trámite de audiencia a los interesados, por el plazo de 15 días, no consta la presentación de alegaciones en el expediente.

III. Consta la solicitud del preceptivo dictamen a La Universidad de La Laguna y al Organismo Autónomo de Museos y Centros.

IV. Por Resolución del Director Insular de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de Tenerife, de 24 de septiembre de 2012, se resuelve elevar el expediente al Gobierno de Canarias para la resolución del procedimiento.

V. El Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, en sesión celebrada el 30 de octubre de 2012, emite informe favorable para la declaración como Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico, a favor de "El Realejo Alto", situado en el término municipal de Los Realejos, isla de Tenerife.

VI. Consta el informe favorable emitido por la Comisión Mixta Comunidad Autónoma de Canarias-Iglesia Católica, en sesión celebrada el día 12 de febrero de 2014.

FUNDAMENTOS DE DERECHO

I. La tramitación de dicho expediente se ha llevado a efecto según lo determinado en la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias.

II. El artículo 18.1.b) de la citada Ley 4/1999, de 15 de marzo, define la categoría de Conjunto Histórico como "agrupación de bienes inmuebles que forman una unidad de asentamiento de carácter urbano o rural, continua o dispersa, o núcleo individualizado de inmuebles condicionados por una estructura física representativa de la evolución de una comunidad humana por ser testimonio de su cultura o constituir un valor de uso y disfrute para la colectividad".

III. Conforme establece el artículo 22.1 del mismo texto legal, la declaración de Bien de Interés Cultural se realizará mediante Decreto del Gobierno de Canarias, a propuesta de la Administración actuante y previo informe favorable del Consejo Canario del Patrimonio Histórico, trámites todos ellos que se han cumplido y que constan en el expediente administrativo.

En su virtud, a propuesta de la Consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, visto el informe favorable del Consejo del Patrimonio Histórico de Canarias, y tras la deliberación del Gobierno en su reunión del día 22 de mayo de 2014,

D I S P O N G O:

Declarar Bien de Interés Cultural, con categoría de Conjunto Histórico "El Realejo Alto", situado en el término municipal de Los Realejos, isla de Tenerife, según la descripción y ubicación en plano que se contienen en los anexos I y II de este Decreto.

Contra el presente acto, que pone fin a la vía administrativa, cabe interponer recurso potestativo de reposición ante el Gobierno, en el plazo de un mes a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación, o directamente recurso contencioso-administrativo ante la Sala competente de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Superior de Justicia de Canarias, en el plazo de dos meses a contar desde el día siguiente al de su notificación o publicación; significando que, en el caso de presentar recurso de reposición, no se podrá interponer recurso contencioso-administrativo hasta que se resuelva expresamente el recurso de reposición o se produzca la desestimación presunta del mismo, y todo ello sin perjuicio de cualquier otro que pudiera interponerse.

Dado en Santa Cruz de Tenerife, a 22 de mayo de 2014.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Paulino Rivero Baute.

LA CONSEJERA DE CULTURA, DEPORTES,

POLÍTICAS SOCIALES Y VIVIENDA,

Inés Nieves Rojas de León.

A N E X O I

DESCRIPCIÓN.

El núcleo urbano de El Realejo Alto hunde sus raíces en el "real" castellano en el que se escenifica la rendición de los menceyes guanches y en el que se mantendría un contingente conquistador, esencialmente compuesto por indígenas grancanarios que colaboraron con Fernández de Lugo en la conquista de Tenerife. Existen referencias sobre una primera fábrica de la ermita de Santiago Apóstol en los años finales del siglo XV.

Este asentamiento incipiente se fue despoblando conforme se produce la apropiación de tierras y aguas del lugar en pocas manos. No obstante, la generalización del viñedo contribuyó a ir concentrando un grupo humano creciente en torno al antiguo "Realejo Viejo" a lo largo del siglo XVII, de manera que hacia 1676 vivían ya unos 1.700 habitantes, apiñados alrededor del la iglesia de Santiago Apóstol y ocupando el lomo que se extiende al Este del Barranco de Godínez. Esta cifra se fue ampliando progresivamente a lo largo de los siglos XVIII y XIX, alcanzando casi los 4.000 habitantes en 1823; una cantidad que, con oscilaciones, se mantendría a lo largo de esta centuria. Se trataba de una población esencialmente campesina y artesana que habitaba en modestas viviendas de una planta, alineadas a lo largo de los caminos de costa a cumbre -paralelos al barranco-, con alguna casa de alto y bajo perteneciente a familias con cierto nivel económico.

El Realejo Alto vivió hasta los años 60 del pasado siglo del policultivo de secano, desarrollado en las medianías, y será en el tránsito del siglo XIX al XX cuando se configure el paisaje urbano que hoy define a la calle del Medio de Arriba. Se conservan viviendas de una sola planta, casas terreras con cubiertas de teja a dos y cuatro aguas, muy características del hábitat campesino desde el siglo XVIII, junto con otras que modifican la fachada tradicional por un esquema simétrico de huecos y la generación de parapetos que rematan las fachadas y ocultan las cubiertas de tejas. En otros casos, las casas terreras presentan azotea, un recurso que se impone progresivamente a lo largo de los siglos XIX y XX y que aprovechan viviendas preexistentes -que son modificadas- o resultan de obras de nueva planta.

Intercalándose con este tipo de arquitectura popular, esta vía principal conserva varios inmuebles de dos alturas, que responden a los esquemas constructivos y compositivos de la arquitectura tradicional: muros de mampostería con cubiertas de teja y organización de la vivienda en torno a un patio central o trasero. Las carpinterías de los huecos muestran meritorios trabajos de labra, con ventanas de cojinetes en las más antiguas y otras de perfil alargado y de cristalera. Son frecuentes los antepechos de rejería o de mampostería. Los huecos se suelen distribuir de manera simétrica, aunque, en algún caso, la disposición asimétrica revela una presumible mayor antigüedad.

