Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 120. Miércoles 25 de Junio de 2003 - 1138

I. DISPOSICIONES GENERALES - Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente

1138 - DECRETO 56/2003, de 30 de abril, por el que se aprueba definitivamente y de forma parcial el Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera.

Descargar en formato pdf

La isla de La Gomera se caracteriza por la interrelación de elementos geoecológicos y antrópicos, y por la existencia de ciertas áreas del territorio que presentan vocación para el uso turístico.

Dado que este uso turístico habrá de desarrollarse dentro del marco oportuno que respete los condicionantes medioambientales y socioeconómicos intrínsecos del territorio, el Cabildo Insular de La Gomera ha elaborado el Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera, cuyo objeto es el desarrollo de un modelo de ordenación del turismo de La Gomera donde se contemplen las previsiones de desarrollo turístico, la identificación y delimitación de las zonas aptas para el uso turístico, la definición de las características básicas del paisaje rural insular, la identificación y delimitación de los ámbitos territoriales que deban destinarse a usos del sector primario, etc.

El Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera fue aprobado inicialmente por el Pleno del Cabildo Insular de La Gomera en sesión de 18 de junio de 2002. El documento fue sometido a información pública mediante anuncio publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife nº 79, de 3 de julio de 2002, otorgándose, simultáneamente, audiencia a todos los Ayuntamientos de la isla. Solicitados los informes sectoriales preceptivos y realizadas las correcciones oportunas, la Corporación aprueba provisionalmente el Plan Territorial en sesión de 20 de diciembre de 2002, y posteriormente, mediante Acuerdo Plenario de 24 de marzo de 2003, se subsanan las deficiencias detectadas durante la tramitación, puestas de manifiesto en la Ponencia Técnica de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias celebrada el día 21 de marzo de 2003.

Vistos los informes sectoriales emitidos por la Dirección General de Costas del Ministerio de Medio Ambiente, por la Viceconsejería de Infraestructuras del Gobierno de Canarias y por la Dirección General de Ordenación e Infraestructura Turística del Gobierno de Canarias.

Visto el informe favorable a la aprobación definitiva parcial de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias en sesión celebrada el 2 de abril de 2003, excepto en cinco ámbitos concretos en los que se propone la suspensión de dicha aprobación (Aluce, Iguala, Benchijigua, El Cepo y Taguluche), al objeto de que se subsanen las deficiencias apreciadas, en especial, el sometimiento a nueva información pública al tratarse de suelos incorporados con posterioridad a la aprobación inicial del documento de planeamiento.

El apartado 2 de la Disposición Adicional Primera de la Ley 6/2001, de 23 de julio, de medidas urgentes en materia de ordenación del territorio y del turismo de Canarias establece que los Planes Territoriales Especiales deberán ser aprobados por el Gobierno de Canarias, previo informe favorable de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias.

Vista la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

El apartado 3 de la Disposición Transitoria Tercera de la Ley 19/2003, de 14 de abril, por la que se aprueban las Directrices de Ordenación General y las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias establece que los instrumentos de ordenación insulares que, a la entrada en vigor de dicha Ley, hayan sido aprobados provisionalmente, podrán proseguir su tramitación y resolverse definitivamente conforme a las determinaciones legales vigentes previamente, sin perjuicio del deber de adaptación y de la observancia de las normas de aplicación directa contenidas en ambas Directrices de Ordenación.

Vistas la Ley 7/1995, de 6 de abril, de Ordenación del Turismo de Canarias y el Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, aprobado por Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo.

En su virtud, a propuesta del Consejero de Política Territorial y Medio Ambiente, y previa deliberación del Gobierno en sesión celebrada el día 30 de abril de 2003,

D I S P O N G O:

Artículo 1.- Aprobar definitivamente y de forma parcial el Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera, en los términos de la aprobación provisional del Cabildo Insular de La Gomera de 20 de diciembre de 2002, con las correcciones igualmente acordadas por el Pleno Insular en sesión celebrada el 24 de marzo de 2003, conforme al apartado 2 de la Disposición Adicional Primera de la Ley 6/2001, de 23 de julio, de medidas urgentes en materia de ordenación del territorio y del turismo de Canarias.

Artículo 2.- El Cabildo Insular de La Gomera deberá adaptar el presente Plan Territorial a la Ley 19/2003, de 14 de abril, por la que se aprueban las Directrices de Ordenación General y las Directrices de Ordenación del Turismo de Canarias, en los plazos legalmente establecidos, desde la entrada en vigor del Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera.

Artículo 3.- Suspender la aprobación definitiva en los ámbitos de Aluce, Iguala, Benchijigua, El Cepo y Taguluche, hasta la corrección de las siguientes deficiencias:

1. Someter a nueva información pública dichos ámbitos al haber sido incorporados al Plan Territorial con posterioridad a la aprobación inicial del mismo.

2. Eliminar la aptitud turística de los ámbitos de:

a) ALUCE: no sólo linda (e incluso entra) con la Reserva Natural Especial de Puntallana sino que, además, se delimita en una ladera con una pendiente superior al 70%, en contra de lo establecido en la propia normativa (que la establece en el 30%) y en la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma (50%).

b) IGUALA: se grafía una zona de turismo asimilable que, sin embargo, no tiene accesos, por lo que resulta contradictorio con las disposiciones de la normativa del propio Plan Territorial que establecen, como condición previa a una instalación de este tipo, la preexistencia de accesos. La implantación de instalaciones turísticas en territorios de estas características producirían un impacto ambiental y paisajístico de difícil recuperación.

3. Reducir y limitar el ámbito de Taguluche a las zonas de mejor aptitud topográfica y más cercanas al actual caserío de Taguluche, puesto que en este ámbito concurren análogas circunstancias de accesos, pendientes y orografía.

Artículo 4.- Los ámbitos suspendidos, una vez subsanadas las deficiencias señaladas, se elevarán nuevamente al Gobierno, previo informe de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias.

Artículo 5.- Ordenar la publicación de la Normativa del Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera que figura como anexo al presente Decreto, en el Boletín Oficial de Canarias.

DISPOSICIÓN FINAL

Única.- El presente Decreto entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Dado en Las Palmas de Gran Canaria, a 30 de abril de 2003.

EL PRESIDENTE

DEL GOBIERNO,

Román Rodríguez Rodríguez.

EL CONSEJERO DE POLÍTICA

TERRITORIAL Y MEDIO AMBIENTE,

Fernando José González Santana.

ÍNDICE

TÍTULO I DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1. Objeto del Plan Territorial Especial (P.T.E.) (NAD)

Artículo 2. Ámbito de la ordenación (NAD)

Artículo 3. Contenido del P.T.E. (NAD)

Artículo 4. Alcance y Vigencia del P.T.E. (NAD)

Artículo 5. Modificación o Revisión (NAD)

Artículo 6. Carácter y alcance de las determinaciones (NAD)

Artículo 7. Contenido documental (NAD)

Artículo 8. Interpretación de los documentos (NAD)

TÍTULO II ORDENACIÓN DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA

Artículo 9. Objeto de la ordenación (NAD)

Artículo 10. Categorización de la Actividad Turística (NAD)

Artículo 11. Ámbitos Territoriales Turísticos: Localización y Categorización (NAD)

Artículo 12. Exclusión del Uso Turístico (ND)

Artículo 13. Actividad Turística en la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Garajonay y en los Espacios Naturales Protegidos (NAD)

Artículo 14. Actividad Turística en los Espacios Naturales Protegidos (R)

Artículo 15. Límite Global Máximo insular (NAD)

Artículo 16. Temporalización de la Actividad Turística (NAD)

Artículo 17. Esquema de las Zonas Aptas para el Uso Turístico con Ámbitos Urbanísticos, Actividad Turística y clasificación y categorización del suelo (NAD)

Artículo 18. Localización, Categorización, Temporalización y Límite Global Máximo para los Ámbitos Insulares para los nuevos Espacios Turísticos: Cuadro Explicativo (NAD)

Artículo 19. Localización, Categorización, Temporalización y Límite Global Máximo para los Ámbitos Urbanos para los Usos Turísticos: Cuadro Explicativo (NAD)

Artículo 20. Localización, Categorización, Temporalización y Límite Global Máximo para los Ámbitos Rurales para los Usos Turísticos: Cuadro Explicativo (NAD)

TÍTULO III ÁMBITOS INSULARES PARA LOS NUEVOS ESPACIOS TURÍSTICOS (AI)

CAPÍTULO I DETERMINACIONES GENERALES

Artículo 21. Ámbitos para los Nuevos Espacios Turísticos (ND)

Artículo 22. Clasificación de Suelo Urbanizable no Sectorizado Turístico por los Planes General de Ordenación: Condiciones (ND)

Artículo 23. Obligaciones de los promotores y/o propietarios del Suelo Urbanizable no Sectorizado Turístico (ND)

CAPÍTULO II CONDICIONES PARA LA SECTORIZACIÓN DEL SUELO URBANIZABLE DE USO TURÍSTICO

Artículo 24. Definición de la Sectorización y sus condiciones (NAD)

Artículo 25. Sectorización: Contenidos (NAD)

Artículo 26. Procedimiento de Sectorización (NAD)

CAPÍTULO III CONDICIONES PARA LA IMPLANTACIÓN DE LOS ESTABLECIMIENTOS ALOJATIVOS

Artículo 27. Condiciones de implantación: aplicación (NAD)

Artículo 28. Criterios generales de diseño (ND)

Artículo 29. Estándar de densidad (NAD)

Artículo 30. Equipamientos e infraestructuras (NAD)

Artículo 31. Núcleos turísticos insuficientemente dotados (ND)

Artículo 32. Tratamiento de Bordes (NAD)

Artículo 33. Principio de Unidad de Explotación (NAD)

Artículo 34. Condiciones de aplicación a los establecimientos con actividad turística complementaria (NAD)

TÍTULO IV ÁMBITOS URBANOS PARA EL USO TURÍSTICO (AU)

CAPÍTULO I DETERMINACIONES GENERALES

Artículo 35. Ámbitos urbanos para el uso turístico (ND)

Artículo 36. Condiciones para la implantación de los establecimientos en Ámbitos Urbanos de Uso Turístico Dominante (NAD)

Artículo 37. Condiciones para la implantación de establecimientos turísticos en Ámbitos Urbanos con Usos Turísticos Compatibles (NAD)

Artículo 38. Reconversión de las plazas turísticas (NAD)

Artículo 39. Obligaciones de los promotores y/o propietarios de los Ámbitos Urbanos para los Usos Turísticos.(NAD)

TÍTULO V ÁMBITOS RURALES PARA EL USO TURÍSTICO

CAPÍTULO I DETERMINACIONES GENERALES

Artículo 40. Ámbitos rurales para el uso turístico (NAD)

Artículo 41. Uso Turístico en Suelo Rústico (NAD)

CAPÍTULO II TURISMO ASIMILABLE (TA)

Artículo 42. Definición (NAD)

Artículo 43. Condiciones Generales para la implantación del Turismo Asimilable (NAD)

Artículo 44. Obligaciones de los promotores y/o propietarios de los establecimientos de Turismo Asimilable (NAD)

Artículo 45. Excepciones del Turismo Rural aplicable al Turismo Asimilable de Pequeña Dimensión (NAD)

Artículo 46. Fichero de Ámbitos Específicos (ND)

SECCIÓN 1ª TURISMO ASIMILABLE EN ASENTAMIENTOS RURALES O AGRÍCOLAS

Artículo 47. Condiciones Generales de Implantación (ND)

Artículo 48. Condiciones Particulares en Asentamiento Rural (NAD)

Artículo 49. Condiciones Particulares en Asentamiento Agrícola (NAD)

SECCIÓN 2ª TURISMO ASIMILABLE EN SUELO RÚSTICO DE PROTECCIÓN AGRARIA, FORESTAL O TERRITORIAL

Artículo 50. Condiciones Generales de Implantación (ND)

Artículo 51. Condiciones Particulares de implantación (NAD)

Artículo 52. Obligaciones de los promotores y/o propietarios de Turismo Asimilable (NAD)

CAPÍTULO III TURISMO RURAL (TR)

Artículo 53. Definición (NAD)

Artículo 54. Condiciones de implantación e intervención en Edificaciones Tradicionales para Turismo Rural (NAD)

CAPÍTULO IV CAMPAMENTOS DE TURISMO

Artículo 55. Definición (NAD)

Artículo 56. Construcciones e instalaciones permitidas y/o autorizables (NAD)

Artículo 57. Criterios de Localización (ND)

Artículo 58. Requisitos de Implantación de los Campamentos de Turismo (NAD)

Artículo 59. Condiciones de implantación de los Campamentos de Turismo (NAD)

TÍTULO VI ACTIVIDAD TURÍSTICA COMPLEMENTARIA (A.T.C.)

Artículo 60. Definición y Condiciones Generales (NAD)

CAPÍTULO I EL ECOTURISMO

Artículo 61. Definición (NAD)

Artículo 62. Condiciones de Implantación (NAD)

Artículo 63. Evaluación de Impacto Ambiental (NAD)

CAPÍTULO II TURISMO DEPORTIVO

SECCIÓN 1ª CAMPOS DE GOLF (NAD)

Artículo 64. Definición (NAD)

Artículo 65. Condiciones de su implantación (NAD)

Artículo 66. Documentación necesaria para su implantación (NAD)

SECCIÓN 2ª PUERTOS DEPORTIVOS Y EMBARCADEROS

Artículo 67. Definición (NAD)

Artículo 68. Condiciones de Implantación (NAD)

SECCIÓN 3ª TURISMO DE SALUD

Artículo 69. Definición (NAD)

Artículo 70. Condiciones de Implantación (NAD)

SECCIÓN 4ª SUBMARINISMO

Artículo 71. Definición (NAD)

Artículo 72. Condiciones de su implantación (ND)

SECCIÓN 5ª TURISMO ECUESTRE

Artículo 73. Definición

Artículo 74. Construcciones e Instalaciones permitidas y autorizables. Condiciones de localización e implantación

CAPÍTULO III TURISMO RECREATIVO

Artículo 75. Definición (NAD)

SECCIÓN 1ª RED DE SENDEROS (SENDERISMO)

Artículo 76. Senderismo (NAD)

SECCIÓN 2ª ÁREAS RECREATIVAS

Artículo 77. Definición y Condición de Implantación (NAD)

SECCIÓN 3ª JARDINES BOTÁNICOS

Artículo 78. Definición

Artículo 79. Condiciones de su implantación (NAD)

Artículo 80. Documentación necesaria para su implantación (NAD)

CAPÍTULO IV TURISMO DE OCIO

SECCIÓN 1ª PARQUES MARÍTIMOS, PLAYAS Y PESCANTES

Artículo 81. Definición (NAD)

Artículo 82. Condiciones de su implantación (NAD)

SECCIÓN 2ª OTRAS ACTIVIDADES TURÍSTICAS COMPLEMENTARIAS

Artículo 83. Los jeeps safaris (arrendamiento sin conductor de vehículo de viajeros) (NAD)

Artículo 84. Actividad de Observación de Cetáceos con fines turísticos (NAD)

TÍTULO VII MEDIDAS DE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

CAPÍTULO I IMPACTOS AMBIENTALES, MEJORA Y CONTROL DE LA GESTIÓN AMBIENTAL

Artículo 85. Áreas de Sensibilidad Ecológica (NAD)

Artículo 86. Lugares de Importancia Comunitaria (LICS) (NAD)

Artículo 87. Sostenibilidad de la Actividad Turística: Proyectos de Mejora Ambiental (ND)

Artículo 88. Aplicación del sistema de gestión y auditoría medioambientales y de calidad de uso turístico (NAD)

CAPÍTULO II MEDIDAS PARTICULARES DE PROTECCIÓN DEL MEDIOAMBIENTE

Artículo 89. Determinaciones Generales (NAD)

Artículo 90. Determinaciones generales para la protección de la Flora y Vegetación (NAD)

SECCIÓN 1ª MEDIDAS DE PROTECCIÓN PARA LAS ACTIVIDADES TURÍSTICAS EN ÁMBITOS PARA NUEVOS ESPACIOS TURÍSTICOS Y URBANOS PARA USO TURÍSTICO

Artículo 91. Condiciones ambientales y particulares para la urbanización (ND)

Artículo 92. Condiciones ambientales y particulares para la Edificación (ND)

SECCIÓN 2ª MEDIDAS DE PROTECCIÓN EN LAS ACTIVIDADES TURÍSTICAS EN ÁMBITOS RURALES PARA USO TURÍSTICO

Artículo 93. Condiciones ambientales y particulares para la urbanización (ND)

Artículo 94. Condiciones ambientales y particulares para las Edificaciones, construcciones e instalaciones (ND)

Artículo 95. Ámbitos no Aptos para las Actividades Turísticas en Ámbitos Rurales para Uso Turístico (ND)

SECCIÓN 3ª MEDIDAS DE PROTECCIÓN EN LAS ACTIVIDADES TURÍSTICAS EN TURISMO RURAL.

Artículo 96. Condiciones Ambientales para las edificaciones, construcciones e instalaciones para turismo rural (ND)

TÍTULO VIII MEDIDAS PARA LOS ÁMBITOS DE VALLE GRAN REY Y PLAYA SANTIAGO

CAPÍTULO I ÁMBITO DE VALLE GRAN REY

Artículo 97. Determinaciones (R)

CAPÍTULO II ÁMBITO DE PLAYA SANTIAGO

Artículo 98. Determinaciones (R)

TÍTULO IX REGÍMENES ESPECÍFICOS DEL SUELO: BIENES DE DOMINIO PÚBLICO Y SUS ZONAS Y SERVIDUMBRES

CAPÍTULO I CARRETERAS.

Artículo 99. Ámbito de aplicación (NAD)

Artículo 100. Condiciones de uso en el ámbito de la Ley y Reglamento de Carreteras de Canarias (NAD)

CAPÍTULO II COSTAS

Artículo 101. Determinaciones Generales (NAD)

Artículo 102. Determinaciones de aplicación en la zona de servidumbre de protección (NAD)

Artículo 103. Determinaciones de aplicación en la Servidumbre de Tránsito (NAD)

Artículo 104. Determinaciones de aplicación en la Servidumbre de acceso al mar (NAD)

Artículo 105. Actividad Turística y el Tratamiento del Frente Marítimo Litoral y Costero (NAD)

Artículo 106. Esquema Gráfico del Dominio Público Marítimo Terrestre y Servidumbres (NAD)

CAPÍTULO III AGUAS

Artículo 107. Ámbito de aplicación (NAD)

Artículo 108. Condiciones de los usos del agua (NAD)

CAPÍTULO IV NAVEGACIÓN AÉREA (PLAN DIRECTOR DEL AEROPUERTO DE LA GOMERA)

Artículo 109. Ámbito de aplicación (NAD)

Artículo 110. Servidumbres Aeronáuticas (NAD)

CAPÍTULO V PATRIMONIO HISTÓRICO

Artículo 111. Patrimonio Arquitectónico y Etnográfico (NAD)

Artículo 112. Patrimonio Arqueológico (NAD)

DISPOSICIÓN TRANSITORIA ÚNICA: LA ORDENACIÓN DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA EN LA ZONA PERIFÉRICA DE PROTECCIÓN DEL PARQUE NACIONAL DE GARAJONAY (NAD)

DISPOSICIÓN ADICIONAL ÚNICA: VIGENCIA Y TEMPORALIZACIÓN DEL P.T.E. DE CONFORMIDAD CON LAS DIRECTRICES DE ORDENACIÓN Y DEL TURISMO DE CANARIAS (NAD)

DISPOSICIÓN FINAL ÚNICA: FICHERO DE ÁMBITOS ESPECÍFICOS (NAD)

TÍTULO I

DISPOSICIONES GENERALES

Artículo 1.- Objeto del Plan Territorial Especial (P.T.E.) (NAD).

1. El Plan Territorial Especial de Desarrollo Turístico de la isla de La Gomera (en adelante P.T.E.) tiene como objeto la ordenación territorial de la actividad turística de la isla según determina la Ley 6/2001, de 23 de julio, de Medidas Urgentes en Materia de Ordenación del Territorio y del Turismo de Canarias [B.O.C. nº 92, de 26.7.01) (en adelante Ley 6/2001), y considerada básica para el desarrollo sostenible de la isla.

2. El P.T.E. establece las previsiones específicas para el desarrollo turístico determinando la localización y categorización de la actividad alojativa y justificándolas en relación con las características ambientales, socioeconómicas y territoriales convenientemente inventariadas y diagnosticadas.

Artículo 2.- Ámbito de la ordenación (NAD).

Según se determina en la Disposición Adicional Primera de la Ley 6/2001 antes citada, el ámbito territorial de aplicación, es la isla de La Gomera, todo ello con pleno respeto a las legislaciones sectoriales que concurran en el mismo ámbito territorial antes descrito, tales como las relativas a Costas, Aguas, Minas, Montes, Carreteras, Espacios Naturales o cualquier otra que sea de aplicación.

Artículo 3.- Contenido del P.T.E. (NAD).

Los contenidos del presente P.T.E., son los establecidos en la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de Ordenación Territorial de la Actividad Turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma [B.O.C. nº 89, de 1.7.02) (en adelante Ley 6/2002) y, dado su carácter transitorio, son los propios de un Plan Insular de Ordenación, pero limitados a la ordenación turística, por lo que es de aplicación el artículo 18 del Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias, aprobado por el Decreto legislativo 1/2000, de 8 de mayo (en adelante TRLotc-Lenac).

Artículo 4.- Alcance y Vigencia del P.T.E. (NAD).

1. Dado el ámbito de aplicación del presente P.T.E., los instrumentos de planeamiento urbanístico municipal deberán adaptarse y acomodar sus determinaciones a aquellas establecidas en el presente, así como al TRLotc-Lenac, sin perjuicio de la aplicabilidad inmediata de las Normas de Aplicación Directa (NAD), las Normas Directivas de Obligado Cumplimiento (ND) y Recomendaciones (R) que se estipularán en el cuerpo de la presente normativa.

En caso de que los instrumentos antedichos, no acomodaran sus determinaciones al presente P.T.E. y al TRLotc-Lenac, no será de aplicación la regulación que en éste se contiene, en las que se incluye cualquier autorización previa en materia de Turismo.

2. De conformidad con lo establecido en la Disposición Adicional Primera de la Ley 6/2001 y la Disposición Adicional Primera de la Ley 6/2002, la ordenación territorial de la actividad turística derivada del presente P.T.E., tiene carácter Transitorio, hasta la aprobación del Plan Insular de Ordenación de La Gomera, cuyas determinaciones de ordenación de la actividad turística reemplazarán a aquellas establecidas en el presente P.T.E.

Sin perjuicio de lo anterior, el presente P.T.E. tendrá una vigencia máxima de dos (2) años desde su aprobación definitiva y publicación en el Boletín oficial preceptivo.

La entrada en vigor del presente P.T.E. excluirá a la totalidad de la isla de La Gomera de la aplicación de las medidas urgentes en materia de ordenación del territorio y del turismo previstas en los artículos 2, 3 y 4 de la Ley 6/2001, según los cuales queda suspendida la vigencia de las determinaciones relativas al uso turístico de los instrumentos de ordenación de los recursos naturales, territorial y urbanística vigentes y de su ejecución, aprobación de los Planes Generales de Ordenación y Normas Subsidiarias y de la tramitación del Planeamiento Urbanístico de Desarrollo, incluyendo las excepciones establecidas en el punto 4 del artículo 2 antes citado.

Artículo 5.- Modificación o Revisión (NAD).

La revisión o modificación del presente P.T.E. deberá realizarse por la concurrencia de alguna de las circunstancias en el período de los dos (2) años siguientes a su entrada en vigor:

1º) Cuando por cambio de circunstancias, por el grado de cumplimiento y realización de sus previsiones y determinaciones se precise una revisión y/o modificación del mismo a las nuevas necesidades, estimando, en todo caso el plazo inicial de vigencia de dos (2) años, y si no se formula el pertinente Plan Insular de Ordenación, y en cuanto a la temporalización, así como los efectos que ello conlleve, al final del año 2015, fin de la temporalización, si así lo determinase alguna legislación de aplicación.

2º) Para su adecuación al desarrollo reglamentario de las Leyes, normas o directrices sobrevenidas y que le sean de aplicación, cuando así se establezca por las mismas.

Artículo 6.- Carácter y alcance de las determinaciones (NAD).

De conformidad con los artículos 15 y 18 del TRLotc-Lenac y la Disposición Adicional Primera de la Ley 6/2001, de 23 de julio [Disposición Adicional Primera.- Régimen especial para las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro. Ç(...) los cabildos insulares podrán formular y tramitar un Plan Territorial Especial, de ámbito insular, que podrá contener normas de aplicación directa, normas directivas y recomendaciones (...)È], los instrumentos de ordenación de contenido urbanístico acomodarán sus determinaciones al presente P.T.E., de conformidad con la naturaleza de sus determinaciones, tales como:

a) Determinaciones que contengan Normas de Aplicación Directa que serán de inmediato y obligado cumplimiento por las Administraciones y particulares, sin necesidad de previa adaptación de los instrumentos de ordenación de contenido urbanístico. En adelante las siglas de este tipo de Normas serán (NAD).

b) Determinaciones estipuladas como Normas Directivas de Obligado Cumplimiento por las Administraciones y los particulares, y cuya aplicación requiere su previo desarrollo por el pertinente instrumento de ordenación de los recursos naturales, territorial o urbanística o en su caso disposición administrativa. En adelante las siglas de este tipo de Normas serán (ND).

c) Recomendaciones con carácter orientativo para Administraciones y los particulares. La asunción de estas determinaciones conlleva la revisión o modificación de los instrumentos de ordenación afectados. En el caso de que no sean asumidas se deberá justificar convenientemente. En adelante las siglas de este tipo de Normas serán (R).

