Gobierno de Canarias

Comunidad Autónoma de Canarias

Boletín Oficial de Canarias

Estás en:

BOC Nº 158. Viernes 29 de Noviembre de 2002 - 1718

III. OTRAS RESOLUCIONES - Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación

1718 - ORDEN de 14 de noviembre de 2002, por la que se establecen medidas fitosanitarias obligatorias para la erradicación y control del "Cosmopolites Sordidurs Germar" en la Comunidad Autónoma de Canarias, en el cultivo del plátano.

Descargar en formato pdf

Mediante Orden de 10 de octubre de 2002, de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (B.O.C. nº 142, de 23.10.02), se establecieron medidas fitosanitarias obligatorias para la erradicación y control del Cosmopolites Sordidurs Germar en las islas de La Palma, La Gomera y Tenerife, en el cultivo del plátano.

Esta plaga denominada en Canarias "picudo de la platanera", se debe a la acción de las larvas del insecto "Cosmopolites Sordidurs Germar", Coleóptero Curculionido, que ocasiona importantes daños económicos al cultivo del plátano, ya que debilita la planta, ocasionando pérdidas de cosecha e incluso la muerte de la misma. El daño de esta plaga lo causa la larva al alimentarse de los tejidos vivos del cormo abriendo galerías en su interior y dificultando el movimiento de savia, lo que se traduce en amarilleos, disminución del tamaño de la fruta y consecuentemente, pérdidas que pueden superar el 50% de la cosecha.

Detectados en Canarias distintos focos de "Cosmopolites Sordidurs Germar" en las islas de La Palma y La Gomera, organismos nocivos de nueva introducción en estas islas, considerados como organismos de cuarentena en la Orden del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación de 12 de marzo de 1987, por la que se establecen para las Islas Canarias las normas fitosanitarias relativas a la importación, exportación y tránsito de vegetales y productos vegetales, siendo también organismos nocivos de cuarentena para toda la UE, según la Directiva 2000/29/CE del Consejo de 8 de mayo de 2000 (D.O.C.E. nº L 169 de 10.07.00), relativa a las medidas de protección contra la introducción en la Comunidad de organismos nocivos para los vegetales o productos vegetales y contra su propagación en el interior de la Comunidad, que deroga la Directiva 77/93/CEE del Consejo, de 21 de diciembre de 1976 (D.O.C.E. nº L 26, de 31.01.77), que fue incorporada a nuestro ordenamiento jurídico por el Real Decreto 2.071/1993, de 26 de noviembre (B.O.E. nº 300, de 16.12.93), la erradicación y control de dichos organismos nocivos sólo puede ser posible mediante intervenciones oficiales inmediatas de acuerdo con la Ley de 21 de mayo de 1908, de Plagas del campo y defensa contra las mismas. Por ello, y dada la preocupante extensión que la plaga reseñada ha adquirido en la isla de La Gomera y recientemente en la de La Palma, y conociendo que los daños producidos pueden incrementarse por la facilidad de diseminación a través del material vegetal de plantación, que pueden estar atacados sin mostrar síntomas aparentes y también por algunas labores culturales como el estercolado con estiércol contaminado o por el agua de riego cuando éste es a manta, se debe fijar el programa de actuación para la erradicación y control de tal organismo, estableciendo legalmente todas las medidas de carácter obligatorio que deben ser realizadas por todos los agricultores afectados, a lo cual pretendió dar respuesta la citada Orden.

Por otro lado, el artículo 22 de la Directiva 2000/29/CE del Consejo de 8 de mayo de 2000, especifica que "en el caso de aparición real o supuesta de un organismo nocivo, debido a una introducción o propagación del mismo en la Comunidad, los estados miembros podrán beneficiarse de una participación financiera de "lucha fitosanitaria" de la Comunidad, conforme a lo dispuesto en los artículos 23 y 24, para cubrir los gastos directamente relacionados con las medidas necesarias que se hayan adoptado o previsto con el fin de luchar contra dicho organismo nocivo, para erradicarlo o si la erradicación no fuera posible, evitar su avance. La Comisión propondrá la inclusión de los créditos apropiados a tal fin en el presupuesto general de la Unión Europea."

