Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 054. Jueves 15 de Marzo de 2007 - 374

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Empleo y Asuntos Sociales

374 - Dirección General de Protección del Menor y la Familia.- Resolución de 22 de febrero de 2007, por la que se dictan instrucciones para tramitar excepcionalmente un mismo expediente en otro país a solicitantes de adopción en determinados supuestos.

Descargar en formato pdf

La denominada adopción internacional, de menores procedentes de otros paises, es actualmente un fenómeno en expansión en nuestra Comunidad Autónoma de Canarias, como lo demuestra el incesante incremento del número de solicitudes presentadas por las personas que, siendo residentes en nuestro territorio, desean adoptar a un menor en el extranjero. Es la cambiante configuración actual de aquélla, fruto de las numerosas alteraciones que se producen en las políticas o legislaciones de los países de origen de los menores, lo que hace necesario regular, a través de una resolución como la presente, todos aquellos supuestos integrados en una variada casuística en los que se ven inmersos los solicitantes cuando, por razones ajenas a su voluntad, no pueden tramitar o culminar con normalidad el expediente en el país al que hubieran dirigido su solicitud o se frustran sus expectativas al demorarse en demasía la tramitación en el país elegido.

Esta preocupación subyace no sólo en nuestra Comunidad Autónoma sino en el resto de las Comunidades que componen el panorama territorial nacional, en el que la adopción internacional también se encuentra en franco auge. Precisamente por ello, de la problemática descrita se hizo eco la Comisión Especial sobre la Adopción Internacional, constituida por el Senado en su sesión plenaria celebrada el día 7 de marzo de 2002, y cuyo informe fue publicado en la Serie I del Boletín Oficial de las Cortes Generales (Senado) nº 775, de 9 de diciembre de 2003. Entre sus conclusiones y recomendaciones, a la vista de las sesiones celebradas con la comparecencia de autoridades y expertos, señaló la de "Admisión en vía administrativa de un nuevo procedimiento de adopción internacional en los supuestos en que por causas ajenas a los solicitantes no pueda continuar con normalidad el expediente de adopción que los mismos tuvieran en curso".

En la práctica, los solicitantes de adopción internacional, una vez han sido declarados idóneos para adoptar en el extranjero a uno o varios menores de las edades y características que se indican en la pertinente Resolución, deberán indicar a la Administración actuante el país al que desean dirigir su solicitud, a fin que por aquélla -directamente o a través del órgano competente del Ministerio de Asuntos Sociales o de la entidad colaboradora de adopción internacional que vaya a tramitar su solicitud- se remita a la Autoridad Central del país de origen del adoptando el certificado de idoneidad, los informes psicosociales elaborados en el proceso de valoración y, en su caso, el compromiso de seguimiento. A partir de dicho momento, las actuaciones se van a desarrollar en el país elegido por los interesados hasta la constitución de la adopción o de cualquier otra figura jurídica de guarda con fines de adopción.

La propia naturaleza jurídica de la institución de la adopción, así como la normativa contenida en algún texto legal, impide la tramitación de un mismo expediente en varios países a la vez. Iniciados los trámites de una solicitud, será necesario finalizar o cancelar el proceso de adopción para poder iniciar una nueva tramitación en el mismo u otro país. No obstante, como se puso de manifiesto anteriormente, existen casos en que, por muy variadas razones, los interesados se ven imposibilitados de culminar la tramitación de su expediente por causas ajenas a ellos. Y, por ello, a fin de evitar que los mismos se vean perjudicados por partida doble -no sólo no finalizan el procedimiento de adopción en el país, sino que, además, se verían obligados a cancelar su expediente e iniciar la tramitación de uno nuevo-, se da respuesta a aquéllos supuestos excepcionales referidos, permitiendo la tramitación de su solicitud en otro país de su elección, sin necesidad de presentar una nueva petición. En todo caso se requerirá, previa justificación debidamente fundamentada por los interesados, la autorización expresa del órgano competente para evitar que se acoja a esta vía excepcional cualquier persona que desee cambiar, por los motivos que sean, de país inicialmente elegido.

Por ello, de acuerdo con lo previsto en artículo 21 de la Ley 30/1992, de 26 de noviembre, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, modificada por la Ley 4/1999, de 13 de enero, se dictan las presentes,

INSTRUCCIONES

Primera.- Cuando los solicitantes de adopción internacional, cuyo expediente está en proceso de tramitación en el país solicitado, no puedan continuar o culminar la tramitación de aquél por causas ajenas a ellos, o se demore excesivamente en el tiempo -en un plazo nunca inferior a tres años a contar desde la entrada de la solicitud en el organismo oficial del país elegido-, deberán ponerlo en conocimiento de la Dirección General de Protección del Menor y la Familia justificando motivadamente las causas por las que se ha paralizado, suspendido o demorado la tramitación, sin que se pueda prever su reanudación en plazo próximo, e indicando el país en el que solicitan la continuación de la tramitación de su expediente.

Segunda.- Previo informe emitido al respecto por los técnicos de esta Dirección General, se autorizará expresamente por el Director General de Protección del Menor y la Familia a dichos solicitantes, sin tener que iniciar un nuevo expediente, a continuar excepcionalmente con su solicitud en otro país, sin necesidad de desistir de su solicitud o expediente para adoptar en el país en el que se había paralizado o suspendido su tramitación. En estos supuestos, será en el momento de la asignación del menor en el nuevo país elegido, cuando los solicitantes deberán renunciar a su solicitud o al expediente abierto sin asignación.

Tercera.- En caso de producirse la reanudación de la tramitación del expediente paralizado antes de que se produzca la asignación del menor en el nuevo país elegido, los solicitantes deberán optar por una de las dos tramitaciones, desistiendo de la otra en el plazo de diez días desde que se le comunique por la Dirección General de Protección del Menor y la Familia la reanudación de la primera, entendiéndose transcurrido dicho plazo sin manifestar su decisión que optan por continuar la tramitación del expediente autorizado excepcionalmente.

Las Palmas de Gran Canaria, a 22 de febrero de 2007.- El Director General de Protección del Menor y la Familia, José Luis Arregui Sáez.

© Gobierno de Canarias