Para ello, cada artículo estará precedido por las siglas citadas de conformidad con la naturaleza de sus determinaciones.

Artículo 7.- Contenido documental (NAD).

De conformidad con la citada Disposición Adicional Primera en su punto 3 de la Ley 6/2001 el P.T.E. se formaliza en la siguiente documentación:

1.- Documentos de Información.

A) Memoria de información.

B) Anexos:

Anexo I relativo al Inventario de Patrimonio Arqueológico.

Anexo II relativo al Inventario de Patrimonio Etnográfico.

C) Planos de información, a escala 1/50.000.

Ver anexos - página 10801

. Documentos de Ordenación.

A) Memoria de ordenación, el cual incluye la programación de la temporalización de la Actividad Turística junto al Estudio Económico-financiero.

Anexo I: Informes Emitidos con base al Procedimiento de Cooperación Interadministrativa e Informes Preceptivos Sectoriales.

B) Normativa, en donde se incluye el Fichero de Ámbitos Específicos.

C) Planos de ordenación, a escala 1/25000.

Ver anexos - página 10801

rtículo 8.- Interpretación de los documentos (NAD).

1. El presente P.T.E. se interpretará en consonancia con el contenido de sus documentos, de la siguiente manera:

a) Las cuestiones referidas a la información, así como sobre el modelo territorial y justificación del Plan se hará de acuerdo con lo establecido en la Memoria de Información y Ordenación.

b) Las referidas a la Ordenación, de acuerdo con la documentación gráfica establecida en los Planos de Ordenación, en consonancia con la regulación establecida en la Normativa.

c) La programación y control de la temporalización, de conformidad con el Programa de Temporalización de la Actividad Alojativa Turística.

2. La presente normativa del P.T.E. deberá interpretarse teniendo en cuenta el interés general de la colectividad, en estricta relación con la legislación sobre ordenación del territorio vigente en el momento de su aplicación, así como el resto de las leyes sectoriales que fueran aplicables a la materia objeto de interpretación. En este sentido, en la interpretación del P.T.E. prevalecerá el menor deterioro del ambiente natural, del paisaje y de la imagen urbana, a la menor transformación de los usos y actividades tradicionales existentes y al interés más general de la colectividad.

3. Así mismo, la normativa deberá interpretarse en el sentido literal de sus términos. En caso de duda o vacío, las mismas determinaciones deberán interpretarse en relación al contexto dónde se ubiquen dentro del texto así como, a otras determinaciones relacionadas e incluidas en la propia normativa.

En todo caso, la interpretación del tenor literal de las determinaciones y aquellas contenidas en el resto de los documentos, habrá de realizarse en función de las determinaciones particulares y singulares, aplicando el principio de especialidad.

4. La interpretación del Plan se realizarán siguiendo el orden de prelación que a continuación se relaciona:

1º) Normativa.

2º) Memoria de Ordenación.

3º) Planos de Ordenación.

4º) Restos de documentos del Plan.

5. Para el caso de que la labor interpretativa no diere lugar a una interpretación satisfactoria, y existiera una contradicción entre la documentación gráfica (planos) y la escrita (Memoria y Normas) está habrá de resolverse a favor de la escrita, prevaleciendo las Normas frente a la Memoria.

TÍTULO II

ORDENACIÓN DE LA ACTIVIDAD TURÍSTICA

Artículo 9.- Objeto de la ordenación (NAD).

1. El presente P.T.E.. tiene como finalidad la ordenación de la actividad turística, para contribuir a racionalizar y establecer un desarrollo sostenible entre la competitividad y la protección del medio ambiente de la isla de La Gomera, con pleno respeto a la Ley 7/1995, de 6 de abril, de Ordenación del Turismo de Canarias (en adelante Ley de Turismo de Canarias).

2. Con este fin, el presente P.T.E. ordena la Actividad Turística mediante:

a) La regulación de la actividad turística alojativa y complementaria a ésta en la isla de La Gomera susceptible de implantación en cada ámbito delimitado al efecto, mediante su categorización y el establecimiento de condiciones de implantación. A estos efectos, la isla se considera como único ámbito de actividad turística.

b) Identificación y delimitación de Zonas Aptas para el uso turístico, justificadas en relación con el modelo territorial y de desarrollo económico y en función del mantenimiento de una precisa actividad agrícola, la mejora de un entorno o la recuperación de los valores de patrimonio histórico, diferenciando entre el desarrollo turístico que denominaremos Convencional y Especializada.

c) Establecimiento del Límite Global Máximo, estableciendo un ritmo de crecimiento mediante la temporalización de la actividad alojativa turística de la isla, por modalidades turísticas en función de los ámbitos dónde se ubiquen o localicen.

Artículo 10.- Categorización de la Actividad Turística (NAD).

El presente P.T.E. categoriza la actividad turística, de conformidad con lo señalado en el anexo relativo al Nomenclator de Empresas, Actividades y Establecimientos Turísticos del Decreto 67/1996, de 18 de abril, del Reglamento regulador del Registro General de Empresas, Actividades y Establecimientos Turísticos, en las siguientes:

1. ACTIVIDAD ALOJATIVA.

1.1. CONVENCIONAL.

1.1.1. Actividad Alojativa Hotelera.

Son aquellos establecimientos alojativos de la modalidad hotelera, de conformidad con el Decreto 149/1986, de 9 de octubre, de Ordenación de Establecimientos Hoteleros.

El presente P.T.E. establece para su modelo de desarrollo de la isla de La Gomera, una preferencia de esta modalidad de actividad alojativa y dependiendo de los ámbitos en los que se prevé el mismo, en la categoría de 5 y 4 estrellas si está vinculado a Actividad Turística Complementaria, de conformidad con la regulación establecida en esta normativa.

1.1.2. Actividad Alojativa Extrahotelera.

Son aquellos establecimientos alojativos de la modalidad de apartamentos, de conformidad con el Decreto 23/1989, de 15 de febrero, de Ordenación de Apartamentos Turísticos.

El presente P.T.E. no contempla esta modalidad de actividad alojativa en el modelo de desarrollo del turismo en la isla de La Gomera, y en ninguno de los ámbitos delimitados para uso turístico.

La preexistencia de este tipo de establecimientos no implica per se su situación de fuera de ordenación.

2. ESPECIALIZADA.

Son actividades turísticas en la modalidad de establecimientos alojativos especializados, por estar sometidos a una regulación específica, y en concreto por los siguientes:

2.1. Hoteles de Congresos.

Regulado por el artículo 37 del Decreto 149/1986, de 9 de octubre, de Ordenación de Establecimientos Hoteleros.

2.2. Hoteles de Ciudad.

Regulado por el artículo 39 del Decreto 149/1986, de 9 de octubre, de Ordenación de Establecimientos Hoteleros. En el caso de este P.T.E. se limita a San Sebastián de La Gomera.

2.3. Hoteles Escuela.

Previsto en el artículo 68 de la Ley 7/1995, de 6 de abril, de Ordenación del Turismo de Canarias.

2.4. Turismo Rural (Hotel Rural y Casas Rurales).

Regulado por el Decreto 18/1998, de 5 de marzo, de regulación y ordenación de los establecimientos de alojamiento de Turismo Rural (en adelante Decreto de Turismo Rural).

2.5. Turismo Asimilable.

En Unidades Aisladas de Explotación Turística en suelo rústico, bajo la denominación de Turismo Asimilable en las modalidades de Pequeña Dimensión y Mediana Dimensión, según el punto anterior (esto es Hotel Rural, Casas Rurales y Hoteles, respectivamente) que se regulará por el artículo 67.4 del TRLotc-Lenac y artículo 7.2.a).2) [Ç2) Establecimientos turísticos alojativos en el medio rural que se someterán a la normativa propia de los establecimientos de turismo rural, pero a los que se dispensa de los requisitos de antigüedad de la edificación y limitación de la superficie construida de obra nueva, posibilitando su instalación incluso en edificios de nueva construcciónÈ] y b) [Çb) Establecimientos turísticos alojativos de dimensión media, con capacidad alojativa entre 41 y 200 plazas, en modalidad hotelera con categoría mínima de cuatro estrellas, o de acuerdo con la normativa específica que se establezca reglamentariamenteÈ] de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma (de ahora en adelante Ley 6/2002).

2.6. Hotel de Ecoturismo.

Establecimientos de uso y dominio públicos vinculados a los Espacios Naturales Protegidos, como Aulas de la Naturaleza, Centros de Interpretación, Museos, Centros de Investigación o análogos, de conformidad con el artículo 67.5 del Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias aprobado por Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo. Se estará a las determinaciones establecidas para el Turismo Asimilable.

2.7. Campamentos de Turismo.

Establecimientos turísticos alojativos en tienda de campaña, en remolque habitable o en cualquier elemento similar fácilmente desmontable, de conformidad con la Orden de 28 de julio 1966 [B.O.E. de 10.8.96], por la que se aprueban la ordenación turística de los Campamentos de Turismo, o en su caso cualquier otra norma que se dicte al respecto.

En todo caso, sólo se permitirán en la isla de La Gomera, Campamentos de Turismo de Lujo o Primera Categoría o en todo caso, en la categoría superior establecida por la normativa en vigor en el momento de su implantación.

3. ACTIVIDAD TURÍSTICA DE OCIO. ACTIVIDADES TURÍSTICAS COMPLEMENTARIAS (A.T.C).

Son actividades que se desarrollan y coadyuvan a la actividad turística meramente alojativa. Son actividades turísticas señaladas en el anexo relativo al Nomenclator de Empresas, Actividades y Establecimientos Turísticos del Decreto 67/1996, de 18 de abril, del Reglamento regulador de Registro de Empresas, Actividades y Establecimientos Turísticos, bajo la denominación de "Actividades Turísticas Complementarias" y en concreto las siguientes:

3.1. ECOTURISMO.

Son Actividades turísticas vinculadas a los Espacios Naturales Protegidos, como turismo muy especializado donde prima la conservación, el desarrollo de actividades científicas, docentes y divulgativas relacionadas con los Espacios Naturales Protegidos y comprensiva de establecimientos de uso y dominio público incluyendo el alojamiento temporal cuando fuere preciso en hotel de Ecoturismo.

3.2. TURISMO DEPORTIVO.

Son actividades turísticas los deportes al aire libre, tales como Pesca, Submarinismo, Vela y Golf para lo cual y según sea el caso, se requieren construcciones e instalaciones adecuadas para su práctica, tales como Puertos Deportivos, Embarcaderos, Campos de Golf, Submarinismo o Ecuestre.

3.3. TURISMO RECREATIVO.

Son actividades turísticas ocio-recreativas que se desarrollan en áreas recreativas, parques o jardines tales como los temáticos, botánicos, zoológicos, acuáticos, o en museos etnográficos, agrícolas u análogos.

3.4. TURISMO DE OCIO.

Son actividades turísticas vinculadas al mar, tales como los parques marítimos, las playas o los pescantes.

Artículo 11.- Ámbitos Territoriales Turísticos: Localización y Categorización (NAD).

El presente P.T.E. identifica y delimita ámbitos territoriales turísticos mediante la definición de zonas aptas para el uso turístico justificados separadamente en relación con el modelo territorial planteado desde la perspectiva del turismo de la isla, diferenciando:

1.- ZONAS APTAS PARA EL DESARROLLO TURÍSTICO CONVENCIONAL, en las que el planeamiento general clasifique el suelo en Urbano o Urbanizable no Sectorizado.

Son zonas delimitadas con el objeto del desarrollo del uso turístico alojativo en núcleos cuyo uso característico es el turístico, o bien aquellos cuyo uso característico es el residencial con compatibilidad con el citado uso.

En estas zonas, se distinguen los siguientes:

1.1. Ámbitos Insulares para nuevos Espacios Turísticos (AI).

1.2. Ámbitos Urbanos para Uso Turístico (AU) de los que se distinguen los siguientes:

1.2.1. Turístico, áreas urbanas con uso predominantemente turístico.

1.2.2. No Turísticos, en áreas urbanas con tolerancia del uso turístico.

En estos Ámbitos, los instrumentos de planeamiento general, tales como los Planes Generales de Ordenación o los instrumentos de ordenación del Espacio Natural Protegido podrán localizar ámbitos de suelo urbano o urbanizables no sectorizado de uso turístico.

2.- ZONAS APTAS PARA EL DESARROLLO ESPECÍFICO DE UNIDADES AISLADAS DE EXPLOTACIÓN TURÍSTICA, integradas en el medio y respetando el paisaje rural. Dentro de estas zonas se han delimitado los siguientes ámbitos:

2.1. Ámbitos Urbanos para el caso de las excepciones contempladas en el Decreto de Turismo Rural.

2.2. Ámbitos Rurales para el Turismo Rural (TR) y el Asimilable (TA).

Artículo 12.- Exclusión del Uso Turístico (ND).

Fuera de los Ámbitos Territoriales Turísticos, grafiadas en el Plano de Ordenación Territorial nº 7 y los subsiguientes Ámbitos delimitados, no se permitirá el uso turístico por su incompatibilidad con el principio de desarrollo sostenible en la isla de La Gomera.

Artículo 13.- Actividad Turística en la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Garajonay y en los Espacios Naturales Protegidos (NAD).

De conformidad con la Ley 3/1981, de 25 de marzo, de creación del Parque Nacional de Garajonay, en el citado Parque se delimita una Zona Periférica de Protección, con la finalidad de proteger los recursos naturales que provocaron su declaración. Será de aplicación en la Zona Periférica de Protección el régimen de usos establecido en la citada Ley, esto es, que sólo permiten construcciones de interés público, que incluyen las edificaciones, construcciones e instalaciones de utilidad pública o interés social, por lo que el uso turístico deberá ajustarse a las citadas determinaciones, requiriéndose el informe preceptivo de la Comisión Mixta de Gestión del Parque Nacional de Garajonay, de conformidad con el artículo 63.5 del TRLotc-Lenac.

Artículo 14.- Actividad Turística en los Espacios Naturales Protegidos (R).

La Ordenación de la Actividad Turística por este P.T.E. en los ámbitos afectados por la declaración de Espacios Naturales Protegidos tendrá la naturaleza de Recomendaciones, estándose en todo caso, a la ordenación urbanística que se establezca por sus Planes o Normas de los Espacios Naturales Protegidos, de conformidad con lo establecido en el TRLotc-Lenac para cada una de las clases de Espacios Naturales Protegidos.

Artículo 15.- Límite Global Máximo insular (NAD).

El presente P.T.E. establece el modelo de ordenación territorial turística de la isla de La Gomera, en la que se incluye la delimitación de las Zonas y Ámbitos para los Usos turísticos, base para la determinación del Límite Máximo, estableciendo condiciones para la implantación en el territorio de la actividad turística, así como condiciones que limitan el incremento de la capacidad turística de la isla.

El Límite Máximo de la actividad Alojativa se determinará en función de las Zonas delimitadas como aptas, tales como las Convencionales o para las Unidades Aisladas de Explotación Turística.

El Límite Global Máximo Insular será el resultante de las previsiones de crecimiento con base al modelo de ordenación territorial establecido y en dos temporalizaciones, bien a dos (2) años o en tres períodos de cuatro (4) años con un total de 12 años, sin perjuicio de lo dispuesto en la Disposición Adicional Única de esta normativa.

El Límite Global Máximo para la isla de La Gomera se fija en 8.688 plazas turísticas alojativas, de conformidad con la siguiente Tabla- Síntesis:

Ver anexos - página 10805

rtículo 16.- Temporalización de la Actividad Turística (NAD).

El modelo de ordenación turística propuesto por el P.T.E. tiene uno de sus fundamentos en la temporalización de la actividad turística alojativa que se realiza estableciendo un ritmo de crecimiento en plazas alojativas mediante lo siguiente:

1. En relación al plazo de vigencia de dos (años) del P.T.E., una temporalización acorde a la misma.

A este respecto, el ritmo de crecimiento se fija en 1.100 plazas alojativas anuales y para los dos años citados y de vigencia del P.T.E. Este ritmo deberá materializarse con las siguientes condiciones:

a) La materialización de las 1.100 plazas alojativas, deberá respetar la limitación de un ratio de 0,05 plazas alojativas de la modalidad de Turismo Rural (TR) por plaza de Turismo Convencional (AI o AU) que se pretenda, de la siguiente:

0,05 x número de plazas alojativas de Turismo Convencional = número de plazas alojativas de Turismo Rural.

b) Además se podrá materializar un máximo del 80% de las plazas alojativas en Ámbitos Insulares para Nuevos Espacios Turísticos o Ámbitos Urbanos para Usos Turísticos (AI o AU).

c) En todo caso, se deberá materializar un mínimo del 20% de las plazas alojativas en Ámbitos Rurales para Usos Turísticos ( TA y/o TR).

(R) El Cabildo Insular de La Gomera (Consejería de Política Territorial) valorará la distribución y asignación de plazas alojativas turísticas mediante la preferencia de la diversificación por municipios, valoración de las modalidades elegidas, así como las distintas iniciativas presentadas.

En el caso concreto de los Ámbitos Rurales para Uso Turístico en la modalidad de Turismo Asimilable (TA) se tendrán en cuenta a la hora de la elección de la iniciativa, los siguientes requisitos en orden de prelación:

1º) Respecto a las determinaciones establecidas en el P.T.E.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que pretendan ejecutarse en los ámbitos recogidos en el Fichero de Ámbitos Específicos de esta Normativa.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que pretendan ejecutarse en los ámbitos que presenten vinculación directa de sus Proyectos de Mejora Ambiental con la recuperación de áreas concretas de Patrimonio Arqueológico y/o Etnográfico, de conformidad con el artículo 87 de esta Normativa del P.T.E.

2º) Respecto a la ubicación y características de los ámbitos.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que pretendan ejecutarse en ámbitos que cuenten con senderos insulares que formen parte de la Actividad Turística Complementaria, tal y como se recoge en el Plano de Ordenación Territorial número 9.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que pretendan ejecutarse en ámbitos que no afecten a elementos naturales singulares, tal como flora y fauna.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que pretendan ejecutarse en ámbitos que cuenten con las siguientes condiciones:

- Mejor aptitud topográfica.

- Que cuenten con Red general de saneamiento.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que pretendan ejecutarse en ámbitos que no se encuentren afectados por usos y/o actividades que pudieran generar algún tipo de impacto (visual, acústico, olfativo o análogo) sobre el uso turístico a implantar (proximidad a grandes infraestructuras insulares, a usos industriales y/o extractivos, a instalaciones de ganadería estabulada, a puntos de vertidos de residuos y/o escombros, o análogos).

3º) Respecto a las condiciones propias del proyecto presentado.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que cuenten con una Unidad Apta para la Edificación y/o finca contiguas afectas a la misma mayor de la establecida de conformidad con la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

- Tendrán prioridad aquellos proyectos que presenten Proyectos de Mejora Ambiental orientados a las siguientes acciones, conforme a este orden de prelación:

1.- Conservación y/o regeneración natural de Lugares de Importancia Comunitaria (LIC) y/o de Hábitats de Interés Comunitario.

2.- Recuperación mediante la rehabilitación de Edificaciones, Construcciones e Instalaciones del Patrimonio Etnográfico y Arquitectónico y Restauración del Patrimonio Arqueológico de la isla de La Gomera de y para su uso público, que figure en el Inventario de Patrimonio Etnográfico y Arqueológico como anexos I y II de la Memoria de Información, o en su caso en el Catálogo de Edificaciones Protegidas de los Planes Generales de Ordenación.

3.- Recuperación de las condiciones agrológicas y paisajísticas de los campos de cultivos abandonados vinculados a antiguas explotaciones cerealistas.

4.- Restauración de Áreas Susceptibles de Producir Impactos, relacionadas en el Plano de Ordenación Territorial número 3.

5.- Cualesquiera otras de las acciones establecidas en el artículo 87 de esta Normativa.

2. En cuanto a la temporalización en cuatrienios (períodos de 4 años), ésta supone diferir en el tiempo la actividad turística susceptible de implantación, debiendo en todo caso, y en cada una de las fases someterse su implantación a las determinaciones establecidas en el presente P.T.E.

Los Planes Generales de Ordenación, o en su caso los instrumentos de desarrollo de los mismos, podrán implantar, siempre en la fase prevista, las plazas efectivamente temporalizadas no pudiendo en ningún caso superarlas.

Esta temporalización en cuatrienio (períodos de 4 años), se concreta en el siguiente cuadro:

Ver anexos - páginas 10807-10812

TÍTULO III

ÁMBITOS INSULARES

PARA LOS NUEVOS ESPACIOS TURÍSTICOS (AI)

CAPÍTULO I

DETERMINACIONES GENERALES

Artículo 21.- Ámbitos para los Nuevos Espacios Turísticos (ND).

1. Se consideran, de acuerdo con el TRLotc-Lenac, Ámbitos para los Nuevos Espacios Turísticos, aquellos susceptibles de albergar la futura actividad turística convencional de carácter alojativa. Sobre la base de los Ámbitos señalados los Planes Generales de Ordenación podrán clasificar sectores de suelo urbanizable.

2. Al considerar como uso característico el turístico, los Planes Generales de Ordenación deberán determinar un régimen de compatibilidad de usos de tal modo que se prohiban usos, actividades, edificaciones, construcciones e instalaciones industriales o molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, así como residenciales que afecten a la calidad turística del ámbito o de su entorno.

4. El P.T.E. distingue seis (6) Ámbitos Aptos para el Desarrollo de Nuevos Espacios Turísticos, siendo los Planes Generales de Ordenación, los que podrán destinar estos suelos al uso turístico siempre en función de los condicionantes derivados de la aplicación del presente Título.

Los Ámbitos para Nuevos Espacios Turísticos (AI) son los siguientes:

Ver anexos - página 10813

stos ámbitos se delimitan sin perjuicio de lo establecido en el artículo 36 del TRLotc-Lenac y en el Decreto 10/2001, de 22 de enero, por el que se regulan los estándares turísticos, y en concreto, en el Ámbito AI-2 El Machal el Límite Global Máximo de Capacidad alojativa será el resultante de la aplicación del Decreto 10/2001 citado, y en cualquier caso nunca podrá ser superior a 800 plazas alojativas para este ámbito concreto.

Artículo 22.- Clasificación de Suelo Urbanizable no Sectorizado Turístico por los Planes Generales de Ordenación: Condiciones (ND).

1. Podrán ser clasificados como suelo urbanizable no sectorizado turístico y posteriormente sectorizados, los terrenos que el Plan General de Ordenación, en su caso adscriba a esta clase de suelo por ser susceptibles de transformación, mediante su urbanización, dentro de los ámbitos señalados por el presente P.T.E. en el Plano de Ordenación Territorial número 7 denominado: "Ámbitos Territoriales Turísticos: Localización y categorización del Uso Turístico", siempre que en los mismos concurran sin excepción con las siguientes condiciones:

a) La superficie de los terrenos pueden ser discontinuos respecto de terrenos clasificados como urbanos de uso turístico en los Ámbitos Urbanos de Uso Turístico, o en su caso, en los Ámbitos para nuevos Espacios Turísticos del presente P.T.E. si así se establece en el grafismo y delimitación de los mismos en el Plano de Ordenación Territorial número 7 relativo a "Ámbitos Territoriales Turísticos: Localización y Categorización del Uso Turístico".

b) Los aprovechamientos asignados por el Plan General de Ordenación al conjunto de las diversas categorías de suelo urbanizable deberán ser los precisos para atender los razonables crecimientos previsibles, dentro del Límite Global Máximo Insular y Municipal en relación a la temporalización del presente P.T.E. para las demandas de carácter turístico.

c) Que la clasificación lleve aparejada la delimitación de una Zona Socioeconómica de Influencia, donde el Plan General de Ordenación incentive mediante un Régimen de Usos adecuado, usos y actividades que sirvan para elevar la calidad de vida de los habitantes de la zona y la calidad turística de la misma, en la modalidad de Actividad Turística Complementaria, como Ecoturismo, Turismo Deportivo o Turismo Recreativo, dónde se dará preferencia a la adaptación de los usos, actividades, edificaciones, construcciones e instalaciones de la zona de influencia a esta Actividad Turística Complementaria.

d) Que la clasificación y categorización del suelo lleve aparejada la adscripción o inclusión del/los Sistema/s General/es de Infraestructura de accesos.

e) La ordenación pormenorizada de los sectores de suelo urbanizable turístico deberán observar las siguientes reglas:

- Reserva Mínima de 50 metros cuadrados de suelo por cada 100 metros cuadrados de edificación, destinada a Espacios Libres Públicos, a Dotaciones y Equipamientos, de los cuales al menos 30 metros cuadrados por cada 100 metros cuadrados de edificación se destinarán a Espacios Libres Públicos y como máximo siete metros cuadrados por cada 100 metros cuadrados de edificación a dotaciones.

Los conceptos de Espacio Libre Público, así como Dotación y Equipamiento deberán interpretarse de conformidad con el anexo relativo a los conceptos fundamentales utilizados por el TRLotc-Lenac en relación al contenido de su articulado, de conformidad con el mandato de la Disposición Adicional Octava relativa a "Significado y Alcance de los conceptos básicos utilizados en este Texto Refundido" del citado Texto Legal.