Con la publicación en el Boletín Oficial de Canarias de la Orden de 10 de octubre de 2002, anteriormente citada, el pasado 23 de octubre, se pretendió afrontar el problema mencionado con anterioridad, sin embargo, se limitó el ámbito territorial de aplicación a tan sólo tres islas, por lo que se cree ahora oportuno ampliar dicho ámbito a la totalidad del territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias, para que en el supuesto en que se detecten nuevos focos del citado organismo nocivo en otras islas puedan adoptarse las medidas necesarias para su control y erradicación. Igualmente, se considera necesario ampliar las medidas de obligado cumplimiento para el control de dicho organismo nocivo recogidas en la Orden antes mencionada, llevando a cabo con ello métodos de buena práctica fitosanitaria para el control del mismo, entre las cuales se incluye la posibilidad de declaración de zona afectada, hasta ahora no prevista.

La modificación que ahora se pretende afecta de forma sustancial a la totalidad del articulado de la Orden de 10 de octubre de 2002, por lo que se procede mediante la presente Orden a su derogación dando con ello una mayor claridad al administrado y asegurando un control eficaz en la erradicación del citado organismo nocivo.

Asimismo, en el Real Decreto 1.190/1998, de 12 de junio (B.O.E. nº 141, de 13.6.98), por el que se regulan los programas nacionales de erradicación o control de organismos nocivos de los vegetales aún no establecidos en territorio nacional, se especifican las medidas a adoptar y la forma de ejecutar tales programas.

Por lo demás, la presente Orden se adecua al artículo 5 de la Ley de 21 de mayo de 1908, de Plagas del Campo, que establece que se podrá imponer a todos los cultivadores de la especie vegetal de que se trate, la obligación de efectuar los trabajos o aplicar los remedios de prevención o de curación tenidos por eficaces en cada caso y se dicta al amparo de lo establecido en el Real Decreto 3.538/1981, de 29 de diciembre, por el que se transfieren, entre otras, competencias en materia de producción y sanidad vegetal a esta Comunidad Autónoma, Ley 14/1990, de 26 de julio.

Por todo lo expuesto, y en virtud de las atribuciones que legalmente tengo atribuidas, por la presente,

D I S P O N G O:

Artículo 1.- Objeto y finalidad.

1. La presente Orden tiene por objeto regular las medidas fitosanitarias que se han de adoptar, en el territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias, para la erradicación y control del organismo nocivo "Cosmopolites Sordidurs Germar" (también conocido como "picudo de la platanera") en el cultivo del plátano.

2. El ámbito territorial de aplicación de la siguiente Orden se extiende a la totalidad del territorio de la Comunidad Autónoma de Canarias.

Artículo 2.- Medidas.

1. Con carácter general las medidas fitosanitarias obligatorias a adoptar contra el "Cosmopolites Sordidurs Germar" son las siguientes:

- La aplicación de productos fitosanitarios autorizados para el cultivo y especialmente recomendado para el control de esta plaga.

- El trampeo masivo con trampas de feromona de agregación con una densidad de 20 x 20 metros.

2. Dichas medidas se concretan en:

1. Previa a la realización de la acción contra el picudo se debe llevar a cabo una evaluación de las poblaciones de picudo en la finca, por personal cualificado, determinando el porcentaje de plantas afectadas y el coeficiente de infestación.

2. Colocar trampas de agua con feromona de agregación para la captura de adultos. Para las trampas se utilizarán unos recipiente de 20 a 30 cm de altura y unos 20 cm de diámetro y en el que se colocará el paquete de feromona suspendido en un alambre y cuyo fondo estará cubierto por agua jabonosa. El número de trampas será de aproximadamente 25 por hectárea y se colocarán enterradas en el suelo a una distancia máxima de 20 metros entre ellas, por toda la superficie de la plantación.

