Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 223. Lunes 14 de Noviembre de 2005 - 4088

IV. ANUNCIOS - Otras Administraciones - Juzgado de Primera Instancia nº 8 de Santa Cruz de Tenerife

4088 - EDICTO de 31 de octubre de 2005, relativo a los autos de divorcio contencioso nº 296/2005.

Descargar en formato pdf

JUZGADO DE: Primera Instancia nº 8 de Santa Cruz de Tenerife. Divorcio contencioso nº 296/2005.

PARTE DEMANDANTE: D./Dña. Fernanda Milagros Cabrera Peraza.

PARTE DEMANDADA: D./Dña. Nemesio del Pino García.

SOBRE: divorcio matrimonial.

En el juicio referenciado, se ha dictado la resolución cuyo encabezamiento y fallo es el siguiente: se adjunta copia literal del mismo.

En atención al desconocimiento del actual domicilio o residencia de la parte demandada, por providencia de 16 de enero de 2002 la señora Juez, de conformidad con lo dispuesto en los artículos 497.2 y 164 de la Ley 1/2000, de Enjuiciamiento Civil, ha acordado la publicación del presente edicto en el tablón de anuncios del Juzgado y su publicación en el Boletín Oficial de la Comunidad Autónoma.

En Santa Cruz de Tenerife, a 31 de octubre de 2005.- La Secretario Judicial.

SENTENCIA

En Santa Cruz de Tenerife, a 27 de octubre de 2005.

La Ilma. Sra. Dña. Nieves María Rodríguez Fernández, Magistrada-Juez titular del Juzgado de Primera Instancia nº Ocho de Santa Cruz de Tenerife y su partido, habiendo visto los presentes autos de divorcio nº 296/2005, promovidos por Dña. Fernanda Milagros Cabrera Peraza, representada por el Procurador D. Antonio Corona Darias y bajo la dirección de la Letrada Dña. Carmen Dolores Delgado Garzón, y siendo demandado D. Nemesio del Pino García, en rebeldía en el procedimiento.

FALLO

Que estimando la demanda interpuesta por el Procurador D. Antonio Corona Darias, en nombre y representación de Dña. Fernanda Milagros Cabrera Peraza, contra D. Nemesio del Pino García, en rebeldía en el procedimiento, debo decretar y decreto el divorcio de los referidos cónyuges.

No se hace imposición a ninguna de las partes de las costas procesales causadas.

Notifíquese la presente resolución a ambos litigantes, y una vez firme comuníquese al Registro Civil donde se halla inscrito el matrimonio, a fin de practicarse la inscripción marginal oportuna.

Contra esta sentencia cabe recurso de apelación, que se interpondrá por escrito ante este Juzgado en el plazo de cinco días.

Así por esta mi sentencia, lo pronuncio, mando y firmo.

© Gobierno de Canarias