- Para poder ser destinados al uso turístico por los instrumentos de planeamiento urbanístico, o contabilizarse en la determinación de los índices de densidad, los terrenos han de tener una aptitud topográfica que permita el desarrollo de los itinerarios a pie o rodados de la urbanización y el acceso a sus dotaciones sin barreras físicas ni recorridos desproporcionados y asegurando en todo caso su acceso cómodo a la generalidad de las personas, minimizando las transformaciones morfológicas del terreno.

- Se excluirán todos los terrenos cuya pendiente media global, determinada mediante estudio clinométrico sobre plano topográfico a 1/5.000, con curvas de nivel cada cinco metros, sea superior al treinta por ciento (30%), para el conjunto de la urbanización o al quince por ciento (15%) para el sistema de espacios libres y dotaciones deportivas, admitiendo para el conjunto una tolerancia del cinco por ciento (5%).

- En los casos de tipologías edificatorias tipo Villas o Bungalows en establecimientos alojativos de hasta dos (2) plantas, no se permitirá ocupaciones en laderas con pendientes superiores a las indicadas anteriormente.

- Los cauces de los barrancos, montículos u otros enclaves presentes en el ámbito delimitado, con pendientes iguales o superiores a las señaladas en el párrafo anterior, deberán excluirse expresamente del aprovechamiento turístico alojativo. Estas áreas no contabilizarán a efectos del cómputo de aprovechamiento urbanístico y deberán destinarse a usos compatibles que garanticen su conservación.

- La ordenación pormenorizada de los sectores deberán contar con una actividad de ocio que complemente a la actividad turística alojativa. Esta actividad deberá enmarcarse en alguna de las categorías establecidas en este P.T.E. Estas Actividades Turísticas Complementarias son las señaladas en el Plano de Ordenación Territorial número 9 del presente documento.

En el caso del ámbito de la Playa de Valle Gran Rey, la proximidad de la Playa hace que ésta sea considerada como Actividad Turística Complementaria, equiparándose por lo tanto a las categorías antes exigidas.

- Superficie mínima de los planes parciales.

La superficie mínima de los sectores correspondientes a cada Plan Parcial con uso característico el Turístico no será inferior a cien mil (100.000) metros cuadrados (10 hectáreas).

Se exceptúa de esta condición, el ámbito para nuevos espacios turísticos del Casco de Agulo y Playa de Vallehermoso que, no obstante, habrá de cumplir con lo establecido con el resto de condicionantes que para las nuevas urbanizaciones contiene la presente normativa.

No obstante para los casos de Planes Parciales con campo de Golf, la superficie no podrá ser inferior a quinientos mil (500.000) metros cuadrados (50 ha).

- Contenido Ambiental de los Planes Parciales.

El contenido ambiental de los Planes Parciales que ordenen los ámbitos destinados al uso turístico, deberá señalar los cauces de los barrancos, lomadas y otros elementos significativos del paisaje, que por sus características deban quedar excluidas del aprovechamiento turístico alojativo. Estas zonas deberán, en todo caso, alojar usos compatibles con su conservación o recuperación.

Todo lo anterior se aplicará sin perjuicio del cumplimiento de la legislación vigente en materia de contenido ambiental de los Planes Parciales de Ordenación.

En todo los ámbitos señalados, la altura máxima se fija en dos (2) plantas, como generalidad, pudiendo llegar a las tres (3) plantas en casos excepcionales y puntuales de algún edificio singular dentro del ámbito.

Artículo 23.- Obligaciones de los promotores y/o propietarios del Suelo Urbanizable no Sectorizado Turístico (ND).

Sin perjuicio de los deberes y obligaciones de los promotores y/o propietarios del suelo urbanizable no sectorizado turístico en Ámbitos para nuevos Espacios Turísticos establecidas en la legislación sobre Ordenación del Territorio de Canarias y en el presente P.T.E., los mismos deberán formular y ejecutar materialmente un Proyecto de Mejora Ambiental, con los condicionamientos y determinaciones establecidas en el Título relativo a las MEDIDAS DE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE PARA LA ACTIVIDAD TURÍSTICA del presente P.T.E. que deberá elevarse y evaluarse en el Informe sobre Compatibilidad con el presente P.T.E. que emita la Consejería de Política Territorial del Cabildo de La Gomera.

CAPÍTULO II

CONDICIONES PARA LA SECTORIZACIÓN

DEL SUELO URBANIZABLE DE USO TURÍSTICO

Artículo 24.- Definición de la Sectorización y sus condiciones (NAD).

1. Se establecen en este capítulo condiciones para la sectorización de los suelos urbanizables de uso turístico delimitados de conformidad con las Zonas y Ámbitos establecidos en el presente P.T.E.

2. La clasificación de un suelo como urbanizable no sectorizado por el Plan General de Ordenación por sí sola, no habilita para su urbanización, cuya legitimación requerirá su previa sectorización ajustada a las Condiciones de Sectorización establecidas en este P.T.E. por el Cabildo de La Gomera que evacuará un Informe sobre la Compatibilidad con el presente P.T.E., de naturaleza preceptivo y vinculante al respecto.

3. Los propietarios de suelos urbanizables no sectorizados clasificados por el Plan General de Ordenación tendrán el derecho de consulta no vinculante al Cabildo sobre los siguientes extremos:

a) Condiciones exigibles para la sectorización de los terrenos de su propiedad por el P.T.E.

b) Obras que, en su caso, hubieran de acometer a su costa para la conexión de la actuación que pretendan ejecutar con los sistemas generales.

c) Adecuación al Plan Insular de Ordenación de la isla de La Gomera en su caso.

d) Adecuación a la legislación sectorial vigente.

La consulta se deberá responder en el plazo de tres (3) meses, cuyo transcurso permitirá entenderla evacuada en sentido negativo.

Artículo 25.- Sectorización: Contenidos (NAD).

La sectorización deberá en todo caso concurrir con los siguientes requisitos:

· Delimitación del sector, que deberá cumplir con los criterios establecidos en el presente P.T.E. correspondiente a los criterios de delimitación y establecimiento de las determinaciones de ordenación estructural que permitan una incorporación coherente en el planeamiento vigente municipal e insular.

· Desarrollo de la ordenación pormenorizada de la totalidad del sector.

· Delimitación de las unidades de actuación pertinentes, fijando, en su caso, el sistema de ejecución de cada una de ellas.

· Descripción de la propuesta pretendida, definiendo los usos y las instalaciones señalando las superficies, dimensiones y capacidad de cada uno de ellos.

· Estudio de las posibles afecciones que la propuesta pudiera provocar en su entorno socioeconómico más inmediato, afecciones sobre los recursos naturales y repercusiones sobre la ordenación estructural tanto territorial como urbanística.

· Descripción de la solución adoptada a la exigencia de instalaciones de depuración de aguas residuales, recogida selectiva de residuos urbanos siempre, de acuerdo con legislación europea, nacional y autonómica en la materia, así como de otras infraestructuras o instalaciones previstas y las conexiones con las redes generales preexistentes.

· Documento donde el promotor asuma la totalidad de los compromisos y deberes previstos en el TRLotc-Lenac o los adquiridos mediante Convenio suscrito con tales fines con la Administración y/o promotores y propietarios implicados.

La sectorización del suelo urbanizable turístico propuesta estará condicionada a la acreditación mediante Certificación emitida por el Secretario del Cabildo de La Gomera, relativa a la constatación de que la isla cumple con el ratio máximo de una (1) plaza alojativa censada por cada dos habitantes y medio (2,5) censados.

El censo de plazas alojativas será el oficial que elabore el Cabildo y que deberá publicar cada dos (2) años en el Boletín Oficial de Canarias.

Artículo 26.- Procedimiento de Sectorización (NAD).

1. En todo caso, la sectorización de los suelos clasificados y categorizados como urbanizables no sectorizados turísticos deberá producir lo siguiente:

a) Modificación del Plan General de Ordenación en lo correspondiente a su ordenación pormenorizada, si ya estuviera aprobada la totalidad del planeamiento de desarrollo del suelo previamente clasificado como urbanizable sectorizado para los usos previstos en el suelo a clasificar, o revisión en los restantes casos.

b) Requerirá, asimismo, la tramitación simultánea del Plan Parcial que establezca su ordenación pormenorizada.

2. En ningún caso, podrá iniciarse el proceso de sectorización de un suelo urbanizable no sectorizado turístico sin que el Plan General de Ordenación, en su caso esté adaptado al TRLotc-Lenac.

3. A estos efectos, la Modificación y/o Revisión del Plan General de Ordenación se aprobará previo informe preceptivo y vinculante del Cabildo Insular de La Gomera (Consejería de Política Territorial) sobre la acomodación de las condiciones del presente P.T.E. en lo relativo a las determinaciones establecidas en esta normativa, repercusiones de carácter socioeconómico, territorial y medioambiental y su adecuación al modelo de ordenación territorial establecido.

4. La eficacia del Informe preceptivo y vinculante, en caso de ser favorable, se extinguirá por el transcurso de un (1) año contado desde su notificación, sin que se haya iniciado el expediente de aprobación del Plan Parcial y del Proyecto de Urbanización, y se entenderá que el promotor ha desistido de su pretensión, procediéndose al archivo del expediente.

5. Sólo podrá iniciarse de nuevo el expediente por promotor diferente al promotor original, y previa justificación de cambios sustanciales respecto a la ordenación propuesta por primera vez.

CAPÍTULO III

CONDICIONES PARA LA IMPLANTACIÓN

DE LOS ESTABLECIMIENTOS ALOJATIVOS

Artículo 27.- Condiciones de implantación: aplicación (NAD).

Los establecimientos turísticos de nueva planta que se implanten en estos ámbitos deberán cumplir una serie de condiciones mínimas en cuanto a su calidad y diseño. Estas condiciones serán de aplicación tanto a las obras de urbanización como a las edificaciones necesarias. No obstante, estas mismas condiciones deben servir de referencia para la rehabilitación o mejora de la planta turística existente.

Artículo 28.- Criterios generales de diseño (ND).

1. En la urbanización turística se evitará la formación de masas continuas de alojamientos, debiéndose disponer la cualificación general del espacio y de sus itinerarios con elementos de estructuración urbana, amenidades e instalaciones de ocio y servicios compatibles con el alojamiento.

2. El planeamiento urbanístico establecerá límites al crecimiento por contigüidad y garantizará la estructuración durante los procesos de crecimiento, de modo que éste se realice por unidades con bordes definidos y acabados. Como elementos estructurales mínimos a estos efectos se considerarán espacios libres de transición hacia el suelo no urbanizado.

3. El planeamiento urbanístico habrá de definir el modelo de implantación de los nuevos espacios turísticos estableciendo disposiciones sobre las tipologías más adecuadas, conformación parcelaria, tratamiento de taludes, materiales utilizables y todas aquellas especificaciones que redunden en la definición y calidad de la urbanización.

4. El planeamiento general determinará el número máximo de plantas aparentes en la edificación turística; en ausencia de esta determinación, no será superior a dos. La altura de los edificios se medirá siempre en todas sus fachadas y en proyección ortogonal sobre plano vertical, sea cual sea la disposición relativa de sus plantas. No obstante se exceptúan de esta regla los hoteles de San Sebastián de La Gomera donde el Plan General de Ordenación fijará la altura mínima.

5. En una franja litoral de un kilómetro de profundidad se considerará la influencia del mar como dotación general de ocio asociable al suelo calificable para el uso turístico. A partir de esa distancia para calificar suelo de uso turístico será necesario disponer de equipamiento de ocio en cantidad y calidad suficientes para dotarlo de atractivo propio. Las condiciones y plazos para la ejecución y mantenimiento de este equipamiento y su relación secuencial con la construcción de los alojamientos deberán quedar claramente comprometidos en el planeamiento.

6. Los Planes Generales de Ordenación deben establecer las determinaciones precisas para que los proyectos que soliciten licencia municipal abarquen manzanas completas, o en caso contrario se realice previamente un estudio de detalle, que garantice un resultado adecuado para el conjunto de cada manzana.

7. Los Planes Generales de Ordenación, excluirán nuevos desarrollos turísticos a ambos lados de las carreteras regionales e insulares, cuando ello suponga que éstas queden englobadas en la urbanización o formando parte de la misma. En las nuevas carreteras que hayan de atravesar zonas turísticas ya consolidadas se adoptarán medidas necesarias para minimizar su impacto y en todo caso las siguientes:

a) La Administración responsable de las mismas considerará soluciones tales como amplias franjas laterales arboladas así como tratamientos de integración de los núcleos edificatorios colindantes, otras disposiciones antirruido, barreras anticruce y todos los pasos a desnivel necesarios para mitigar el efecto barrera entre ambos márgenes de la urbanización.

b) Asimismo cuando se realice este tipo de obras en las carreteras de acceso o que discurran a lo largo de una zona, núcleo o urbanización turística, se considerará la disposición de senderos peatonales y de bicicletas que por su anchura, visibilidad e iluminación garanticen la seguridad de los usuarios, procurando ensanchamientos en los puntos singulares de contemplación del paisaje o donde puede producirse aglomeración, disponiendo de mobiliario urbano adecuado y embelleciendo sus márgenes.

8. En la franja situada entre el deslinde del dominio público marítimo terrestre y la línea que discurre a trescientos (300) metros paralela al mismo, se diseñarán paseos marítimos preferentemente peatonales que garanticen la perspectiva abierta al horizonte de los itinerarios transversales de acceso a la costa.

Artículo 29.- Estándar de densidad (NAD).

Por las características específicas del modelo de ordenación turística que pretende introducir el presente P.T.E., con especial énfasis en la calidad de la actividad y por la dimensión media de las intervenciones propuestas, se establece en setenta (70) m2 la superficie mínima de la parcela neta necesaria para la construcción de una plaza destinada al alojamiento turístico.

Para el cálculo de la densidad máxima deberá excluirse los suelos que no reúnan las condiciones de aptitud natural para su clasificación como suelo urbanizable no sectorizado de conformidad con el presente P.T.E. o en su defecto el Decreto 10/2001.

Artículo 30.- Equipamientos e infraestructuras (NAD).

Como criterio general se optimizará la capacidad estructurante de los equipamientos por su naturaleza y emplazamiento en la urbanización, con especial referencia al valor de la imagen de cada uno de ellos en el conjunto de la urbanización y a su inserción en un sistema de itinerarios que permita recorrer la urbanización y sus servicios con la mínima interferencia de la circulación rodada.

1. Aparcamientos.

Los aparcamientos para los turismos se dispondrán en una proporción de uno cada tres (3) plazas alojativas. Se establece como obligatorio que los dos tercios (2/3) de las plazas de aparcamientos necesarias sean subterráneas.

No se autorizan los aparcamientos colectivos en explanadas.

Deberá realizarse la oportuna reserva de plazas para personas con movilidad reducida, siempre en los términos establecidos en la normativa sobre accesibilidad en vigor.

2. Andenes de llegada.

Se situarán dentro del recinto de la parcela, andenes aptos para resolver la llegada y recepción de, al menos, dos autocares y dos vehículos turismos simultáneos, debiendo quedar resuelto el tráfico interno y su conexión con la red viaria pública.

3. Red viaria interior.

La red interior se diseñará de acuerdo con los siguientes criterios:

a) Siempre que sea posible se organizará la red viaria interior de las urbanizaciones turísticas con calles de sentido único para facilitar la coexistencia del tráfico con el tránsito peatonal. Sólo se utilizarán fondos de saco cuando sus dimensiones puedan garantizar su permanente fluidez y accesibilidad, con relación al área servida y a las actividades potenciales en la misma, su permanente fluidez y accesibilidad en emergencia. Alternativamente se utilizarán lazos que sirvan a una agrupación de parcelas desviándose de un eje principal y retornando al mismo.

b) Se proyectará la red para una velocidad máxima entre cuarenta (40) km/h y sesenta (60) km/h en los ramales de acceso desde las carreteras regionales e insulares.

c) Se evitarán los diseños que favorezcan las altas velocidades, como trazados largos y rectos o carriles excesivamente anchos.

d) Se utilizarán elementos y soluciones de carácter urbano que favorezcan la adaptación subconsciente del conductor, como aceras, vegetación de bordes, aparcamientos longitudinales, trazados paisajísticos, hitos de referencia focal.

e) Se determinarán los espacios reservados a los contenedores clasificados justificando el número y colocación de los mismos en relación con el número de plazas alojativas, población residente y frecuencia de la recogida de residuos.

f) Se dispondrán carriles diferenciados para bicicletas siempre que sea razonablemente posible, debiendo justificarse técnicamente su ausencia, en otro caso. Su ancho mínimo será de 1,50 metros.

4. Red peatonal.

Sin perjuicio de lo establecido por la normativa sobre accesibilidad y supresión de barreras físicas y de la comunicación, la red viaria contará con bandas de circulación peatonal cuyo diseño se adecuará a los siguientes criterios.

a) Sus dimensiones deberán ajustarse al nivel de tránsito previsto, debiendo en todo caso permitir cómodamente el cruce de peatones en sentidos opuestos.

b) En todos los cruces de calzada se rebajará el bordillo de la acera formando rampas de transición.

c) Siempre que sea posible se proyectarán de modo que faciliten el recorrido de la urbanización y el enlace entre sus dotaciones y puntos de atracción con el mínimo de intersecciones con los flujos rodados.

d) Las estructuras peatonales deberán compatibilizarse en todos los casos con el acceso rodado a parcelas, previendo igualmente sobre la propia red peatonal la eventual incidencia de los recorridos de emergencia, policía, limpieza, recogida de basuras y otros servicios sujetos a horario.

e) Se procurará que las aceras vayan acompañadas de vegetación, preferentemente mediante franjas de jardín al borde exterior, combinando arbustos de separación respecto a los vehículos con árboles que caractericen la personalidad e imagen de cada calle y proporcionen sombra. Se garantizará en todos los casos la provisión de tierra vegetal de profundidad adecuada al máximo desarrollo del árbol y sistemas automáticos de riego programable.

5. Piscinas.

Estas deberán contar con una superficie de un (1) m2 de lámina de agua por cada plaza alojativa con un mínimo absoluto de cincuenta (50) m2.

También deberán contar con superficie dedicada a solarium en una proporción de tres (3) metros cuadrados por plaza alojativa.

6. Recogida de residuos.

La urbanización deberá contar con un local destinado al depósito de contenedores para la recogida selectiva de residuos, cuya capacidad esté en función de las plazas alojativas, colocados en un solo nivel y situados para su almacenamiento, hasta el momento de la recogida diaria de residuos, en habitáculos destinados sólo a este fin y ubicados lo más lejos posible de las dependencias en las que se encuentre alimentos o las destinadas a alojamientos. Estos habitáculos deberán estar refrigerados permanentemente, dotados de sumidero conectado a la red de saneamiento, toma de agua y revestimientos que garanticen permanentemente las condiciones higiénico-sanitarias para su limpieza y desinfección.

7. Uso de Espacios libres.

- Las zonas destinadas a los espacios libres o de esparcimiento deberá respetar el estándar de zona ajardinada de siete (7) m2 por plaza alojativa.

- Zonas deportivas con un mínimo de dos (2) m2 por plaza alojativa.

- Los espacios libres de la urbanización turística se delimitarán y diseñarán atendiendo a los siguientes objetivos:

1. Facilitar el desarrollo de las funciones de estancia, paseo y juegos infantiles en las mejores condiciones de confort y seguridad.

a) Separar entre sí las masas de edificación con el objetivo de crear una imagen de urbanización identificable como lugar de ocio y vacaciones.

b) Potenciar la flora autóctona de la isla y zona de que se trate favoreciendo la conservación de aquellos ámbitos de las urbanizaciones turísticas que se mantengan en buen estado y propiciando su regeneración en otro caso. En los espacios libres de nueva creación que se vayan a convertir en zonas verdes, se plantarán especies propias del lugar, siempre que sea posible, impidiendo la implantación de especies foráneas.

c) Potenciar la imagen turística diferenciada del lugar en que se encuentren.

2. La parte del solar no ocupada por la edificación, aparcamiento, accesos y demás equipamientos a que este artículo se refiere, deberá destinarse a zona verde ajardinada y a instalaciones deportivas o recreativas de uso común de los clientes, cumpliendo como mínimo los parámetros siguientes:

a) Siete (7) m2 por plaza alojativa con destino a zonas ajardinadas.

b) Dos (2) m2 por plaza alojativa para zonas deportivas.

8. Usos comerciales.

Se emplazarán en los lugares de la urbanización donde el impacto de los suministros y manipulación de mercancías, evacuación de residuos y generación de tráfico afecten en menor medida a la calidad de vida de la urbanización turística.

9. Usos recreativos.

Tales como bares, restaurantes y terrazas, deberán emplazarse con especial atención a su compatibilidad con el alojamiento y el descanso nocturno.

Se determinan en este artículo las condiciones mínimas en cuanto a infraestructuras y servicios que han de cumplir las urbanizaciones que se pretendan desarrollar en aplicación del presente P.T.E.

No podrán otorgarse autorizaciones previas ni licencias urbanísticas para la construcción de nuevos alojamientos turísticos hasta que no se disponga de las dotaciones, infraestructuras y servicios previstos en este artículo.

En cuanto a la pavimentación de calzadas, aparcamientos, aceras y red peatonal, la infraestructura viaria tanto rodada como peatonal, así como el diseño de su mobiliario urbano, deberá cumplir estrictamente con la normativa de accesibilidad y supresión de las barreras físicas y de la comunicación que esté en vigor en el momento de la ejecución de las obras.

10. Las redes de abastecimiento de agua potable y las de riego.

Deben ser independientes.

El abastecimiento de agua potable debe garantizar un volumen mínimo de doscientos (200) litros por plaza alojativa y día. En cuanto al almacenamiento de agua potable el complejo deberá contar con depósitos cuyo volumen acoja un mínimo de quinientos (500) litros por plaza alojativa pretendida.

11. La red de saneamiento.

Deberá garantizar que las aguas residuales se viertan a una estación depuradora. Si no existiera en el entorno, la urbanización deberá incorporar una propia.

El agua tratada en las estaciones depuradoras será la que deba utilizarse para el riego de las zonas ajardinadas de la urbanización.

12. La red de distribución eléctrica, de alumbrado o de comunicaciones por cable o fibra óptica.

Deberá ir siempre enterrada. Las estaciones transformadoras se diseñarán de forma que no sean visibles desde la urbanización ni desde su entorno. Estas construcciones deberán contar con una zona ajardinada perimetral de anchura no inferior a 15 metros. Se aplicará el mismo criterio para las casetas de bombeo o construcciones de infraestructuras que obligatoriamente irán subterráneas.

13. Extinción de incendios.

Deberá contar con una red de extinción de incendios de acuerdo con la legislación vigente.

Artículo 31.- Núcleos turísticos insuficientemente dotados (ND).

Se consideran aquellos que presentan insuficiencia de la red viaria, provocando problemas circulatorios, aparcamientos generalizados en doble fila, invasión de los espacios peatonales u otras disfunciones con incidencia negativa en la circulación rodada o peatonal. Escasez de dotaciones y de equipamientos complementarios. Deberán ser así reconocidos por los Planes Generales municipales que deberán ordenarlos pormenorizadamente directamente sin remitirlos a otro instrumento.

Artículo 32.- Tratamiento de Bordes (NAD).

Las zonas, núcleos o urbanizaciones turísticas y, en general, todo suelo de uso turístico en contacto o próximo al suelo rústico, deberán disponer dentro de su límite y en la parte de contacto con ellos, de una zona libre (y sin aprovechamiento edificatorio) que necesariamente deberá estar ajardinada con especies arbóreas autóctonas debidamente mantenidas.

La zona libre y ajardinada será a todo lo largo del ámbito del contacto de la urbanización con el suelo rústico y tendrá una anchura mínima de veinticinco (25) metros no permitiéndose el trazado de vías de tráfico rodado en esta zona.

Todo lo anterior se aplicará sin perjuicio de la aplicación, si procediese, del artículo 27 de la Ley de Turismo de Canarias en cuanto a la autorización de la Consejería competente para aquellas actividades turísticas a desarrollar en las zonas periféricas de protección de los espacios naturales protegidos.

Artículo 33.- Principio de Unidad de Explotación (NAD).

La urbanización que se pretenda desarrollar, de conformidad con lo determinado en el presente P.T.E., tendrá el carácter de complejo turístico aislado, sometido a un régimen de explotación unitaria, de conformidad con lo establecido en la Ley de Turismo de Canarias.

Artículo 34.- Condiciones de aplicación a los establecimientos con actividad turística complementaria (NAD).

1. Criterios generales.

Como norma general los establecimientos que se construyan en estos ámbitos, deben contribuir a mantener y mejorar los valores ambientales y las posibilidades de contacto con la naturaleza del entorno donde se ubique.

El diseño de los establecimientos en estas zonas debe reflejar una imagen unitaria del producto turístico de calidad; para ello el conjunto de la parcela destinada a tal fin deberá ser tratada de forma igualmente unitaria, abundando en lo posible en el tratamiento vegetal de la parte de la parcela no construida.

Como norma general se establece una altura máxima de dos (2) plantas para los establecimientos destinados a este uso, aunque en casos excepcionales de edificio singular dentro del complejo se podría llegar puntualmente hasta las tres alturas, sin llegar a superar este incremento de alturas el diez (10)% de la edificabilidad total.

Se establece como categoría única la hotelera de 4 ó 5 estrellas quedando prohibida la construcción de otros establecimientos.