Complementariamente se podrán colocar trampas realizadas con trozos de pseudotallo (rolo) de 10 a 15 cm de longitud a modo de queso y colocados de forma vertical sobre el suelo, cerca del bulbo (cabeza) de las plantas con un distribución y densidad igual a la anterior.

3. Retirar del terreno todos los restos de cultivo, fundamentalmente el pseudotallo (rolo) para evitar que dichos restos sean reservorios y refugio de la plaga o en su defecto, destrucción de los mismos mediante troceo, en la propia finca para su rápida descomposición.

4. Las trampas cebadas con feromona deberán mantenerse en el terreno como mínimo un año, debiéndose reponer la feremona con periodicidad mensual, retirándose las capturas obtenidas para su destrucción.

5. El material de plantación, ya sea para reposición como para nuevas plantaciones, debe proceder de viveros autorizados y con las correspondientes garantías sanitarias.

6. En fincas donde se haya detectado la presencia del picudo y que por el motivo que fuere vayan a ser replantadas, se deberá desenterrar, mediante labor cultural adecuada, los restos de platanera, recogiéndolos y llevándolos a vertederos o enterrarlos a más de 30 cm de profundidad, fuera de la plantación.

7. El responsable de las explotaciones afectadas tendrá la obligación de comunicar mensualmente el dato de las capturas en las trampas, al Servicio correspondiente de la Dirección General competente en materia de desarrollo agrícola.

8. Realizar tratamientos fitosanitarios (en pulverización, granulados y espolvoreo o a través del sistema de riego localizado) situándolos en la base de las plantas. Previamente a los tratamientos se debe haber llevado una limpieza de la base de las plantas para eliminar los restos vegetales, así como romper las cabezas de las abuelas para que el tratamiento sea más efectivo. Los tratamientos se repetirán con una frecuencia de 2 a 3 meses siempre y cuando se respeten los plazos de seguridad. Los productos recomendados son:

Ver anexos - página 19473

rtículo 3.- Declaración de zona o explotación afectada.

1. La Dirección General competente en materia de desarrollo agrícola llevará a cabo los actos necesarios para la determinación, conocimiento y comprobación de los datos. Verificada la existencia del organismo nocivo, dictará resolución de declaración de zona o explotación afectada a los efectos de adoptar las medidas señaladas en la presente disposición.

2. Las medidas mencionadas en la presente Orden deberán ser adoptadas por los afectados siguiendo las instrucciones del personal técnico designado por dicha Dirección General, desde el primer momento de la detección del organismo nocivo.

Artículo 4.- Ejecución material.

1. Si el responsable de una explotación agraria afectada no ejecutase las medidas obligatorias establecidas en la presente Orden se procederá a la ejecución material, por la Administración competente en la materia, de las mismas, en la forma dispuesta en la legislación reguladora del procedimiento administrativo común.

2. El incumplimiento de las medidas obligatorias establecidas en la presente disposición podrá dar lugar a la aplicación de las sanciones administrativas previstas en la legislación vigente.

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

Queda derogada la Orden de 10 de octubre de 2002, por la que se establecen medidas fitosanitarias obligatorias para la erradicación y control del Cosmopolites Sordidurs Germar en las islas de La Palma, La Gomera y Tenerife en el cultivo del plátano (B.O.C. nº 142, de 23.10.02).

DISPOSICIONES FINALES

Primera.- Se faculta a la Dirección General competente en materia de desarrollo agrícola para realizar cuantas actuaciones sean necesarias para la aplicación de la presente Orden.

Segunda.- La presente Orden entrará en vigor el día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial de Canarias.

Santa Cruz de Tenerife, a 14 de noviembre de 2002.

EL CONSEJERO DE AGRICULTURA,

GANADERÍA,PESCA Y ALIMENTACIÓN,

Pedro Rodríguez Zaragoza.

© Gobierno de Canarias