Por último, muchas de estas viviendas de alto y bajo conocieron una transformación en su fachada en las últimas décadas del siglo XIX y primeras del XX, introduciendo elementos del clasicismo romántico (como las puertas-ventanas acristaladas de la planta alta y los huecos rematados por arcos rebajados), así como otros de origen ecléctico, como las molduras que ornan las fachadas y los parapetos abalaustrados con copones. También existen algunas manifestaciones de regusto racionalista además de la estética neocanaria que define el Cine Viera, obra de Marrero Regalado en 1939.

DELIMITACIÓN.

La delimitación de este Bien de Interés Cultural tiene como punto de origen el vértice norte del inmueble nº 11 de la Avenida Tres de Mayo, con coordenadas UTM (344.714; 3.140.520), prolongándose hacia el Oeste hasta el punto con coordenadas UTM (344.688; 3.140.520). Desde este punto, se dirige hacia el sur en un trazado de tendencia rectilínea, pasando por los puntos con coordenadas UTM (344.688; 3.140.503) y (344.679; 3.140.457). Gira hacia el Oeste en un ángulo de 90º hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM (344.647; 3.140.458). A partir de aquí se adapta al borde exterior de la calle que bordea la Plaza Viera y Clavijo, hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM (344.630; 3.140.404). Continúa hacia el Oeste en línea recta hasta el punto con coordenadas UTM (344.615; 3.140.402) y gira hacia el sur en línea recta hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM (344.612; 3.140.367).

Desde este punto, el límite avanza hacia el SE siguiendo una línea quebrada, que pasa por el punto con coordenadas UTM (344.626; 3.140.364) y engloba la totalidad del inmueble nº 8 de la calle Godínez. Continúa por la margen Este de esta vía, atravesando los puntos con coordenadas UTM (344.654; 3.140.331) y (344.650; 3.140.289). Desde este punto avanza hacia el Sur, ajustándose a la alineación trasera de las edificaciones de la calle El Medio de Arriba, hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM (344.645; 3.140.121) en la calle Transversal El Pino.

Desde este punto, avanza hacia el Sur ciñéndose a la margen Este de esta calle, hasta alcanzar el inmueble nº 62 de la calle El Medio de Arriba, a partir del cual desciende en dirección norte, ajustándose al plano de fachadas de la referida vía en su margen Este hasta la intersección con la calle El Cantillo. Prosigue en dirección Este por dicha vía hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM (344.697; 3.140.149), para avanzar hacia el norte siguiendo una línea quebrada que pasa por los siguientes puntos con coordenadas UTM (344.698; 3.140.171), (344.694; 3.140.197) y en línea recta hasta el punto (344.694; 3.140.214).

A partir de este punto, el límite se ajusta en dirección norte a los muros perimetrales de las edificaciones preexistentes hasta alcanzar el punto con coordenadas UTM (344.705; 3.140.303). Desde aquí avanza hacia el norte siguiendo una línea quebrada, que atraviesa los siguientes puntos con coordenadas UTM (344.692; 3.140.307), (344.698; 3.140.322) y (344.692; 3.140.345). Se ajusta a la parcela del inmueble nº 14 de la Avenida de los Remedios y continúa por la margen Oeste de esta vía hasta la altura del Paseo Peatonal Atlántida, para englobar la totalidad de los inmuebles nº 1 de la Avenida de los Remedios y números 2, 4 y 6 de la Avenida Tres de Mayo. El límite prosigue hacia el Oeste en línea recta hasta coincidir con la fachada del inmueble nº 1 de la Avenida Tres de Mayo y continúa por el plano de fachadas de la margen Oeste de esta vía hasta conectar con el punto origen.

JUSTIFICACIÓN DE LA DELIMITACIÓN.

Esta delimitación se justifica por el hecho de englobar el ámbito urbano que se extiende al sur de la Iglesia de Santiago Apóstol, como germen fundacional del antiguo Realejo de Arriba, cuyo origen se vincula al campamento castellano que Alonso Fernández de Lugo instala en el Valle de Taoro como preludio al acto final de la conquista, plasmado en la rendición de los guanches acampados en el Realejo Bajo.

Constituye un espacio urbano en el que se conservan los últimos ejemplos de arquitectura histórica del Realejo Alto. El importante proceso de renovación edificatoria sufrido por este ámbito urbano a partir de la década de los 70 propició la desaparición de un considerable número de ejemplos de arquitectura tradicional y de arquitectura ecléctica del tránsito del siglo XIX al XX. Sólo la calle El Medio de Arriba logró conservar un importante elenco de estas construcciones manteniendo un paisaje urbano que evocaría los rasgos del Realejo de la primera mitad del siglo XX, así como el proceso de evolución arquitectónica y, por ende, socioeconómica, de dicho núcleo urbano.

En definitiva, se trata de un pequeño recinto de gran interés patrimonial, que ha podido resistir los embates del urbanismo exacerbado que caracterizó al municipio de Los Realejos en la década de los 70-80 del pasado siglo. El eje conformado por la plaza de la Iglesia de Santiago Apóstol y la calle El Medio de Arriba muestra aún una imagen histórica que merece el establecimiento de un régimen específico de protección, a través de la declaración de Bien de Interés Cultural, que garantice su conservación como vestigio, casi testimonial, de un núcleo urbano tradicional ya desaparecido.

Ver anexo en las páginas 14443-14443 del documento Descargar

© Gobierno de Canarias