La capacidad alojativa máxima para cada complejo se fija en novecientas (900) plazas alojativas.

Dentro del complejo turístico se podrá destinar hasta un diez (10)% de la edificabilidad para usos comerciales propios de la actividad turística que se desarrolle, pero siempre de uso interno para los huéspedes del establecimiento.

2. Criterios de integración paisajística de los volúmenes construidos.

La propuesta de sectorización deberá contar con una definición equivalente a la de un Estudio de Detalle en los casos en los que la configuración topográfica del terreno impida o dificulte la definición finalista del producto turístico a implantar.

a) Edificaciones en bloque encajadas en laderas.

Las edificaciones en ladera con tipología de bloques lineales compactos, se ajustarán a los siguientes parámetros de integración.

1. El límite de la pendiente del terreno para la construcción hotelera en bloque se sitúa en el treinta (30)%.

2. El desmonte necesario para la integración de la construcción en el terreno no podrá quedar visto una vez haya concluido la intervención en la parcela. Para ello, el corte de mayor cota no podrá superar el nivel del último forjado de piso del edificio; en los laterales se deberá garantizar una correcta transición hacia el suelo no afectado por la intervención.

b) Edificaciones escalonadas apoyadas en laderas.

Las edificaciones en ladera con tipología de bloques lineales compactos, se ajustarán a los siguientes parámetros de integración.

1. A los efectos contenidos en este P.T.E., la altura de la edificación será la resultante de la proyección ortogonal del volumen construido sobre un plano vertical -también denominada altura aparente- independientemente de la posición relativa de cada planta.

2. La distancia vertical entre dos edificaciones será igual o mayor a la altura de la mayor de ellas. Dicho espacio deberá estar ajardinado.

3. La separación horizontal entre edificaciones situadas a la misma cota será también equivalente a la mitad de la longitud de la mayor de ellas o mayor que ésta.

c) Pantallas arquitectónicas en la costa:

La propuesta de sectorización deberá disponer medidas que eviten la formación de pantallas arquitectónicas que puedan incidir negativamente en la visión del mar desde el interior de las cuencas de los barrancos.

Ver anexos - página 10821

e consideran, de acuerdo con el TRLotc-Lenac, Ámbitos Urbanos para Uso Turísticos, aquellos susceptibles de albergar la actividad turística de carácter alojativa, sea cual sea su categoría (convencional o especializada con excepción del Turismo Asimilable).

Sobre la base de los Ámbitos señalados por el presente P.T.E., los Planes Generales de Ordenación podrán clasificar ámbitos de suelo urbano con uso turístico.

Artículo 36.- Condiciones para la implantación de los establecimientos en Ámbitos Urbanos de Uso Turístico Dominante (NAD).

En los Ámbitos Urbanos de Uso Turístico Dominante delimitados por el presente P.T.E., se podrá autorizar nuevos establecimientos previa a su comprobación por la Consejería de Política Territorial del Cabildo de La Gomera mediante un informe sobre la Compatibilidad con el presente P.T.E., de naturaleza preceptivo y vinculante, del cumplimiento de los siguientes condicionantes considerados como mínimos:

- Con carácter general, se requerirá la existencia de infraestructuras y/o redes generales en condiciones técnicas y de seguridad óptimas para la materialización del aprovechamiento, o en su caso la inversión en su mejora o rehabilitación y en concreto deberán contar con las siguientes:

1. Existencia de calzadas pavimentadas, encintado de acera, aparcamientos y espacios libres adaptados a la ley de supresión de barreras físicas y arquitectónicas.

2. Proximidad razonable para el acceso al sistema de transporte público.

3. Abastecimiento de agua potable de forma que se garantice un caudal mínimo de 244 litros por cama y día. Depósito con capacidad suficiente para acumular 300 litros por cama.

4. Conexión con la red general de saneamiento.

5. Garantías suficientes para la prestación de un servicio diario de recogida de residuos urbanos.

6. Conexión con la red de distribución eléctrica.

7. Existencia de alumbrado público.

8. Existencia de una red de extinción de incendios o de un sistema propio y accesible desde la vía pública adaptado a la legislación sectorial aplicable.

En el caso de la inexistencia de cualquiera de estos servicios, se permitirá la ejecución simultánea de la edificación con los servicios deficitarios.

Como determinaciones generales de aplicación a los establecimientos turísticos, se establecen los siguientes:

- El diseño de los establecimientos debe reflejar una imagen unitaria del establecimiento turístico de calidad; para ello el conjunto de la parcela destinada a tal fin deberá ser tratada de forma igualmente unitaria, abundando en lo posible en el tratamiento vegetal de la parte de la parcela no construida.

- La altura y demás parámetros urbanísticos vendrán dados por el Plan General de Ordenación al igual que para la zona o ámbito de ordenación donde se ubique, debiendo tener la parcela un uso exclusivo turístico.

Artículo 37.- Condiciones para la implantación de establecimientos turísticos en Ámbitos Urbanos con Usos Turísticos Compatibles (NAD).

1. De conformidad con el artículo 39 del Decreto 149/1986, de 9 de octubre, de Ordenación de Establecimientos Hoteleros, podrá enclavarse establecimientos turísticos en la modalidad hotelera en la Categoría de "Hotel Ciudad" en San Sebastián de La Gomera quedando expresamente exentos del cumplimiento del estándar mínimo de parcela por plaza alojativa.

2. Previamente a la implantación de un nuevo establecimiento turístico, se deberá comprobar las condiciones expuestas en el apartado anterior.

3. Para el caso del Ámbito Urbano para Uso Turístico denominado El Clavo (AU-10), y para la óptima implantación de un uso turístico mixto (turístico-residencial) se deberán garantizar las siguientes condiciones:

· Se organizará el uso de alojamiento turístico en coherencia morfológica con la estructura del interfluvio alomado en el que se ubica el ámbito, de modo que no se ocupen terrenos con una pendiente media superior al 20%.

· El ámbito turístico a implantar deberá tener garantizada la amplia cuenca visual, derivada de su ubicación topográfica.

· En este sentido, se deberá evitar la consolidación en las áreas colindantes de pantallas arquitectónicas que ejerzan de barreras visuales para la zona de uso turístico.

· Como criterio general se deberá minimizar la perceptibilidad de las edificaciones residenciales desde la zona turística colindante, mediante su adecuada localización en el territorio (especialmente aplicando criterios de baja densidad), el control de sus alturas, la selección de materiales y colores de acabado, junto con el adecuado tratamiento de la vegetación para actuaciones de ocultación y composición del paisaje.

· Perimetralmente al área de implantación turística es preceptivo contemplar una franja destinada al ajardinamiento, preferentemente arbóreo, con objeto de crear un apantallamiento o camuflaje vegetal que reduzca la percepción visual de la zona residencial colindante. Además, los espacios libres, equipamientos y dotaciones vinculados al área turística deberán situarse entre la misma y la zona de uso residencial, posibilitando así una separación territorial de ambos usos. No obstante, deberá garantizarse para tales elementos un uso exclusivamente turístico.

· Se deberán organizar accesos independientes para el área de uso turístico, que se concebirán como recorridos de aproximación a urbanizaciones de calidad, con zonas ajardinadas -preferentemente arboladas- y estanciales, acogiendo usos compatibles con ese carácter. En cualquier caso, se deberá garantizar que los accesos a la zona de uso residencial no introduzcan un impacto visual ni funcional respecto a la implantación turística.

· Si los niveles sonoros procedentes del área residencial así lo aconsejase se deberán tomar medidas de protección acústica del área turística, mediante la instalación de pantallas artificiales que eviten la propagación de la contaminación acústica.

Artículo 38.- Reconversión de las plazas turísticas (NAD).

1. En los ámbitos urbanos con uso turístico dominante o compatible, se permite la reconversión de plazas alojativas extrahoteleras a otra hotelera de categoría igual o superior a cuatro estrellas.

2. Para la reconversión de la planta turística alojativa de estos ámbitos, será de aplicación el criterio de densidad neta de parcela. Las plazas alojativas que previsiblemente sobren, podrán añadirse al cómputo total para el municipio, y reubicarse en cualquier otro ámbito para uso turístico convencional o rural.

3. Cualquier intervención sobre un establecimiento turístico, tales como restauración, rehabilitación, reparación y mejora o ampliación, deberá llevar aparejada el incremento de la categoría del establecimiento (estrellas o llaves) con la única excepción de los establecimientos de 5 estrellas/llaves o 4 estrellas con actividad turística complementaria.

Artículo 39.- Obligaciones de los promotores y/o propietarios de los Ámbitos Urbanos para los Usos Turísticos (NAD).

Sin perjuicio de los deberes y obligaciones de los promotores y/o propietarios de los nuevos establecimientos turísticos en Ámbitos Urbanos para uso Turístico establecidas en la legislación sobre Ordenación del Territorio de Canarias y en el presente P.T.E., los mismos deberán formular y ejecutar materialmente un Proyecto de Mejora Ambiental, con los condicionamientos y determinaciones establecidas en el Título relativo a las MEDIDAS DE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE del presente P.T.E. que deberá elevarse y evaluarse en el Informe sobre Compatibilidad con el presente P.T.E. que emita la Consejería de Política Territorial del Cabildo de La Gomera.

TÍTULO V

ÁMBITOS RURALES PARA EL USO TURÍSTICO

CAPÍTULO I

DETERMINACIONES GENERALES

Artículo 40.- Ámbitos rurales para el uso turístico (NAD).

Se consideran, de acuerdo con el TRLotc-Lenac, Ámbitos Rurales para Uso Turísticos, aquellos susceptibles de albergar la actividad turística especializada de carácter alojativa, con capacidad alojativa máxima de cuarenta (40) plazas alojativas por establecimiento, para la modalidad de Pequeña Dimensión y de doscientas (200) plazas para la modalidad de Mediana Dimensión.

Sobre la base de los Ámbitos señalados por el presente P.T.E., los Planes Generales de Ordenación, podrán clasificar ámbitos de suelo rústico, con un régimen de usos que permita la implantación del uso turístico según define el artículo que sigue.

Artículo 41.- Uso Turístico en Suelo Rústico (NAD).

De conformidad con el presente P.T.E., se permitirá el uso turístico en suelo rústico, en la modalidad de Establecimientos de Turismo Rural y Establecimientos Turísticos Alojativos de modalidad de Actividad Turística Especializada, bajo la denominación de Turismo Asimilable, como Unidades Aisladas de Explotación Turística de Pequeña Dimensión y Mediana Dimensión.

CAPÍTULO II

TURISMO ASIMILABLE (TA)

Artículo 42.- Definición (NAD).

1. Se considera Turismo Asimilable en la modalidad de Pequeña Dimensión, aquellos establecimientos turísticos alojativos con capacidad alojativa de cuarenta (40) plazas máximas desarrollado en suelo rústico, en Unidades Aisladas de Explotación Turística, bajo las condiciones establecidas en el Decreto 18/1998, de 5 de marzo, de regulación y ordenación de los establecimientos de alojamiento de Turismo Rural, en la modalidad de Hotel Rural y Casas Rurales, pero a los que se dispensa de los requisitos de antigüedad de la edificación y limitación de la superficie construida de obra nueva, posibilitando su instalación incluso en edificios de nueva construcción.

2. Se considera Turismo Asimilable en la modalidad de Mediana Dimensión, aquellos establecimientos turísticos alojativos con capacidad alojativa de cuarenta y una (41) a doscientas (200) plazas máximas desarrollado en suelo rústico, en Unidades Aisladas de Explotación Turística, bajo las condiciones establecidas en el Decreto 149/1986, de 9 de octubre, de Ordenación de Establecimientos Hoteleros, en la modalidad hotelera con categoría mínima de 4 estrellas.

Se consideran establecimientos alojativos en la modalidad de Actividad Alojativa especializada, a desarrollar en los ámbitos establecidos por el presente P.T.E. bajo la denominación de Ámbitos Rurales de Uso Turístico, con la excepción de la modalidad de Media Dimensión que sólo se podrá desarrollar en el ámbito de la Finca de Abrantes (TA-40).

Artículo 43.- Condiciones Generales para la implantación del Turismo Asimilable (NAD).

El Turismo Asimilable, podrá implantarse en suelo rústico, siempre que se localice en una Unidad apta para la Edificación con las siguientes condiciones:

a) Cumplimiento de las condiciones establecidas en la regulación de la modalidad de Turismo Rural y Hotelera, para los establecimientos de Pequeña y Mediana Dimensión respectivamente, las establecidas por el presente P.T.E. y aquellas establecidas por la legislación reguladora de estas modalidades, entre las que se incluye Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de Ordenación Territorial de la Actividad Turística en las islas de El Hierro, La Palma y La Gomera.

Además se deberán tener en cuenta las condiciones específicas para la implantación establecidas en las Fichas del Fichero de Ámbitos Específicos.

b) Delimitación de Asentamientos Rurales o Agrícolas o Suelo Rústico de Protección Agraria, Forestal o Territorial, por los Planes Generales de Ordenación.

Para que estos suelos puedan admitir este uso deben estar dentro de los ámbitos señalados por este P.T.E. como Ámbitos de uso Turístico Asimilable (TA).

c) Que esté ordenada pormenorizadamente por el Plan General de Ordenación.

d) Que los terrenos donde se ubique el establecimiento turístico, incluido en la Unidad apta para la edificación cuenten con las infraestructuras y/o redes generales preexistentes en condiciones técnicas y de seguridad óptimas para la materialización del aprovechamiento turístico, o en su caso, se encuentre en condiciones de mejora o rehabilitación y en concreto con lo siguiente:

1. Acceso rodado por medio de la infraestructura viaria municipal preexistente, autorizándose su mejora o rehabilitación a estos efectos.

2. Conexión a la red general de abastecimiento de agua o tener garantizada un abastecimiento de 122 litros por plaza alojativa/día durante 15 días consecutivos, que equivale a 1.830 litros/plaza alojativa como mínimo.

3. Conexión con la red general de saneamiento o para el caso de la inexistencia de red general, se deberá disponer de un sistema de evacuación propio adaptado al volumen de efluentes que el establecimiento genere contando como mínimo con una estación depuradora.

4. Conexión con la red general eléctrica, o para el caso de la inexistencia de red general eléctrica, se empleará el uso de las energías renovables para la autosuficiencia de la actividad, en cuanto a la energía eléctrica, mediante placas solares o análogos, de modo que se evite la proliferación de tendido eléctrico.

5. Proximidad razonable para el acceso al sistema de transporte público.

6. Garantías suficientes para la prestación de un servicio diario de recogida de residuos urbanos.

e) Que concurra con la Unidad Apta para la Edificación, bien la de la finca dónde se ubique la edificación Turística o, en su caso, las fincas contiguas afectas a la misma y que participen en la iniciativa, de conformidad con el artículo 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre Medidas de Ordenación Territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

f) Los establecimientos deben respetar el principio de Unidad de Explotación, como exigencia de sometimiento a una única titularidad empresarial de la actividad de explotación turística alojativa.

g) Que los establecimientos de Pequeña Dimensión se legitimen mediante Calificación Territorial y los establecimientos de Mediana Dimensión mediante Proyecto de Actuación Territorial [Proyecto de Actuación Territorial previsto en la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre Medida de Ordenación Territorial de la Actividad Turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, en su artículo 7.4, que determina que: ÇSu tramitación no precisará de declaración de interés general ni comunicación al parlamento, y su resolución definitiva corresponderá al Cabildo Insular, previo informe favorable de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias, que analizará exclusivamente su adecuación al planeamiento territorial, que será emitido en el plazo máximo de un mes, entendiéndose como positivo por mero transcurso de tal plazo sin haberse practicado resolución algunaÈ], excepto las ubicadas en asentamiento con ordenación pormenorizada por Plan General de Ordenación.

En todo caso, estará prohibida su implantación en construcciones e instalaciones provisionales, así como en acampadas, campamentos, albergues, refugios o análogos, con edificaciones fijas o desmontables, permanentes o temporales.

Artículo 44.- Obligaciones de los promotores y/o propietarios de los establecimientos de Turismo Asimilable (NAD).

Sin perjuicio de los deberes y obligaciones de los promotores y/o propietarios de los establecimientos turísticos en la modalidad de Turismo Asimilable establecidas en la legislación sobre Ordenación del Territorio de Canarias y en el presente P.T.E., los mismos deberán formular y ejecutar materialmente un Proyecto de Mejora Ambiental, con los condicionamientos y determinaciones establecidas en el Título relativo a las Medidas de Protección del Medio Ambiente para la Actividad Turística del P.T.E. que deberá elevarse y evaluarse en el Informe sobre Compatibilidad con el presente P.T.E. que emita la Consejería de Política Territorial del Cabildo de La Gomera o en su caso, como contenido necesario de la Calificación Territorial.

Artículo 45.- Excepciones del Turismo Rural aplicable al Turismo Asimilable de Pequeña Dimensión (NAD).

1. No será de aplicación la antigüedad de la edificación a los efectos de su uso de Turismo Rural, así como la limitación de la superficie construida de obra nueva.

2. Podrá llevarse a cabo una obra nueva o ampliación de edificaciones preexistentes en las condiciones establecidas en el presente P.T.E.

Esta última excepción viene condicionada por la prohibición expresa de la demolición parcial o completa de la edificación y obligación de restaurar y agotar el aprovechamiento turístico otorgado en aquellas que tuvieran carácter tradicional con valor etnográfico o arquitectónico, de conformidad con el Capítulo relativo a Patrimonio Histórico de la presente normativa, antes de la edificación de obra nueva. Cuando excepcionalmente fuese necesario la demolición de alguna parte de la antigua edificación, deberá estar condicionada a la emisión de un informe favorable de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de La Gomera, todo ello con el objetivo de la salvaguarda del valor etnográfico y arquitectónico.

Artículo 46.- Fichero de Ámbitos Específicos (ND).

El Fichero de Ámbitos Específicos tiene como objeto el establecimiento de determinaciones específicas de naturaleza urbanísticas y ambientales para la implantación del uso turístico, independientemente de las generales en los Ámbitos Rurales para los Usos Turísticos y en especial para el Turismo Asimilable delimitados. Los Ámbitos comprendidos en el Fichero de Ámbitos Específicos deberán cumplir las determinaciones establecidas en el artículo 43 relativo a Condiciones Generales para la Implantación del Turismo Asimilable.

El Fichero consta como Disposición Final de la presente normativa del P.T.E.

El Fichero de Ámbitos estará compuesto por Ámbitos Específicos, constituidos por aquellos destinados a Turismo Asimilable en Unidades Aisladas de Explotación Turística en Ámbitos Rurales.

Ver anexos - página 10825

ección 1ª

Turismo Asimilable en Asentamientos

Rurales o Agrícolas

Artículo 47.- Condiciones Generales de Implantación (ND).

Para el desarrollo del uso turístico en los Ámbitos Rurales del P.T.E., es preciso la clasificación, categorización y permisibilidad de dicho uso por los Planes Generales de Ordenación, como Suelo Rústico de Asentamiento Rural o Agrícola de características tradicionales, mediante la justificación de la existencia de valores históricos suficientes, así como su carácter pintoresco, condiciones paisajística y su entorno agrícola.

Dada las características de los Ámbitos Rurales, los Planes Generales de Ordenación deberán establecer una ordenación pormenorizada de los mismos, con base al carácter eminentemente tradicional que los define, estableciendo como mínimo los criterios dimensionales así como las medidas precisas para mantener sus características singulares.

A estos efectos, se considerará tradicional, aquellos asentamientos que respondan a los cánones estéticos, volumétricos, tipológicos o características histórico-artísticas de la arquitectura canaria propia de la isla y de su entorno más cercano, que se definen en el Ecoplan y en el Capítulo V del Título IX de esta Normativa en lo relativo al Patrimonio Histórico.

Sin perjuicio de lo dicho anteriormente, se podrán desarrollar usos turísticos en ambas clases de asentamientos, en la modalidad especializada en cumplimiento de las condiciones establecidas en la regulación de la modalidad de Turismo Rural, condicionado a las determinaciones del artículo 65 TRLotc-Lenac y concordantes del presente P.T.E. así como la legislación que le sea de aplicación.

En todo caso, será de aplicación el artículo 8 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, y en concreto la Capacidad Alojativa Turística Máxima se establecerá por el Plan General de Ordenación para cada Asentamiento Rural y Agrícola, la cual no podrá ser superior al 50% de la población residente y el propio instrumento de ordenación establezca como máxima para dicho asentamiento.

Artículo 48.- Condiciones Particulares en Asentamiento Rural (NAD).

1. La edificación podrá ser preexistente o de nueva planta, pudiéndose llevar a cabo ampliaciones en las condiciones establecidas por la ordenación pormenorizada del Plan General de Ordenación en su caso para esta zona o ámbito de ordenación.

2. En la modalidad de Pequeña Dimensión, el uso puede ser compatible con el residencial, sólo en la modalidad de casa de uso compartido con el propietario y nunca en las modalidades de Casa Rural de uso exclusivo o la de Hotel Rural.

3. Tendrá un máximo de veinte (20) habitaciones y/o cuarenta (40) plazas en la modalidad de Pequeña Dimensión.

4. Comprenderá una sola edificación con dos (2) plantas de altura máxima, aunque puede contar con unidades anejas interdependientes, que reúnan las condiciones tipológicas o histórico-artísticas de la arquitectura tradicional canaria propia de la isla y de su entorno más cercano, cuando se trate de la modalidad de Pequeña Dimensión. Deberán tener la consideración de edificaciones aisladas, con fachada en todo su perímetro no pudiendo adosarse a otras unidades.

5. La Unidad Apta para la edificación Turística estará constituida por la finca donde se ubique la edificación, y deberá concurrir con la mínima establecida por el Plan General de Ordenación correspondiente.

6. La capacidad alojativa máxima permitida se fija en relación a la Unidad Apta para la edificación que tendrá una superficie no inferior a sesenta metros cuadrados (60 m2) por plaza alojativa, con un mínimo de quinientos metros cuadrados (500 m2).

7. Serán de aplicación en todo caso, las determinaciones de ordenación de directa aplicación y de carácter subsidiario del artº. 65 de la TRLotc-Lenac y aquellas reguladas en el presente P.T.E.

8. Los Establecimientos Alojativos de Pequeña Dimensión cumplirán los estándares, infraestructuras y servicios establecidos para la modalidad de Turismo Rural y el P.T.E., y los de Mediana Dimensión cumplirán aquellos establecidos por este P.T.E. y para los ámbitos concretos.

9. Los establecimientos de Pequeña Dimensión se legitiman mediante Calificación Territorial excepto las ubicadas en asentamiento con ordenación pormenorizada por Plan General de Ordenación.

Artículo 49.- Condiciones Particulares en Asentamiento Agrícola(NAD).

1. La edificación será preexistente o de nueva planta, pudiéndose llevar a cabo ampliaciones en las condiciones establecidas por la ordenación pormenorizada del Plan General de Ordenación en esta zona o ámbito de ordenación. La edificación estará directamente vinculada a las correspondientes explotaciones agrícolas efectivas de conformidad con el artº. 66.7 de la TRLotc-Lenac.

2. En la modalidad de Pequeña Dimensión, sólo se permitirá el uso compatible con el uso residencial en la modalidad de casa de uso compartido con el propietario y nunca en las modalidades de Casa Rural de uso exclusivo o la de Hotel Rural.

3. Tendrá un máximo de seis (6) habitaciones y/o doce (12) plazas alojativas, en la modalidad de Pequeña Dimensión.

4. Comprenderá una sola edificación, con dos (2) plantas de altura, con idénticas características del punto 4 del artículo anterior. Deberán tener la consideración de edificaciones aisladas, con fachada en todo su perímetro no pudiendo adosarse a otras unidades.

5. La Unidad Apta para la edificación Turística estará constituida por la finca donde se ubique la edificación, y deberá concurrir con la mínima establecida por el Plan General de Ordenación correspondiente.

6. La capacidad alojativa máxima permitida se fija en relación a la Unidad Apta para la edificación que tendrá una superficie no inferior a ciento ochenta metros cuadrados (180 m2) por plaza alojativa, con un mínimo de dos mil metros cuadrados (2.000 m2).

7. Serán de aplicación en todo caso, las determinaciones de ordenación de directa aplicación y de carácter subsidiario del artº. 65 de la TRLotc-Lenac y aquellas reguladas en el presente P.T.E.

8. Estos establecimientos estarán comprendidos en el artículo 35.3 de la Ley de Turismo de Canarias, en cuanto a la aplicación de los Estándares relativos a la Urbanización Turística.

10. Estos establecimientos alojativos estarán legitimados mediante Calificación Territorial, a excepción de que el Plan General de Ordenación cuente con Ordenación Pormenorizada, y en todo caso el título habilitante deberá analizar los siguientes extremos:

1.- Que la edificación está directamente vinculada a las correspondientes explotaciones agrícolas efectivas. Son efectivas aquellas explotaciones, cuyo estado es de plena producción con anterioridad a la edificación, y de los cuales se extrae un aprovechamiento agrícola materializable, para lo cual se deberá acreditar la actividad empresarial-agraria del promotor o propietario de los terrenos que pretende un aprovechamiento edificatorio de uso residencial y/o turístico.

2.- Se deberá garantizar el mantenimiento de la actividad agraria de los terrenos, mediante un compromiso expreso del propietario y/o promotor.

3.- Que la edificación resultante debe guardar proporción con la extensión y características de la misma, quedando en todo caso vinculada a la actividad que se desarrolla en los citados terrenos. Estos extremos deberán acreditarse por certificación y/o informe de agricultura emitido por el órgano competente del Cabildo Insular.

Sección 2ª

Turismo asimilable en suelo rústico

de protección agraria, forestal o territorial

Artículo 50.- Condiciones Generales de Implantación (ND).

Para el desarrollo del uso turístico en la modalidad de Turismo Asimilable es precisa la clasificación, categorización y permisibilidad de dicho uso por los Planes Generales de Ordenación, como suelo rústico de protección agraria, forestal o territorial, mediante la justificación de su aprovechamiento o potencial agrícola, ganadero, así como aprovechamiento fomento de la repoblación o ser susceptible de la preservación del modelo territorial y sus peculiaridades esenciales, entre otras.

Dadas las características de los Ámbitos Rurales, los Planes Generales de Ordenación, deberán establecer una ordenación pormenorizada de los mismos, con base al carácter eminentemente agrícola, forestal o territorial que los define, estableciendo como mínimo los criterios dimensionales así como las medidas precisas para mantener sus características singulares.

Artículo 51.- Condiciones Particulares de implantación (NAD).

1. La edificación será preexistente o de nueva planta, pudiéndose llevar a cabo ampliaciones en las condiciones establecidas por la ordenación pormenorizada del Plan General de Ordenación, en su caso para esta zona o ámbito de ordenación. La edificación estará directamente vinculada a las correspondientes explotaciones agrícolas o forestales efectivas. En caso del suelo rústico de protección territorial deberá vincularse a la conservación, mejora o regeneración del paisaje con relación a sus valores territoriales.

2. No se permitirá la compatibilidad de usos residencial y turístico.

3. Tendrá un máximo de cuarenta (40) plazas, en el caso de la modalidad de Pequeña Dimensión y de cuarenta y uno a doscientas (41 a 200) plazas en la modalidad de Media Dimensión.

4. Comprenderá una edificación, con dos (2) plantas de altura, aunque puede contar con unidades anejas interdependientes, que reúnan las condiciones tipológicas o histórico-artísticas de la arquitectura tradicional canaria propia de la isla y de su entorno más cercano, a excepción de las condiciones particulares establecidas para cada Ámbito en concreto en el Fichero de Ámbitos Específicos.

En todo caso, si existiere una edificación preexistente, con valor etnográfico o arquitectónico de conformidad con el Ecoplan citado en el Capítulo V del Título IX de esta Normativa en lo relativo al Patrimonio Histórico o en su caso que figure en el Inventario de Patrimonio Etnográfico como anexo II de la Memoria de Información, o en su caso en el Catálogo de Edificaciones Protegidas de los Planes Generales de Ordenación, en la misma se agotará el aprovechamiento turístico mediante la implantación del establecimiento, pudiendo someterse a las intervenciones establecidas para el Turismo Rural. En todo caso, se requerirá informe del Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de La Gomera sobre el proyecto pretendido y que valore la edificación y su adecuación al uso pretendido, así como las posibles intervenciones.

5. La capacidad alojativa máxima permitida se fija en relación a la Unidad Apta para la edificación, que, en todo caso, deberá tener una superficie no inferior al resultado, en metros cuadrados, de multiplicar por cinco (5) el número de plazas alojativas permitidas (P) elevado al cuadrado (5 x P2), con un mínimo de 10.000 metros cuadrados, a excepción para actuaciones hasta diez (10) plazas alojativas, que podrán tener un mínimo de 5.000 metros cuadrados, sin que en este último caso la finca de ubicación pueda ser resultado de una parcelación de otra de cabida superior y en este caso la inscripción registral de esta parcelación deberá tener una anterioridad mínima de seis (6) meses a la entrada en vigor de la Ley 6/2002.

6. En orden a garantizar el carácter aislado de los establecimientos, en un mismo término municipal se deberán respetar entre ellas una distancia mínima de quinientos (500) metros, tener la consideración de edificaciones aisladas, con fachada en todo su perímetro no pudiendo adosarse a otras unidades.

7. Estos establecimientos alojativos estarán legitimados mediante Calificación Territorial para el caso de la modalidad de Pequeña Dimensión y Proyecto de Actuación Territorial [Proyecto de Actuación Territorial previsto en la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre Medidas de Ordenación Territorial de la Actividad Turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma, en su artículo 7.4, que determina que: ÇSu tramitación no precisará de declaración de interés general ni comunicación al parlamento, y su resolución definitiva corresponderá al Cabildo Insular, previo informe favorable de la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias, que analizará exclusivamente su adecuación al planeamiento territorial, que será emitido en el plazo máximo de un mes, entendiéndose como positivo por mero transcurso de tal plazo sin haberse practicado resolución algunaÈ], para el caso de la modalidad de Media Dimensión, los cuales deberán analizar los siguientes extremos:

1.- Que la edificación está directamente vinculada a las correspondientes explotaciones agrícolas o forestales efectivas. Son efectivas aquellas explotaciones, cuyo estado es de plena producción con anterioridad a la edificación, y de los cuales se extrae un aprovechamiento agrícola materializable, para lo cual se deberá acreditar la actividad empresarial-agraria/forestal del promotor o propietario de los terrenos que pretende un aprovechamiento edificatorio de uso turístico.

2.- Se deberá garantizar el mantenimiento de la actividad agraria o forestal de los terrenos, mediante un compromiso expreso del propietario y/o promotor, de conformidad con lo estipulado en el artículo siguiente.

3.- Que la edificación resultante debe guardar proporción con la extensión y características de la misma, quedando en todo caso vinculada a la actividad que se desarrolla en los citados terrenos. Estos extremos deberán acreditarse por certificación y/o informe de agricultura emitido por el órgano competente del Cabildo Insular.

4.- Se deberán analizar las condiciones de implantación en el territorio y los impactos ambientales producidos, estableciendo las medidas correctoras y compensatorias que sean procedentes.

8. Estos establecimientos estarán comprendidos en las excepciones del artículo 35.3 de la Ley de Turismo de Canarias, en cuanto a la aplicación de los Estándares relativos a la Urbanización Turística.

Artículo 52.- Obligaciones de los promotores y/o propietarios de Turismo Asimilable (NAD).

Serán de aplicación las obligaciones establecidas en el artículo 9 de la Ley 6/2002, de 12 de junio, sobre medidas de ordenación territorial de la actividad turística en las islas de El Hierro, La Gomera y La Palma.

CAPÍTULO III

TURISMO RURAL (TR)

Artículo 53.- Definición (NAD).

1. Se considera Turismo Rural, aquel turismo de pequeña dimensión desarrollado en suelo rústico, en Edificaciones Tradicionales Rurales, de valor etnográfico o arquitectónico, en las condiciones establecidas en el Decreto de Turismo Rural.

2. Se consideran establecimientos alojativos en la modalidad de Actividad Alojativa Especializada, a desarrollar en los ámbitos establecidos por el presente P.T.E. bajo la denominación de Ámbitos Rurales de Uso Turístico.

Artículo 54.- Condiciones de implantación e intervención en Edificaciones Tradicionales para Turismo Rural (NAD).

1. El Turismo Rural, podrá implantarse en suelo rústico, siempre que se localice en terrenos con las siguientes condiciones:

a) Cumplimiento de las condiciones establecidas en la regulación de la modalidad de Turismo Rural establecidas por el presente P.T.E. y por la legislación reguladora de esta modalidad.

b) Se deberá implantar en edificaciones con valor etnográfico o arquitectónico, que como mínimo figuren en el Inventario de Patrimonio Etnográfico como anexo II de la Memoria de Información, sin perjuicio de aquellas que figuren en el Catálogo de Edificaciones Protegidas de los Planes Generales de Ordenación o Instrumentos de Ordenación de los Espacios Naturales Protegidos.

c) Que los terrenos donde se ubique el establecimiento turístico cuenten con infraestructuras y/o redes generales en condiciones técnicas y de seguridad óptimas para la materialización del aprovechamiento turístico, o en su caso, se encuentren en condiciones de mejora o rehabilitación y en concreto con lo siguiente:

1. Acceso rodado por medio de la infraestructura viaria municipal preexistente, autorizándose su mejora o rehabilitación a estos efectos.

2. Conexión a la red general de abastecimiento de agua.

3. Conexión con la red general de saneamiento.

4. Conexión con la red general eléctrica.

5. Proximidad razonable para el acceso al sistema de transporte público.

6. Garantías suficientes para la prestación de un servicio diario de recogida de residuos urbanos.

d) Los inmuebles deben respetar el principio de Unidad de Explotación, como exigencia de sometimiento a una única titularidad empresarial de la actividad de explotación turística alojativa.

e) Que se legitimen mediante Calificación Territorial, independientemente de la ordenación pormenorizada del citado Plan General de Ordenación.

En todo caso, estará prohibida su implantación en construcciones e instalaciones provisionales, así como en acampadas, campamentos, albergues, refugios o análogos, con edificaciones fijas o desmontables, permanentes o temporales.

2. De conformidad con los artículos 66.8 y 67.5.d) del TRLotc-Lenac, se regulan en el presente artículo las condiciones particulares de las intervenciones en las edificaciones, construcciones e instalaciones preexistentes con valor etnográfico o arquitectónico para uso turístico.

3. Se permitirá el uso turístico en edificaciones, construcciones e instalaciones rehabilitadas conforme al presente artículo y al resto de las determinaciones establecidas en el Decreto de Turismo Rural.

4. Se permitirá la rehabilitación para su conservación, de edificios en situación de fuera de ordenación, construidos con anterioridad a 1950 y que tengan valor etnográfico o arquitectónico declarado por el planeamiento o apreciado por el órgano competente para aprobar la Calificación Territorial, pudiendo destinarse al uso turístico las edificaciones que no tuvieran anteriormente dichos usos.

El proyecto de rehabilitación habrá de afectar a la totalidad de un edificio, y no limitarse a una parte o determinadas dependencias del mismo.

La rehabilitación, de conformidad con la Disposición Adicional Segunda del Decreto de Turismo Rural, tendrá como objeto la conservación del patrimonio histórico edificado mediante el acondicionamiento de las edificaciones, construcciones e instalaciones, a través de obras de acondicionamiento necesarias para la mejora de sus condiciones de habitabilidad, ornato y seguridad estructural. Deberán mantenerse las condiciones originales, en todo caso lo que afecta a las fachadas, configuración, estructura básica inicial y demás elementos significativos que caractericen su arquitectura, incluidos los materiales originarios.

4.1. Para que un edificio en situación de fuera de ordenación pueda ser objeto de una rehabilitación, deberá acreditarse que el mismo es susceptible de tal actuación y, en concreto se mantengan sus paredes estructuralmente aptas y en toda su altura.

A los efectos de este artículo, se considera rehabilitación el acondicionamiento de un edificio para su utilización, coincidente o no con el uso original, manteniendo en todo caso la apariencia exterior y unidad espacial originales, así como los elementos arquitectónicos con valor significativo, estético, compositivo o testimonial.

4.2. Se podrán efectuar obras de restauración, conservación, consolidación y sustitución puntual de elementos estructurales portantes y obras de acondicionamiento que signifiquen una mejora en las condiciones de habitabilidad o funcionalidad mediante redistribución interior, implantación de nuevas instalaciones o modificación parcial de las alturas libres interiores.

4.3. Podrán realizarse igualmente obras puntuales y justificadas de modificación o apertura de huecos, sin alterar la composición y diseño de las fachadas. No se podrá incrementar el volumen general bajo cubierta ni los elementos arquitectónicos exteriores e interiores determinantes del valor del edificio, salvo lo determinado en los párrafos siguientes.

4.4. La rehabilitación en ningún caso podrá incluir la demolición y sustitución de elementos arquitectónicos fundamentales de la construcción existente, en particular los muros exteriores, así como la alteración del aspecto exterior del inmueble mediante el incremento de altura de dichos muros.

Se permitirá la ampliación destinada a dotar a las mismas de condiciones de servicio, y no afecte a los valores culturales de la edificación, construcción e instalación preexistente, dentro de los límites superficiales y de capacidad que determine la normativa sectorial pertinente.

Su ampliación para mejorar las condiciones de habitabilidad y servicio, no podrá superar en ningún caso el veinticinco por ciento (25%) de la superficie ya construida.

No se podrán ampliar las viviendas y las edificaciones destinadas a turismo rural cuando la superficie final resultante supere los doscientos metros cuadrados construidos (200 m2).

Se incluirán en el cómputo de tales superficies los porches o cualquier otro elemento cubierto, de los que deberá contabilizarse la mitad de su superficie. No obstante no computarán como superficie edificada cuando, excepcionalmente como forma de recuperación de elementos tradicionales, la edificación de porches con cubierta ligera y profundidad no sea superior a dos metros.

Los citados establecimientos de Turismo Rural estarán legitimados mediante Calificación Territorial, de conformidad con el artículo 67.5 del TRLotc-Lenac.

CAPÍTULO IV

CAMPAMENTOS DE TURISMO

Artículo 55.- Definición (NAD).

1. Se considera Campamento de Turismo, aquel turismo que se implanta en ámbitos rurales específicos en suelo rústico, requiriéndose para su implantación los requisitos establecidos en el artículo relativo a Requisitos de Implantación de los Campamentos de Turismo.

2. Se consideran establecimientos alojativos en la modalidad de Actividad Alojativa Especializada.

3. Se entenderá por campamento de turismo aquellos terrenos debidamente delimitados y acondicionados para facilitar el disfrute al aire libre, en los que se pernocta bajo tienda de campaña, en remolque habitable o en cualquier elemento similar fácilmente desmontable, todo ello con pleno respeto a la Orden de 28 de julio de 1966 [B.O.E. de 10.8.66], por la que se aprueba la ordenación turística de los Campamentos de Turismo, o en su caso cualquier otra norma que se dicte al respecto.

4. En todo caso, sólo se permitirán en la isla de La Gomera, Campamentos de Turismo de Lujo o Primera Categoría o en todo caso, en la categoría superior establecida por la normativa en vigor en el momento de su implantación.

Artículo 56.- Construcciones e instalaciones permitidas y/o autorizables (NAD).

Las construcciones e instalaciones deberán ser fácilmente desmontables, excepto las determinadas en el presente P.T.E. y/o la normativa en vigor en el momento de su implantación y en ningún caso se permitirán construcciones fijas destinadas a uso residencial (viviendas) o turístico en alojamientos turísticos.

La sujeción de los campamentos de turismo a este P.T.E. se entienden sin perjuicio de las demás que les sean aplicables, según la naturaleza y circunstancias de los mismos.

Artículo 57.- Criterios de Localización (ND).

No podrán establecerse campamentos de turismo:

a) En terrenos situados en ramblas, lechos secos de los barrancos y en los susceptibles de ser inundados, así como en aquellos que por cualquier causa resulten insalubres o peligrosos.

b) En un radio inferior a ciento cincuenta (150) metros de los lugares de captación de aguas potables para el abastecimiento de poblaciones.

c) A menos de quinientos (500) metros de cualquier elemento con valor histórico ya estén catalogados, inventariados o declarados como Bienes de Interés Cultural tales como Conjuntos, Sitios o Monumentos o cualquier otra figura integrante del Patrimonio Histórico de Canarias.

d) En las proximidades de actividades molestas, insalubres, nocivas o peligrosas, de acuerdo con lo preceptuado en la Ley 1/1998, de 8 de enero, de Régimen Jurídico de los Espectáculos Públicos y Actividades Clasificadas.

e) En general, en aquellos lugares que por exigencias del interés público, estén afectados por prohibiciones o limitaciones o por servidumbres públicas establecidas expresamente mediante disposiciones legales o reglamentarias y, en concreto, en Espacios Naturales Protegidos o en sus Zonas Periféricas de Protección o Zonas de Afección.

f) En cualquier otro emplazamiento que determine la normativa en vigor en el momento de su implantación.

Artículo 58.- Requisitos de Implantación de los Campamentos de Turismo (NAD).

Para la ejecución de los proyectos de campamentos de turismo será necesario:

1. Adecuación del presente P.T.E. mediante la delimitación de ámbitos específicos para su implantación y previsión de plazas alojativas bajo las condiciones establecidas en la Orden de 28 de julio de 1966, por la que se aprueba la Ordenación Turística de los Campamentos de Turismo o en su caso la normativa en vigor en el momento de su implantación, en cuanto a las determinaciones que le son de aplicación.

2. Que esté aprobado el planeamiento de ordenación urbanístico de conformidad con lo dispuesto en el presente P.T.E. y adaptado al Decreto Legislativo 1/2000, de 8 de mayo, por el que se aprueba el Texto Refundido de las Leyes de Ordenación del Territorio de Canarias y de Espacios Naturales de Canarias.

3. Que el proyecto esté autorizado a efectos turísticos por la Administración turística competente en la materia y a efectos urbanísticos, por Calificación Territorial y/o Proyecto de Actuación Territorial si se ubicase en Suelo Rústico, o en su caso por licencia urbanística. El título habilitante para la implantación de este uso será el Proyecto de Actuación Territorial, siempre que no esté previsto en el planeamiento de ordenación urbanística, ya que al contrario, se podrá autorizar la Calificación Territorial.

Artículo 59.- Condiciones de implantación de los Campamentos de Turismo (NAD).

La implantación de campamentos de turismo deberá cumplir los siguientes parámetros:

a) La superficie mínima se fija en diez mil (10.000) m2 aunque no podrán computarse a estos efectos los terrenos que presenten una pendiente superior al 30%.

b) En ningún caso se superarán las doscientas (200) plazas.

c) Sólo se permitirán aquellas edificaciones o construcciones fijas que tengan por objeto el ofrecer un servicio colectivo a los acampados. Se incluyen entre estos servicios: botiquín de primeros auxilios, supermercado, instalaciones de ducha, lavabos y los imprescindibles para la gestión y administración del Campamento de Turismo, así como el alojamiento de los empleados del mismo, en su caso.

d) Ninguna de las edificaciones o construcciones tendrá más de una (1) planta ni superará los tres con cinco (3,5) m de coronación.

e) En cuanto a la localización de un Campamento de Turismo en suelo rústico, éste sólo podrá ubicarse en suelo rústico de protección territorial, de conformidad con el TRLotc-Lenac.

f) La ubicación del campamento de turismo deberá estar asociada a la proximidad de un lugar de interés paisajístico, debiendo el planeamiento de ordenación urbanística permitir este uso siempre y cuando lo adscriba a algún suelo dentro de los ámbitos señalados al efecto en el Plano de Ordenación Territorial nº 7; Ámbitos Territoriales Turísticos: Localización y Categorización del Uso Turístico de este P.T.E.

g) Será preceptivo la solicitud de informe al Consejo Insular de Aguas, así como a Carreteras o cualquier otras administración que viera afectados sus intereses o servicios públicos por la implantación del Campamento de Turismo.

Los campamentos de turismo se regirán en cuanto a su estructura interna, equipamiento, servicios y funcionamiento por la normativa en vigor en el momento de su implantación.

TÍTULO VI

ACTIVIDAD TURÍSTICA COMPLEMENTARIA (A.T.C.)

Artículo 60.- Definición y Condiciones Generales (NAD).

Se considera Actividad Turística Complementaria aquella actividad que coadyuva al desarrollo de la actividad turística alojativa incrementando su calidad, diversificando el uso turístico hacia otros usos, tales como el ecoturismo, el deportivo, el recreativo y el de ocio.

Para garantizar la implantación de la actividad turística alojativa prevista, el desarrollo del ámbito donde se prevea, priorizará prever la ejecución de las obras correspondientes a la actividad turística complementaria así como las construcciones o instalaciones anexas y necesarias para el funcionamiento del mismo. Para la implantación de la actividad turística alojativa deberá acreditarse la puesta en funcionamiento de la Actividad Turística Complementaria que se le haya asignado, ya fuere de obra nueva o preexistente.

CAPÍTULO I

EL ECOTURISMO

Artículo 61.- Definición (NAD).

Son actividades turísticas vinculadas a los Espacios Naturales Protegidos, como turismo muy especializado donde prima la conservación, el desarrollo de actividades científicas, docentes y divulgativas relacionadas con los Espacios Naturales Protegidos y sus valores (naturales, paisajísticos, agrarios, forestales, o análogos) y comprensiva de establecimientos de uso y dominio públicos incluyendo el alojamiento temporal, cuando fuera preciso, tales como Aulas de la Naturaleza, Centros de Interpretación, Museos, Centros de Investigación o análogos.

Esta Actividad Turística Complementaria se localiza en el Plano de Ordenación Territorial nº 9 bajo el epígrafe Ecoturismo.

Artículo 62.- Condiciones de Implantación (NAD).

1. Dadas las características de esta Actividad Turística Complementaria, los Planes o Normas de los Espacios Naturales Protegidos o en su caso el Plan General de Ordenación deberán establecer una ordenación pormenorizada de los mismos, con base al carácter eminentemente ambiental que los define, estableciendo como mínimo los criterios dimensionales así como las medidas precisas para mantener sus características singulares.

2. En cuanto a las condiciones de implantación del alojamiento temporal anejo al Ecoturismo, se deberá estar a lo determinado para los establecimientos en la modalidad de Turismo Asimilable en suelo rústico de protección agraria, forestal o territorial, requiriéndose el informe preceptivo de la Comisión Mixta de Gestión de los Espacios Naturales Protegidos de La Gomera, de conformidad con el artículo 63.5 del TRLotc-Lenac.

3. Dado el uso característico del suelo donde se ubica, así como la complementariedad del alojamiento permitido, en cuanto a su implantación no se estará a la temporalización y capacidad de la actividad alojativa de la isla.

4. Sin perjuicio de lo dicho anteriormente, y de conformidad con la Ley 3/1981, de 25 de marzo, de creación del Parque Nacional de Garajonay, en el citado Parque se delimita una Zona Periférica de Protección, con la finalidad de proteger los recursos naturales que provocaron su declaración.

Será de aplicación en la Zona Periférica de Protección el régimen de usos establecido en la citada Ley, esto es, que sólo se permiten construcciones de interés público, que incluyen las edificaciones, construcciones e instalaciones de utilidad pública o interés social, por lo que el uso turístico deberá ajustarse a las citadas determinaciones, requiriéndose el informe preceptivo de la Comisión Mixta de Gestión del Parque Nacional de Garajonay, de conformidad con el artículo 63.5 del TRLotc-Lenac.

Artículo 63.- Evaluación de Impacto Ambiental (NAD).

La realización de estas actividades turísticas y la implantación de los establecimientos para su desarrollo, de conformidad con el artículo 27 de la Ley de Turismo de Canarias, en Espacios Naturales Protegidos, de conformidad con la legislación aplicable en Evaluación de Impacto, así como pueda afectar a especies animales o vegetales declaradas protegidas, requerirán además de un Estudio Básico de Impacto ecológico, autorización de la Consejería competente en materia turística previo informe vinculante de la Consejería competente en materia de Conservación de la Naturaleza.

Igualmente se requerirán los citados requisitos y autorización, a las actividades turísticas a desarrollar en sus zonas periféricas de protección, o en su caso en las Áreas de Sensibilidad Ecológica.

Sin perjuicio de lo citado, habrá de estar a lo establecido en la presente normativa en relación a las Áreas de Sensibilidad Ecológica, de conformidad con el artículo 245.2 del TRLotc-Lenac.

CAPÍTULO II

TURISMO DEPORTIVO

Sección 1ª

Campos de Golf (NAD)

Artículo 64.- Definición (NAD).

Los Campos de Golf, a los efectos del presente P.T.E. se consideran como Actividad Turística Deportiva, en la modalidad de Actividad Turística Complementaria a la meramente alojativa (ATC), con destino deportivo, al estar vinculada a los deportes al aire libre para lo cual se requieren instalaciones adecuadas para su práctica.

Esta Actividad Turística Complementaria se localiza en el Plano de Ordenación Territorial nº 9 bajo el epígrafe Turismo Deportivo, los cuales son:

- El Machal.

- Lomadas de Tecina.

- Lomadas de Alajeró.

Artículo 65.- Condiciones de su implantación (NAD).

1. Todas las personas físicas o jurídicas o las Corporaciones que tengan en proyecto la implantación de un Campo de Golf, en el ámbito de la isla de La Gomera, en Suelo Rústico o Urbanizable no sectorizado, necesitará la legitimación por el Cabildo de La Gomera que evacuará un Informe sobre la Compatibilidad con el presente P.T.E., de naturaleza preceptiva y vinculante al respecto, teniendo Derecho a Consulta en los términos establecidos en el título relativo a los Ámbitos Insulares para nuevos Espacios Turísticos, y en especial para la sectorización de los Suelos urbanizables no sectorizados turísticos.

2. El Campo de Golf debe contar con el mínimo de 18 hoyos, par 70 y SS 70, y en ningún caso la superficie puede ser inferior a las 50 hectáreas. Se exceptúan de esta obligación los previstos de 9 hoyos por 36 que deberán contar con una superficie mínima de 35 hectáreas.

3. El Campo de Golf deberá adecuarse a los recursos hídricos precisos para su implantación, por lo que, a la solicitud, deberá adjuntarse, asimismo, justificación del volumen de agua en relación a la superficie de riego del Campo de Golf que procederá necesariamente de la depuración de aguas residuales, desalinización de agua de mar o cualquier otro proceso análogo, que deberá estar debidamente autorizado por el Consejo Insular de Aguas de La Gomera.

4. Los establecimientos alojativos turísticos, de cuya actividad complementaria es el Campo de Golf, quedarán vinculados efectivamente a la plena operatividad del citado Campo de Golf, debiendo garantizarse su plena viabilidad mediante un estudio, debiendo operar durante todo el año. Los establecimientos alojativos turísticos vinculados como actividad complementaria, deberán pertenecer a la modalidad hotelera con categoría mínima de cuatro estrellas, debiendo en todo caso ajustar su capacidad alojativa a la capacidad de uso del Campo de Golf con un máximo de ochocientas (800) plazas alojativas.

5. No podrá promoverse la construcción de campos de golf en aquellas zonas donde el presente P.T.E. no lo permita, ni en los Espacios Naturales Protegidos.

6. El Campo de Golf garantizará la calidad técnica de las construcciones e instalaciones proyectadas, no excediendo la edificabilidad máxima prevista para las construcciones de nueva planta vinculadas al deporte del Golf (Club Social y Caseta de Palos) en ningún caso de dos mil (2.000) metros cuadrados construidos.

- Las cubiertas no podrán presentar materiales reflectantes y en el caso de ser plana no podrá ser transitable, ni presentar volúmenes añadidos como cajas de escalera o torres de instalaciones.

- Los muros de contención que fueran necesarios deberán ir recubiertos de piedra del lugar y no podrán en ningún caso superar los tres (3) metros de altura.

Las condiciones generales de la edificación alojativa asociada a los campos de golf se exponen en el título relativo a los Ámbitos Insulares para nuevos Espacios Turísticos.

7. El campo de Golf no debe servir de reclamo ni constituir apoyatura a otros usos que no sean estrictamente turísticos. Se prohíbe expresamente la ubicación de usos residenciales continuos a los campos de Golf, salvo los existentes a la entrada en vigor del presente P.T.E.

Artículo 66.- Documentación necesaria para su implantación (NAD).

En la solicitud deben adjuntarse los siguientes documentos:

a) Proyecto o anteproyecto de los Campos de Golf y de todas las construcciones e instalaciones complementarias tanto deportivas como turísticas así como de las necesarias conexiones viarias y de otros servicios con el exterior de la actuación.

b) Título o títulos de propiedad y certificación registral de dominio y cargas de los terrenos objeto de la promoción.

c) Evaluación de impacto ambiental, con especial atención a las consecuencias sobre el entorno paisajístico e hídrico de la zona donde se pretende implantar.

4. Para evacuar el informe sobre compatibilidad con el presente P.T.E. será necesario el informe favorable del Patronato de Turismo, en relación al interés turístico de la promoción; informe favorable de Agricultura del Cabildo Insular de La Gomera acreditativo de que las edificaciones, construcciones e instalaciones que se permiten no son incompatibles con valores singulares señalados de la zona donde se pretende instalar el Campo de Golf, ni afectan a terrenos de especial valor agrícola; informe favorable del Consejo Insular de Aguas sobre la suficiencia y conveniencia de los recursos hidráulicos propuestos.

La altura máxima de las construcciones e instalaciones que se construyan, independientemente del destino que tengan, no puede sobrepasar en ningún caso las dos (2) plantas y los siete con cincuenta (7,50) metros.

No obstante el resto de los parámetros urbanísticos se aplicarán en la forma establecida en el Plan General de Ordenación.

El proyecto que se presente al Ayuntamiento competente para que conceda la licencia municipal de obras, debe prever la ejecución de las mismas en las dos etapas siguientes:

PRIMERA ETAPA: que corresponde a las obras del Campo de Golf y de las construcciones e instalaciones anexas al mismo (Club, Campo de Prácticas y Caseta de Palos, así como de las conexiones a las redes generales exteriores).

SEGUNDA ETAPA: que corresponde a los establecimientos turísticos alojativos, no se podrá finalizar hasta que no se haya acreditado ante el Ayuntamiento que la primera ha finalizado.

Los establecimientos turísticos alojativos, el campo de golf y sus construcciones e instalaciones y la totalidad de los terrenos adscritos a la autorización, constituirán una Unidad Apta para la Edificación o parcela indivisible y dicha indivisibilidad se inscribirá en el registro de la Propiedad, para garantizar la vinculación de la una a la otra.

En el supuesto de que la promoción se hubiere acogido a la actividad complementaria, la autorización previa y/o la licencia de apertura y funcionamiento del establecimiento alojativo otorgadas, deberán expedirse siempre vinculadas al funcionamiento de la instalación deportiva y quedarán automáticamente anuladas en el supuesto de cierre de las citadas instalaciones.

En aquellos municipios que no cuenten con planeamiento o que cuentan tan solo con Proyectos de Delimitación de Suelo Urbano, no se podrá autorizar esta actividad turística de Campo de Golf con o sin actividad complementaria hasta su plena adaptación al TRLotc-Lenac y consiguiente elaboración de un Plan General de Ordenación en su caso.

Sección 2ª

Puertos Deportivos y Embarcaderos

Artículo 67.- Definición (NAD).

Los Puertos Deportivos y los Embarcaderos, a los efectos del presente P.T.E. se consideran como Actividad Turística de Ocio, en la modalidad de Actividad Turística Complementaria a la meramente alojativa (ATC), con destino de Recreativo, al estar vinculada a los deportes al aire libre tales como la pesca o la vela o navegación para lo cual se requieren instalaciones adecuadas para su práctica.

Dada su repercusión ambiental, así como su estimación como actividad turística de calidad, las mismas se deberán someter a las condiciones de implantación regladas en la presente sección como Normas de Aplicación Directa (NAD). Se trata de obras sujetas a la evaluación de Impacto Ambiental.

Esta Actividad Turística Complementaria se localiza en el Plano de Ordenación Territorial nº 9 bajo el epígrafe Turismo Deportivo y son:

- Ábalos.

- San Sebastián de La Gomera.

- El Cabrito.

- Playa Santiago.

- Cala Cantera.

- La Rajita.

- Valle Gran Rey.

Artículo 68.- Condiciones de Implantación (NAD).

Dada su naturaleza, la implantación de los Puertos Deportivos y Embarcaderos se realizará en los lugares señalados por este P.T.E. con pleno respeto a la legislación sectorial que le sea de aplicación, tales como Pesca, Espacios Naturales Protegidos y Lugares de Importancia Comunitaria, y sin perjuicio de la ordenación determinada en el Plan Insular de Ordenación de La Gomera.

A este respecto, se deberán tener en cuenta los Puertos Deportivos y Embarcaderos situados en el Lugar de Importancia Comunitaria ES 7020123, que se someterá a las determinaciones establecidas en el Título VII relativo a la Protección del Medio Ambiente de la presente normativa, los cuales son:

- Playa Santiago.

- Cala Cantera.

- La Rajita.

- Valle Gran Rey.

Las futuras ampliaciones de los puertos deportivos o embarcaderos no podrán afectar a las zonas de playa o de baño de tal modo que no resulte mermada la utilización de las mismas por razones de seguridad o contaminación de las aguas.

A tal efecto, las rutas de entrada y salida del puerto deberán situarse, como mínimo, a cien (100) metros de la playa o zona de baño más próxima.

Los titulares de las concesiones administrativas para la explotación de puertos deportivos y embarcaderos deberán observar las reservas del número de amarres de tránsito, que no podrá ser inferior al 25% de la capacidad total del puerto o embarcadero.

Sección 3ª

Turismo de Salud

Artículo 69.- Definición (NAD).

El turismo de salud, a los efectos del presente P.T.E. se considera como Actividad Turística de Ocio, en la modalidad de Actividad Turística Complementaria a la meramente alojativa (ATC), con destino a la mejora de la salud, al estar vinculada a terapias relativas a medicina preventiva, regenerativa y de rehabilitación, y balnearios para lo cual se requieren construcciones e instalaciones adecuadas para su práctica, como talasoterapia, hidroterapias o análogas.

Artículo 70.- Condiciones de Implantación (NAD).

Las condiciones de implantación están condicionadas a los ámbitos donde se pretenden implantar, tales como:

A) Ámbitos insulares para nuevos espacios turísticos, constituirá Actividades Turísticas Complementarias a los establecimientos alojativos hoteleros de 5 ó 4 estrellas.

Esta actividad y sus construcciones e instalaciones habrán de tener características y dimensiones tales como para definir por sí solas el complejo en su conjunto. Dicha actividad deberá conformar un sector o ámbito desarrollado mediante Plan Parcial, debiendo ajustar la capacidad alojativa a la capacidad de uso de dicha actividad con sus construcciones e instalaciones, con un máximo de 800 plazas alojativas vinculadas a tales actividades.

B) Ámbitos Rurales para uso Turístico aptas para Unidades Aisladas de explotación (Asimilables), podrán desarrollarse con las mismas características y determinaciones establecidas para el Turismo Asimilable. El uso de tales actividades en este ámbito deberá ser exclusivo, bien en la modalidad de establecimiento alojativo o bien en la modalidad de actividad turística complementaria.

En todo caso, serán de aplicación para el Turismo de Salud, las determinaciones establecidas en el artículo relativo a la "Documentación necesaria para su Implantación" en la sección de los "Campos de Golf" en el presente P.T.E.

Sección 4ª

Submarinismo

Artículo 71.- Definición (NAD).

El Submarinismo, a los efectos del presente P.T.E. se considera como Actividad Turística de Ocio, en la modalidad deportiva, a través de lugares localizados a tales efectos. A este respecto, y dada la sostenibilidad de esta Actividad Turística con el medio donde se inserta, el P.T.E. garantiza su uso y actividad, como apoyo a la actividad turística alojativa, respecto de la ordenación urbanística de los ámbitos donde discurre.

Esta Actividad Turística Complementaria se localiza en el Plano de Ordenación Territorial nº 9 bajo el epígrafe Turismo Deportivo.

Artículo 72.- Condiciones de su implantación (ND).

Se permitirán construcciones e instalaciones directamente relacionadas con la actividad, dentro de las limitaciones establecidas en el Capítulo relativo a Costas de esta Normativa si la misma se ubicase en estos ámbitos.

Dada su naturaleza, deberá practicarse en los lugares señalados con pleno respeto a la legislación sectorial que le sea de aplicación, tales como Pesca, Espacios Naturales Protegidos y Lugares de Importancia Comunitaria.

Sección 5ª

Turismo Ecuestre

Artículo 73.- Definición.

El Turismo Ecuestre, a los efectos del presente P.T.E., se considera como Actividad Turística Complementaria, a la meramente alojativa (ATC).

Artículo 74.- Construcciones e Instalaciones permitidas y autorizables, Condiciones de localización e implantación.

En cuanto a las construcciones, e instalaciones permitidas y autorizables, así como los criterios de localización e implantación, se estará a lo dispuesto en los Campamentos de Turismo, pero en ningún caso se permitirán construcciones fijas destinadas al uso residencial (viviendas) o turístico en alojamientos turísticos, así como el alojamiento temporal en tienda de acampada, remolque habitable o cualquier elemento de similar objeto.

Se permitirán construcciones e instalaciones para albergar animales (cuadras o análogas), así como los servicios que conlleven su cuidado y para otros servicios destinados a la recepción y atención de usuarios del turismo ecuestre, además de espacios destinados a su monta y doma, que en todo caso deberán quedar debidamente mimetizados con el paisaje, utilizando para ello materiales y colores que favorezcan su integración con el medio.

CAPÍTULO III

TURISMO RECREATIVO

Artículo 75.- Definición (NAD).

El turismo recreativo es una Actividad Turística Complementaria a la meramente alojativa, que se realiza al aire libre para recreo de los habitantes y turistas de La Gomera.

Se incluyen como tal, el senderismo, así como los campamentos de turismo, áreas recreativas y los parques tales como los temáticos, botánicos, zoológicos, acuáticos, o en museos etnográficos, agrícolas u análogos, los cuales deberán tener el carácter de uso dotacional, en Sistemas Generales, Dotaciones o Equipamientos por el Plan General de Ordenación, que le deberá dar la ordenación pormenorizada precisa para su implantación en el territorio.

Sección 1ª

Red de Senderos (Senderismo)

Artículo 76.- Senderismo (NAD).

El senderismo, a los efectos del presente Plan Territorial Especial, se considera como Actividad Turística de Ocio, en la modalidad de Actividad Turística Complementaria a la meramente alojativa (ATC), con destino recreativo, al estar vinculada a las actividades al aire libre a través de antiguos caminos y senderos. A este respecto, y dada la sostenibilidad de esta Actividad Turística con el medio donde se inserta, el P.T.E. garantiza su uso y actividad, como apoyo a la actividad turística alojativa, respecto de la ordenación urbanística de los ámbitos donde discurre.

A estos efectos, configuran la Red de Senderos Turísticos de la isla de La Gomera, los caminos grafiados en el presente P.T.E. con la finalidad de garantizar su conservación, mejora y rehabilitación como actividad turística, los siguientes caminos:

Ver anexos - página 10836

os senderos turísticos localizados por el presente P.T.E. estarán sometidos a las siguientes condiciones:

1. Aquellos senderos turísticos que transcurran por Espacios Naturales Protegidos, los Planes y Normas de los citados Espacios Naturales, deberán grafiarse y establecer un régimen de usos tendente a su rehabilitación y garantía de conservación como actividad turística.

La ordenación urbanística de los citados Planes o Normas y los instrumentos que lo desarrollen deberán garantizar los mismos, sin que puedan variarse su configuración y trazado, salvo por razones de protección de los valores naturales que se localicen en los Espacios Naturales Protegidos.

Las mismas determinaciones serán de aplicación a los Planes Generales de Ordenación.

2. En los citados senderos turísticos, la circulación de vehículos a motor estará prohibida, sin perjuicio de las determinaciones que fueran de aplicación de conformidad con la legislación vigente.

3. La creación de nuevos Senderos turísticos, para recorridos turísticos, en áreas de interés geográfico, histórico, visual, paisajístico, se realizará con calzadas de pequeña dimensión y escasa alteración de la topografía de la zona en la que se inserte; donde la velocidad específica de la infraestructura no sea la directriz condicionante de su diseño, sino sea la escasa velocidad posible lo que resulte el atractivo principal, con plataformas relativamente abundantes para parada y observación de esa área.

La implantación en las vías secundarias, así como carriles exclusivos de bicicleta, se recomiendan ligeramente separados de la plataforma de la carretera, aunque en zonas singulares podrán estar adosados a la misma. En las vías principales, cuando para cerrar circuitos sea preciso su implantación, deberán estar separados siempre de la plataforma de la carretera.

Sección 2ª

Áreas Recreativas

Artículo 77.- Definición y Condición de Implantación (NAD).

Las Áreas Recreativas a los efectos del presente P.T.E., se consideran como Actividad Turística Complementaria en la modalidad de Turismo Recreativo, a la meramente alojativa (ATC), al estar vinculada al recreo al aire libre.

Esta Actividad Turística Complementaria se localiza en el Plano de Ordenación Territorial nº 9 bajo el epígrafe Turismo Recreativo.

Se permitirán instalaciones necesarias directamente relacionadas con la actividad de recreo, en juegos, mesas y pequeñas barbacoas.

Además se permitirán intervenciones sobre el terreno que no afecten a los valores naturales y paisajísticos objeto de recreo, con pleno respeto al artículo 65 del TRLotc-Lenac.

Sección 3ª

Jardines Botánicos

Artículo 78.- Definición.

Los Jardines Botánicos a los efectos del presente P.T.E., se consideran como Actividad Turística Complementaria en la modalidad de Turismo Recreativo, a la meramente alojativa (ATC), al estar vinculada al disfrute de la naturaleza y su vegetación al aire libre.

Se entiende como Jardín Botánico a los efectos del P.T.E., el espacio adaptado para la conservación, mantenimiento y divulgación de valores botánicos autóctonos de la isla de La Gomera, mediante la aplicación de técnicas dirigidas a la protección de la flora y vegetación.

Esta Actividad Turística Complementaria se localiza en el Plano de Ordenación Territorial nº 9 bajo el epígrafe Turismo Recreativo.

Artículo 79.- Condiciones de su implantación (NAD).

1. Todas las personas físicas o jurídicas o las Corporaciones que tengan en proyecto la implantación de un Jardín Botánico, en el ámbito de la isla de La Gomera, en Suelo Rústico o Urbanizable no sectorizado, necesitará la legitimación por el Cabildo de La Gomera que evacuará un Informe sobre la Compatibilidad con el presente P.T.E., de naturaleza preceptiva y vinculante al respecto, teniendo Derecho a Consulta en los términos establecidos en el título relativo a los Ámbitos Insulares para nuevos Espacios Turísticos, y en especial para la sectorización de los Suelos urbanizables no sectorizados turísticos.

2. El Jardín Botánico debe contar como mínimo con 20 hectáreas.

3. El Jardín Botánico deberá adecuarse a los recursos hídricos precisos para su implantación, por lo que, a la solicitud, deberá adjuntarse, asimismo, justificación del volumen de agua en relación a la superficie de riego del Jardín Botánico, que procederá necesariamente de la depuración de aguas residuales, desalinización de agua de mar o cualquier otro proceso análogo, que deberá estar debidamente autorizado por el Consejo Insular de Aguas de La Gomera.

4. Los establecimientos alojativos turísticos, de cuya actividad complementaria es el Jardín Botánico, quedarán vinculados efectivamente a la plena operatividad del citado Jardín Botánico, debiendo garantizarse su plena viabilidad en su gestión mediante un estudio, debiendo operar durante todo el año.

Los establecimientos alojativos turísticos vinculados como actividad complementaria, deberán pertenecer a la modalidad hotelera con categoría mínima de cuatro estrellas, debiendo en todo caso ajustar su capacidad alojativa a la capacidad de uso del Jardín Botánico con un máximo de doscientas (200) plazas alojativas.

5. No podrá promoverse la construcción de Jardín Botánico en aquellas zonas donde el presente P.T.E. no lo permita, ni en los Espacios Naturales Protegidos.

6. El promotor del Jardín Botánico garantizará la calidad técnica del mismo, permitiéndose la construcción o instalación de viveros, bancos de germoplasma o semillas, áreas de descanso, y otras construcciones necesarias para el desarrollo de las actividades que le son propias.

Además se permitirán las construcciones e instalaciones cuyo objetivo sea la divulgación de los valores botánicos que caracterizan al Jardín y a los hábitats allí representados tales como Centro de Interpretación, Aulario, senderos o análogos.

Las construcciones e instalaciones proyectadas no podrán exceder la edificabilidad máxima prevista para las construcciones de nueva planta vinculadas al Jardín, y en ningún caso los mil (1.000) metros cuadrados construidos.

- Las cubiertas no podrán presentar materiales reflectantes, ni presentar volúmenes añadidos como cajas de escalera o torres de instalaciones, debiendo en todo caso, la edificación o construcción e instalaciones ajustarse a las determinaciones establecidas en el Ecoplan, del Capítulo V del Título IX relativo al Patrimonio Histórico del presente P.T.E. y para el caso de que se proyecte en un Ámbito Específico con Ficha incluida en el Fichero de Ámbitos Específicos, a las condiciones específicas establecidas en la misma.

- Los muros de contención que fueran necesarios deberán realizarse en piedra natural. Únicamente por causas técnicas debidamente justificadas podrán ejecutarse por otros medios constructivos, debiendo en todo caso ser revestidos con mampuesto de piedra vista. En todo caso, no podrán superar en ningún caso los tres (3) metros de altura.

La altura máxima de las construcciones e instalaciones que se construyan, independientemente del destino que tengan, no puede sobrepasar en ningún caso una (1) planta y los cuatro con cincuenta (4,50) metros.

- No obstante el resto de los parámetros urbanísticos se aplicarán en la forma establecida en el Plan General de Ordenación.

Artículo 80.- Documentación necesaria para su implantación (NAD).

En cuanto a la documentación necesaria para su implantación se estará a lo determinado para los Campos de Golf en el Capítulo II, relativo al Turismo Deportivo.

CAPÍTULO IV

TURISMO DE OCIO

Sección 1ª

Parques Marítimos, Playas y Pescantes

Artículo 81.- Definición (NAD).

Los Parques Marítimos, las Playas y los Pescantes, a los efectos del presente P.T.E., se consideran como Actividad Turística Complementaria en la modalidad de Turismo de Ocio, a la meramente alojativa (ATC), al estar vinculada al ocio al aire libre, al mar y a las zonas de baño para lo cual se requiere la regeneración de las playas existentes o instalaciones adecuadas para su práctica.

Los pescantes son los siguientes:

- Agulo.

- Hermigua.

- Vallehermoso.

Artículo 82.- Condiciones de su implantación (NAD).

Se permitirán las construcciones e instalaciones directamente relacionadas con la actividad, dentro de las limitaciones establecidas en el Capítulo relativo a Costas de esta Normativa.

Los ámbitos del presente P.T.E. que tengan asignada como Actividad Turística Complementaria, Playas, deberán garantizar la gestión de los usos y servicios públicos que en la misma se preste, tales como los servicios de vigilancia, usos comerciales o análogos, los cuales requerirán la preceptiva concesión administrativa de la administración competente, o en su caso su acondicionamiento. Las Playas sometidas a esta obligación son:

1.- La gestión de la totalidad de la Playa de Tapahuga.

2.- El acondicionamiento de la Playa de Ábalos.

En cuanto a los Pescantes, las administraciones insulares y municipales establecerán medidas tendentes a su conservación y recuperación. Como primera medida deberán ser incorporadas a los Catálogos Municipales e Insulares de Patrimonio Histórico.

Serán prioritarias la rehabilitación y reutilización con usos preferentemente turísticos complementarios: miradores, restaurante, o análogos. Se incluyen los embarcadores de La Playa de Vallehermoso y los pescantes de Agulo y Hermigua.

Sección 2ª

Otras Actividades Turísticas Complementarias

Artículo 83.- Los jeeps safaris (arrendamiento sin conductor de vehículo de viajeros) (NAD).

Son actividades reguladas por el Decreto 159/1996, de 4 de julio, regulador de la actividad y régimen de autorizaciones de empresas de arrendamiento sin conductor de vehículos de viajeros (B.O.C. nº 93, de 2.8.96).

Se prohíbe sin excepciones su circulación fuera de las pistas y carreteras oficiales de la isla, pistas Agrícolas y vías asfaltadas.

En todo caso, la circulación de estos vehículos o jeep safari en el ámbito de los Espacios Naturales Protegidos, respetarán en todo caso las determinaciones de los Planes o Normas de los mismos.

Artículo 84.- Actividad de Observación de Cetáceos con fines turísticos (NAD).

Se entenderá Actividad de Observación de Cetáceos con fines turísticos, aquellas actividades que se realicen, de forma organizada y con ánimo de lucro, para la distracción o recreo de un determinado grupo de usuarios turísticos.

Toda actividad de observación de cetáceos que se efectúe desde el mar precisa la previa obtención de autorización administrativa y se desarrollará de conformidad con el título habilitante que se otorgará de conformidad con el Decreto 178/2000, de 6 de septiembre, por el que se regulan las actividades de observación de Cetáceos (B.O.C. nº 133, de 6.10.00).

Para el otorgamiento de la autorización, será preciso el cumplimiento de lo siguiente:

a) Sometimiento de la actividad al procedimiento de Evaluación de Impacto que se estime pertinente, cuya declaración será emitida por el órgano que autorice la actividad.

b) La empresa deberá inscribirse en el Registro General de Empresa, actividades y establecimientos de conformidad con la Legislación vigente en materia de turismo.

c) Llevar a bordo de las embarcaciones utilizadas un Guía de Turismo Sectorial, conforme a lo señalado para esta figura por la normativa reguladora de las actividades turístico-informativas.

TÍTULO VII

MEDIDAS DE PROTECCIÓN DEL MEDIO AMBIENTE

CAPÍTULO I

IMPACTOS AMBIENTALES, MEJORA Y CONTROL

DE LA GESTIÓN AMBIENTAL

Artículo 85.- Áreas de Sensibilidad Ecológica (NAD).

Se someterá al procedimiento de impacto ecológico, en la categoría que corresponda, todo proyecto o actividad que se pretenda implantar en los ámbitos regulados por el presente P.T.E. que afecte a un Área de Sensibilidad Ecológica, de conformidad con lo determinado en la Ley 11/1990, de 13 de julio, de Prevención del Impacto Ecológico.

A estos efectos, en la isla de La Gomera, han sido declaradas las siguientes Áreas de sensibilidad ecológica:

Ver anexos - páginas 10839-10840

De conformidad con el artículo 6.4, párrafo 3 del Real Decreto 1.997/1995, de 7 de diciembre, relativo a la Conservación de los Hábitat Naturales y de la Fauna y Flora Silvestres, desde que un lugar figure en la lista de lugares de importancia comunitaria, Plan o Proyecto que se pretenda acometer en el mismo quedará sometido a lo dispuesto en los apartados 2, 3 y 4 del citado artículo, consistente en:

1.- Cualquier plan o proyecto que, sin tener relación directa con la gestión del lugar o sin ser necesario para la misma, pueda afectar de forma apreciable a los citados lugares, ya sea individualmente o en combinación con otros planes o proyectos, se someterá a una adecuada evaluación de sus repercusiones en el lugar, que se realizará de acuerdo con la legislación en materia de evaluación de impacto vigente, teniendo en cuenta los objetivos de conservación de dicho lugar.

2.- A la vista de la evaluación de las repercusiones en el lugar el órgano competente manifestará su conformidad con dicho plan o proyecto sólo tras haberse asegurado que no causará perjuicio a la integridad del lugar en cuestión y si procede tras haberse sometido a información pública.

3.- Si a pesar de las conclusiones negativas de la evaluación y a falta de soluciones alternativas debiera realizarse el plan o proyecto por razones imperiosas de interés público de primer orden, incluidas razones de índole social o económicas, el órgano competente tomará cuantas medidas compensatorias sean necesarias para garantizar que la coherencia global de Red Natura 2000 quede protegida.

En caso de que el lugar considerado albergue un tipo de hábitat natural y/o una especie prioritarios, únicamente se podrán alegar consideraciones relacionadas con la salud humana y la seguridad pública, o relativas a consecuencias positivas de primordial importancia para el medio ambiente, o bien, otras razones imperiosas de interés público de primer orden. En este último caso, a través del cauce correspondiente, habrá de consultar, previamente a la Comisión Europea.

Desde el momento en que un lugar figure en la Lista de Lugares de Importancia Comunitaria, éste quedará sometido a lo dispuesto en los apartados 2, 3 y 4 del artículo 6 del Real Decreto 1.997/1995, de 7 de diciembre.

También será de aplicación a las Zonas de Especial Protección para las Aves declaradas, en su caso, por la comunidad autónoma, al amparo del artículo 4 de la Directiva 79/409/CEE, lo establecido en los apartados 2, 3 y 4 del artículo 6 del Real Decreto 1.997/1995, de 7 de diciembre.

Artículo 87.- Sostenibilidad de la Actividad Turística: Proyectos de Mejora Ambiental (ND).

Toda iniciativa de actividad turística, en cualquiera de los Ámbitos delimitados por el presente P.T.E., a excepción de los Ámbitos Rurales para Uso Turístico en la modalidad de Turismo Rural, deberá acompañar un Proyecto de Mejora Ambiental con la finalidad de incentivar la sostenibilidad del uso turístico en la isla de La Gomera.

El Proyecto de Mejora Ambiental, consiste en la formulación de un proyecto que mejore y/o conserve los valores y/o calidad ambiental en el ámbito donde se implante el uso, o en su caso en el núcleo donde se localiza o en el municipio y en este orden de prelación, y de conformidad con los criterios y prioridades que marquen los Ayuntamientos en relación directa con la compatibilidad de los mismos con el presente P.T.E. o en su caso con el Plan Insular de Ordenación de La Gomera.

En la elección del proyecto y su ubicación, será preferente la restauración de Áreas Susceptibles de Producir Impacto, relacionadas en el Plano de Ordenación Territorial nº 3. Para el caso de que las mismas no se ubicaran en el orden de prelación anteriormente establecido el Proyecto de Mejora Ambiental podrá versar en lo siguiente:

1. Recuperación de especies de flora y fauna protegidas.

2. Replantación y Reforestación de especies protegidas y/o autóctonas.

3. Poda de Palmerales Autóctonos.

3. Restauración de Áreas Degradadas del Territorio por actividades de extracción irregular.

4. Recuperación de Caminos Reales, Senderos, Miradores u análogos.

5. Recuperación mediante la rehabilitación de Edificaciones, Construcciones e Instalaciones del Patrimonio Etnográfico y Arquitectónico y Restauración del Patrimonio Arqueológico de la isla de La Gomera de y para su uso público, que figure en el Inventario de Patrimonio Arqueológico y Etnográfico como anexos I y II de la Memoria de Información, o en su caso en el Catálogo de Edificaciones Protegidas de los Planes Generales de Ordenación.

6. Recuperación de Bancales para uso agrícola.

7. Mejora de las Infraestructuras públicas en materia de saneamiento de aguas con la finalidad de evitar vertidos incontrolados.

8. Enterramiento de redes generales y en especial las eléctricas.

9. Actuaciones ambientales programadas y/o previstas por los Planes Generales de Ordenación o los instrumentos de ordenación del Espacio Natural Protegido.

El presente P.T.E. fija para ámbitos concretos Proyectos de Mejora Ambiental, cuyo objeto es la recuperación de Patrimonio Etnográfico y Arqueológico de la isla de La Gomera, no pudiendo en todo caso materializarse Proyecto distinto al fijado y que en concreto son:

Ver anexos - páginas 10841-10842

En el caso concreto de Ámbito Urbano para Uso Turístico, denominado Casco de Agulo (AU-6), se fijará como Proyecto de Mejora Ambiental la rehabilitación de edificaciones con valor etnográfico o arquitectónico en el mismo núcleo de Agulo con destino turístico en la modalidad de Turismo Rural, que dé lugar al menos a la puesta en funcionamiento de un (1) establecimiento turístico alojativo en esta modalidad, y que en todo caso se sujetará a las condiciones establecidas en este artículo.

Para ello y cuando la medida no esté incluida en el Plan General de Ordenación en su caso del municipio, el promotor o propietario podrá consultar la adecuación de la elección a los objetos antedichos al Cabildo de La Gomera, cuyo informe será vinculante. El Procedimiento de Consulta, se iniciará ante el Ayuntamiento, en cual evacuará un primer informe en el que expondrá los proyectos que a su juicio tengan prioridad en su término municipal. Una vez evacuado el Informe inicial municipal se elevará la consulta al Cabildo.

La consulta deberá evacuarse en el plazo de tres meses, tras el cual se entenderá evacuada en sentido negativo.

Se destinará al Proyecto de Mejora Ambiental para materializar los objetivos señalados lo siguiente:

A) En caso de que la iniciativa se desarrolle en Ámbitos Urbanos de Uso Turístico, y en concreto en suelo urbano consolidado, el 10% del presupuesto de ejecución material del proyecto para materializar el aprovechamiento turístico otorgado. En caso de suelo urbano no consolidado, el Proyecto de Mejora Ambiental se cuantificará en el 10% del aprovechamiento urbanístico del ámbito, a valor de parcelas urbanizadas o solar.

B) En caso de que la iniciativa se desarrolle en Ámbitos para nuevos Espacios Turísticos, y por ende en suelo urbanizable, el 10% del aprovechamiento urbanístico del ámbito, a valor de parcelas urbanizadas o solar.

C) En caso de que la iniciativa se desarrolle en Ámbitos Rurales para Uso Turístico, el 10% del presupuesto de ejecución material del proyecto para materializar el aprovechamiento turístico otorgado, a excepción de que la iniciativa tenga por objeto una actividad turística en la modalidad de Turismo Rural.

En todo caso, deberá garantizarse la materialización del Proyecto de Mejora Ambiental coetáneamente con la materialización del proyecto de contenido turístico. Para ello, se deberá emitir un Informe preceptivo y vinculante del Cabildo Insular de La Gomera sobre la ejecución del Proyecto de Mejora Ambiental, previo a la puesta en funcionamiento del establecimiento turístico alojativo objetivo de materialización.

Artículo 88.- Aplicación del sistema de gestión y auditoría medioambientales y de calidad de uso turístico (NAD).

Todo establecimiento de turismo alojativo en la modalidad hotelera, especializada, así como de Ocio en los Ámbitos para nuevos Espacios Turísticos o Ámbitos Urbanos para el uso turístico, así como Ámbitos Rurales para uso Turístico, a excepción de la modalidad de Turismo Rural, deberá adherirse e implantar un Sistema de Gestión y Auditoría Medioambiental para establecimientos turísticos o, en su caso, Sistema de Calidad en alojamientos turísticos acreditado por un organismo oficialmente reconocido, como el Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE).

CAPÍTULO II

MEDIDAS PARTICULARES DE PROTECCIÓN

DEL MEDIOAMBIENTE

Artículo 89.- Determinaciones Generales (NAD).

El presente P.T.E. establece unas medidas de protección del medio ambiente, que, con carácter general, tienden a:

1. Adecuar e integrar las actuaciones previstas en el entorno donde se sitúan, de modo que no se produzcan impactos de carácter paisajístico.

2. Mejorar las condiciones paisajísticas de los lugares con procesos de degradación; especialmente aquellos afectados por actuaciones previstas por el presente P.T.E.

3. Corregir los impactos producidos durante la ejecución de las actuaciones previstas en el presente P.T.E., tanto en los procesos de ejecución, terminación y puesta en funcionamiento.

Artículo 90.- Determinaciones generales para la protección de la Flora y Vegetación (NAD).

1. Toda actuación, arranque, recogida, corte y desraizamiento de especies y de aquellas de la flora vascular silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias, así como las formaciones de cardonal-tabaibal, se estará a lo dispuesto en la Orden de 20 de febrero de 1991 sobre protección de Especies de la Flora Vascular Silvestre de la Comunidad Autónoma de Canarias y el Decreto 151/2001, de 23 de julio, por el que se crea el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias. A este respecto, se estará igualmente a lo dispuesto en el Plan Forestal de Canarias, así como al Código de Buenas Prácticas Agrarias de la Comunidad Autónoma de Canarias (Orden de 11 de febrero de 2000, B.O.C. nº 23, de 23 de febrero).

2. Las normas de protección serán de aplicación al conjunto de la vegetación protegida con independencia de su titularidad pública o privada o su régimen de utilización.

3. Sin perjuicio de lo dicho anteriormente, se permitirán intervenciones y actuaciones de conservación y mantenimiento y restauración que no alteren la configuración del espacio o paisaje, dañen las especies vegetales y arbolado o su disposición.

4. Se respetará la vegetación existente cuando esté constituida por especies de la flora endémica que se encuentre protegida, en todas aquellas actuaciones derivadas de la ejecución de establecimientos destinados al Turismo Convencional.

4. Las actividades, usos, edificaciones, construcciones e instalaciones y sus obras que afecten a especies vegetales y arbolado o al entorno de los mismos, exigirán la previa protección de éstos, en el proyecto que se presente al efecto.

Sección 1ª

Medidas de Protección para las Actividades Turísticas en Ámbitos para Nuevos

Espacios Turísticos y Urbanos

para Uso Turístico

Artículo 91.- Condiciones ambientales y particulares para la urbanización (ND).

1. Se evitarán los bordes rectilíneos de las actuaciones previstas para el Turismo Convencional.

Estas actuaciones deberán ajustarse a la topografía. En cualquier caso estos bordes deberán tener un tratamiento paisajístico a fin de disminuir el impacto visual sobre los suelos rústicos colindantes.

No se realizarán actuaciones para el Turismo Convencional, si los mismos contravienen las condiciones establecidas por el presente P.T.E. en cualquiera de los ámbitos señalados.

2. Se deberán usar las energías renovables, con el objetivo de que la explotación se dote de autosuficiencia para la obtención de energía eléctrica, agua potable, en concreto la utilización de placas solares y la depuración, desalación o potabilización de aguas para el ajardinamiento y consumo diario de agua de los establecimientos.

Se deberá hacer especial énfasis en la promoción de la autosuficiencia en la eliminación de residuos, aguas (blancas, grises, negras).

En todo caso las canalizaciones deberán ser enterradas.

3. El ajardinamiento de las urbanizaciones (tanto de uso público como privado) deberá hacerse con plantación de vegetación autóctona, y a ser posible, la correspondiente al piso bioclimático donde se encuentren.

En las plantaciones sobre aceras, deberán preverse alcorques lo suficientemente amplios para garantizar la supervivencia de la plantación en su mayor desarrollo.

4. La ejecución de las actuaciones que conlleven un mayor impacto visual potencial, deben conllevar un estudio que contemple aquellos puntos del entorno desde los que sea más visible y que puedan soportar un mayor número de observadores, debiendo articular las medidas correctoras precisas, entre las que se ha de incluir el apantallamiento vegetal, con especies autóctonas adaptadas a las condiciones ambientales del lugar o características del entorno.

5. Se debe evitar la compactación del suelo seleccionando, en lo posible, maquinaria ligera y evitando el tránsito o aparcamiento de vehículos en las zonas no diseñadas al efecto.

Siempre que el tránsito de vehículos pesados se realice por pistas de tierra, éstas deberán ser previamente humedecidas para evitar la emisión de partículas a la atmósfera a una microescala.

6. En los casos en los que los movimientos de tierras den lugar al mantenimiento de grandes superficies expuestas se tomarán las medidas oportunas, tales como el reacondicionamiento del suelo y la revegetación, para evitar posibles procesos erosivos, siempre con especies autóctonas adaptadas a las condiciones ambientales del lugar.

7. Cuando se produzca acumulación de excedentes de tierras, bien temporal o definitiva, después de los movimientos, y den lugar a taludes, se deberán disminuir las pendientes originadas, así como su longitud, de modo que se evite la erosión por aceleración de la escorrentía superficial. En el caso de que los taludes queden de modo permanente, se deberán efectuar labores de tratamiento para su posterior revegetación.

8. Se deberá evitar la contaminación acústica derivada del tránsito de maquinarias de obra. Para ello se aplicarán medidas tales como la instalación de pantallas naturales (obstáculos presentes en el lugar de modo natural) o artificiales, que eviten la propagación del ruido hacia los núcleos urbanos.

9. Los cauces de barrancos, montículos u otros elementos representativos del paisaje, presentes en el ámbito de la urbanización turística, con pendientes superiores al quince por ciento (30%), deberían excluirse expresamente del aprovechamiento turístico alojativo. Estas áreas deberán destinarse a usos compatibles con su conservación.

10. Debería asegurarse la articulación de los Espacios Libres para el disfrute de la colectividad de los núcleos residenciales anejos.

11. En el caso de que un ámbito de uso turístico se localice en un barranco debería contemplarse en su ordenación el tratamiento de los principales elementos definitorios del barranco: su cauce, debería constituir un espacio verde no interrumpido por edificaciones o construcciones; en las laderas se debe atender a las limitaciones de pendiente, a la protección de las líneas de cornisa, y a la cuenca visual del barranco, dejando abierto su frente al mar y su espalda hacia el interior insular.

12. En relación con la red viaria de acceso a los ámbitos turísticos, se deben evitar los taludes de grandes proporciones, tanto horizontales como verticales, siendo más idónea la construcción de muros de piedra seca, o de hormigón armado, revestido con mampuesto de piedra vista. En cualquier caso, deberá realizarse un tratamiento paisajístico de todos los taludes y desmontes, así como garantizar su mantenimiento.

13. Cuando los ámbitos de turismo convencional coincidan con áreas con calidad para la conservación muy alta o alta, o con áreas de interés arqueológico, la zona coincidente debería considerarse como un espacio libre orientado a la conservación de las condiciones preexistentes. De igual manera, los sectores orientados al desarrollo del turismo convencional que sean contiguos a áreas con calidad para la conservación muy alta o alta, a áreas de interés arqueológico o a áreas de interés faunístico, deberían contemplar en su ordenación una franja limítrofe libre de edificación, que podría considerarse como espacio ajardinado con especies propias del lugar.

Artículo 92.- Condiciones ambientales y particulares para la Edificación (ND).

1. Las edificaciones y construcciones deberán presentar todos sus paramentos y cubiertas con formas, materiales y colores que logren una integración adecuada en el entorno inmediato y en el paisaje.

2. Se evitarán los alicatados en fachadas, empleándose, en todo caso, piedra (natural o artificial) o muros enfoscados y pintados.

3. Se evitará el empleo de carpintería metálica, en especial en balaustradas y puertas exteriores.

4. El número máximo de plantas aparentes en la edificación turística debería estar en función de las características topográficas del terreno. En el caso de los barrancos, y con carácter general, salvo expresa determinación distinta en este P.T.E., la altura de las edificaciones turísticas no será superior al tercio de la ladera que constituya su fondo escénico.

a) Edificaciones en bloque encajadas en laderas.

El límite de la pendiente del terreno para la construcción hotelera y extrahotelera en bloque se debería situar en el 30%.

El desmonte necesario para la integración de la construcción en el terreno no podrá quedar visto una vez haya concluido la intervención en la parcela. Para ello, el corte de mayor cota no debería superar el nivel del último forjado de piso del edificio. En los laterales se tendría que garantizar una correcta transición hacia el suelo no afectado por la intervención.

b) Edificaciones escalonadas apoyadas en laderas.

La distancia vertical entre dos edificaciones debe ser igual a la altura de la mayor de ellas. Dicho espacio debe resultar ajardinado.

La separación horizontal entre edificaciones situadas a la misma cota sería también equivalente a la mitad de la longitud de la mayor de ellas.

5. La canalización de todo el cableado a instalar debería ser subterránea.

6. En general, las edificaciones y construcciones deberán presentar una tipología constructiva que se adecue a las características de la vivienda tradicional gomera, de modo que se logre una armonía e integración entre el paisaje y las construcciones.

Sección 2ª

Medidas de Protección en las Actividades Turísticas en Ámbitos Rurales para Uso Turístico

Artículo 93.- Condiciones ambientales y particulares para la urbanización (ND).

1. El cableado del tendido eléctrico o telefónico deberá enterrarse y a borde de camino si existiese.

No obstante, dada la complejidad topográfica que presenta la isla, para el caso de que se justifique técnicamente su imposibilidad de enterramiento, el tendido aéreo no deberá disponerse perpendicularmente a la pendiente del terreno y, en ningún caso, atravesando el perfil del horizonte.

2. Se debe evitar la compactación del suelo seleccionando, en lo posible, maquinaria ligera y evitando el tránsito o aparcamiento de vehículos en las zonas no diseñadas al efecto.

Artículo 94.- Condiciones ambientales y particulares para las Edificaciones, construcciones e instalaciones (ND).

Sin perjuicio de lo regulado para cada ámbito en concreto, así como sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 65 del TRLotc-Lenac, las edificaciones y construcciones destinadas a Turismo Asimilable deberán respetar las siguientes condiciones ambientales:

1. Las edificaciones, construcciones e instalaciones deberán presentar todos sus paramentos y cubiertas con formas, materiales y colores que logren una integración adecuada en el entorno inmediato y en el paisaje.

2. Se evitarán los alicatados en fachadas, empleándose, en todo caso, piedra (natural o artificial) o muros enfoscados y pintados.

3. Para el caso de la inexistencia de red general eléctrica, se empleará el uso de las energías renovables para la autosuficiencia de la actividad, en cuanto a la energía eléctrica, mediante placas solares o análogos, de modo que se evite la proliferación de tendido eléctrico.

4. Se evitará el empleo de carpintería metálica, en especial en balaustradas y puertas exteriores.

5. En general, las edificaciones deberán presentar una tipología constructiva que se adecue a las características de la vivienda tradicional gomera, de modo que se logre una armonía e integración entre el paisaje y las construcciones.

6. El perfil de la edificación no deberá superar el perfil topográfico, de modo que no destaque en la línea del horizonte.

Cualquier edificación destinada al Turismo Asimilable, debe mantener un equilibrio de altura, forma, líneas, colores y texturas con respecto al entorno y edificaciones preexistentes donde se encuentre. En todo caso, se debe tender a reproducir la tipología arquitectónica tradicional.

Se debe mitigar los contrastes que este tipo de actuaciones produce con el uso de pantallas o camuflajes vegetales integrando las formas duras y rectas de las construcciones.

Artículo 95.- Ámbitos no Aptos para las Actividades Turísticas en Ámbitos Rurales para Uso Turístico (ND).

No se consideran, de conformidad con el artículo 5.3 de la Ley 6/2002, ámbitos aptos para el uso turístico los elementos relevantes del paisaje, cimas, vértices, cornisas, los terrenos colindantes con los cauces públicos, infraestructuras y litoral, ni los terrenos cuya pendiente sea superior al 50%.

Sección 3ª

Medidas de Protección en las Actividades Turísticas en Turismo Rural

Artículo 96.- Condiciones Ambientales para las edificaciones, construcciones e instalaciones para turismo rural (ND).

Sin perjuicio de la aplicación del artículo 66.8 del TRLotc-Lenac, en relación a la regulación del presente P.T.E. respecto del Turismo Rural, toda actuación de esta índole deberá respetar las siguientes condiciones:

1. La rehabilitación de las edificaciones, construcciones e instalaciones de valor etnográfico o arquitectónico a destinar a turismo rural, deberá intervenirse con pleno respeto la estructura tanto interna como externa, además de los materiales originales, los cuales pueden ser repuestos y restituidos en sus condiciones originales, sin incluir aportaciones que deterioren los valores que motivaron importancia etnográfica o arquitectónica.

2. Toda intervención en edificaciones, construcciones e instalaciones a rehabilitar para turismo rural, deberá prever el respeto o la conservación o recuperación del entorno donde se ubica mediante intervenciones sobre el entorno, y en el caso de bancales y terrazas de cultivo, habrán de conservar y mantener su uso agrícola.

3. Para el caso de la inexistencia de redes generales, las edificaciones, construcciones e instalaciones destinadas a turismo rural, se deberán adoptar medidas para mejorarlas, tales como:

a) Para las aguas fecales se procederá, a la eliminación de los pozos negros, empleando fosas sépticas hasta su conexión y desarrollo de la red de saneamiento municipal.

b) Las canalizaciones de comunicación a las redes generales subterráneas y estar integradas con el entorno y la edificación o construcción tradicional del medio rural gomero.

c) Se deberá hacer especial énfasis en la promoción del uso de las energías renovables en las viviendas tradicionales dedicadas al turismo rural, para la autosuficiencia para la obtención de energía eléctrica, ya sea a través de placas solares, etc., de modo que se evite la proliferación de tendido eléctrico.

Se deberá conservar el entorno donde se ubique la actividad turística y para ello, cumplirán las siguientes:

a) El mantenimiento de la actividad agraria tanto como uso principal o característico como uso permitido o autorizable de manera compatible con la actividad turística.

En el caso de no compatibilizarse ambas actividades, la rehabilitación del paisaje circundante, de modo que mantenga características rurales tradicionales de La Gomera.

b) Creación de actividades complementarias en las explotaciones turísticas derivadas de la actividad agraria.

TÍTULO VIII

MEDIDAS PARA LOS ÁMBITOS DE VALLE

GRAN REY Y PLAYA SANTIAGO

CAPÍTULO I

ÁMBITO DE VALLE GRAN REY

Artículo 97.- Determinaciones (R).

El desarrollo de los ámbitos costeros de Valle Gran Rey, deberán contener criterios suficientes para la armonización y reordenación de los usos previstos en sus ámbitos tales como: el uso turístico alojativo, el uso residencial permanente o los usos complementarios deportivo, primarios, de aplicación a los Planes Generales de Ordenación de los municipios en los que se ubique, tales como:

Para el ámbito del Litoral de Valle Gran Rey.

- No se permitirá el uso turístico-residencial mixto, debiendo concentrarse ambos usos en sectores o ámbitos distintos.

- El planeamiento deberá dar solución al encuentro entre la franja costera y el barranco recalificando los espacios resultantes con usos preferiblemente públicos.

- Se debe prever una continuidad e integración ordenada de las dos zonas separadas por el cauce del barranco.

- En los ámbitos de La Calera-Playa de La Calera: Casco y margen derecha del litoral y margen izquierda del litoral: Borbalán, La Puntilla y vueltas:

- Estos ámbitos han de ser tratados de forma que se enlacen entre sí con una concepción unitaria en la que el barranco asuma un papel estructurante no residual. Esto debe conseguirse aprovechando la oportunidad que ofrece el cauce del barranco y sus márgenes más inmediatos como generadores de espacios con alto valor paisajístico conjugando recorridos peatonales, grandes espacios libres públicos ajardinados, aprovechamiento del paisaje intensivo, equipamientos y dotaciones de carácter turístico.

- Se deberá compatibilizar los usos turísticos alojativos y complementarios con los usos agrícolas de los márgenes del barranco, haciendo que éstos supongan un atractivo más para el turista.

- En todo el ámbito ordenado debe plantearse una estructura de recorrido diferenciado y separando con claridad viarios rodados de los destinados a peatones y ciclistas.

- El desarrollo de los establecimientos turísticos alojativos que se pretendan ejecutar en estos ámbitos deberán estar a lo dispuesto por el P.T.E. en cuanto a sus determinaciones sobre estándares mínimos.

- Se estudiarán las edificabilidades y las previsiones de plazas alojativas actuales para adaptar éstas a las determinaciones del P.T.E.

CAPÍTULO II

ÁMBITO DE PLAYA SANTIAGO

Artículo 98.- Determinaciones (R).

- No se permitirá el uso turístico-residencial mixto, debiendo concentrarse ambos usos en sectores o ámbitos distintos.

- En lo que respecta a la franja costera, se deberá crear un recorrido que a modo de paseo marítimo conecte el muelle con el pueblo de Tecina, aprovechando el trazado del actual, atravesando el cauce del barranco recualificando las construcciones abandonadas del litoral para usos de equipamientos y conectando finalmente con el poblado de Tecina, alojando pequeñas instalaciones de playa, tales como vigilancia y salvamento, puntos de información, aseos y duchas. Las dotaciones y equipamientos complementarán al uso principal del recorrido que es el de paseo y recreo y en ningún caso podrán obstaculizarlo o desviarlo.

- En lo que respecta a la franja costera, se deberá crear un recorrido que, a modo de paseo marítimo, vaya concatenando los diferentes núcleos, alojando pequeñas instalaciones de playa, tales como vigilancia y salvamento, puntos de información, aseos y duchas. El recorrido deberá unir sin interrupciones Playa del Inglés y El Puerto de Vueltas y desde el Muelle hasta el pueblo de Tecina en Playa Santiago. En los casos de los charcos del Cieno y del Conde el paseo deberá retranquearse y bordearlos tierra adentro. Las dotaciones y equipamientos complementarán al uso principal del recorrido que es el de paseo y recreo y en ningún caso podrán obstaculizarlo o desviarlo.

- Las edificaciones no podrán en ningún caso superar las tres alturas, siendo la ocupación de la tercera un 50% de la segunda (la tercera es en realidad un ático). El P.T.E. establecerá las determinaciones precisas para minimizar el impacto visual de las edificaciones en ladera.

- En todo el ámbito ordenado debe plantearse una estructura de recorrido diferenciando, separando con claridad los viarios rodados de los destinados a peatones y ciclistas.

- El desarrollo de cualquier uso turístico que se pretenda ejecutar en estos ámbitos deberá estar a lo dispuesto por el P.T.E. en cuanto a sus determinaciones sobre estándares mínimos.

- Se estudiarán las edificabilidades y las previsiones de plazas alojativas actuales para adaptar éstas a las determinaciones del P.T.E.

TÍTULO IX

REGÍMENES ESPECÍFICOS DEL SUELO:

BIENES DE DOMINIO PÚBLICO Y

SUS ZONAS Y SERVIDUMBRES

CAPÍTULO I

CARRETERAS

Artículo 99.- Ámbito de aplicación (NAD).

La Ley 9/1991, de 8 de mayo, de Carreteras de Canarias (LCC), clasifica éstas en regionales, insulares y municipales, según corresponda su titularidad a la Comunidad Autónoma, al Cabildo Insular o al Ayuntamiento, respectivamente.

En virtud de esta legislación sectorial y del Reglamento que la desarrolla, Decreto 131/1995 (RCC), se establecen las distintas franjas tomadas simultáneamente desde el último elemento funcional de la calzada y de la distancia de la línea límite de edificación medida desde la arista exterior de la calzada (línea blanca exterior), las cuales se indican a continuación en función del tipo de vía:

Ver anexos - página 10847

La Línea Límite de Edificación, cuando excepcionalmente, por ser de excesiva anchura la proyección horizontal del talud de los terraplenes o desmontes, coincidirá con la exterior a dicha zona de servidumbre.

- El cerramiento diáfano de parcelas colindantes con las carreteras insulares se ubicará a una distancia de tres metros, desde el último elemento funcional de la calzada (arcén, cuneta, berma, pie de talud o cabeza de desmonte), siempre coincidente con el borde exterior del Dominio Público.

- El cerramiento opaco de parcelas colindantes con las carreteras insulares se ubicará a una distancia de ocho metros, desde el último elemento funcional de la calzada (arcén, cuneta, berma, pie de talud o cabeza de desmonte), siempre coincidente con el borde exterior de la Zona de Servidumbre.

Artículo 100.- Condiciones de uso en el ámbito de la Ley y Reglamento de Carreteras de Canarias (NAD).

Sin perjuicio de las determinaciones propias que para cada uno de los suelos determina la LCC y el RCC que se expresa a continuación, cualquier hueco de entrada a edificaciones, construcciones o instalaciones que se pretendan implantar, se abrirá a dieciocho (18) centímetros sobre la acera perteneciente al viario de acceso o circundante a las mismas.

1. En el suelo urbano:

- En el suelo clasificado como urbano la línea límite de la edificación será la establecida en los correspondientes planos de ordenación pormenorizada, en todo caso ésta deberá ser siempre exterior a la zona de servidumbre, cuando la línea límite definida en el cuadro caiga en la zona de servidumbre.

- De conformidad con el artículo 33 de la LCC, las carreteras que atraviesen áreas turísticas y en las travesías en que sea factible, se dispondrán de carriles para el tráfico de bicicletas.

- Compete al Ayuntamiento, previo informe de la administración titular y competente para ello, el otorgamiento de licencias para los usos y obras en las zonas de dominio público, de servidumbre y de afección de los tramos de una carretera que discurra por el suelo clasificado como urbano o correspondan a una travesía del municipio, de conformidad con el artículo 48 de la LCC.

2. En el suelo urbanizable:

- En concordancia con los artículos 47.Dos de la LCC y el 85.2 del RCC, en el suelo clasificado como urbanizable se establecerá una franja ajardinada de separación de la carretera para protección de la calidad de vida de la urbanización, evitando así la contaminación acústica y de otra índole generada por la carretera. Del mismo modo, se determina que las parcelas de suelo urbanizable en los nuevos desarrollos urbanísticos, no tendrán acceso directo a la red regional de carreteras del término municipal.

- El artículo 66.2 del RCC, establece que el suelo comprendido entre la carretera y la línea de edificación será calificado como espacio libre, zona verde, zona de reserva vial y, en general como zonas no edificables, con las limitaciones en el uso propias de este suelo.

- La ubicación en los suelos urbanizables de zonas destinadas a Dotación Pública, Servicios, Usos Docentes, Deportivos, Asistenciales, Religiosos, etc., será fuera de las proximidades de las Carreteras Insulares, ya que aún desconociendo su utilidad final, la implantación de cualquier tipo de construcción e instalación que suponga una incidencia considerable en el tráfico de tanto rodado como peatonal, pueden dar lugar a una merma en la capacidad de los carriles de la vía, así como un tránsito peatonal entre ambos márgenes, lo que supondría una pérdida de la Seguridad Vial inaceptable.

- De conformidad con lo establecido en el artículo 36.cinco de la LCC, en el desarrollo de nuevas urbanizaciones, los promotores de las mismas deberán prever los pasos peatonales a nivel y a distinto nivel que fueren necesarios, zonas de parada de vehículos de transporte público, barreras antiruido, semaforización y demás equipamiento requerido por la zona edificable colindante con la carretera.

3. Nuevas variantes.

Con respecto a las nuevas variantes de población y siguiendo con el artículo 72 del R.C.C. salvo por motivo de interés público o en el caso de una vía de servicio, no se autorizará el acceso directo de las propiedades colindantes a las nuevas carreteras o a los nuevos tramos de la calzada correspondientes a éstas, teniendo que desarrollar los accesos por el interior de las futuras urbanizaciones.

4. Accesos a propiedades unifamiliares.

El acceso a las propiedades unifamiliares colindantes sólo se autorizará con las siguientes condiciones preceptivas y vinculantes:

- El acceso se diseñará de forma que los vehículos que realicen la maniobra de entrada a la edificación o incorporación a la vía lo hagan siempre de frente y, por tanto se dispondrá en el interior de la parcela de una superficie que permita el cambio de sentido del vehículo.

- Las puertas, cancelas u otros obstáculos que se coloquen con el fin de delimitar la propiedad, permitirán que la apertura de los mismos se realice sin que el vehículo quede detenido tanto en el carril de circulación como en el arcén.

- El diseño de los mismos permitirá el uso de las zonas de servidumbre para los casos previstos en la vigente L.C.C. sin que ello de lugar a que quede sin acceso la propiedad.

CAPÍTULO II

COSTAS

Artículo 101.- Determinaciones Generales (NAD).

Cualquier actividad turística a desarrollar en la franja litoral y costera de la isla de La Gomera, de conformidad con el presente P.T.E., deberá cumplir lo establecido en el presente Capítulo en estricta relación a la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas, así como Real Decreto 1.471/1989, de 1 de diciembre, por el que se aprueba el reglamento general para desarrollo y ejecución de la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas.

Artículo 102.- Determinaciones de aplicación en la zona de servidumbre de protección (NAD).

Cualquier uso turístico permitido que se pretenda en la zona de Servidumbre de Protección estará sujeto a autorización de la Administración de la Comunidad Autónoma de Canarias, conforme a lo previsto en la Ley de Costas y su Reglamento. En concreto los usos permitidos y autorizables son:

- Con carácter ordinario, sólo se permitirán en esta zona las obras, instalaciones y actividades que, por su naturaleza, no puedan tener otra ubicación o presten servicios necesarios o convenientes para el uso del dominio público marítimo-terrestre, así como las instalaciones deportivas descubiertas.

- Sólo se podrán autorizar cerramientos opacos hasta una altura máxima de un metro y debiendo ser diáfanos por encima de dicha altura con, al menos, un 80 por 100 de huecos, salvo que se empleen elementos vegetales vivos.

- Los cerramientos vinculados a los de concesiones en el dominio público marítimo-terrestre con las características que se determinen en él título concesional. En todo caso deberá quedar libre la zona afectada por la servidumbre de tránsito.

- La ejecución de terraplenes y desmontes se podrán permitir, previa autorización, cuando la altura de los mismos sea inferior a tres (3) metros, no perjudique al paisaje y se realice un adecuado tratamiento de sus taludes con plantaciones y recubrimientos.

- La tala de árboles sólo se permitirá cuando exista autorización previa del órgano competente en materia forestal y no merme significativamente las masas arboladas, debiendo recogerse expresamente en la autorización la exigencia de reforestación eficaz con especies autóctonas adaptadas a las condiciones ambientales del lugar, que no dañen el paisaje y el equilibrio ecológico.

- Instalaciones de tratamiento de aguas residuales.

Se consideran usos prohibidos, los siguientes:

1. En los primeros veinte (20) metros están prohibidas las instalaciones a que se refieren los artículos 44.6 de la Ley de Costas y 95 del Reglamento que desarrolla la Ley de Costas.

2. Las edificaciones destinadas a establecimientos turísticos y Actividades Turísticas Complementarias, cualquiera que sea su régimen de explotación. Se excluyen los campamentos de Turismo debidamente autorizados con instalaciones desmontables.

3. La construcción o modificación de vías de transporte interurbanas y las de intensidad de tráfico superior a 500 vehículos/día de media anual, así como de sus áreas de servicio.

4. Las actividades que impliquen la destrucción de yacimientos de áridos, excluyendo el aprovechamiento de los mismos para su aportación a las playas.

5. El tendido aéreo de líneas eléctricas de alta tensión.

6. El vertido de residuos sólidos, escombros y aguas residuales sin depurar.

7. La instalación de tratamiento de aguas residuales en los primeros 20 metros de la zona de servidumbre de protección.

8. La publicidad a través de carteles o vallas o por medios artísticos o audiovisuales, a excepción de rótulos indicativos de establecimientos, siempre que coloquen en fachada y no supongan una reducción del campo visual.

Artículo 103.- Determinaciones de aplicación en la Servidumbre de Tránsito (NAD).

1. Esta zona se reserva al Paso público peatonal y para los vehículos de vigilancia y salvamento, salvo en espacios especialmente protegidos. En lugares de tránsito difícil o peligroso dicha anchura podrá ampliarse la franja de 6 metros en lo que resulte necesario, hasta un máximo de 20 metros. La obligación de dejar expedita la zona de servidumbre de tránsito se refiere tanto al suelo como al vuelo y afecta todos los usos que impidan la efectividad de la servidumbre.

2. Excepcionalmente se autorizarán obras a realizar en el dominio público marítimo-terrestre. En tal caso se sustituirá la zona de servidumbre de Tránsito por otra nueva en condiciones análogas, en la forma en que señale la Administración del Estado. Excepcionalmente también podrá ser ocupada para la ejecución de paseos marítimos que serán preferentemente peatonales.

3. En todo caso, no se permitirán los usos que impidan la efectividad de la Servidumbre de tránsito.

Artículo 104.- Determinaciones de aplicación en la Servidumbre de acceso al mar (NAD).

Esta zona se reserva al acceso público y gratuito al mar sobre los terrenos colindantes o contiguos al dominio público marítimo-terrestre. Se considerarán como prohibidas las obras o instalaciones que interrumpan el acceso al mar sin que se proponga por los interesados una solución alternativa que garantice su efectividad en condiciones análogas a las anteriores, a juicio de la Administración competente.

Artículo 105.- Actividad Turística y el Tratamiento del Frente Marítimo Litoral y Costero (NAD).

Toda Actividad Turística que se pretenda implantar, sin perjuicio de lo establecido en los artículos precedentes, en el Frente Marítimo Litoral y Costero de la isla de La Gomera deberá estar sujetas a las determinaciones siguientes:

- Ámbitos Insulares para Nuevos Espacios turísticos:

1. Primeramente las establecidas por la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas y su reglamento de desarrollo.

2. Sin perjuicio de ello, todo proyecto de edificación o construcción y urbanización que se realice en el litoral, incorporará a su documentación un estudio en el que se cuantifique el volumen estimado de material excedente y la gestión adecuada de los residuos que se generen.

En los proyectos se incluirán, además de la documentación que le correspondan, el volumen y tipo de materiales excedentes en el lugar de vertido.

En los supuestos en que el órgano resolutor competente en materia de residuos no coincidiese con el órgano competente para conceder la autorización, licencia o permiso, se incluirá en la documentación del proyecto la autorización expresa de los lugares de vertido o acreditación de la gestión adecuada de los mismos mediante gestor autorizado por la Comunidad Autónoma de Canarias.

Cuando el proyecto genere poco volumen de residuos y corresponda al ayuntamiento la autorización de vertidos y la licencia, autorización o permiso de obra, podrá omitirse en la documentación a presentar la indicación del lugar de vertido debidamente autorizado o gestor autorizado de conformidad con lo dicho en el párrafo anterior, debiendo señalarlo el ayuntamiento al resolver el expediente en cuestión.

No podrá otorgarse autorización, licencia o permiso al proyecto sin que previa o simultáneamente no estén autorizados los lugares de vertido.

- En Ámbitos urbanos para Uso Turístico:

1. Primeramente, las establecidas por la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas y su reglamento de desarrollo.

2. En suelo clasificado como urbano consolidado por el Plan General de Ordenación el Ayuntamiento o el órgano de gestión respectivo deberá asegurar el cumplimiento de las determinaciones establecidas para los Ámbitos Insulares para Nuevos Espacios turísticos.

3. En suelo clasificado como urbano no consolidado por el Plan General de Ordenación en su caso, se estará a las determinaciones establecidas para los Ámbitos Insulares para Nuevos Espacios turísticos.

- Ámbitos Rurales para Uso Turístico:

1. Primeramente, las establecidas por la Ley 22/1988, de 28 de julio, de Costas y su reglamento de desarrollo.

2. Deberá cumplir las determinaciones establecidas para los Ámbitos Insulares para Nuevos Espacios Turísticos.

Ver anexos - página 10851

CAPÍTULO III

AGUAS

Artículo 107.- Ámbito de aplicación (NAD).

De conformidad con la Ley 12/1990, de 26 de julio, de Aguas de Canarias, la ordenación del Dominio Público Hidráulico se realizará por medio del los correspondientes Planes Hidrológicos Insulares, cuyo contenido deberá incluirse en los correspondientes instrumentos de planeamiento.

Por todo ello, la utilización del dominio, así como, los títulos de concesiones y autorizaciones del mismo se sujetan a las disposiciones establecidas en la Ley 12/1990, así como toda actividad susceptible de provocar la contaminación o degradación del dominio público hidráulico y en particular el vertido de líquidos y productos susceptibles de contaminar las aguas superficiales y subterráneas, requiere autorización administrativa por parte del Consejo Insular de Aguas.

Artículo 108.- Condiciones de los usos del agua (NAD).

En cuanto a las condiciones de los usos del agua, deberá tenerse en cuenta las siguientes determinaciones:

1. Se prohíbe el vertido directo de aguas residuales brutas al mar. Todo vertido de aguas residuales desde tierra al mar deberá sufrir, con carácter general, un pretratamiento.

Dicho pretratamiento consistirá normalmente en un sistema de rejas o desbastado, desarenado, desengrasado y tamizado. El grado de tratamiento exigido queda determinado según los objetivos de calidad establecidos por las normas vigentes para las distintas zonas de uso que pudieran afectarse por el vertido.

2. Deberá instalarse en las zonas costeras, instalaciones de depuración y/o reutilización de aguas residuales, y en perjuicio de las mismas y en aquellas zonas costeras declaradas menos sensibles, se podrán sustituir las mismas por emisarios submarinos frente a depuradoras biológicas convencionales.

No se autorizarán instalaciones de depuración de aguas residuales que no superen una magnitud suficiente para asegurar la posibilidad de una explotación adecuada. El Consejo podrá expropiar las existentes que no cumplan esta condición.

3. Se prohíbe la construcción y funcionamiento de fosas sépticas y pozos negros en los casos en que exista una red de alcantarillado y pueda establecerse la conexión de ésta sin necesidad de bombeo.

A) En el caso de edificaciones de uso turístico, tal como viviendas o construcciones e instalaciones de obra nueva, es obligatorio el vertido de aguas residuales al alcantarillado público o prever las condiciones para que ello sea posible en el caso de que no exista esta red en el momento de su construcción.

B) En el caso de edificaciones preexistentes con uso turístico en Ámbitos Rurales para los Usos Turísticos las mismas deberán necesariamente adaptarse a las determinaciones del artículo 62.5.c) y 65 del TRLotc-Lenac.

Las autorizaciones a las que se hace referencia el presente artículo, se deberán en todo caso ajustarse al Plan Hidrológico de la isla, así como a los Planes de Uso y Gestión de cada cuenca.

4. En cuanto al Ámbito Rural para Usos Turísticos (Turismo Asimilable) denominado "Finca de Abrantes", con anterioridad a la implantación del uso turístico, deberá restaurar hídricamente la cuenca de Mériga, en cuanto a lo que afecte al ámbito.

CAPÍTULO IV

NAVEGACIÓN AÉREA( PLAN DIRECTOR

DEL AEROPUERTO DE LA GOMERA)

Artículo 109.- Ámbito de aplicación (NAD).

De conformidad con el Real Decreto 2.591/1998, de 4 de diciembre, sobre la Ordenación de los Aeropuertos de Interés General y su Zona de Servicio, en ejecución de lo dispuesto por el artículo 166 de la Ley 13/1996, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, así como Decreto 584/1972, de 24 de febrero, de Servidumbres Aeronáuticas, la ordenación del Dominio Público Aeroportuario, así como su zona de servicio se realizará por medio de Planes Directores, en este caso el Plan Director del Aeropuerto de La Gomera cuyo contenido este P.T.E. se remite en cuanto a su ordenación.

Al encontrarse delimitados Ámbitos en las Zonas de Servidumbres Aeronáuticas Legales, la construcción de cualquier edificio o estructura se regirá por lo determinado en la legislación y Plan citado.

Artículo 110.- Servidumbres Aeronáuticas (NAD).

Las servidumbres aeronáuticas se configuran como aquellas limitaciones y afecciones que influyen de manera decisiva en el tipo de desarrollo urbanístico del entorno del ámbito aeroportuario y que garantizan un funcionamiento seguro del movimiento de las aeronaves.

Estas servidumbres estarán grafiadas en el "Plano de Ordenación Territorial nº 7-1 relativo a Servidumbre Aeronáuticas. Plan Director del Aeropuerto de La Gomera".

Respecto de las servidumbres aeronáuticas del Aeropuerto de La Gomera se realiza la siguiente clasificación:

- Servidumbres acústicas: son aquellas establecidas por el Plan Director del Aeropuerto de La Gomera, en cuanto a la afección acústica generada por las operaciones de despegue y aterrizaje de aeronaves en el Aeropuerto de La Gomera.

Dentro de estas servidumbres se prohíben los usos residenciales, dotacionales educativos o sanitarios dentro de los ámbitos afectados por la envolvente de los valores Leq día 60 dB (A) que figuran en los Planos de Huellas Sonoras [Estas huellas sonoras se calculan según el índice Laeq (nivel de ruido continuo y equivalente), tanto para el período de día (07-23 h) como para el período de noche (23-07 h)] incluidas en el Plan Director.

- Servidumbres aeronáuticas (propiamente dichas): son aquellas, establecidas por el Plan Director del Aeropuerto de La Gomera, que responde a la necesidad de que las operaciones de despegue y aterrizaje de aeronaves se realice de forma segura tanto para las propias aeronaves como para los habitantes de la zona vecina a las instalaciones aeroportuarias.

La altura de edificaciones, construcciones o instalaciones, dentro de las mismas, no debe sobrepasar superficies representadas en los planos citados, por lo que las mismas estarán condicionadas a las determinaciones que contengan dicho plano.

De acuerdo con el artículo 7 del mencionado Decreto 584/1972, de 24 de febrero, de servidumbres aeronáuticas, las edificaciones, construcciones e instalaciones que sobrepasen las alturas permitidas, se tratarán como obstáculos a la navegación aérea, en aras del futuro desarrollo del aeropuerto previsto en el Plan Director.

Conforme a lo dispuesto en los artículos 29 y 30 del Decreto 584/1972, de 24 de febrero, de servidumbres aeronáuticas, la construcción de cualquier edificación, construcción o instalación o estructura en las Zonas de Servidumbres Aeronáuticas Legales requerirá informe previo y vinculante del Ministerio de Fomento.

CAPÍTULO V

PATRIMONIO HISTÓRICO

Artículo 111.- Patrimonio Arquitectónico y Etnográfico (NAD).

1. El Patrimonio Arquitectónico y Etnográfico de La Gomera, lo constituyen aquellos bienes inmuebles, tales como edificaciones o construcciones, así como espacios singulares que por sus valores arquitectónicos, históricos o etnográficos merezcan su preservación.

2. A estos efectos, se aneja como parte integrante del presente P.T.E. el Inventario de Patrimonio Etnográfico, que se Anexa a la Memoria de Información, donde se recogen aquellos inmuebles o espacios singulares que por sus valores merezcan preservación, estableciéndose el grado de protección y los tipos de intervención permitidos en cada supuesto.

3. Este inventario deberá trasladarse al Plan General de Ordenación del municipio, mediante un Catálogo que deberá redactarse, de conformidad con lo estipulado en el Capítulo III "De los Catálogos Arquitectónicos Municipales", Título II, de la Ley 4/1999, de 15 de marzo, de Patrimonio Histórico de Canarias, considerándose expresamente que tal Catálogo tendrá la consideración de tal, a los efectos del TRLotc-Lenac.

4. El desarrollo de la Actividad Turística Alojativa o Complementaria, se hará con pleno respeto al Patrimonio Histórico existentes en el Ámbito donde se ubica, siendo de obligado cumplimiento su recuperación mediante intervenciones, de conformidad con lo que establezca el citado Inventario o Catálogo. En todo caso, será preceptivo un informe de Patrimonio Histórico del Cabildo Insular de La Gomera relativo a cualquiera de las intervenciones citadas.

5. En todo caso será de aplicación las determinaciones establecidas, en cuanto al Patrimonio Histórico, en el Ecoplan para la isla de La Gomera [Estudio realizado por la Dirección General del Medio Ambiente, Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo, Madrid 1988].

Artículo 112.- Patrimonio Arqueológico (NAD).

1. El Patrimonio Arqueológico es parte integrante del Patrimonio Histórico de La Gomera y está formado por los bienes muebles e inmuebles de época prehistórica e histórica, susceptibles de ser estudiados con metodología arqueológica, y por los elementos geológicos y paleontológicos relacionados con la historia del hombre, sus orígenes y antecedentes, hayan sido o no extraídos ya se encuentren en la superficie, en el subsuelo o en el mar territorial.

2. Así mismo, integran el Patrimonio Arqueológico de La Gomera, la totalidad de las Zonas Arqueológicas, así como los Yacimientos Arqueológicos identificados en el Inventario de Patrimonio Arqueológico, que se Anexa a la Memoria de Información.

3. Toda Actividad Turística Alojativa o Complementaria, que se proyecte sobre las Zonas o Yacimientos, se hará con pleno respeto al Patrimonio Histórico existentes en el Ámbito donde se ubica, siendo de obligado cumplimiento su preservación y en su caso recuperación mediante intervenciones, de conformidad con lo que establezca el Inventario y en todo caso, será preceptivo un informe de patrimonio Histórico del Cabildo Insular.

DISPOSICIÓN TRANSITORIA

Única.- La Ordenación de la Actividad Turística en la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Garajonay (NAD).

La ordenación de la Actividad Turística establecida por el presente P.T.E. en la Zona Periférica de Protección del Parque Nacional de Garajonay será de aplicación con la aprobación definitiva de la modificación del artículo 4 de la Ley 3/1981, de 25 de marzo, de creación del Parque Nacional de Garajonay, si la misma posibilitase tal actividad turística estándose hasta entonces a lo estipulado en el citado artículo.

Sin perjuicio de lo dicho anteriormente, estará permitido hasta la citada modificación, aquellas actividades turísticas compatibles con lo estipulado en el citado artículo.

DISPOSICIÓN ADICIONAL

Única.- Vigencia y temporalización del P.T.E. de conformidad con las Directrices de Ordenación y del Turismo de Canarias (NAD).

El Anteproyecto de Ley de Directrices de Ordenación General y del Turismo de Canarias (documento aprobado provisionalmente) en la Disposición Transitoria Segunda relativa a Ritmos de Otorgamiento de Autorizaciones Previas sometidas a Límites, establece el mismo para un período de tres (3) años, a partir de la entrada en vigor de la Ley citada, lo que en consecuencia se deberá entender la vigencia del P.T.E. al período citado de tres años.

En todo caso, la temporalización de las plazas alojativas previstas para este período de tres años se regirán por las condiciones establecidas en el artículo 16 de esta normativa.

Para el caso de que entrara en vigor la citada Ley, y en consecuencia las Directrices de Ordenación y del Turismo de Canarias, y para el caso de que fuera de aplicación al presente P.T.E., éste se acogerá a la exclusión establecida en la Directriz 27.3 o la directriz equivalente en su aprobación definitiva.

DISPOSICIÓN FINAL

Única.- Fichero de Ámbitos específicos (NAD).

El presente Fichero tiene como objeto el establecimiento de determinaciones urbanísticas y ambientales para la implantación del uso turístico en los ámbitos delimitados.

El presente Fichero de Ámbitos estará compuesto por Ámbitos Específicos, constituido por aquellos ámbitos destinados a Turismo Asimilable en Unidades Aisladas de Explotación Turística en Ámbitos Rurales.

Las fichas que conforman estos ámbitos son:

Ver anexos - páginas 10854-10881

© Gobierno de Canarias